jueves, 18 de diciembre de 2014

Las batallas de Venezuela

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

La conspiración golpista fue doblegada pero la desestabilización continúa. Hay que lidiar con la ausencia de Chávez, el deterioro económico y la presión internacional. Estados Unidos retoma el acoso financiero y utiliza la depreciación del petróleo para debilitar al gobierno.

El modelo económico actual permitió grandes mejoras populares, pero no transformó la estructura improductiva, ni permite afrontar los desequilibrios actuales. La confrontación por el destino de la renta petrolera es la causa de las tensiones cambiarias y la conducta de los capitalistas impide gestar una economía industrializada.

Lo ocurrido en Chile en los 70 constituye un antecedente esclarecedor del comportamiento de la derecha y de la necesidad de avanzar desde el gobierno al poder. La rehabilitación del proyecto socialista por parte del chavismo es incomprensible con miradas dogmáticas. Un proceso revolucionario con ritmos inéditos y transformaciones no sincronizadas entre el gobierno, el estado y la sociedad replantea la estrategia de la transición socialista.

Todos los problemas estratégicos discutidos en la izquierda durante la última centuria han recobrado actualidad en Venezuela. En ese país se desenvuelve un proceso de transformación política que proclama metas antiimperialistas e idearios socialistas. El camino para alcanzar estos objetivos vuelve a debatirse con la misma pasión que en el pasado.

Golpes, sabotajes y presiones

Venezuela soporta desde hace 14 años el asedio de la derecha. Durante el 2014 esa agresión incluyó una guarimba, que comenzó en febrero y fue doblegada en junio, con un saldo de 43 muertos, centenares de heridos y la detención del cabecilla fascista .

Las organizaciones ultra-derechistas recurrieron a todas las técnicas de la guerra de baja intensidad. Arremetieron con asesinatos, destrozos, amenazas y contaron con el asesoramiento directo de los paramilitares colombianos.

Esa provocación incluyó un intenso sabotaje económico con acaparamiento de mercancías, especulación de divisas y contrabando, para desgastar al gobierno y desmoralizar a la sociedad.

Estados Unidos incentivó estas acciones, aportando un novedoso manual de sugerencias golpistas. Sus voceros financieros difundieron diagnósticos de colapso económico, mientras el Departamento de Estado promovía la inestabilidad política y el aislamiento internacional .

Pero el levantamiento derechista no logró trascender los barrios de la clase media-alta y la violencia extrema terminó socavando la propia base social de la asonada. El opositor Capriles tomó distancia del alzamiento y los militares se mantuvieron en la vereda opuesta, con la excepción de un pequeño grupo de conspiradores que fue apresado. Los conservadores perdieron otra partida de su larga escalada destituyente, pero el asesinato del joven diputado Robert Serra ilustra la persistencia del plan desestabilizador.

La derecha intentó en la mesa de negociaciones lo que no consiguió en las calles. Los empresarios resumieron sus exigencias en un paquete de12 puntos avalados por 47 economistas de la oposición. Demandaron la liberación del dólar, un nuevo ciclo de endeudamiento internacional, contrarreformas sociales, la anulación del actual sistema de precios y la devolución de las plantas estatizadas. Reclamaron un lugar en el gabinete para garantizar la devaluación y la derogación de las leyes laborales.

Como esas exigencias fueron desoídas el lobby capitalista ha redoblado la presión. Busca recuperar pedazos de la renta petrolera socavando el control estatal de ese excedente. Esta erosión se consuma con los dólares que obtienen a precios preferenciales para el manejo de las importaciones. Suelen desviar esos recursos hacia la especulación cambiaria.

Esta tensión con la burguesía ha caracterizado a todo el proceso bolivariano. Chávez respondía abriendo espacios de diálogo con los empresarios, mientras movilizaba al pueblo para marcar el tono de la discusión. Mantuvo esa conducta frente al golpe del 2002, luego de la victoria del referéndum del 2004 y en varias oportunidades desde el 2006. Introdujo la modalidad de transformar cada elección en una multitudinaria prueba de fuerza contra los capitalistas y sus partidos .

Maduro intenta retomar esta misma dinámica, lidiando con el enorme vacío que ha dejado la muerte de Chávez y el gran malestar que genera el deterioro económico. En estas condiciones logró una importantísima victoria frente a los fascistas .

Venezuela volvió a contar con la red de alianzas internacionales que exige la batalla contra las conspiraciones imperialistas. Durante años estos acuerdos contribuyeron a contrarrestar los golpes apañados por el gobierno estadounidense, la OEA y la corona española. Pero los diplomáticos de la burguesía también volvieron a ensayar presiones para disuadir la radicalización del proceso bolivariano. Estas exigencias apuntaron durante las guarimbas a la formación de un gobierno de coalición con la oposición derechista. Maduro resistió esta sugerencia y aprovechó el sostén de UNASUR, sin aceptar la inmolación de su gobierno (Clarín, 2014).

La pulseada petrolera

Al concluir el año, Estados Unidos utiliza la caída del precio internacional del petróleo como un nuevo instrumento de desestabilización. La cotización del combustible declinó un 30% en el último semestre, afectando seriamente a una economía que obtiene el 95% de sus divisas de la exportación de crudo. No es lo mismo manejar el presupuesto público con un precio del barril por encima de los 100 dólares (última década)), que con los niveles actuales de 60/70 dólares.

La depreciación del petróleo obedece, ante todo, a una contracción acumulativa de la demanda en las economías desarrolladas. Esta retracción deriva de una crisis irresuelta desde el 2008, que se acentúo en el último año con la desaceleración de China y los países intermedios.

También el cambio de la política monetaria estadounidense ha incidido en la caída del precio. La primera potencia decidió restringir los estímulos monetarios utilizados para socorrer a los bancos induciendo un esperado incremento de las tasas de interés. Este giro precipita la salida de los capitales especulativos de todos los mercados de materias primas.

En el desplome del precio del petróleo influye, además, el incremento del volumen de crudo extraído con formas no convencionales (shale oil). Esta innovación le permite a Estados Unidos aumentar la producción y reducir las importaciones.

El petróleo barato se ha convertido en una herramienta de ofensiva imperial. Luego de su reciente avance electoral, los neo-conservadores republicanos han impuesto una agresiva agenda de política exterior a los liberales intervencionistas de Obama.

Debilitar a Venezuela no es el único objetivo de esta acción. La arremetida apunta a reforzar las sanciones impuestas a Rusia frente a la crisis de Ucrania. También se presiona a Irán para que abandone su programa atómico.

La ofensiva yanqui cuenta hasta ahora con el sostén de Arabia Saudita, que convalida el abaratamiento del petróleo para afianzar su poder en Medio Oriente. El operativo busca asegurar la continuada primacía del dólar en el comercio petrolero, frente al uso de otras monedas que ensayan varios exportadores.

Pero Venezuela es una presa especialmente apetecida por Estados Unidos. No sólo concentra una de las mayores reservas de crudo del mundo, sino que aportaba hasta el 2008 el 14% del consumo de la economía del norte. Recuperar el manejo de esos recursos para Exxon y Chevron es tan prioritario, como acelerar la privatización de la empresa petrolera mexicana (PEMEX) y reforzar la fidelidad de los gasoductos canadienses.

Con esos tres proveedores el imperio se asegura el abastecimiento, más allá de la incierta evolución del shale oil. Este tipo de extracción podría tornarse inviable por su devastador impacto ambiental o por los altos costos de inversión, en un marco de precios declinantes.

Estados Unidos ha retomado un acoso sobre Venezuela que puede alcanzar niveles de guerra económica, si la depreciación del petróleo es complementada con el encarecimiento del crédito. Las calificadoras de riesgo ya bajaron el pulgar a los bonos del país, tornando más gravoso el acceso a los préstamos internacionales. Estos créditos son necesarios para compensar la pérdida de los ingresos petroleros. El Senado yanqui completa el cerco con la introducción de sanciones a los viajeros e inversores en Venezuela.

La respuesta del chavismo ha sido inmediata. Maduro denunció con gran coraje las nuevas conspiraciones de la embajada estadounidense, se burló de las restricciones a las visas y convocó a la unidad latinoamericana para enfrentar la guerra del petróleo .

Conviene recordar que cada intento desestabilizador de la última década desató contragolpes populares que terminaron reforzando el proceso bolivariano. Esta misma posibilidad reaparece en la actualidad, si el chavismo encuentra respuestas a las adversidades de la economía.

Reformas y rentismo

El modelo económico de la última década permitió motorizar el consumo, en un marco de alto gasto social y creciente regulación estatal. Esta orientación facilitó la financiación de las mejoras populares con los cuantiosos recursos petroleros.

Este sostén es frecuentemente subrayado por la derecha para desmerecer (o relativizar) los avances sociales. Olvidan que la misma riqueza petrolera fue acaparada durante mucho tiempo por una minoría de privilegiados. La extensión del usufructo de ese excedente al conjunto de la población no ha sido un efecto espontáneo de las fuerzas del mercado. Requirió afectar los intereses de los capitalistas con medidas de redistribución del ingreso.

Luego de la expulsión de la elite tecnocrático-burguesa que manejaba la empresa petrolera del estado (PDVSA) se pudo reducir la pobreza del 40% al 22%. También la indigencia bajó del 20% (1999) al 8,5% (2011) y la diferencia entre el 20% más rico y pobre de la población disminuyó de 14 a 8 veces. Se concretaron, además, importantes avances en el acceso popular al agua potable, la salud y la educación, a través de la activa intervención de las misiones .

Pero esas mejoras fueron combinadas con el otorgamiento de subsidios a los capitalistas, que acrecentaron las riquezas de la nueva boliburguesía . Estos sectores recibieron cuantiosos montos de financiamiento público que alimentaron la fuga de capital. Ese mismo destino externo tuvo una parte de los fondos aportados por el gobierno para pagar las expropiaciones de empresas de electricidad, telefonía, siderurgia, cemento y distribución de alimentos.

También los banqueros locales absorbieron una significativa porción de esos beneficios. Los financistas incrementaron su patrimonio, utilizando depósitos de las entidades públicas para especular con bonos del estado y operaciones en exterior .

La combinación de este drenaje de fondos con un modelo de pura expansión del consumo ha recreado la estructura rentista de una economía poco productiva. Por esta razón los desequilibrios tradicionales recobraron fuerza, a través de la inflación, el déficit fiscal, el endeudamiento de PDVSA, la importación de alimentos y las fallas en las iniciativas de industrialización (Zuñiga, 2013a, 2013b, 2014).

Estas falencias son frecuentemente atribuidas a un mal manejo de la política económica y ciertamente hubo desaciertos en muchas áreas. Pero el trasfondo del problema son los límites que enfrentan todas las reformas ensayadas al interior de una economía capitalista periférica y dependiente. Esa estructura neutraliza el impacto de muchas transformaciones progresistas.

El modelo aplicado hasta ahora facilitó desahogos, pero no permite lidiar con la inflación, el estancamiento y el desabastecimiento de los últimos años. Para confrontar con estos flagelos se requieren medidas radicales de control de precios y punición de la especulación financiera, el desabastecimiento y el contrabando.

