jueves, 18 de septiembre de 2008

Jorge Julio López: El mismo dolor, el mismo horror


Juan Carlos Cena - Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Está desaparecido hace dos años, eso sí en marzo hubo un cambio de carátula por presunta desaparición forzada de persona…

Un manto de olvido inducido cubre la desaparición del compañero Jorge Julio López. Un gran mutismo se ha estacionado en el gobierno nacional, porque una declaración al pasar no es compromiso. Un gobierno nacional que es continuación del anterior, que perpetúa fogoneando un olvido, olvido que hace retroceder la memoria de un hecho aberrante que es la desaparición del compañero. Gobierno que jamás se auto criticó por las barbaridades que mandó decir sobre Jorge Julio López.

En marzo de este año cambiaron la carátula. Su familia ha denunciado a mediados de abril que la investigación por Jorge Julio López no estaba bien hecha. Por otro lado, los organismos de Derechos Humanos han reiterado y solicitado que los jueces como así mismo la policía provincial se aparten de la investigación.

Jueces que a su vez son profesores en la Escuela Provincial de Policía Juan Vucetich, toda una anomalía. Lugar donde existió un CCD, Campo Clandestino de Detención, confirmado por las declaraciones de quienes soportaron los oprobios en ese lugar, cuestión que puede ser corroborado, además, en los archivos de Justicia Ya, en el Archivo Provincial por la Memoria. Dicha escuela fue parte del denominado Circuito Camps. Estos jueces-profesores tienen a su cargo investigar la desaparición de López. El resultado de esa investigación pinta la realidad, la búsqueda del paradero de López confirmó la impunidad existente, el tiempo pasó y la bonaerense siguió…y los jueces-profesores continuaron dando clases en la Escuela Juan Vucetich.

Una causa viciada, donde no se ha citado a declarar a ninguno de los represores denunciados por López. Sólo después de un año y medio, la policía bonaerense fue apartada de la investigación.

Jueces, policía bonaerense, la peor policía. Pistas y más pistas, requisas y más requisas que nunca condujeron a encontrar a este hombre de infinita dignidad como nos muestra su mirada, que se pueden observar en sus gruesas manos de albañil, ese pelo canoso y esa mirada diáfana que no dudó en ser acusador de la trayectoria de uno de los represores más reputados de la provincia bonaerense: Miguel Etchecolatz…

Nadie debe ignorar que luego de sentarse ante los jueces y denunciar todo lo pasado, recordar sus momentos más duros, que con el paso de los años armó un rastreo personal de quienes habían sido sus secuestradores y torturadores, de él y tantos trabajadores y trabajadoras, compañeros y compañeros, Jorge Julio López danzó y lloró de alegría, después de su declaración. Un gran peso se había sacado de encima, así lo testimonian y cuentan sus compañeros de ruta, a quienes entrevistamos en los días posteriores a su actual desaparición.

Ni Arnaldo Corazza, ni el camarista Alberto Durán pueden ser considerados ágiles funcionarios en pos de la aparición de López. Es más, la policía que lo llevó hace más de treinta años, puede ser la misma que lo secuestro por segunda vez, el 18 de septiembre del 2006, eso sí la búsqueda de López quedó en manos de esta repartición policíaca.

Mientras tanto, la abogada Guadalupe Godoy, de Justicia YA!, denunció unos días antes de cumplirse 19 meses de su desaparición que la justicia delegó la investigación prácticamente en la Policía Bonaerense, "que es como poner un zorro a cuidar un gallinero". En tanto, el juez Arnaldo Corazza, a cargo de la instrucción, suele enviar informes en los que afirma que "no hay irregularidades cometidas por personal policial denunciadas en la causa", aún cuando se han hecho operativos sin autoridades judiciales y han tenido que reconstruirse otros, como el realizado en la localidad de Atalaya, por estar viciados.

De aquel día de los alegatos contra Miguel Etchecolatz han pasado dos años, todo sigue igual: "Esto es posible porque todos los niveles del Estado y todos sus poderes han permitido y avalado que, al día de hoy, el secuestro y la desaparición de Julio estén impunes", remarcaba Godoy, abogada de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), en el mes de abril de este año.

Los camaristas de la Sala I de la Cámara Federal de La Plata

Por sorteo, la apelación que realizaron los organismos de derechos humanos para apartar a la policía bonaerense que fue denegada por el juzgado de Corazza, el 16 de enero de este año, cayó en la Sala I de la Cámara Federal de La Plata, allí se encuentran los jueces: Julio Reboredo, Alberto Ramón Durán y Alicia María Di Donato.

