jueves, 25 de septiembre de 2008

México: Las comparecencias y nuestros muertos

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

El asesinato del periodista radiofónico de tabasco, Alejandro Zenón Fonseca Estrada, un activista por la paz y en contra de la violencia, hace crecer a 82 la lista de los periodistas sacrificados desde 1983, 48 de ellos del 2000 a la fecha y continúan 8 desparecidos, mientras las comparencias de los titulares del llamado Gabinete de Seguridad deja un mal sabor de boca en vista de que nada nos dicen para afrontar con tino a la criminalidad prevaleciente.

Según informaciones procedentes de Villahermosa, el conocido conductor del programa periodístico, “El Padrino”, Alejandro Zenón Fonseca Estrada, había lanzado una campaña a favor de la paz y las tareas encabezadas por las autoridades en contra de la comisión de delitos.

Había anunciado al aire, que con su equipo de trabajo colocaría una serie de mantas alusivas a su lucha; cuando intentó colgar la cuarta y última en el cruce de Paseo Tabasco y Avenida Adolfo Ruiz Cortínez de la ciudad de Villahermosa, un grupo de sicarios a bordo de una camioneta, trataron de secuestrarlo, al defenderse, los presuntos delincuentes le dispararon. Un balazo en el estomago, le provoco la muerte en la madrugada, cuatro horas aproximadamente después del atentado.

Si este nuevo asesinato contra la libertad de prensa y expresión y las demás expresiones de violencia, como el atentado terrorista de la noche del 15 de septiembre en Morelia, inédito en nuestro país, en cuanto a su proporción y a su propósito de intimidación o reto, como parte de ese fenómeno de inseguridad pública en el que como nunca a alcanzado proporciones tan desmesuradas, nos dejan dolor, miedo e indignación, las comparencias de los titulares del llamado Gabinete de Seguridad, nos dejaron, cuando menos, una amago sabor de boca.

Pero mas que eso dejan zozobra y horror, sobre todo cuando el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño Terrazo afirma ante el pleno de la Cámara de Diputados, “que mientras las policías estén infiltradas no podemos a plenitud garantizar la seguridad, y tampoco gozar de la confianza de los ciudadano”. Se supone que para eso los nombraron: para depurar los cuerpos policíacos, garantizar la seguridad pública y ganarse la confianza de la sociedad.

Fuera de las continúas peticiones de renuncia de los comparecientes, por parte de los legisladores de oposición, lo que realmente urge, es un cambio profundo en las estrategias para enfrentar la inseguridad pública, que como los mimos titulares de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna y el Procurador General de la República, Eduardo Medina Mora, quienes aceptaron o revelaron, según cada análisis, que el crimen organizado está en todas partes y en todo lugar del territorio nacional

Por lo pronto reproducimos el siguiente y urgente comunicado a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno, que a la letra dice:

La Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP, y la Asociación Nacional de Locutores, condenan el asesinato del colega periodista y locutor, Alejandro Xenón Fonseca Estrada, conductor del programa radiofónico “El Padrino”, ocurrido en la capital del Estado de Tabasco, el día de ayer por la noche.

El colega había lanzado una campaña a favor de la paz y de las tareas encabezadas por las autoridades en contra de la comisión de delitos. Fue asesinado cuando, en su activismo, colgaba una manta donde se pronunciaba en contra del secuestro.

Se exige de las autoridades la investigación y castigo de los responsables, así como la protección a la familia del comunicador. Nuestra más rotunda y enérgica protesta por la situación actual de inseguridad para el ejercicio de la libertad de expresión y la impunidad que rodea estos crímenes.

Roberto Piñón Olivas, presidente de FAPERMEX; Rosalía Buaun Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Locutores, Teodoro Rentería Arróyave, vicepresidente de la FELAP.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.