Disputa de programas

Durante el 2014 la inflación trepó al 60 %, la brecha entre el dólar oficial (6 bolívares) y el paralelo (100 bolívares) alcanzó una inédita dimensión y el desabastecimiento se incrementó en forma significativa. Además, la caída del nivel de actividad se aproximó al 2%, la retracción de la inversión supera el 6% y las exportaciones se contrajeron en un 4,5%.

En ese contexto se han acortado los tiempos para optar entre el congelamiento y la radicalización del proceso actual. Esta contraposición se verifica en las intensas discusiones que se libran en el movimiento bolivariano, entre los partidarios de implementar medidas pro-capitalistas y los defensores de una transición socialista .

El eje de estos debates es el destino de las cuantiosas divisas que obtiene Venezuela. Un país tan dependiente del ingreso de petrodólares necesita una gestión estricta de esos recursos por parte del estado. En los hechos gran parte de esos fondos se pierde en el circuito de los bancos o la intermediación importadora y termina en los bolsillos de los grandes capitalistas.

Ese desemboque es motorizado por capas superiores del funcionariado y del sector privado, que en los últimos dos años transfirieron entre 22.000 y 29.000 millones de dólares a las entidades privadas. Lo mismo ocurrió con los fondos que los administradores del ente regulador del dólar (CADIVI) derivaron hacia una veintena de empresas locales.

Para romper con ese entramado se requieren medidas contundentes en el plano bancario y comercial. Se ha tornado imprescindible nacionalizar la actividad financiera para centralizar el manejo de los activos en moneda extranjera, transfiriendo a la banca pública las principales responsabilidades de intermediación.

También resulta necesario establecer un monopolio estatal efectivo de las transacciones con el exterior, para poner fin a las maniobras cambiarias de los importadores. No es necesario entregar dólares físicos a estos sectores para que realicen su labor comercial. Con otro tipo de controles se podría racionalizar la adquisición de bienes, siguiendo principios de reducción del derroche y promoción de la productividad.

Estas iniciativas son promovidas por muchos sectores de la izquierda del chavismo. Proponen introducir una reorganización impositiva, que permita auto-financiar el gasto corriente con la recaudación, para canalizar la renta petrolera hacia la inversión. El saneamiento exige la repatriación de las fortunas resguardadas por los capitalistas en el exterior. Esas medidas aportarían la legitimidad requerida para racionalizar el gasto público en múltiples áreas, adecuando ante todo el precio interno de los combustibles.

Confrontaciones cambiarias

Venezuela necesita cortar el círculo vicioso de presiones cambiarias e inflación. Una economía con enormes excedentes comerciales padece la injustificada enfermedad de la devaluación por ese descontrol en la asignación estatal de las divisas.

Esa fragilidad no es un problema técnico. Define quiénes son los favorecidos y penalizados con la distribución de los réditos del petróleo. Por esta razón la principal batalla económica de la última década ha girado en torno al perfil del régimen cambiario.

Durante ese período se instrumentaron 26 modalidades de ese sistema (CADIVI, dólar-permuta, SICAD II, SITME). El esquema del 2003-04 sintonizó con la recuperación de PDVESA, los mecanismos prevalecientes en el 2004-10 buscaron una fallida integración de los capitalistas al proceso bolivariano y en el 2010-2012 se intentó nuevamente atraer a esos sectores. La burguesía ha respondido siempre con fraudes y maniobras cambiarias que obligan a revisar una y otra vez el régimen cambiario (Carcione, Pérez, Gómez, García, Matamoros, Marín, 2013).

Es importante registrar el trasfondo social de esta batalla, evitando las miradas tecnocráticas, que sólo evalúan los éxitos o las adversidades instrumentales de cada modalidad cambiaria. Olvidan que estos resultados forman parte de desenlaces políticos más o menos afines a la estabilización capitalista. En Venezuela no faltan dólares. Lo que está en juego es el destino de la renta petrolera (Guerrero, 2014a, 2014c).

Un viraje en el manejo de ese excedente es insoslayable para comenzar el “sembrado del petróleo” que necesita el país. No alcanza con apuntalar el poder de compra de la población. Hay que transformar la estructura productiva mediante una revolución agraria que reduzca la importación de alimentos. Se han invertido sumas considerables en ese proyecto, pero persiste el éxodo hacia las ciudades y la dificultad para recolonizar el agro (Chauran, 2014).

Lo mismo vale para las iniciativas de industrialización que se han estancado, frente a una difusión de talleres de ensamblaje que no atenúan la oleada de importaciones. Para revertir esta tendencia ya existe una hoja de ruta (plan Guayana Socialista). Pero todas las decisiones económicas están condicionadas por un curso político, que exige revisar lo ocurrido en el pasado.

Antecedentes y comparaciones

La experiencia vivida con la Unidad Popular chilena de los años 70 ocupa un lugar central de los debates actuales en Venezuela. Las comparaciones con ese proceso han sido actualizadas por muchos intelectuales que participaron intensamente en ambos procesos (Dos Santos, 2009).

A diferencia de la victoria precedente de Cuba, en Chile no se registró una captura revolucionaria del poder. Se conquistó un gobierno popular a partir de las urnas. Ese escenario era poco corriente en una época de dictaduras, violencia represiva, persecución anticomunista y guerra fría.

El contexto actual es muy diferente y el proceso bolivariano se inscribe en un marco regional de comicios periódicos y menor capacidad de intervención estadounidense directa. Pero las analogías con lo ocurrido en Chile hace cuarenta años son significativas en dos terrenos: las confrontaciones con la derecha y las dificultades para traspasar la barrera que separa al gobierno del poder.

La presidencia de Salvador Allende coronó en 1970 varias décadas de gran influencia política y sindical de la izquierda, pero su gestión sólo duró tres años. También el chavismo tuvo origen en la izquierda, aunque en variantes más próximas al nacionalismo antiimperialista. Como en Panamá (Torrijos) o en Perú (Velazco Alvarado) se forjó en la radicalización de la oficialidad militar.

Estas diferencias de gestación no reducen el parentesco. Ambos procesos declararon propósitos socialistas a partir de victorias electorales, fueron hostilizados por el imperialismo y contaron con el apoyo de la movilización popular.

Las semejanzas entre los conspiradores derechistas de Chile y Venezuela saltan a la vista. En los dos casos se conformaron grupos fascistas, impulsados por un gran odio social contra los oprimidos y un enfermizo anti-comunismo. Pero la gran diferencia radica en la inexistencia de un Pinochet en la patria de Bolívar. En este marco el golpismo clásico ha sido reemplazado por variantes más institucionales e indirectas.

La vieja asonada militar es poco viable a principios del siglo XXI, pero su preparación y sus objetivos no han cambiado. Venezuela soporta el mismo tipo de sabotajes, caceroleos, boicots financieros y conspiraciones mediáticas que padeció Allende entre 1970 y 1972. Lo ocurrido con Zelaya en Honduras ilustra mayores parecidos con ese antecedente y la propia captura de Chávez en el 2002 confirma esas semejanzas. En actualidad los golpistas no asumen su intención dictatorial, sino que priorizan alguna legitimación cívico-electoral (Nicanoff, 2014).

Como la derecha necesita consumar el desgaste de los gobiernos populares en períodos más prolongados y carece del auxilio directo del ejército, invierten más recursos en el boicot económico. Por eso Venezuela ha soportado una escalada tan persistente de fugas de capital, desabastecimientos, remarcaciones de precios y especulaciones cambiarias. Las espaldas petroleras que tiene el estado le han permitido aguantar ese aluvión, con más fuerza que las débiles barreras construidas por la UP chilena.

A diferencia de Allende el chavismo cuenta con una gran experiencia e influencia dentro de las fuerzas armadas. Surgió en ese ámbito y se consolidó mediante una sistemática limpieza de agentes de la CIA. En ningún momento Chávez cometió la ingenuidad del ex presidente trasandino, que desplazó a un general aliado (Prats) para designar a su enterrador (Pinochet).

El líder bolivariano tampoco repitió el sometimiento de Allende a la presión de los fascistas, que impusieron el desarme de la resistencia popular luego del primer ensayo golpista (tacnazo de junio del 73). Frente al mismo peligro, Chávez comenzó un reclutamiento de milicias y forzó la renuncia de generales opositores (Baduel). Maduro reafirmó esta actitud encarcelando a los oficiales involucrados en la guarimba.

El triunfo electoral de Allende incentivó un gran ascenso popular, que incluyó ocupaciones campesinas de tierras y acciones directas de los obreros. Estos mismos trabajadores protagonizaron un pico de lucha revolucionaria, al crear los cordones industriales que precedieron al golpe. Venezuela ha vivido manifestaciones del mismo alcance desde el Caracazo y algunos analistas estiman que la intensidad de esas movilizaciones supera el nivel alcanzado en Chile (Guerrero, 2014b).

Balances y propuestas

Existieron dos miradas contrapuestas a la hora de trazar un balance de la tragedia padecida por la Unidad Popular. Un enfoque postuló que ese proceso sufrió una exagerada aceleración y soportó presiones de radicalización que precipitaron un conflicto evitable con los militares. Esta visión proponía contrarrestar la amenaza golpista con un freno de las reformas y un cogobierno con la Democracia Cristiana (Cueva, 1979: 97-140).

La tesis opuesta estimaba que se cometió el error inverso. En lugar de apuntalar la gran disposición de lucha popular, Allende aceptó el chantaje de la derecha. Limitó todas sus acciones a un cuadro constitucional que la burguesía había desechado. De esta forma desorientó a los jóvenes que buscaban resistir y confundió a los trabajadores que aspiraban al socialismo (Marini, 1976).

En condiciones políticas muy distintas a los años 70 ha reaparecido un debate semejante al registrado en Chile. Quienes estiman que la Unidad Popular avanzó más de la cuenta, ahora consideran que el chavismo debe moderar su acción. Este enfoque es afín a la perspectiva social-demócrata que promueve el PT brasileño (Pomar, 2013: 44-45).

La misma mirada adoptan los economistas que proponen evitar medidas adversas a los capitalistas. Promueven adoptar parte del paquete cambiario y financiero exigido por las cámaras patronales, con la esperanza de atenuar la inestabilidad que padece el gobierno.

En la vereda opuesta se ubican todas las corrientes de la izquierda bolivariana, que auspician drásticas iniciativas para frenar el desangre de divisas, capitales y productos. Estas medidas apuntan a evitar la repetición de lo ocurrido en Chile, cortando el sustento económico-financiero de la conspiración derechista.

Pero ese objetivo no se alcanzará solamente con un acertado paquete de medidas comerciales o bancarias. Se requiere el sustento de movilización social, que la UP disuadió cuando Pinochet ultimaba sus preparativos. Ese protagonismo de las masas no se improvisa. Necesita ser construido, forjando el poder popular en los lugares de trabajo y en las comunas para intimidar a los golpistas. Con esa estrategia se pueden corregir las ingenuidades de la vía institucional al socialismo que postulaba Allende.

