martes, 30 de septiembre de 2008

¡SÍ! Ecuatorianos por el cambio

Marcos Alfonso (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

El reto que encararon la Asamblea Constituyente y el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa este 28 de septiembre, tuvo su recompensa con el mayoritario Sí en el voto popular al aceptar la nueva Constitución que regirá los destinos de ese país en lo adelante.

Según sondeos a pie de urna de la encuestadora Cedatos difundidos el domingo, arrojaban que el 70 por ciento de los ecuatorianos dio su consentimiento a la Carta Magna sometida a referendo popular.

Correa calificó este resultado como “nuevo triunfo histórico”. Analistas estiman que esta victoria se enmarca en todo el proceso de cambios acontecidos en los últimos años en varios países de América Latina.

La Carta Magna recientemente aprobada, compuesta de 444 artículos, es calificada de corte socialista e introduce beneficios abarcadores de las amplias capas populares de Ecuador.

Desde luego, aunque la noticia alegra, era esperada: en las semanas que precedieron este referendo popular, innumerables fueron las muestras de respaldo al documento y al mandatario Correa.

El pueblo votó por la Constitución que proclama la Patria Altiva y Soberana, lo cual deja el camino expedito a las necesarias transformaciones demandadas por el país, aunque no exento de los contratiempos que generarán los sectores más reaccionarios.

“Dejemos la amargura, los colores negros, a los del viejo país, a los del no”, señaló el Presidente de Ecuador durante la manifestación que precedió a la consulta y en la cual criticó, con verbo audaz, a la oposición y a los partidos políticos tradicionales de la corrupción, pobreza y las crisis políticas padecidas por el país en las últimas décadas.

“Sí y mil veces sí, sentenció; el No, ya lo vivimos”, dijo en esa ocasión. “Aplastaremos al viejo país, a la oligarquía, a las estructuras caducas y a las mañas de siempre”, afirmó enfático en la multitudinaria concentración en Quito.

Durante su gobierno, el mandatario ecuatoriano ha dado pasos sólidos dirigidos a beneficiar a las amplias mayorías de esa nación, y en el empeño debió enfrentar no pocos escollos de la oposición, tutelada, como siempre, por Washington.

Este Sí aprobado por la mayoría de la población dota al gobierno de Alianza PAÍS de los instrumentos legales imprescindibles para iniciar el vasto programa de reformas sociales que el gobierno se ha impuesto llevar a vías de hecho.

La Carta Magna sancionada por el pueblo es como refundar al Ecuador, nación que se vio sometida durante años al desgobierno de las oligarquías cuyos objetivos no eran, precisamente, el beneficio de las grandes mayorías. Por el contrario, buscaban saquear las riquezas del país en beneficio propio.

En apenas dos años, el mandatario Rafael Correa, elegido en 2006, ha dado pasos importantes para revertir la situación reinante en esa nación antes de asumir el mando y que estaba caracterizada por el entreguismo desenfrenado a las políticas neoliberales de las grandes transnacionales.

Entre las medidas adoptadas figuran la ruptura con el FMI y el Banco Mundial, la suspensión del Congreso corrupto que allí reinaba y el reclamo para la nación del dinero adicional que las transnacionales sacaban del país a expensas de las exportaciones de petróleo.

Este 28 de septiembre se abrió otra página victoriosa para las demandas de los pueblos de América Latina. Ecuador ya tiene su nueva Carta Magna. Los pasos dados hasta hoy en aras de cambios radicales y sustanciales, se verán beneficiados e incrementados al contar con el instrumento legal que sustente las futuras e imprescindibles transformaciones.

Los 444 artículos del documento legalizan y reafirman el papel del Estado sobre los principales recursos del país y constituye la Ley de Leyes que beneficiará a millones de ecuatorianos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.