miércoles, 10 de septiembre de 2008

Panorama económico de China

XINHUA

El Indice de Precios al Consumidor (IPC) de China, uno de los principales medidores de la inflación, aumentó un 4,9 por ciento en agosto de este año, informó hoy miércoles en Beijing el Buró Nacional de Estadísticas. 

El indicador muestra una reducción respecto al 6,3 por ciento registrado en julio y al 7,1 por ciento de junio. 

"La continua reducción del IPC supone una señal positiva, ya que muestra que las medidas del gobierno central para aliviar las presiones inflacionarias resultaron efectivas", dijo Yao Jingyuan, economista jefe de la institución, quien atribuyó la disminución a la caída en los precios de los alimentos. 

Los precios de los alimentos, que ocupan más de un tercio del cálculo del IPC, subieron un 10,3 por ciento en agosto, 4,1 puntos porcentuales menos que en el mes anterior. 

El precio de las carnes aumentó un 8,0 por ciento, una reducción de ocho puntos porcentuales respecto al mes de julio, mientras que el de la carne de cerdo subió un 1 por ciento. Los precios del aceite comestible, los productos acuáticos y los cereales ascendieron un 22,7, 16,4 y 8,0 por ciento, respectivamente, mientras que los de las verduras cayeron un 0,5 por ciento. 

En los primeros ocho meses de este año, la inflación de China se incrementó en un 7,3 por ciento comparada con la del mismo lapso del año pasado. De esa cifra, el 7,0 por ciento correspondió a las zonas urbanas y el 8,0 por ciento a las rurales. 

El economista Wang Xiaoguang, del Instituto de Macroeconomía de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, dijo que ha llegado el punto de quiebre para la ola de subidas del IPC, con el crecimiento económico experimentando una desaceleración gradual que redunda en una demanda menos agresiva. 

"La desaceleración general de la economía china se ha convertido en una tendencia en vez de una señal", indicó. 

Wang atribuyó la tendencia a la aplicación de políticas macroeconómicas en el país y al impacto de la ralentización económica global. 

En respuesta a la situación, China ha relajado sus políticas macroeconómicas y continuará haciéndolo en la medida en que la presión inflacionaria se siga reduciendo, señaló. 

Al referirse al impacto del aumento del Indice de Precios al Productor (IPP), que en los últimos meses se ha mantenido por encima del 10 por ciento, Wang consideró que la cifra del IPC no se verá afectada. La tendencia a la baja del IPC se ha mantenido invariable pese al fuerte crecimiento del IPP durante varios meses, lo que supone que el precio fue decidido más por la demanda que por los costos, puntualizó. 

"La tendencia a la baja del IPC podría cambiar en el futuro, pero la posibilidad de que eso ocurra es pequeña", sostuvo Wang. 

Mientras la demanda del mercado continúe disminuyendo, el crecimiento del IPP también se desacelerará hasta menos del 10 por ciento en septiembre u octubre, dijo el economista, quien, sin embargo, sugirió que el gobierno espere hasta que la situación se estabilice antes de llevar a cabo una reforma de precios orientada por el mercado para los productos de recursos. 

Zhuang Jian, experto economista del Banco Asiático de Desarrollo, pidió prudencia ante la actual presión inflacionaria debido a que el mecanismo de transmisión entre el IPP y el IPC todavía no es claro. 

Aunque los dos principales factores detrás de anteriores alzas en el crecimiento del IPC -la demanda del mercado y la inflación importada desde el mercado internacional- se hacen más débiles, el creciente costo de las materias primas continuará añadiendo presión a los precios más altos, aseveró Zhuang.

Superávit comercial de China sube un 15 % en agosto

El superávit comercial de China en agosto se situó en 28.690 millones de dólares, con un aumento del 14,9 por ciento frente al mismo mes del año pasado, informó hoy miércoles en Beijing la Administración General de Aduanas. 

El mes pasado China exportó productos por valor de 134.870 millones de dólares, con un aumento del 21,1 por ciento, mientras que sus importaciones crecieron un 23,1 por ciento para llegar a los 106.180 millones de dólares. 

Fuentes del Ministerio de Comercio dijeron que en agosto se desaceleraron tanto el crecimiento de las exportaciones como el de las importaciones. Sin embargo, la caída de estas últimas fue más notoria, y constituye la razón principal del aumento del superávit. 

La lenta revaluación de la moneda china frente al dólar fue otro de los factores que contribuyeron al crecimiento del superávit. 

El yuan se mantuvo casi invariable desde julio contra el dólar, lo que favoreció las exportaciones y al mismo tiempo aminoró los incentivos para los importadores, según el Ministerio de Comercio. 

No obtante, la brecha comercial disminuyó en un 6,2 por ciento en los primeros ocho meses, llegando a los 151.990 millones de dólares. 