El líder de la UP apostaba a una paulatina extensión de los espacios legales conquistados por su coalición, para concretar una superación gradual del capitalismo. Promovía este avance sin rupturas radicales, ni construcciones populares paralelas al constitucionalismo burgués.

El chavismo enfrenta un dilema semejante luego de haber obtenido más victoriales electorales que la UP con márgenes muy superiores de sufragios. También introdujo reformas constitucionales y mecanismos de democracia participativa, que nunca se implementaron en Chile.

Estrechez y dogmatismo

El proceso bolivariano cuenta con un margen de tiempo significativamente superior al antecedente chileno, para ensayar un pasaje de la administración del gobierno al manejo del poder. Las viejas controversias entre marxistas sobre la forma de concretar este salto vuelven al centro de la escena. Pero no existe una receta pre-determinada que asegure el éxito de la izquierda. Las estrategias socialistas sólo pueden desenvolverse con prácticas políticas, contrastando proyectos con resultados y teorías con experiencias.

Este ejercicio exige superar las creencias dogmáticas que imaginan el futuro como una simple reiteración de las revoluciones del siglo XX. Esas visiones suelen mistificar un modelo exitoso (soviets, guerra popular prolongada, foco), desconociendo los cambios de escenario que dificultan esa reiteración. Tampoco perciben la preeminencia actual de caminos intermedios y temporalidades más prolongadas para alcanzar esa meta.

Las miradas dogmáticas caracterizan al chavismo como una corriente pro-capitalista y estiman que sus líderes corporizan versiones contemporáneas de un Bonaparte. No reconocen la existencia de golpes reaccionarios y la consiguiente prioridad de derrotar al enemigo fascista. Consideran que Maduro y Capriles son dos opciones de la burguesía y que la represión gubernamental ha sido tan perniciosa como la violencia derechista (Prensa Obrera, 2014).

Este enfoque impide registrar la evidente existencia de una provocación destituyente. Si los asesinatos de militantes, los asaltos a locales partidarios, los atentados contra funcionarios, los sabotajes económicos y las campañas mediáticas internacionales no forman parte de un intento golpista: ¿Cuál es el parámetro de una asonada? ¿Habrá que descubrir su existencia luego del desangre?

Lo mismo ocurre con la equiparación del chavismo con sus oponentes. Se supone que la categoría burguesa es auto-suficiente y ya no requiere distinguir a las vertientes radicales y conservadoras del nacionalismo. Se olvida que las corrientes antiimperialistas han sido protagonistas de grandes procesos revolucionarios que abrieron compuertas al socialismo, cuando la izquierda supo comprender la naturaleza de esos procesos (Orovitz Sanmartino, 2014).

Los dogmáticos suelen presentar las convocatorias al socialismo que retomó Chávez, como un simple ejercicio retórico para embaucar a las masas. Pero si hubiera perseguido ese propósito de engaño, no se entiende por qué razón recurrió a una causa internacionalmente disminuida, con reducido impacto entre los trabajadores y controvertida significación entre la juventud.

Las visiones sectarias no registran el giro que introdujo la reivindicación del socialismo en la vida política de Venezuela. Este horizonte surgió al calor del choque que opuso al proceso bolivariano con las clases dominantes.

Cualquiera que visite el país notará la difusión alcanzada por el planteo socialista. Es una meta enfáticamente postulada en las misiones, los hospitales, las empresas o las comunas que adoptaron esa denominación. El cuestionamiento del capitalismo y la crítica a la burguesía han quedado incorporados al lenguaje corriente del chavismo e impactan fuertemente sobre la conciencia de la población.

Las ideas socialistas formaron parte de la maduración política de Chávez que evolucionó a través de giros a la izquierda. Estos cambios incluyeron el rechazo del nacionalismo burgués tradicional y la rehabilitación del proyecto comunista. Cuando nadie pronunciaba la palabra socialismo, el líder bolivariano reinstaló el término en la agenda política de los movimientos latinoamericanos (Katz, 2013).

Este legado ha sido ratificado por Maduro en las tesis que orientan la estrategia de su gobierno. Esas definiciones subrayan que el socialismo es indispensable para reafirmar la soberanía, forjar una economía productiva y lograr la plenitud democrática (PSUV, 2014).

La mirada dogmática no percibe el efecto de estos pronunciamientos. Supone que el tratamiento contemporáneo del socialismo se equipara a cualquier momento del siglo XX, como si el colapso de la URSS constituyera un acontecimiento irrelevante. Los ideales de la izquierda sólo pueden ser actualizados con otra postura y otra sensibilidad.

Socialismo del siglo XXI

Venezuela cuenta con ciertas ventajas para embarcarse en una transición al socialismo. No es la típica nación pobre que tradicionalmente afrontó ese desafío. Es un país exportador de petróleo que funciona con elevados patrones de consumo. Pero necesita superar la larga tradición rentista de ineficiencia económica, que le impide utilizar esos ingresos para su desarrollo industrial.

El proyecto socialista implica saltar el escalón inicial de reformas que introdujo el chavismo, para diversificar la economía, modificar la gestión del estado y reducir la atadura a la factura petrolera. El logro de esas metas exige erradicar los privilegios de la burguesía.

Muchos dirigentes bolivarianos comparten este diagnóstico, reflexionan en términos marxistas y promueven una transición socialista. En este plano se distancian por completo de los procesos centro-izquierdistas de Sudamérica. Quiénes desconocen esta diferencia, no logran asimilar las nuevas pistas que aporta la experiencia venezolana para una estrategia anticapitalista.

En la tradición revolucionaria del siglo XX la formación de un gobierno de trabajadores, la captura del estado y la transformación de la sociedad eran concebidas como procesos simultáneos o con reducidas diferencias temporales. Ahora se puede vislumbrar ese curso como una sucesión de momentos más diferenciados. Es evidente que Venezuela cuenta desde hace más de una década con un gobierno popular, un estado en disputa y grandes fracturas en la sociedad.

El manejo del estado no opone sólo a funcionarios genéricamente afines y opuestos al chavismo. Hay organismos que aseguran la defensa del régimen contra las guarimbas y otros que contribuyen a una acumulación de riquezas convergente con la derecha. También la sociedad está erosionada por el conflicto entre clases capitalistas -que mantienen los cimientos tradicionales de su poder económico- y un poder popular que se ha extendido significativamente.

El nuevo entramado comunal podría aportar los pilares de la configuración igualitaria del futuro, que algunos teóricos denominan “sociedad civil socialista”. A diferencia de los soviets o los organismos de base surgidos al calor de victorias militares, el poder popular emerge en Venezuela con más diversidad política y con gran construcción desde abajo. Es un proceso en pleno desarrollo que enfrenta obstrucciones burocráticas con asombrosa capacidad de movilización y renovación (Iturriza, 2014).

Las nuevas batallas en torno al gobierno, el estado y la sociedad distinguen a la experiencia chavista de la revolución socialista clásica consumada en Cuba. En el país se verifica un proceso revolucionario caracterizado por varios momentos de avance cualitativo (recuperación de PDVESA, nueva Constitución), que se han concretado madurando la conciencia socialista, en la confrontación con la burguesía. Un nutriente clave de esta transformación es la percepción subjetiva que tienen los involucrados de este proceso como una revolución. Todos utilizan ese término para nominar la experiencia que protagonizan.

Para consumar la transición socialista el proceso revolucionario requiere saltos de mayor envergadura en el plano económico-social. La nacionalización de los bancos y del comercio exterior podrían constituir los dos peldaños centrales de esta etapa. Aportarían el cimiento necesario para dinamizar la economía, a partir de un modelo industrial de expansión del empleo genuino y superación del asistencialismo. La ayuda social que acompañó al surgimiento y afianzamiento del chavismo necesita transformarse en trabajo productivo, para evitar los efectos nocivos del clientelismo (Cieza, 2014).

Una transición pos-capitalista exige sustituir los modelos de renta, consumo y baja productividad por esquemas de plan, mercado y desarrollo socialista.

Venezuela persiste como el principal laboratorio de proyectos y prácticas de los marxistas latinoamericanos. La respuesta a los nuevos desafíos emergerá del propio desenvolvimiento de la lucha. Con mentes abiertas y mayor compromiso militante resulta posible develar todos los enigmas del socialismo del siglo XXI.

Claudio Katz es economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI.

Notas:
1) Guarimba es la denominación utilizada para retratar la violencia destituyente de la derecha.
2) La agencia Fitch describió desmoronamientos financieros, Moody’s habló de colapso económico, The Economist presagió el “fin de la fiesta” y Merrill Lynch anticipó una “primavera venezolana”. Luego el vicepresidente Biden y el secretario de Estado Kerry amenazaron con sanciones económicas, Serrano (2014).
3) Analizamos estos antecedentes en Katz (2014).
4) Distintos balances de su reacción contra el golpismo en: Boron (2014), Almeyra (2014), Gómez (2014) y Carcione (2014).
5) La declaración aprobada por el “Encuentro de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad” realizada en Caracas sintoniza con esa reacción e incluye un detalle de esas denuncias, alainet.org, 12-12-2014.
6) Ver: Álvarez, (2009, 2012), Monedero, El Troudi, (2007), Asiaín, (2012), PNUD, (2013).
7) En Venezuela se denomina boliburguesía a los sectores capitalistas que lucran con negocios surgidos de la asociación (o participación) en el gobierno.
8) Un ejemplo es el caso del financista Víctor Vargas Irausquín, presidente del Banco Occidental de Descuento de Maracaibo, (Clarín, 2014a)
9) Un ejemplo de estas controversias en: Pérez Martí (2013), Zuñiga, (2013c).

