miércoles, 1 de octubre de 2008

Argentina: La comunicación es un derecho humano, no una mercancía

Katy García (PRENSARED)

Voces diversas participaron del Cabildo Abierto sobre una Ley de Radiodifusión Democrática que reemplace a la vigente heredada de la dictadura. "No es un tema del gobierno, es parte de la agenda pendiente por más de 25 años", expresó el coordinador del Comfer, Luis Lázaro.

En la sala Regino Maders de la Legislatura de Córdoba se realizó el viernes pasado un Cabildo Abierto sobre Ley de Radiodifusión del que participaron numerosas organizaciones sociales. También fueron invitados legisladores nacionales, provinciales y municipales, quienes al final del encuentro firmaron un compromiso público con los contenidos de los 21 puntos básicos elaborados años atrás por la Coalición por una Ley de Radiodifusión Democrática.

El encuentro fue organizado por el Foro de Radios Comunitarias (Farco), Radio Nacional Córdoba, Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren), la Escuela de Ciencias de la Información (ECI), FM Milenium, FM Sur, las revistas Umbrales, Carta Anierta y La Esquina y la delegación local del Comfer.

El nuevo instrumento legal – coincidieron-, deberá garantizar el pluralismo informativo y cultural a través de una distribución equitativa de frecuencias teniendo en cuenta el nuevo escenario tecnológico para no crear un instrumento que a la larga resulte igualmente concentrador.

El coordinador del Comfer, Luis Lázaro, expresó que una buena señal sería eliminar a este organismo nacido para perseguir y censurar y no para garantizar derechos a la ciudadanía. Asimismo analizó que una sociedad que se dice democrática y que aspira a lograr mayor inclusión social, participación y distribución del ingreso, también debe asegurar que "los bienes y servicios culturales se redistribuyan en función de que se cumplan y se respeten los derechos de todos los actores sociales".

Las ideas que no se conocen, no luchan

El funcionario recordó que no solamente es un tema del gobierno. "Es parte de la agenda de la democracia, pendiente de hace más de 25 años, y es un tema central de la agenda de todos los sectores del campo nacional y popular que aspiran a cambiar el modelo de país en relación a los que menos tienen y más necesitan",dijo.

Lázaro comentó que participa de foros y convocatorias en todo el país "a partir de la idea de la coalición por los 21 puntos y la puesta en la agenda política por parte del gobierno".

En ese sentido destacó la importancia de estos encuentros porque hacen visible la necesidad de cambiar la ley actual. Para ello tomó prestado un eslogan de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) que afirma: "en la lucha por las ideas, las ideas que no se conocen no luchan".

Tras realizar una caracterización político-ideológica sobre la herencia dejada por la dictadura y los años noventa, afirmó que había que "deconstruir la impronta del discurso único impuesto por los medios de comunicación durante los noventa. El desafío es recuperar espacios de construcción del discurso y del poder, la representación y la palabra", sostuvo.

Lázaro manifestó que el debate acerca de la ley "tiene varias capas superpuestas" entre ellas consideró que había que resolver "la herencia de la dictadura: normativa- ideológica, la concentración de los mercados que -además de económica- también es ideológica, y que ha generado el monopolio de un discurso único".

Cuestionó a quienes analizan solamente las consecuencias que dejaron los noventa en términos económicos. Propuso hacia delante "tomar como punto de referencia un esquema de distribución donde los actores del mercado, los actores públicos, y los sociales miren hacia un punto de llegada", refiriéndose a los cambios que la innovación tecnológica viene produciendo y pretende hegemonizar.

También se refirió a la futura conformación de un organismo que sustituya al Comfer. "Debe contener a los licenciatarios, las universidades, los trabajadores de la comunicación, la cultura y el arte y debe atender a un federalismo concreto que represente a los actores de la comunicación y que controle en lugar de perseguir", opinó y también consideró la posibilidad de que "los ciudadanos cuenten con una defensoría del público".

Para avanzar en esa dirección reflexionó que además de "la voluntad política de los legisladores, los actores sociales deben generar un estado de opinión muy concreta en cada provincia y en las expresiones municipales no estamos discutiendo una coyuntura, sino un modelo de país".

No es una mercancía

El representante de Farco, Mario Farías, recordó los avances y retrocesos logrados por las organizaciones en un largo camino dirigido primero a modificar y ahora a cambiar la ley. En ese sentido, trajo a la memoria la lucha por eliminar el artículo 45 que impedía que las organizaciones sociales contaran con una radio comunitaria.

"En 2004 más de 100 organizaciones sociales diversas debatieron y acordaron los 21 puntos como una propuesta que de ningún modo está cerrada pero que debe ser un punto de partida para una ley de radiodifusión", afirmó.

En esa línea destacó que uno de esos puntos debe "poner límites para que en Argentina se modifique el mapa de concentración de los medios" porque actualmente los grandes medios en la Argentina y en otros lugares del mundo consideran a la comunicación "una mercancía y no un derecho humano".

Cada uno de los grupos mediáticos "tiene intereses económicos en diferentes rubros de la economía que van más allá de la comunicación" y paradójicamente "el señor Monetta, el señor Magnetto y el señor Manzano –el del robo para la corona-podían tener medios en Argentina y los organismos de derechos humanos, los sindicatos y las organizaciones populares no", analizó.

Reclamó además que el espectro se distribuya equitativamente entre los sectores comercial, público no gubernamental y comunitario. Concretamente habló de "un 33,3 por ciento" considerando que la digitalización es un hecho. En ese orden advirtió que, si este aspecto no es tenido en cuenta, reproducirá el actual esquema concentrador.

El miembro de Farco defendió el derecho de las provincias a generar y producir sus propios contenidos y cargó contra las cadenas que "envilecen las producciones locales. Tenemos que fomentar el trabajo local y no recibir productos enlatados desde Buenos Aires, porque hay gente capaz en cada localidad y región", razonó.

Finalmente enfatizó en la necesidad de seguir extendiendo el debate a toda la comunidad porque "no es casual que los grandes medios estén silenciando el tema". En ese sentido recordó que hace dos meses el diario La Nación en una editorial expresó que "la mejor ley de radiodifusión no existe".

Asimismo, recalcó que este encuentro solo fue difundido por canales alternativos porque los medios locales ni siquiera brindaron cobertura. "En la Voz del Interior de hoy, se publica la postura de Adepa", graficó.

Luego se sumó al debate el también funcionario del Comfer Gustavo Gulla. Un intresante intercambio de experiencias y posiciones acerca de los contenidos de la futura ley se produjo antes de finalizar la jornada.

Al acta de compromiso la firmaron los legisladores Griselda Baldatta, Patricia Vaca Narvaja, Cecilia Merchán, Ana Dressino, Enrique Asberg, Silvia Rivero, Adela Coria, Dante Rossi, Raúl Jiménez, Alfredo Cugat, y la consejal Marta Juárez. Mientras que Laura Sesma, Norma Morandini, Haidee Giri y el viceintendente Carlos Vicente, enviaron cartas de adhesión. Lo mismo hicieron Roberto Birri y Miguel Ortiz Pellegrini.

También participaron miembros de organizaciones socales, sindicales, universitarias, de Derechos Humanos (Hijos, Abuelas y Familiares), de la Mesa de Trabajo por los DD.HH, Cispren, Farco, Radio Nacional Córdoba, Cecopal, Revista Umbrales, Radio La Ranchada, FM Sur, Coalición por una Radiodifusión para la Democracia Córdoba, Carta Abierta, FM Milenium y Movimiento Estudiantil Sur, entre otras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.