En el mismo período de este año, las exportaciones aumentaron un 22,4 por ciento para situarse en 937.690 millones de dólares, mientras que las importaciones subieron un 30 por ciento para totalizar 785.690 millones.

China debe controlar la disminución del crecimiento del PBI

La economía china, en palabras del prestigioso economista y ex vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN, parlamento) de China, Cheng Siwei, se recuperó de un punto bajo gracias al impulso de una serie de medidas tomadas por el gobierno del país. 

En un artículo publicado el miércoles por el rotativo "China Daily", Cheng afirmó que el ritmo de aceleración de la inflación se ha reducido. También detalló que en una conferencia del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) celebrada en julio, los dirigentes subrayaron que los esfuerzos durante la segunda parte del año deberían centrarse en garantizar un crecimiento económico estable y relativamente rápido, y al mismo tiempo frenar el incremento de los precios. 

Sobre este principio se elaboró una serie de medidas cuyo fin fue impulsar el desarrollo económico, añadió. 

El primero de julio, Cheng anunció que la economía nacional se encontraba en un punto bajo debido a problemas internos y externos, pero según su reciente artículo la situación ha mejorado de forma considerable. 

Conforme al autor, las medidas para frenar la inflación suelen tener algunos efectos negativos sobre el desarrollo económico, pero el gobierno central dejó claro que controlar la inflación sería su objetivo principal, por mucho que esto requiera reducir hasta cierto punto el ritmo del desarrollo económico. 

Sin embargo, el gobierno no se podrá permitir frenarlo demasiado debido al gran número de habitantes del país, por lo que en la sesión anual del APN en marzo, la tasa de crecimiento de la economía se fijó en el ocho por ciento, dijo Cheng. 

"Pase lo que pase, creo que deberíamos mantener un crecimiento de más del ocho por ciento", señaló Cheng. 

Algunos economistas no consideran la inflación un problema desafiante, y citan como explicación el descenso del Indice de Precios al Consumo (IPC) del habitual 7,9 por ciento durante el primer semestre, al 6,3 por ciento en julio. Pero según Cheng, este punto de vista es demasiado optimista. 

Se trata de una reacción normal, dice su artículo, que el IPC comience a mostrar señales de relajación, visto que el gobierno central tomó una serie de medidas con el objetivo de frenarlo, cuando se disparó durante el primer semestre del año. Cheng agregó: "nunca debemos aflojar nuestros esfuerzos, en relación a este asunto". 

El gobierno central fijó en la sesión anual de la APN en marzo, el límite del crecimiento del IPC de este año en el 4,8 por ciento. No obstante, los desarrollos de los últimos meses apuntan a que este objetivo está fuera de alcance, conforme a Cheng. 

Aun así, el objetivo principal para la economía, en el segundo semestre de este año, será mantener estable el crecimiento y controlar la inflación. 

"Debemos esforzarnos en los terrenos de las inversiones, el consumo y las exportaciones para asegurarnos que no caiga demasiado la tasa de crecimiento", recomendó Cheng, y aconsejó centrarse en el uso eficaz de las inversiones sin reducirlas demasiado, en especial en el sector agrícola, de la alta tecnología y aquellos estrechamente relacionados al sustento de la gente. 

A fin de impulsar el consumo, Cheng propuso en su artículo garantizar el incremento de los salarios en línea con el crecimiento de la economía, para una amplia parte de la población. 

Por otro lado, se deberán explorar nuevas áreas para estimular el consumo, entre ellas la expansión de los negocios de préstamos individuales de los bancos, que se sitúan entre el 60 y el 70 por ciento en algunos países extranjeros y que representan solamente el 12 por ciento del total de negocios de préstamos de los bancos chinos. 

Cheng también opinó en su escrito que el gobierno debería relajar los requisitos mínimos para permitir a las personas de ingresos más bajos acceder a ellos. 

Entretanto, el país tendría que ajustar su estructura de exportación y otorgar más importancia a los productos de ahorro energético, dado el actual precio elevado de la energía. 

Además, en previsión de un descenso de las exportaciones hacia EEUU por consecuencia de la apreciación del yuan renminbi (RMB) contra el dólar, se debería comenzar a explotar otros destinos. 

El país ya ha trazado un plan de políticas a fin de empujar el crecimiento económico, entre las que se encuentran medidas para acelerar el desarrollo de las pymes y de la exportación de textiles y prendas. 

La promulgación en agosto de una nueva norma sobre el sistema de divisas también fortaleció el control del flujo transnacional de capital especulativo y frenó con éxito sus frecuentes y rápidas entradas y salidas del país. 