Referencias:
-Almeyra Guillermo, (2014), “Venezuela: avanzar o retroceder hacia el abismo”, www.jornada, 6/4.
-Álvarez, Víctor, (2009), Venezuela: hacia dónde va el modelo productivo, CIM, Caracas.
-Álvarez, Víctor, (2012), “Radiografía”, www.pagina 12, 07/10.
-Asiaín, Andrés, (2012). “Venezuela La economía en números”, www.pagina12.com.ar
-Boron Atilio, (2014), “Venezuela, una batalla decisiva”, www.albatv.org, 24/4.
-Carcione, Carlos (2014), “Las contrarreformas en el Proceso Bolivariano”, www.rebelion.org, 19/3.
-Carcione, Carlos, Pérez Stalin, Gómez Gonzalo, García Juan, Matamoros Zuleika, Marín Alexander, (2013), “Las medidas de emergencia de Nicolás Maduro en el rumbo correcto”, www.rebelion, 18/11.
-Chauran, Aray Yasmin, (2014), “SIDOR es sólo una parte, el todo es más complejo”, www.iberoamerica, 14/8.
-Cieza, Guillermo, (2014), “Capacidad y necesidad en el proceso bolivariano”, www.lahaine, 15/8.
-Clarín, (2014a), “Una nueva elite”, www.clarin, 18/8.
-Clarín, (2014b), “Lula pide un gobierno de coalición”, www.clarin, 09/04.
-Cueva, Agustín, (1979), “Dialéctica del proceso chileno”, en Teoría social y procesos políticos en América Latina, Línea Crítica, Edicol, México.
-Dos Santos, Theotonio, (2009), Bendita Crisis, socialismo y democracia en el Chile de Allende, El Perro y la Rana, Caracas.
-Gómez, Gonzalo, (2014), “Todavía estamos a tiempo”, www.aporrea.org, 1/5.
-Guerrero, Modesto Emilio, (2014a), “Otro sacudón de Maduro”, www.infonews.com, 14/9.
-Guerrero, Modesto Emilio, (2014b), Una revuelta de ricos, Herramienta, Buenos Aires.
-Guerrero, Modesto, (2014c), “El chavismo después del congreso del PSUV”, www.aporrea, 11/8.
-Iturriza, Reinaldo, (2014), “Entrevista”, contrahegemoniaweb.com.ar.
-Katz Claudio, (2013), “Nuestro Chávez”, Cubainformación, n 25, primavera, La Habana.
-Katz Claudio, (2014), “¿Brotará socialismo del chavismo?”, Hugo Chávez y la revolución bolivariana, Editorial Metrópolis, Buenos Aires.
-Marini, Ruy Mauro, (1976), “Dos estrategias en el proceso chileno”, El reformismo y la contrarrevolución. Estudios sobre Chile. Ediciones Era, México.
-Monedero, Juan Carlos; El Troudi, Haiman, (2007), Empresas de producción social, CIM, Caracas
-Nicanoff, Sergio, (2014), “Reflexiones sobre la revolución bolivariana”, contrahegemoniaweb.
-Orovitz Sanmartino, Jorge, (2014), “Algunos debates en la izquierda radical. Estado, poder y socialismo en Venezuela”, www.rebelion, 1/4.
-Pérez Martí, Felipe, (2013), “¿Qué hacer? Diagnósticos y propuestas sobre la situación económica, www.aporrea.org, 25/04.
-PNUD, (2013), www.centrodesarrollohumano.
-Pomar, Valter, (2013), Notas sobre a política internacional do PT, Secretaria de Relaciones Internacionales do PT, Textos para debate 7, Sao Paulo.
-Prensa Obrera, (2014), Venezuela, PO www.po.org.ar
-PSUV, (2014), III Congreso del Partido Socialista Unificado de Venezuela, www.psuv.org.ve, octubre.
-Serrano Mancilla, Alfredo, (2014), “Estados Unidos contra Venezuela”, www.pagina12, 16/3.
-Zuñiga, Simón Andrés, (2013a), “Devaluar o no devaluar… ¿Este es el problema?”, www.rebelion, 8-2.
-Zúñiga, Simón Andrés, (2013b), “Más caramelos de cianuro”, www.aporrea, 28/09.
-Zuñiga, Simón Andrés, (2013c), “Venezuela: lo económico como campo de batalla”, www.aporrea, 8-4.
-Zuñiga, Simón Andrés, (2014). “Las medidas económicas y lo que nos dejó Chávez”, www.aporrea, 19/1.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuba y Estados Unidos restablecen relaciones: ¿El principio del fin?

Gustavo Robles (especial para ARGENPRESS.info)

El imperialismo, fase superior del capitalismo
Vladímir Ilich Uliánov -Lenin-



La globalización imperialista avanza, soberbia, impiadosa, incesante, derribando todas las barreras. Una de las últimas que quedaba, resistiendo heroicamente, como ejemplo para las futuras generaciones, era la Cuba de Fidel y el Che. Sin embargo, las políticas encaradas en los últimos años por el gobierno encabezado por Raúl y ahora el impactante anuncio del restablecimiento de las relaciones entre los dos estados, enfrentados en una guerra ideológica con consecuencias concretas como el bloqueo impuesto por los Estados Unidos en los últimos 50 años, deja entrever que la geopolítica no se va inclinando para el lado del socialismo precisamente, más allá de quién o quiénes lideren las relaciones entre los pueblos ahora y en los años que vendrán. Sean los yanquis o los chinos, la Unión Europea o el BRICS, el G-8 o el G-20, todos han adoptado el modo de producción capitalista y su sistema financiero como forma de relacionar la producción de la Humanidad entre sus diferentes pueblos. Y el cubano, sin abundancia de recursos, termina siendo prisionero de sus propias carencias y de la ambición de las potencias del planeta.

No puede producirnos más que alegría el hecho concreto de la liberación de los 3 héroes cubanos que quedaban privados de su libertad en las mazmorras del más abyecto imperio del que se tenga memoria. Gerardo, Ramón y Antonio al fin están en casa. A cambio, también lo está Alan Gross. Pero que nos lo quieran presentar como un “triunfo” de la Revolución, y no como lo que fue, un acuerdo entre los dos países que incluyó el intercambio de prisioneros y el compromiso del gobierno de Raúl Castro de liberar a medio centenar de reclusos cubanos que Washington considera “políticos”, con el intermedio del Vaticano comandado por Bergoglio, es un insulto a nuestra inteligencia.

Basta con escuchar el discurso del administrador del Imperio, el presidente Obama, satisfecho al difundir algunos aspectos del acuerdo: no sólo el del restablecimiento de las embajadas recíprocas en ambos países, sino el levantamiento de las restricciones financieras y, en no muy largo plazo, del bloqueo de mercancías al que está sometido el pueblo cubano desde hace medio siglo. No hace falta ser muy sagaz para darse cuenta que en la competencia entre las dos economías, la de la hermana isla pierde rotundamente. Lo que faltaba, nada más y nada menos que la intromisión del sistema financiero yanqui en la vida de Cuba para corroer lo que queda de la gloriosa Revolución que fue ejemplo para todos los explotados del mundo.

Algunos, los “progresistas” que se constituyen como el ala izquierda del sistema de explotación, pero nunca como su superación, nos dirán que “Cuba no ha cedido”. La apertura de su economía a los capitales imperialistas los desmiente y desenmascara más aún, por si hacía falta hacerlo.

Es decir, mientras Obama y los financistas yanquis se regodeen y los compañeros hermanos cubanos festejen las reformas que viene encarando la Isla desde la abdicación de Fidel, en un camino que le abrió las puertas al capital y que ya ha formado una burguesía en la otrora sociedad igualitaria, no hay mucho que festejar para los que luchamos por terminar con la explotación del hombre por el hombre hoy encarnada por el Sistema Capitalista, que va hundiendo sus garras cada vez más profundamente en el que muchos consideramos el faro de la lucha por la liberación en nuestro continente.

Autor imagen: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bloqueo económico contra Cuba: Más de 50 años de guerra injusta de EE.UU.

RT

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba desde hace 50 años es el más largo en la historia de la humanidad. El 17 de diciembre de 2014 Washington reconocía al fin el fracaso de la política de aislamiento hacia la Isla y anunciaba una serie de medidas para la suspensión del embargo económico unilateral. Estos son algunos de los hechos históricos que han marcado en este período las relaciones entre los dos países.

Ver texto completo...

Brasil sería el gran beneficiado de la caída del embargo en Cuba

SPUTNIK

Enormemente criticado por la oposición en las últimas elecciones presidenciales, el proyecto del Puerto Mariel entre los gobiernos de Brasil y Cuba está llamado a convertirse en el mayor puerto del Caribe tras la futura caída del embargo económico.



Construido en asociación entre la constructora brasileña Odebrecht y la cubana Quality, supuso una inversión de 957 millones, de dólares de los cuales 682 millones fueron aportados por el Banco Nacional del Desarrollo de Brasil (BNDES) consiguiendo que el Puerto Mariel esté considerado tanto o más avanzado que los puertos de Kingston en Jamaica y Freeport en las Bahamas.

Como la propia Dilma Rousseff afirmó en Cuba en enero de 2014 durante la inauguración del Puerto Mariel, "Brasil se convierte en el gran socio económico de Cuba", prueba de ello son los 571 millones de dólares que el comercio entre Cuba y Brasil movió en 2011 y que es son superado por China y Venezuela.

Además, el Puerto Mariel que tiene capacidad por su gran calado para recibir grandes navíos del tipo "Super Post Panamax", se encuentra solamente a 150 kilómetros de la costa de los Estados Unidos, es decir, del mayor mercado del mundo por lo que las empresas brasileñas que se instalen en Cuba, aprovechando la mano de obra barata de la isla, tendrán una posición inmejorable de cara a su exportación a Estados Unidos.

Por si fuera poco, otros 290 millones de dólares fueron aportados en enero por el BNDES para la activar la economía en la Zona de Desarrollo Especial de Puerto Mariel con el objetivo de atraer a empresas extranjeras que, como lleva años haciendo China, recibirán condiciones especiales en cuanto a normativas laborales y bancarias por parte del gobierno cubano como pueda ser que se permita el 100% del capital extranjero sin la necesidad de contribución cubana.

Con todo ello, la posible caída definitiva del bloqueo a la isla será la oportunidad mejor esperada para relanzar el comercio exterior brasileño, especialmente en cuanto a productos industriales se refiere así como un nuevo mercado de 11 millones de cubanos que con la apertura demandarán todo tipo de bienes de consumo a los que hasta ahora no han tenido acceso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Estados Unidos globalizó la tortura desde los años 60

Vicky Peláez (SPUTNIK, especial para ARGENPRESS.info)

“En una guerra, aunque se trate de una Guerra Fría, es necesario contar con una agencia amoral que pueda operar en secreto”.
General Walter Bedell Smith, cuarto Director de la CIA, 1950

El reciente informe de la Comisión de Inteligencia del Senado norteamericano de 528 páginas, sobre el programa de torturas que la CIA puso en práctica después de la caída de las Torres Gemelas fue como una bomba que estremeció a la opinión mundial y viene causando el repudio en todos los rincones del planeta.

Es escalofriante pensar que un estado, que desde hace más de 200 años se presenta como un paladín de la democracia y defensor de los derechos humanos, haya incorporado la tortura como una práctica racional compatible con los valores democráticos, por eso es innegable que el espíritu de la sociedad norteamericana está corroído por el cáncer de la violencia.

Se necesita la pluma de Dante Alighieri para describir el infierno que sufrieron hombres y mujeres a manos de torturadores de la CIA que realizaban su labor demoníaca aplicando una de las 24 técnicas de “interrogatorio” autorizadas el 16 de abril de 2003 por el Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. Una de las prácticas más “suaves” “Áspero Derribar” (Rough Takedown) descrita en el informe dela CIS consiste “en la entrada violenta con gritos e insultos de unos cinco oficiales de la CIA en la celda de un detenido a quien sacan afuera, lo desnudan violentamente, lo amarran con cinta Myler, lo arrastran por el pasillo mientras lo cachetean y pegan amenazando a secuestrar y violar a sus familiares” si no colabora.

