lunes, 20 de octubre de 2008

Argentina: Disciplinas científicas al cuidado del medioambiente

SABER COMO

El Centro INTI-Construcciones, a través de la Unidad Técnica Albañilería, Rocas y Techos, analiza, estudia y forma parte de equipos multidisciplinarios para resolver problemáticas vinculadas a la geología ambiental, el riesgo geológico y los daños ambientales. A continuación se expone una aproximación a estas disciplinas que apuntan al cuidado del medioambiente.

Geología ambiental

Uno de los objetivos principales de esta disciplina es el estudio de los problemas originados por la contaminación de los recursos hídricos (tanto superficiales como subterráneos) y del suelo. En este sentido, los estudios consisten en determinar cuáles son las fuentes generadoras de sustancias contaminantes, caracterizarlas y definir los mecanismos de transporte de las mismas, y evaluar los daños que pueden causar estas contaminaciones al ambiente (incluido el hombre). A su vez, se propone definir las acciones tendientes a prevenir la contaminación, recuperar y proteger los recursos hídricos y del suelo. Cabe destacar que la formación de grupos de trabajo y la cooperación de profesionales de distintas áreas es esencial para resolver problemas ambientales.

Existen diversas posibilidades respecto de cómo sustancias contaminantes pueden afectar el medio ambiente y, en consecuencia, llegar finalmente a la cadena de la alimentación con todos los riesgos sanitarios para el ser humano que esto implica.

La contaminación del agua subterránea y superficial resulta muy problemática. El agua, cuando supera ciertos límites de contaminación, no puede ser usada como agua potable y es, a su vez, un medio de transporte capaz de distribuir la contaminación hacia sectores muy lejanos respecto de su fuente. En otro orden, existen varios escenarios sobre cómo una sustancia contaminante puede ingresar al agua: puede tratarse de un vertido de sustancias líquidas que infiltran el suelo o puede formarse un lixiviado cuando el agua de precipitación o fluvial transcurre una zona contaminada del subsuelo (ver figura 2). Una vez liberados al ambiente, el traslado de los contaminantes depende de la permeabilidad del suelo y las propiedades hidrogeológicas del sector afectado, por un lado, y de las propiedades físicas de la sustancia, por otro.

Riesgos geológicos

Son aquellos procesos, eventos o situaciones que tienen lugar en el medio geológico y que pueden producir daños o perjuicios a aquellas comunidades que estén ocupando zonas vulnerables del territorio. Los procesos pueden ser, según la fuente de energía que los genera, internos o externos. A su vez, según la velocidad en que se desarrollan, éstos pueden ser rápidos, como terremotos, inundaciones relámpago y erupciones volcánicas; o lentos como las inundaciones de grandes ríos de llanura o la subsidencia. Pueden afectar sectores relativamente puntuales, como una avalancha de rocas o un deslizamiento, o afectar a grandes regiones como las inundaciones.

Los denominados riesgos naturales pueden ser divididos según las causas que los producen en: climáticos (huracanes, sequías, etc.); geoclimáticos (inundaciones, remoción en masa, etc.); geológicos (terremotos, erupciones volcánicas) y cósmicos (caída de meteoritos). Asimismo, existen situaciones en las cuales la interacción del hombre con el medio natural puede propiciar una situación de potencial riesgo, como por ejemplo favorecer la inestabilidad de pendientes dada por el cambio del ángulo de las mismas en trabajos vinculados a la construcción de caminos.

Siempre existieron procesos geológicos que constituyen amenazas para determinados sectores del territorio que tienen una vulnerabilidad intrínseca y que, por consiguiente, podrían constituir un riesgo para las personas y la infraestructura. Esto significa que muchos de los problemas ambientales son fenómenos naturales comunes, que se vuelven riesgosos para la población cuando ésta ocupa sectores próximos a un potencial fenómeno; otros problemas se dan cuando la actividad antrópica modifica algunas variables induciendo el desarrollo de eventos catastróficos.

Una vez que un proceso ha sido identificado como riesgoso, la información generada debe ser rápidamente entregada a los planificadores y a las instancias de toma de decisión de manera tal de poder evaluar y minimizar los impactos o evitarlos. En particular, es de fundamental importancia el establecimiento de sistemas de alarma temprana y planes de contingencia. En las últimas décadas, ante la existencia de una creciente presión propia de la actividad humana y, paralelamente, un mayor grado de conocimiento de las causas y efectos de los diferentes riesgos geológicos, éstos han comenzado a tener mayor influencia en la determinación de políticas y prioridades para inversiones o emprendimientos económicos y en la fijación de pautas de ocupación del territorio.

Daño ambiental

En los últimos tiempos, el daño ambiental provocado por las actividades humanas aumentó considerablemente, acrecentando el deterioro del medioambiente. A medida que el hombre desarrolla sus actividades sin considerar el medio natural, se menoscaba en mayor medida el entorno, y se generan daños a los bienes materiales y a la salud de los habitantes. En síntesis, se entiende por daño ambiental toda pérdida, disminución, detrimento o menoscabo significativo al medioambiente o a uno de sus componentes. De esta forma, el daño ambiental abarca no sólo la pérdida o disminución del bien jurídico de la vida (salud) sino también el detrimento o pérdida del equilibrio de los ecosistemas.

Si bien el daño ambiental puede ser producido naturalmente, el daño que nos interesa marcar es aquel generado, inducido o capaz de ser previsto, producto de la negligencia de los actores con poder de toma de decisión, que desconocen u omiten la necesidad de estudiar las relaciones entre la actividad humana y el medio natural.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.