Con respecto a las medidas de control macroeconómico del gobierno para los restantes meses del año, Cheng indicó que "no estoy seguro si el país podrá elevar el umbral del impuesto de la renta personal y adoptar el sistema de ahorros de fondos, que se ajusta a la inflación, aunque yo personalmente lo recomiendo". 

Al final del artículo, Cheng admitió que en su opinión, el mayor desafío de China para los próximos años yace en continuar con el proceso de reforma y transformación de las funciones del gobierno. 

Crece el 27,4 % la inversión china en activos fijos urbanos en enero-agosto

La inversión de China en activos fijos urbanos alcanzó los 8.492.000 millones de yuanes (1.248000 millones de dólares) en los primeros ocho meses de este año, un aumento del 27,4 por ciento respecto al mismo período del año pasado, informó hoy miércoles en Beijing el Buró Nacional de Estadísticas (BNE). 

La tasa de crecimiento fue 0,1 puntos porcentuales más alta que la registrada durante el período comprendido entre enero y julio, ó 0,7 puntos porcentuales más alta que la del mismo lapso del año pasado. 

La inversión en el sector inmobiliario aumentó en un 29,1 por ciento para situarse en 1,84 billones de yuanes, con una tasa de crecimiento 4,4 puntos porcentuales más baja que la del primer semestre, dijo el BNE. 

De acuerdo con la institución, el crecimiento del sector primario (agricultura, pesca y silvicultura), que alcanzó un 63,5 por ciento, fue el más rápido entre los tres sectores principales en los primeros siete meses, en comparación con el 28,8 por ciento del secundario y el 25,5 por ciento del terciario. 

Las estadísticas del BNE muestran que la inversión en los proyectos autorizados por el gobierno central se incrementó en un 27,7 por ciento en los primeros ocho meses de 2008 respecto del mismo período del año pasado, mientras que aquélla en los que fueron aprobados por los gobiernos locales creció un 27,4 por ciento.

Ferrocarriles chinos se preparan para tráfico de Festival de Medio Otoño este fin de semana

Las autoridades de ferrocarriles chinos se han estado preparando para un anticipado flujo alto de pasajeros durante las vacaciones del primer Festival de Medio Otoño del 13 al 15 de septiembre, dijo hoy el Ministerio de Ferrocarriles. 

El ministerio estima que el volumen de pasajeros alcanzará las cifras aproximadas de 16,8 millones de llegadas y salidas, o sea 31, 3 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado. La cantidad pico diaria alcanzará probablemente los 4,8 millones el 13 de septiembre, o sea 1,26 millones más que el año pasado. 

Para hacer frente al flujo de pasajeros, el ministerio agregará 228 pares de viajes en tren temporales al calendario, incluyendo 78 pares de trenes de alta velocidad que corren entre las ciudades grandes como Beijing, Shanghai y Guangzhou. 

Como Beijing está siendo sede de los Juegos Paralímpicos, se espera que muchos turistas visiten la capital durante las vacaciones para ver las sedes olímpicas como el Nido del Pájaro y el Cubo de Agua. 

China agregó el Festival de Medio Otoño, así como los otros dos festivales tradicionales -- El Día de Barrido de Tumbas y el Festival de Botes Dragón-- a la lista de días festivos públicos el año pasado, para conservar las tradiciones. 

El festival es una ocasión para que las familias se reúnan, coman pasteles luna y enciendan linternas mientras disfrutan de la luna llena, un símbolo de abundancia, armonía y suerte.

Nivel de agua de proyecto hidráulico de las Tres Gargantas llegará a 175 metros

El nivel de agua del proyecto hidráulico de las Tres Gargantas alcanzará los 175 metros a mediados de septiembre, cifra que supone un hito en su construcción, según anunciaron hoy miércoles las autoridades chinas. 

El nivel de agua monitoreado se situó en 145,84 metros hasta las 10:00 (hora de Beijing) de hoy, según afirmó una fuente de la Corporación del Proyecto de las Tres Gargantas de China. 

El proyecto, iniciado en 1993 con un presupuesto por valor de 22.500 millones de dólares, es un sistema de control de agua de funciones múltiples construido en los cursos superior y medio del río más largo de China. 

La obra principal es un dique, una esclusa de cinco pisos, así como la instalación de 26 generadores de turbina del poder hidráulico, cuya función principal incluye el control de inundaciones y la generación energética. 

El proyecto ha sido construido en tres fases y acumular el agua hasta un nivel de 175 metros es un requisito necesario para la última fase de la construcción. 

El proyecto de las Tres Gargantas había generado alrededor de 260.000 millones de kilovatios/hora de electricidad hasta el pasado lunes, desde que su primer generador se pusiera en operación en julio de 2003. 

La electricidad generada por el proyecto provee a 15 provincias en las partes central, oriental y meridional de China, lo que puede aliviar la seria escasez energética en las regiones industriales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.