Los torturadores de la CIA y de la DIA (Agencia de Inteligencia Militar) llegaron a tal crueldad que los consejos de uno de sus colegas, el tristemente famoso en los años 1960 en el Brasil y en los 1970 en Uruguay, el norteamericano Dan Mitrione, parecían un chiste. Decía Mitrione que “hay que causar solo el daño estrictamente necesario, ni un milímetro más. Debemos controlar nuestro temperamento en todo caso. Se debe actuar con la precisión de un cirujano y con la perfección de un artista”, decía el inventor de la “silla del dragón” un aparato eléctrico que hacía salir humo por la boca del torturado.

Los modernos “especialistas en tortura” fueron muy lejos en su empeño sobrepasando inclusive los límites de su cruel fantasía.

Para hacerlo tenían la autorización de la Casa Blanca, después de que sus asesores legales John Yoo, Steven Brabery y Jay Bybee liderados por Alberto Gonzales escribieron famosos “Memorandos sobre la Tortura” creando un marco legal para esta práctica. En uno de estos documentos Jay Bybee escribió que “la Convención contra la Tortura”, a la que se adhirió EEUU en 1994, pero que nunca la ratificó, “podría ser inconstitucional pues afecta la autoridad del presidente para conducir guerra”.

Aquellos memorandos se hacen inclusive más repugnantes cuando sus autores hablan de la incorporación de los médicos para hacer más efectiva aquella práctica aberrante de la tortura. En 2001 la CIA contrató a dos psicólogos James Mitchell y Bruce Jessen por la suma de 180 millones de dólares para perfeccionar los existentes métodos de la tortura.

Lo triste de todo esto es que la Asociación Americana de Psicólogos (APA) autorizó a sus miembros a participar en los interrogatorios después de que su Comisión de Ética llegó a la conclusión que “participar en roles consultivos en procesos de interrogación y recolección de información para los propósitos relacionados con la seguridad nacional es consistente con el Código de Ética de la APA”. Estos psicólogos torturadores tenían la misión de quebrar la voluntad del interrogado y someterlo absolutamente a base de la teoría de la “indefensión adquirida” elaborada en los años 1960 por los doctores Martin Seligman y S.Maier.

Y no solamente los psicólogos, también los psiquiatras y otros médicos jugaron un papel prominente en la aplicación de la tortura. Los galenos y enfermeras fueron involucrados en los interrogatorios como “agentes de seguridad” obligados a violar la confidencialidad del paciente y compartir lo que sabían sobre la salud del detenido con los torturadores para “aumentar la efectividad del interrogatorio”, violando las reglas de la Asociación Médica Mundial y la Asociación Médica Americana.

En realidad la práctica de la tortura tiene un largo trayecto en la historia moderna de los EEUU. Según el estudioso Mike Riddie, la CIA ha estado haciéndolo desde su creación en 1947 logrando “perfeccionar” las técnicas de tortura en Vietnam. Basta revisar el “Programa Fenix” que dio muerte a más de 20.000 vietnamitas inocentes para darnos cuenta del cinismo y la aberración del sistema norteamericano. Fueron precisamente los instructores norteamericanos que posteriormente transmitieron esta práctica a sus satélites incondicionales en América Latina, Asia y África. De acuerdo a Noam Chomsky y Edward Herman, en los años 1970 de los 36 países que utilizaban la tortura, 26 eran clientes norteamericanos.

Uno de los jefes del Servicio de Inteligencia de Uruguay en la época de la dictadura militar (1973-1985), el almirante Eladio Moll declaró que “EEUU nos enseñó y adoctrinó a torturar y matar a los prisioneros políticos bajo el lema “tortura y mata”. En Chile, Augusto Pinochet Hiriart, el hijo del infame dictador aclaró en 2001 que “la guerra antisubversiva no la aprendimos de nadie más, que de los norteamericanos. Cuando ellos hablan de tortura, son los métodos de interrogación que nos enseñaron”.

La técnica de los “vuelos de la muerte” practicados durante la dictadura en Argentina (1976-1983) para tirar a los prisioneros vivos al mar después de torturarlos y en el caso de las mujeres, violarlas, fue la continuidad de la experiencia norteamericana en Vietnam con “el viaje interrumpido en helicóptero” o “la lección de volar”. Solamente sus alumnos latinoamericanos trataron de superar a sus instructores en su empeño de torturar, violar y matar”.

Lo aprendieron en la Escuela de las Américas cuando en los años 1960 la tortura fue incorporada oficialmente como un método de interrogación a los detenidos políticos. En aquella época fue creado el manual “La Lucha Contra la Subversión” en el cual se detallaba los métodos y prácticas, con el uso de instrumentos especiales para hacer “hablar” hasta a los más inocentes. Se calcula que más de 80.000 militares latinoamericanos pasaron por esa escuela que fue llamada por las instituciones de derechos humanos como la “Escuela de la Tortura”.

Posteriormente se cambió de nombre convirtiéndose en el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad. Precisamente en aquella época se formaron los primeros equipos médicos destinados para mantener vitales y saludables a los torturadores y mantener vivos a los torturados durante el interrogatorio.

Los mejores científicos fueron contratados para la industria de la tortura. Se calcula que los productores de estos instrumentos están ganando actualmente alrededor de 500 millones de dólares al año sólo en EEUU y otros tantos en Taiwán, Corea del Sur, Alemania, Israel, Francia e Inglaterra. Los tres últimos países tienen una larga experiencia en el uso de esta práctica bárbara. Israel tiene legalizada la tortura y la practica con los sospechosos palestinos. Francia la perfeccionó durante la ocupación de Argelia (1830-1962) y los ingleses la emplearon en Irlanda del Norte.

La experiencia de estos países fue utilizada en EEUU para crear el Manual de Entrenamiento para la explotación de Recursos Humanos bautizado como Manual del Buen Torturador. Lo curioso fue que el mismo propulsor de la tortura después de la caída de la Torres Gemelas, el vicepresidente Dick Cheney, en 1992 siendo el Secretario de Defensa ordenó destruir todos aquellos manuales que contenían “material ofensivo y desagradable”.

Diez años después cambió de idea autorizando y legalizando la tortura junto con George W. Bush, George Tenet y Donald Rumsfeld convirtiendo así a Norteamérica en un Estado torturador. A la vez, la justicia fue relegada a segundo plano después de que en 2002 el Fiscal General John Ashcroft ordenara cubrir las estatuas semidesnudas del salón de actos del Departamento de la Justicia, que representaban el “Espíritu de la Justicia” y la “Majestad de la Justicia”, bajo el pretexto de que eran “escandalosas”.

Fue una premonición de los tiempos oscuros que venían pero muy pocos lo percibieron en Norteamérica, ese pueblo desorientado y alienado simplemente no prestó atención, como de costumbre, a los gestos y palabras de sus líderes que ordenaban la aniquilación lenta de la democracia en su país y su militarización. Después se aprobó las “Actas Patrióticas” y se institucionalizó la soplonería con la creación de un cuerpo de “10 millones de informantes voluntarios”, seguido de la creación del Departamento de Seguridad Interna.

Actualmente Estados Unidos bajo el dominio de los globalizadores neoliberales sigue el camino del lento aniquilamiento de su democracia recubriéndolo con los discursos demagógicos de su presidente Barack Obama que aparentemente condenó la práctica de la tortura declarando posteriormente que “ningún país es perfecto pero una de las cualidades que hacen excepcional esta nación es nuestra voluntad de confrontar el pasado abiertamente, afrontar nuestras imperfecciones, corregirlas y hacerlo mejor en el futuro”.

Las palabras son como el viento y los hechos quedan grabados en la historia. El Centro de Detención de Guantánamo sigue su rutina como laboratorio para elaboración de nuevas técnicas de interrogatorio. Ya se sabe que los instigadores y promotores de la tortura junto con los torturadores quedarán impunes. Al único que castigó el sistema fue a John Kiriakow que siendo un especialista en interrogatorio se atrevió a dar la voz de alarma y denunciar la crueldad de los métodos de tortura practicados por la CIA. Fue condenado a 30 meses de cárcel y su familia fue amenazada.

Por algo dijo siglos atrás el escritor griego de fábulas Esopo que “cuando el lobo se empeña en tener la razón, pobres corderos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los nubarrones que deja el fallido canje de deuda

Jorge Altamira (especial para argenpress.INFO)

La propuesta oficial de reestructurar la deuda que vence en octubre de 2015 (Boden) terminó en un fracaso completo; recogió apenas una adhesión del 6% de los montos involucrados -que eran mayores a 6 mil millones de dólares. Ocurrió algo parecido a la oferta de Cedines, hace dos años, cuando nadie se interesó por convertir dólares no declarados a pesos, para aplicarlos a la financiación o compra de inmuebles. El fracaso de los Cedines fue seguido por una fuerte caída de las reservas, un incremento importante de la inflación y, finalmente, una megadevaluación del peso. ¿Qué podría ocurrir ahora, cuando la oferta de canjear Boden por títulos con vencimiento a diez años pretendía evitar una cesación de pagos (defol) a corto plazo? Argentina tiene, en 2015, vencimientos por 15 mil millones de dólares más que las reservas netas del Banco Central. El gobierno descuenta que logrará refinanciar la parte de la deuda que tiene contraída con organismos internacionales.



El fracaso del canje fue previsto por menos que pocos. Oficialistas y opositores aseguraron que el gobierno había obtenido la participación de bancos importantes por 1.500 millones de dólares. Apelaban al antecedente de la intervención del JP Morgan en el arreglo de los bonos para pagar la indemnización a Repsol. El diario BAE había titulado: "Economía se garantizó los dólares para responder por el pago anticipado del R015" (9/12). Uno de sus columnistas financieros aseguraba: "La mejor opción es entrar al canje" (8/12). El mismo día de la transacción, El Cronista informaba: "Crece el optimismo entre los inversores respecto a un resultado favorable" (12/12). Daniel Marx aseguró a Ambito (5/12): "El canje le quita presión a las reservas y es una buena opción para tenedores". Cuando llegó el momento, ni él se hizo presente.

Con los hechos consumados, el fracaso fue atribuido, en primer lugar, a los términos desfavorables del canje para los inversores. El gobierno ofrecía comprar el Boden, en dólares efectivos, a un precio por debajo al de su cotización en el mercado y alejado de lo que se cobraría a su vencimiento, en octubre del año que viene. Es decir, aunque no lo dijo nadie, que apostaba a un rechazo para no tener que poner los 3 mil millones de dólares que ofrecía bajo esta modalidad. Fingiendo que tenía la plata, confesaba, sin embargo, que la realidad era la opuesta. Al mismo tiempo, sin embargo, ofrecía bonos (Bonar 24) a un precio superior al que cualquiera podía comprarlo en el mercado, extendiendo los mismos términos a una nueva emisión de esos bonos. Con esta propuesta, la operación iba más allá de un canje, para convertirse en un incremento neto de la deuda externa. La lógica de ofrecer vender más caro un título que se cotiza más barato, era, de un lado, promover un aumento de su precio antes de la emisión, algo que efectivamente ocurrió ("Repuntaron los bonos involucrados en el canje", Cronista, 12/12). El incentivo para entrar en la operación debía ser la expectativa de que esos bonos subirían como consecuencia de que los precios de mercado de la deuda son bajos en relación con el exterior. El gobierno estaba ofreciendo una ruta de suba de todos los títulos de la deuda externa.