Antecedentes

En el caso de Alberto Ramón Durán y Alicia María Di Donato son muy conocidos de la policía bonaerense, fuerza reputada por varias líneas de investigación. Es así que Justicia Ya recusó inmediatamente a los dos magistrados por considerarlos pro-Bonaerense y por no contar con la imparcialidad necesaria para investigar estos delitos.

En el caso de la jueza Di Donato perteneció a la fuerza desde plena etapa de la dictadura: 1978 a 1990, aunque ha omitido agregar esos datos al currículum con el que cuenta el Consejo de la Magistratura.

El juez Durán acredita un largo historial con la bonaerense. ¨Y si de algo no se lo puede imputar es de ser defensor de los Derechos Humanos. Años atrás, fue acusado por boicotear los Juicios por la Verdad. Se negó a secuestrar el archivo del cura castrense Emilio Graselli e intentó devolverle a Aldo Rico la información de inteligencia policial que estaba en poder de la Justicia. También, fue dada a conocer su amistad con el represor fallecido Darío Delfín Rojas, colaborador de Ramón Camps¨.

Por su lado el juez Durán fue presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana, que procuraba establecer un sistema que articule la acción de todas las instituciones judiciales y de seguridad, móviles y efectivos. No quedaba duda de que para el juez la única vía de trabajo era la coordinación con las fuerzas de seguridad. Asimismo, Durán se ha desempeñado desde 1985 como docente de la Escuela de Policía Juan Vucetich, centro de estudios que fue denunciado por el funcionamiento de un centro clandestino de detención durante la última dictadura militar, afirma la Agencia Anred.

Se graduó como abogado en 1979 en la UCA Universidad Católica de La Plata. Por su lado, el actual gobernador, Daniel Scioli lo designó como presidente de la Comisión de Estudios Legales de Seguridad Ciudadana, dependiente del Ministerio de Seguridad. En el diario El Día de La Plata se ha referido a Durán y conjeturan señalándolo como el "ministro en las sombras". Por su lado, el matutino Crítica, también afirmó: "Fuentes muy cercanas al gobernador bonaerense aseguraron que estudia la posibilidad de que este ex funcionario de la dictadura y fogonero de la denominada "maldita policía" ocupe el ministerio del área, hoy a cargo del cada vez más asediado Carlos Stornelli". La pregunta que retumba en los organismos de Derechos Humanos es cómo este juez podría decidir si debe apartarse la bonaerense de la investigación.

Igualmente, Justicia Ya! Afirmaba en abril del corriente año: "Tanto su carácter de Profesor de la Escuela de Policía como de Presidente de la Comisión asesora del Ministerio de Seguridad producen, objetivamente y al margen de sus deseos, que Durán ostente un profundo vínculo desarrollado a lo largo de muchos años con los integrantes de la Policía Bonaerense algunos de los cuales están siendo o serán investigados en la presente causa y otros están a cargo de esa investigación".

Además, dejaron en claro: "La situación se agrava si se tiene en cuenta que aquí el magistrado debe resolver si aparta o no de la investigación a la fuerza cuyo jefe, el Ministro de Seguridad de la Provincia, él asesora".

Los apoyos justicialistas

"Un hombre de reconocida trayectoria democrática", definen al juez Alberto Ramón Durán, la CGT Regional La Plata, que encabeza Carlos Quintana, y la Unión de Abogados Justicialistas platense -con el patrocinio de Héctor Galesio, secretario del bloque del Frente Para la Victoria en la Legislatura. Ambas organizaciones justicialistas reclamaron ser aceptadas como querellantes en la causa López y mediante un escrito hicieron oídos sordos a las denuncias de los organismos de Derechos Humanos que vienen luchando desde septiembre del 2006 por la aparición de Jorge Julio López. Se reconocieron damnificados por el secuestro de López por su "origen peronista", ese mismo que reivindicaba el ex presidente Néstor Kirchner y que, a pesar de ello, poco ha hecho para que su desaparición no quede impune.

Además, en abril de este año los organismos de Derechos Humanos aseveraban: ¨Hace unos meses presentamos un nuevo pedido para que se cambie la carátula a desaparición forzada y que se aparte la Policía de la investigación, una vez más ese pedido fue rechazado por el juez Corazza. Decidimos apelar a la instancia superior, la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, y la causa recayó en la Sala I integrada por los jueces Alicia Maria Di Donato, Alberto Durán y Julio Reboredo.