El fracaso del operativo deja las siguientes conclusiones tentativas. La primera es que con el derrumbe de las bolsas y deudas internacionales, vinculado al colapso de los precios del petróleo, se esfuma la expectativa de que mejore la cotización de la deuda externa de Argentina. El 'pesimismo' se acentúa si se incorpora la crisis enorme que atraviesan Brasil, por un lado, y Rusia, por el otro. Si se verifica esta tendencia, Argentina entrará en cesación de pagos (defol), lo cual precipitaría una crisis financiera de conjunto. La segunda conclusión es que los especuladores internacionales no vislumbran una mejora de la cotización de la deuda externa del país sin un arreglo previo con los fondos buitre, en especial cuando se acumulan nubarrones negros para los K en los estrados judiciales de Argentina y del exterior en relación con la pelea con estos fondos. La intención de ‘Kici’ de patear, con el canje para 2016, el tema de los buitres, ha puesto a Argentina a merced de los buitres más de lo que ya estaba. El problema ahora es que, con el derrumbe de acciones y títulos de deuda en todo el mundo, una oferta de deuda de Argentina a los buitres saldría muchísimo más cara para el país.

Conclusión para el movimiento obrero: las posibilidades de una crisis política se han acentuado con el agravamiento de la crisis financiera. Es necesario discutir y organizar una salida política en un año que está ocupado por una campaña electoral. Esto pone a prueba la consistencia del Frente de Izquierda, o sea su claridad y su unidad política, y relega al electoralismo sin principios a un desviacionismo contradictorio con los intereses de la clase obrera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“La derecha sigue haciendo negocios con el aborto y la clandestinidad de nuestro cuerpo”

LA REVANCHA - FM LA TRIBU - ANRED

La semana pasada la Policía Federal realizó un allanamiento en un local de Unión Popular en Ciudadela que funcionaba como una clínica clandestina donde se realizaban abortos. Tres de los doce detenidos eran mujeres que estaban siendo atendidas. El exdiputado Daniel Omar Herrera también fue detenido. María García, integrante de la Campaña por el Derecho Legal, Seguro y Gratuito contó en el programa radial La Revancha cuál es la situación de las tres mujeres detenidas.

Desde la Campaña participaron e hicieron una movilización el viernes frente al juzgado de San Martín para pedir por las tres mujeres detenidas, ¿en qué condición se encuentran?

- Ellas están en sus casas. El juez se acercó junto con el fiscal y la defensa de las mujeres y se firmó su libertad. De salud están bien, pasaron por el Hospital Carrillo donde se las atendió muy bien. Así que ahora estamos atravesando esta situación mediática que se dio de manera lamentable por parte de los medios masivos.

¿Qué fue lo que realmente sucedió y qué se dijo desde los medios de comunicación masivos?

- Lo que realmente sucedió es que se allanó el miércoles un lugar donde se realizaban prácticas de abortos. Preferiría no ponerle el mote de clínica porque no cumple con los requisitos para ser llamada así. Esta es una investigación que desde mitad de año viene detrás de estas redes, y no sólo este lugar sino también otros espacios del conurbano bonaerense. El miércoles pasado la Policía Federal allanó este local y encontró tres mujeres que fueron llevadas al hospital en condición de detenidas. Nosotras nos acercamos junto con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y con las abogadas del CELS a ayudarlas y a ofrecerles guía legal a esas mujeres, pero no nos permitieron hablar con ellas porque estaban incomunicadas y no nos dieron ningún tipo de motivo. Preguntamos si estaban detenidas y nos respondieron que no, luego entendimos que estaban aprendidas, pero nunca nos explicaron por qué no podían tener derecho a hablar con un abogado, cosa que es ilegal, porque todos tenemos derecho a una defensa. Estaban las abogadas presentes y no nos permitieron ingresar, por orden de la fiscalía y también por orden de la directora del hospital.

Este año teníamos la expectativa de que por lo menos el proyecto de ley tenga algún debate en algunas de las comisiones y que se trate.

- Lo que sucedió el 4 de noviembre es que no hubo voluntad política por ninguno de los sectores de tratar seriamente y hacer que avance el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que presentamos con la Campaña. No es que hubo un solo sector responsable, responsabilizamos a todos, tanto a la presidente de la comisión como a todos los diputados que deben conocer cuáles son las condiciones que deben garantizar para que por ejemplo haya quorum. Nosotros responsabilizamos a todos, al Estado Nacional por las más de cien mujeres que mueren por año, pero ese día particularmente, ninguno tuvo la voluntad ni la seriedad política de hacer que nuestro proyecto avance y sea tratado en comisión.

¿Cómo ves el panorama para el año que viene con las elecciones de por medio?

- Con la Campaña vamos a seguir impulsando el proyecto, exigiendo que los diputados que firmaron lo impulsen para que sea tratado en comisiones. Vamos a seguir exigiéndoles a nuestros diputados que lo traten, porque ellos tienen la responsabilidad, más allá de que todos tienen la responsabilidad de hacerlo porque es un tema de salud pública, de derechos humanos. Las mujeres tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. Ellos son los responsables políticos que tienen que hacer avanzar nuestro proyecto, pero después vamos a seguir en la calle.

Es importante poder decir que si bien el jueves a la tarde el juez firmó la libertad de las tres mujeres, siguen involucradas en una causa por asociación ilícita. Nosotros el viernes nos acercamos al juzgado de garantías de San Martín para exigir que las mujeres sean sobreseídas porque no son cómplices de ninguna causa, no son cómplices de los abortos clandestinos. Los que sí son cómplices de los abortos clandestinos son los jueces, los que no quieren tratar el tema, el Estado Nacional, son los exdiputados que por lo general son los mismos que después salen a negarnos el derecho, son los sectores más radicalizados de la derecha, son los que nos niegan los derechos, los que salen a exigir que no salga el aborto. El exdiputado detenido y toda la derecha siguen haciendo negocios con el aborto y la clandestinidad de nuestro cuerpo. Esperemos que las mujeres sean inocentes y puedan seguir su vida sin problemas, esa es la exigencia y por eso nos movilizamos a la fiscalía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La CTA vuelve a la calle. Micheli: “La CTA no va a suspender ni abandonar la lucha de los jubilados ni la pelea por el bono de $4000”

Paola Albarello (ACTA)

Este jueves la CTA Autónoma que lidera Pablo Micheli marcha desde el Obelisco a Plaza de Mayo para reiterar el pedido de un bono de $4000 para todos los trabajadores, planes sociales y las cooperativas Argentina Trabaja, y un aumento de emergencia o doble aguinaldo para jubilados.

Consultado por distintos medios, horas antes de la Jornada Nacional de Lucha que se llevará a cabo a lo largo y ancho del país, el dirigente estatal habló de todo y disparó contra quienes optaron por patear la medida de fuerza para marzo abandonando así a quienes más se ven afectados por las políticas de ajustes llevadas a cabo por el actual gobierno.

“Los sindicalistas cometen un error grave. Si con el amague de un paro consiguen exceptuar el medio aguinaldo, tal vez si hubiesen sostenido el paro para esta semana lo más probable es que se hubiese conseguido alguna mejora más que esto, aunque sea alguna mesa de negociación para comenzar a discutir el impuesto a las ganancias, la situación de los jubilados o este bono de fin de año que la gente necesita”, afirmó. Y continuó: “Es una jugada inteligente por parte del gobierno porque evidentemente generó un impacto en el 90% del sindicalismo o en un porcentaje muy alto que terminó suspendiendo la medida de acción, dándole la razón en el hecho de que las centrales sindicales estamos más preocupados por defender el salario del 10% de los trabajadores que gana mucho contra el 90% que gana poco”.

Al respecto, Micheli sostuvo que se está haciendo una lectura equivocada por parte de la mayor franja del sindicalismo que ha pospuesto la medida de acción, particularmente el sector de la CGT de Moyano que ha llevado a cabo varias medidas de unidad en acción junto con la CTA que él lidera. “Se equivoca en la lectura política de creer que todo hay que patearlo para el año que viene que hay elecciones, de que teóricamente en el 2015 el Gobierno va a cambiar y que por eso no hay necesidad de generar ahora en diciembre un clima hostil. Se plantea esto como si fueran los trabajadores los culpables de generar un clima hostil en la Argentina. La verdad que un clima así lo genera un Gobierno que distribuye regresivamente, que le paga a los jubilados menos de lo que le paga a un preso, lo cual sin ánimo de poner esto en tela de juicio que haya que pagarles o no, es una discusión aparte”, resaltó.

Al mismo tiempo, destacó el mar de contradicciones en el que está sumergido hoy el gobierno, como por ejemplo a la hora de hablar de ganancias, “dicen una cosa pero terminan haciendo otra. Fue un papelón porque hasta los Ministros más importantes salieron a decir que era una cuestión filosófica pagar ganancias. Entonces creo que se le cayeron los libros de filosofía al exceptuar el medio aguinaldo de este gravamen”.

En cuanto a cómo ve el 2015 en el escenario de la discusión salarial, anticipó un año difícil: “No se puede negar que la inflación interanual superó el 40% por más que el INDEC dio un índice absolutamente mentiroso que refleja la mitad prácticamente de lo que verdaderamente da. Los trabajadores de los sindicatos, las centrales, no vamos a bajarnos de un porcentaje que sea inferior a la inflación anual. Hay que discutir un conjunto de cosas, como es el caso del tema inflacionario del país porque sino todos los aumentos se los come la inflación a corto plazo. También hay que plantear cuál es el salario mínimo real en la Argentina, y discutir si está reflejado en función de la canasta de alimentos o de acuerdo a las necesidades del Gobierno y no a las necesidades que tiene la gente. No se puede hablar de un salario mínimo inferior de $10.900 que es lo que vale la canasta para una familia tipo”.

Al concluir, Micheli señaló: “Ante este escenario, la CTA ha planteado que de ninguna manera vamos a suspender ni abandonar la pelea por los otras dos puntos que planteábamos. Nosotros vamos a salir a la calle por un bono de $4000 y por la dignidad ya que hoy vamos a acompañar a los jubilados en su brindis significativo de pan y agua y porque creemos que es justo su reclamo de tener una bonificación”.

Reunificación sindical

Al ser consultado sobre su postura ante la posible reunificación sindical, el máximo referente de la CTA Autónoma sostuvo, “creo que es una cuestión de identificación de los dirigentes, no creo que los trabajadores estén tan preocupados de que haya una sola central sindical en Argentina, al contrario, creo que hoy los tiempos ameritan diversidad y realidad, eso explica que como se pueden elegir partidos políticos o religión o mil cosas más, también se puede elegir Central Sindical. No va a haber 200, habrá 2 o 3, pero en cualquier parte del mundo existe esa posibilidad que sin dudas profundiza la democracia. Hace poco recibimos la notificación del Ministerio de Trabajo reconociendo nuestra Central como una Central de Trabajadores de la Argentina, como la CTA Autónoma. Nos acaban de dar la certificación de autoridades que dice que yo soy el Secretario General y reconocen a las autoridades de la Central que se han votado el 29 de mayo. Lo mismo hizo con la CTA de Yasky. La CGT es una sola”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La CTA brinda a pan y agua con los jubilados. Meza: “Pretenden que aplaudamos los aumentos paupérrimos que nos dan”

Miguel Aguirre (ACTA)

Lidia Meza, Secretaria de Previsión Social de la Central de Trabajadores de la Argentina, enumeró los reclamos más urgentes de los jubilados y el por qué del brindis a pan y agua. Además del por qué de luchar codo a codo con los trabajadores activos.

-¿Cuáles son los reclamos que llevan hoy?

- Primero que nada, nuestra lucha eterna, el 82 % móvil. Pero no nos quedamos en eso y acompañamos la lucha de los trabajadores activos porque si a ellos les va mal a los jubilados nos va peor. Otro tema importantísimo es el PAMI que tiene pésimas prestaciones.

-¿Cuáles son los problemas con el PAMI?

- Estamos teniendo problemas serios con las prestaciones y la salud de los compañeros no espera. Tenemos compañeros con problemas de salud sin atención, hasta situaciones que derivaron en la muerte por estos problemas. Según los médicos, el PAMI no les paga por lo que trabajan y te cobran la visita o te mandan a que alguien te lo reintegre, y directamente a veces no te atienden. Con las farmacias pasa igual: te mandan de un lado a otro y te retacean los medicamentos porque PAMI no paga. La situación más extrema es la de los compañeros que cobran “la mínima”.

-Sin embargo, el gobierno dice que los jubilados han mejorado mucho su calidad de vida

- El gobierno miente descaradamente. Dicen que tenemos una movilidad jubilatoria con dos aumentos al año, ¡Pero son paupérrimos y pretenden que nosotros tenemos que aplaudir! Según un estudio de la Defensoría de la Tercera Edad, la gran mayoría de los jubilados no llegamos a cubrir con nuestros ingresos ni la mitad de los costos de la canasta de alimentos. Ni que hablar de las necesidades especiales que tenemos los viejos. Por eso hoy marchamos, como hace 20 años y vamos a brindar con pan agua porque es así como este gobierno nos tiene.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“No hay diferencia entre Barreiro y aquel que mata a un chico en un barrio”

LA REVANCHA - FM LA TRIBU - ANRED

La semana pasada, en el marco de la megacausa La Perla, el ex militar Ernesto Guillermo Barreiro señaló sitios donde estarían enterradas 25 personas desaparecidas. Enrique “Cachito” Fuckman de la Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos (AEDD) analizó las implicancias de esta información. “Hay que ver si no es carne podrida, porque por ahora no se identificó nada nuevo”, aseguró Fuckman en el programa radial La Revancha.

¿Qué implica para ustedes que Barreiro haya brindado lo que aparentemente son datos de las víctimas del terrorismo de estado?

- Lo primero que decimos ante estos hechos es aquello que venimos exigiendo los organismos de derechos humanos desde siempre: cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas. El mismo Barreiro, en su momento, se levantó para que no haya juicios, y nos hemos olvidado de eso. La información que da no es nueva, porque está diciendo que hay cuerpos enterrados donde ya se habían encontraron cuerpos. Además dice que no participó en nada cuando los sobrevivientes afirman que fue uno de los peores de La Perla. En forma inmediata, lo que apareció en todos lados es el tema de que si se colabora con la justicia se disminuye la pena y nosotros repudiamos eso porque es lo mismo que decirnos que alguien mató y como dice dónde está el cuerpo lo vamos a perdonar. Creemos que si Barreiro realmente cree que se equivocó, si está arrepentido, tendría que decir realmente dónde están y asumir la responsabilidad y no como hace ahora que no la asume.

¿Cuáles son los motivos por los cuales este grupo coordinado por Barreiro quiere hablar ahora?

- Primero hay que ver si no es carne podrida, porque por ahora no se identificó nada nuevo. El segundo tema es que queremos que la Justicia diga que no hay reducción de penas más allá de lo que ellos digan. Muy posiblemente lo que esté buscando ese sector es decir sólo algunas cosas de las que hicieron. Están negociando en ese sentido, lo cual creo que tendría que recibir el repudio de aquellos sectores que dicen que creen en la justicia.

Barreiro está imputado en 158 delitos y la causa de La Perla implica a 400 desaparecidos. Los juicios que se están llevando a cabo van por una parte de una parte de una parte y las causas en general no alcanzan a todo lo que sucedió. Queríamos tener tu reflexión en relación a la Justicia que se ha logrado a partir de los juicios.

- Es un avance que tiene sus elementos contradictorios, por un lado es un triunfo de todo el pueblo, y no de alguien en particular, que durante 38 años luchó para que exista justicia en los crímenes cometidos en la dictadura. Hoy en día existen estos juicios y es un triunfo de todos aquellos que nunca hemos dado un paso atrás, pero por el otro lado hay que decir que son juicios parciales donde desde una parte del Estado se nos quiere generar una sensación de que hay justicia mientras lo que se está generando es impunidad. A la fecha, no son ni 500 los genocidas condenados, y si se plantea que en nuestro país hubo alrededor de 600 centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, estamos diciendo que no hay un genocida preso por cada centro clandestino y sabemos que fueron muchos más por centro clandestino. Entonces decimos que se quiere generar una sensación de justicia cuando realmente se está generando impunidad. Por eso realizamos un balance contradictorio, con sus partes positivas porque hoy en día existen los juicios y hay condenados, un hecho único a nivel mundial, pero que realmente no nos tenemos que confundir, esto no es toda la justicia, todo lo contrario. Muchos de los genocidas que no están siendo juzgados siguen ocupando lugares en las Fuerzas Armadas, en las Fuerzas de Seguridad y son responsables en muchos casos de los crímenes que se cometieron y se cometen en el presente por estas fuerzas, y son los que formaron a las nuevas generaciones de policías, de militares y de gendarmes con su ideología. Un ejemplo concreto de esto es Fanchiotti, el asesino material de Kosteki y Santillán, como también podemos decir de los que desaparecieron a Jorge Julio López y así podemos seguir.

En perspectiva al año electoral siguiente, ¿cómo imaginas la lucha de los derechos humanos de ayer y los que se están viviendo en la actualidad?

- El fin de semana pasado hicimos en la Ciudad de Buenos Aires un encuentro contra la impunidad y la represión donde participamos más de 250 compañeros de todo el país y discutimos sobre la criminalización de la protesta y de la pobreza, del genocidio, y de la impunidad de hoy. Lo que estamos viendo es que cada vez que nuestro pueblo sale a reclamar, de parte del Estado la primer respuesta que recibe es la represión, y que la única forma de poder enfrentar esa represión y que se de respuesta a los reclamos es no dejarse ganar por la represión uniéndose, organizándose y continuando la lucha. Creemos que el año que viene va a ser un año realmente conflictivo con muchos reclamos de todos los sectores; de los trabajadores, de los ambientalistas, de los pueblos originarios y todos los que necesitan un pedazo de tierra para poder vivir. Creemos que va a ser un año con muchos reclamos y que vamos a tener que estar todos unidos para que la respuesta del Estado no sea la represión, sino que sea la solución de lo que se está reclamando. La mayoría de los candidatos están diciendo que van a reprimir ante todo, y creo que la respuesta del pueblo tiene que ser que ante nuestro reclamo tiene que haber soluciones y que no vamos a aceptar bajo ningún punto de vista la represión.

Queremos ser claros, no hay diferencia entre Barreiro y aquel que mata a un chico en un barrio, son lo mismo, la impunidad de ayer sólo genera más impunidad en el presente. Cuando reclamamos justicia por los genocidios y los crímenes cometidos en la dictadura es porque esos crímenes nunca más se vuelvan a cometer en nuestro país. Que nunca más un joven por ser pobre y por salir a reclamar un derecho sea asesinado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, La Rioja: Docente cesanteado denuncia persecución ideológica del gobierno

RNMA - ANRED

Diego Illanes docente de Chilecito La Rioja, fue sumariado, suspendido y ahora cesanteado. Varios integrantes de su familia, luego del conflicto docente han recibido numerosas sanciones, se presume que son consecuencia de las denuncias en contra de Cesar Milani, actual jefe del ejército e implicado en delitos de lesa humanidad. Durante el programa diario de la Red Nacional de Medios Alternativos, Enredando las mañanas pudimos conversar con el docente, que nos manifestó haber sido víctima de una persecución en su contra.

La familia Illanes desde que Álvaro denunció al jefe del ejército Cesar Milani ha sufrido persecución ideológica por parte del gobierno de La Rioja. Recordemosque Álvaro señalo que el jefe del ejercito, fue uno de los que participó en su detención durante la última dictadura cívico militar. En ese momento también fue cesanteada María Elena Reynoso la titular del AFSCA en La Rioja, abogada querellante en las tres causas de lesa humanidad que involucraban a Milani.

Son 5 los familiares afectados por las restricciones que sufrieron durante el conflicto docente que los llevo a solicitar un amparo ante la justicia. Álvaro y Juan Carlos Illanes fueron denunciados ante la Justicia e impedidos de acercarse a la escuela normal de Chilecito, Norma Illanes hermana de los anteriores y Directora de la Escuela, sumariada y suspendida de su cargo. Luego fue el turno de la hija de Norma Karina Illanes, docente de misma la escuela, también imputada. "A mi tía le crearon una falsa denuncia para poder sacarla y suspenderla de su cargo, a través de eso me persiguen y me dejan sin trabajo" nos confirmó el entrevistado.

El mismo también estaba sumariado y suspendido, ahora es cesanteado por decreto. "Me dejaron fuera del lugar de trabajo en todas las escuelas que yo ejercía en Chilecito y esto fue a causa de las movilizaciones que en el pueblo llevaron adelante los docentes por causa de los bajos salarios. Entonces empezó la persecución no solo a mí, sino a toda mi familia y también el motivo por la denuncia que realizo públicamente mi familia contra Milani", agregó Diego.

En estos momentos el docente de Chilecito, se encuentra en la capital de la provincia reunido con el sindicato de docentes AMP (Asociación de Maestros y Profesores de La Rioja) para dar una respuesta a su reciente cesantía.

"Yo no era afiliado a AMP y ahora lo hice ellos me brindaron el apoyo para luchar y recuperar mi trabajo y ahora estamos reunidos para que esto concluya de la mejor manera".

En cuanto a la persecución a la que es sometido Diego y su familia, nos expresó un deseo, "ojala que termine la persecución en La Rioja, porque lo que están haciendo es hacer perder la paciencia de la gente ya esto no se tolera mas, gobiernos que pasan a ser autoritarios”.

"Ellos esperaron hasta fin de año para cesantearme para que no tenga repercusión. La perspectiva de los docentes es que el año que viene volverá a tomar fuerza por que las condiciones no están dadas para que comience un buen ciclo lectivo si siguen estos actos contra los docentes ya que esta acción es para frenar a los docentes que reclaman con justa razón", haciendo alusión a que no es casual lo que le está sucediendo a la familia.