Esto nos obligó a recusar a los jueces Di Donato y Durán. A la Dra. Di Donato, recientemente incorporada a la Sala I, por su pertenencia a la Policía bonaerense desde marzo de 1978 hasta octubre de 1990, momento en que renunció con el cargo de Oficial Subinspector. Al Juez Durán, por su estrecha vinculación con la policía provincial tal como lo mostramos en el año 2005, oportunidad en que también lo recusamos con similares fundamentos cuando a su Sala llegó una de las causas contra los genocidas. A esos fundamentos debimos agregar que Durán es hoy integrante del Consejo Asesor del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, donde se desempeñan varios de los investigados en la causa López, y se lo sindica como ministro de seguridad en las sombras.

Mientras se resuelve la recusación ambos jueces siguen en funciones y la primera medida que tomaron fue impedir que una copia de la causa quedara en el juzgado de Corazza con lo que ésta queda virtualmente paralizada. Además, Durán está intentando desprestigiarnos, hacer creer que cuenta con el apoyo de algunos organismos de derechos humanos y mientras tanto conseguir quienes realmente lo sustenten. Es así que se presentan como querellantes, en la causa López, la CGT de La Plata y la Asociación de Abogados Justicialistas de La Plata. Lo curioso es que lo hicieron con un escrito que en su casi totalidad se dedica a defender la” probada trayectoria democrática" de Durán¨.

Por donde no anduviste Jorge Julio López

Entre el sin fin de justificativos y búsquedas infructuosas hay una en la localidad de Ignacio Correas, actuó el cuerpo de buzos de la bonaerense que luego fue reemplazo por el de la Policía Federal. Por supuesto, nada.

Por otro lado, en la fiscalía trabajan con refuerzo de personal, los mismos, según la información, están estudiando y ordenando el corpulento expediente del caso López. Por su lado, Justicia Ya! les ha solicitado tener acceso a legajos anexos que contenían testimonios de los que no tenían noticia, como parte querellante.

Entre los otros datos sobre la supuesta salida de Julio López a la hermana República del Paraguay, todo ha sido desbaratado, según Migraciones el testigo figuraba como que había salido del país rumbo a Paraguay, por la provincia de Misiones en un paso fronterizo.

Todo tuvo que ver con una carga de información en el sistema informático, hubo un error y en lugar de cargar el nombre de Jorge Julio López y su documento, algo que debe estar cargado de siempre en la búsqueda, los funcionarios de Migraciones lo registraron abandonando el país. Como para la Federal esto no cerraba, fueron a Misiones realizaron interrogatorios al personal de Migraciones y constataron con Migraciones del lugar que esa había sido una falla del personal.

Asimismo, en los carteles de búsqueda de Gendarmería Nacional aparece dicho dato y un DNI, allí se decía que López había salido del país, la Policía Federal constató el error, ergo el tema tenía que estar agotado, pero el juez Corazza resolvió interrogar nuevamente a los funcionarios de Migraciones.

En la marcha de julio del 2008, los organismos de Derechos Humanos que se movilizaron desde Plaza Moreno a Plaza San Martín en La Plata, denunciaron legajos secretos en la causa López, esta lectura la hizo Nilda Eloy, sobreviviente de la última dictadura y compañera en el juicio contra Miguel Etchecolatz.

Esperar la recusación de estos jueces es una exigencia, ni una hora más en esta causa, sin embargo, su elección, primero por sorteo y luego por perseverancia de la impunidad, nos acerca a la desazón.

Su hijo Rubén ante la falta de respuesta por el destino de su padre declaró hace unos días que prefieren encontrar el cuerpo de su padre para que termine la agonía.

Hay responsabilidades, esta presidenta que le gusta lucir modelos especiales para todo, viajó a París, Francia, para pedir por Ingrid Bentacourt, eso sí, jamás dijo una línea por Jorge Julio López. Es que hay que inferir que hay diferencias, una fue candidata a presidenta, Jorge Julio López es un albañil con gran coraje. Claro de eso poco saben en la Rosada, como en algunos organismos de derechos humanos que se rasgan las vestiduras por los derechos humanos, pero vilmente han denostado al compañero López. Hay responsabilidades del anterior gobierno, el de Néstor Kirchner que declaró que la desaparición de López era producto de quienes se siguen organizando para que no haya justicia en Argentina y de este gobierno que olvida deliberadamente a López.

Y que hicieron ustedes en este tiempo, es nuestra pregunta. Respuesta: nada, absolutamente nada, primero lo denostaron, luego confundieron, después lo comenzaron a ocultar…

Seguimos con la misma firmeza, la misma vehemencia, la misma fuerza e igual convicción, compañero Jorge Julio López: APARICION CON VIDA YA.

Fuentes: Justicia Ya, Anred, Página 12, Crítica Digital, La Nación, El Día de La Plata, entrevistas y fuentes propias.


Juan Carlos Cena - Elena Luz González Bazán son miembros fundadores del MONAREFA e integrantes de organismos de Derechos Humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.