Antes de terminar la nota se refirió a lo que viene en la provincia, "esperemos que sea un año distinto para La Rioja y los docentes tienen mucho impacto en la sociedad, esperemos que los docentes impulsen este cambio porque si no lo hacemos seguiremos en decadencia".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Megacausa La Perla: Una testigo involucró a Barreiro en el asesinato del Enrique Salerno

Katy García (PRENSA RED)

El represor amplió su declaración sin la presencia del público y la prensa. No habrá otras inspecciones oculares este año. “En realidad no ha pasado nada. Los imputados no han podido precisar, no obstante exhibírseles placas satelitales del lugar, dónde estaban los segundo y tercer horno y los supuestos enterramientos”, dijo, Jaime Díaz Gavier, presidente del tribunal. Declararon Irma Inés Samosiuk y Nilda Ema Eloy.

Tras la finalización de la ronda de testimonios Barreiro solicitó ampliar la declaración iniciada el 10 de diciembre pasado cuando le acercó al Tribunal una lista con los nombres de detenidos desaparecidos que estarían enterrados en cercanías a la estancia La Ochoa. Los magistrados, tras analizar que ninguno de los imputados –Barreiro, Herrera, Manzanelli y Romero- pudo señalar con precisión el lugar donde estarían los cuerpos, consideraron “ocioso constituirse en el lugar”.

En relación al posible enterramiento de una persona en Villa Ciudad América resolvió que uno de los imputados acompañado por el secretario del tribunal recorra el lugar. De acuerdo al resultado se resolverá cuando se reanude el juicio en febrero. Así lo informó ante la prensa el presidente del tribunal Jaime Díaz Gavier al cocluir la jornada.

Por pedido de Claudio Orosz el Tribunal exhortó a los abogados defensores a no hacer públicos listados de víctimas mientras se realiza la investigación. Díaz Gavier expresó que se trata de una “falta grave”. La semana pasada un defensor facilitó esos nombres a la prensa cuya difusión generó dolor y falsas expectativas en las familias.

Salerno fue asesinado en La Perla

Nilda Ema Eloy declaró sobre la desaparición de Enrique Salerno, secuestrado el 5 de octubre de 1976 y trasladado desde Buenos Aires al campo La Perla y asesinado en 1977. A través del relato de otra prisionera supo que el “Nabo” Barreiro fue quien lo retiró. Recordó que esta información fue corroborada por Teresa Meschiatti quien aseveró que “Barreiro los sacó junto a otro compañero y fueron asesinados mediante el llamado operativo ventilador”. (Junto a Patricio Callowey)

La testigo narró que fue secuestrada el 1° de octubre en La Plata y luego llevada a los campos de concentración La Cacha, El Pozo de Quilmes, y El Pozo de Arana. Después pasó a la comisaría tercera de Lanús hasta que en agosto de 1977 la ponen a disposición del PEN y envían a Devoto.

El Infierno

Junto a un grupo de seis militantes, entre los que se encontraba Salerno (a) el dueño, “tabicados y con las manos atadas permanecimos en un calabozo que no se abrió por cuatro días”, contó la sobreviviente. A ella le tocó estar pegada a Salerno “un hombre de enormes ojos claros que cumplía años el mismo día que yo, con cinco de diferencia”. Durante el encierro no tomaron ni una gota de agua. El quinto día fueron retirados del cubículo llamado El Infierno: Salerno, Lampugnani y Jurado.

En esa prisión se encontró con una de las chicas –Adela Lampugmani-con las que estuvieron en El Infierno y le cuenta que a Salerno y a ella los subieron en un avión y trasladaron a La Perla donde fueron “salvajemente torturados” y que “el dueño” no había resistido la tortura. La mujer pasó además por La Ribera hasta que en junio de 1977 es llevada a Devoto. También aportó datos sobre Ignacio “Corcho” Cisneros. Dijo que estuvo en La Cacha y luego en La Perla.

La esposa de Luis Rodríguez

La primera testigo prestó declaración sin la presencia de los imputados. Irma Inés Samosiuk brindó testimonio por la desaparición de su esposo Luis Cristóbal Rodríguez y de María Carabelli.

Contó que el 2 de abril de 1976 fuerzas de seguridad allanaron su domicilio sin orden alguna. Alquilaban una casa en Sarmiento 2079, barrio Los Plátanos. Esa noche se acostaron tarde porque los fue a visitar Gabriela “la negra” Carabelli. Buscaba a su pareja Wenceslao Vera y había dejado a su hija Astrid Patiño al cuidado de unos vecinos.

“Entran unas ocho personas de manera violenta”, recordó. Estaba embarazada casi a término. Le tiraron una manta en la cabeza y preguntaban por Cecilia. “Mirá la joyita que encontramos”, escuchó que decían refiriéndose a Gabriela, que militaba en el PRT-ERP.

Luego los trasladaron vendados a La Perla. “No entendía nada, era todo muy confuso”, evocó. Ahí pudo escuchar la voz de del dirigente del Smata Maximino Sánchez. El hombre trabajaba en Industrias Kaiser Argentina (IKA) y su esposa también estaba embarazada. Uno de los secuestradores le dijo a su marido: “A vos te conozco, estudiabas en el Liceo”. Efectivamente había cursado en esa institución hasta el cuarto año y luego estudió ingeniería.

Gabriela en un momento dado le dijo que Astrid estaba en barrio 1° de Mayo. Escuchó que era torturada por los gritos y ahogos. “Me tapo el oído, no sé si me dormí, un gallo cantaba. Los olores del lugar eran feos, la colcha…”.

Me van a matar

La testigo relató que tras ser golpeada uno de los represores le dijo: “Te vamos a soltar y dejar que te despidas de tu marido”. Se quiebra emocionalmente al evocar aquél momento. “Entra Luis. Lo dejan que me abrace y me dé un beso. Me dice que tenga a nuestro bebé bien y que a él lo iban a matar”.

La dejaron en la casa de sus padres. Nunca más vio a su marido ni a Gaby. Al otro día fue a su casa. Encuentra todo revuelto. Le faltaban los documentos y la libreta universitaria. Como si esto fuera poco los propietarios le piden que la entregue.

A Bomberos

Al tiempo la cargan en una renoleta (Renault 4) y llevan al edificio de Bomberos. “Ahí un teniente Gallardo, tenía todas las fotos y los elementos personales de mi marido”, le manifestó al Tribunal.

El periplo no termina aquí. La suben a un jeep y, por la distancia, le parece que fueron hasta la comisaria tercera. “Había otras mujeres. Las iban a subir a un camión. Viene un muchachito joven, de civil, y dice: a ella no. Me muestran fotos y no reconozco a nadie”, se acordó.

La dejaron en la casa paterna en calidad de detenida. El 20 de abril nació su hija de parto normal. Más adelante contará los sufrimientos de la niña que tenía que ocultar y mentir qué había pasado con su padre.

La búsqueda de su marido no terminó nunca. Apenas ocurrido el secuestro como la mayoría de las familias presentaron habeas corpus, golpearon todas las puertas posibles: iglesias y cuarteles y se entrevistaron con prelados entre ellos Primatesta. Durante la democracia hizo la denuncia ante la Conadep.

Secuelas

“Para mi hija fue terrible”, afirmó y relató que a partir de los dos años le empezó a decir que su padre estaba muerto. Cuando tuvo que anotarla en el registro civil con el apellido del padre por decisión de un empleado que le sugirió que concurra con los abuelos pudo hacerlo. Y describió otros avatares vividos como el abandono de la carrera universitaria y salir a trabajar “hasta limpiando pisos”. Las secuelas aún hoy continúan. La nieta habla en las sesiones de terapia sobre “la tristeza de mi mamá por mi abuelo”.

Astrid Patiño

Ya en democracia, vio un cartel con la foto de Astrid la hija de Gaby que había quedado en barrio 1° de Mayo. Supo que la estaban buscando y se dirigió a una oficina de derechos humanos. Dijo que creía saber dónde estaba la nena. Van al barrio y buscan información. La mujer que había quedado a cargo se la niega pero los vecinos le dicen que había sido adoptada. A los 30 años se reencontró con Astrid.

Mañana concluye el cronograma de este año. Se prevé que declaren cuatro testigos. La audiencia se reanudará tras la feria judicial probablemente los primeros días de febrero.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Repudio a la judicialización del derecho a huelga en Córdoba

PRENSA RED

Un fiscal imputó a dos delegados de ATE que intervinieron en el plan de lucha del 2013 en otro intento de criminalizar la protesta social. Mañana jueves, a las 9, el gremio se presentará a la Justicia para ejercer la legítima defensa de los trabajadores, reclamar el fin de la persecución y exigir el respeto del derecho a huelga.

La imputación judicial, conocida ayer, de dos delegados del Hospital de Niños en el marco del plan de lucha que realizaron el año pasado los trabajadores de los hospitales provinciales, demuestra una vez más que el gobierno sólo pretende la existencia de gremios afines en el ámbito del Estado provincial.

Así, la administración delasotista pretende resolver por vía penal los conflictos de índole estrictamente gremial, vulnerando así el derecho a huelga consagrado por la Constitución Nacional, los tratados internacionales con rango constitucional y la propia Constitución de la provincia.

A los dos delegados ATE, junto a otros tres trabajadores, se les imputa la figura penal de ‘turbación de posesión’ en el centro de salud, durante el fuerte conflicto que se extendió por cinco meses y que no tuvo ninguna denuncia, ni hecho que lamentar, de parte de algún paciente por falta de atención. Los trabajadores siempre garantizaron las guardias mínimas, cubriendo urgencia y emergencias, como exige la ley vigente para el sector sanitario.

Pero no es casual que estas imputaciones se conozcan la misma semana que ATE difundió el vaciamiento de drogas para los pacientes de la farmacia del Hospital San Roque, denuncia que se suma a otras del mismo tenor sobre la caída de inversión en el sector salud, que en medicamentos alcanzaría el 50%.

En consecuencia, entendemos que esta judicialización es un intento de escarmiento para silenciar a los trabajadores y a ATE, sentando un peligroso antecedente donde la justicia actúe como brazo ejecutor de la criminalización de la protesta social, coartando tanto el derecho a huelga como la defensa de la salud pública.

Por todo ello, mañana jueves 19 de diciembre, a las 9 horas, ATE se presentará a la fiscalía interviniente, turno 2, distrito 3, ubicada en el edificio de Tribunales II, para ejercer la legítima defensa de los trabajadores, reclamar el fin de la persecución y exigir el respeto del derecho a huelga.

Al mismo tiempo, ATE expresa una vez más su compromiso de continuar ejerciendo todos los derechos que como organización sindical le competen, así como la libertad sindical, en respaldo del mandato de nuestros afiliados y de los trabajadores en general. De la misma forma, mantendremos la defensa de la salud pública y proseguiremos denunciando las situaciones que afecten el normal funcionamiento de la atención a los pacientes, conforme la legislación vigente.

Daniel Pawluchuzk (Secretario de Prensa – ATE Córdoba).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...