miércoles, 29 de octubre de 2008

Argentina: La hora de hacer justicia

Katy García - Daniel Klocker (PRENSARED)

En la Cámara Primera del Crimen comenzó el lunes el juicio contra José Luis Arturo Benavídez, acusado de violar en la localidad de San Javier a Elizabeth Díaz. Numerosas organizaciones estuvieron en el edificio de Tribunales II para solidarizarse con "Eli" y para exigir la condena de su abusador. Galería de fotos.

El juicio por la violación sufrida por la joven de Traslasierra, Elizabeth "Eli" Díaz, que luego de dar a luz mató a su beba recién nacida, comenzó el lunes a puertas cerradas en la Cámara 1ª del Crimen. El acusado es el comerciante de la localidad de San Javier, José Luis Arturo Benavídez (57), quien habría abusado de "Eli" , cuando la chica tenía entre 9 y 18 años, está imputado de abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal reiterado y permanece preso desde noviembre de 2006.

El juicio se sustancia en la Cámara 1ª del Crimen, integrada por Jorge Fantín, Lorenzo Rodríguez y Mario Capdevila, acompañados por dos jurados populares. El fiscal es Marcelo Novillo Corvalán, mientras que el defensor de Benavídez es Carlos Hairabedian.

Hairabedian ya dejó entrever que su estrategia será demostrar que la víctima miente y que en realidad mantuvo relaciones consentidas con Benavídez, quién en el juicio en que Eli fue absuelta por haber matado a la criatura fruto de reiteradas violaciones, negó todo tipo de relación con la víctima.

Desde hora temprana, una diversidad de organizaciones sociales, mantuvo una vigilia permanente en Tribunales II y mientras esto ocurría, en la explanada del edificio una muestra de dibujos realizada por jóvenes y niños del lugar alertaba sobre el abuso sexual infantil y de género.

Asimismo, desde la localidad de San Javier y de otros pueblos vecinos del Valle de Traslasierra llegaron a la ciudad de Córdoba para apoyar a "Eli", un caso que conmovió al país a fines de 2006 por sus similitudes con el de Romina Tejerina, de Jujuy.

Díaz, entonces de 19 años, fue acusada de quitarle la vida a su beba recién nacida, supuestamente fruto de abusos sexuales, a minutos de dar a luz en soledad. Un tribunal popular la absolvió afirmando que la adolescente no fue dueña de sus actos aquel 8 de febrero de 2006. Luego, un ADN confirmó que el progenitor de la criatura era Benavídez, un comerciante vecino y ex empleador de "Eli".

Voces que piden justicia

"Como camarógrafo estoy haciendo la cobertura del caso, pero también formó parte de la agrupación "Antes y después" que se formó para apoyar a Eli durante todo este proceso. Realmente sentimos que esta chica esta sola en el mundo y por eso estamos en Tribunales acompañándola a sobrellevar este duro trance de tener que revivir momentos muy duros de su vida y también para demostrarle a la Justicia que no está sola en esta instancia donde se juzga al hombre que le destruyó la vida (Daniel Britos, camarógrafo e integrante del movimiento "Antes y después")

"Apoyo la causa de Eli porque durante diez años fue víctima de un abusador, que además era su patrón y que se aprovechó de su necesidad de trabajar para violarla sistemáticamente. Benavidez era una persona para la sociedad de San Javier, pero detrás de esa figura de aparente hombre bueno se escondía un monstruo que hizo mucho daño. Además utilizó su posición económica para tener el privilegio de que el juicio se haga en la ciudad de Córdoba y no en los Tribunales de Villa Dolores, como correspondía. (Maria del Valle Lipari)

"El movimiento Un antes y un después, a la que pertenezco, surgió después de conocerse el estremecedor caso de Eli y porque teníamos la necesidad de hacer algo para que esto no vuelva a ocurrir. Durante dos años estuvimos haciendo talleres temáticos para que los chicos del CBU rural realizaran trabajos sobre sexualidad, abuso infantil y violencia de género, que terminaron exponiéndose en la plaza de San Javier durante la marcha de la semana pasada. La expectativa para este juicio es que Benavides sea condenado y con cárcel efectiva porque sabemos que en este país el 95% de los abusadores quedan libres, más si tienen plata para pagar buenos abogados" (Adriana Pottel)

"Cuando nos enteramos de este caso fuimos a Traslarierra y después trabajamos para instalar el tema en la sociedad porque abusar de un niño es un crimen y debe tener su castigo. Hay que presionar a la justicia porque nosotros creemos que la justicia en este sistema no es justicia y menos para los pobres. Benavídez, como tiene plata contrató como defensor a un ´zorro viejo´ como Carlos Hairabedian, que seguramente apelará a todo tipo de artilugios jurídicos para conseguir la absolución de su defendido, pero ahí estará nuestra fuerza como pueblo para conseguir que se haga justicia" (Chela de la Multisectorial de la Mujer)

"Se trata de un caso muy conocido en traslasierra, muy paradigmático, porque es mujer, pobre y trabajadora y en estos casos, las condiciones de indefensión y de abuso de poder vivido desde los 9 hasta los 19 años y vivió una terrible experiencia. El abusador era el patrón y ella debía acercar el sustento para sus seis hermanos, sin poder hablar. En estos casos de abusos, lamentablemente, el sistema judicial habla de presentar prueba material. Algo imposible cuando la situación viene de muchos años. La única forma es creer en las víctimas, porque no mienten". (Cecilia, trabajadora de la salud, integrante de Pan y Rosas)

"Nosotros planteamos desde un arte ligado a las luchas populares y obreras y en el marco de la campaña por la condena a Benavídez vemimos participando con intervenciones. Estuvimos en Plaza San Martín y denunciamos la realidad de las mujeres que no tiene que ver con lo que dijo la presidenta respecto a que las mujeres ahora acceden al poder. Eso es solo para una elite. Creemos que casos como el de Romina y de Eli no dicen lo mismo". (Sofía, colectivo artístico Contraimagen)

"Que una agrupación artística tome partido desde los trabajadores, y considerando que el arte no tiene patrones, es importante. El caso de Eli es un reflejo de lo que le pasa a la mujer trabajadora". (Cecilia,Colectivo artístico Bataclana)

"Participamos porque hay una causa que viola los derechos de las mujeres. Queremos que el abusador vaya preso. Para eso es necesario fortalecer nuestros derechos, defenderlos, y lo que queremos es romper el silencio para que los grupos más vulnerables, siguen siendo las mujeres, los niños y los ancianos. Hay que denunciar la violencia de genero, fisica, sexual y psicológica y no como publicaqn los diarios y noticieros, que lo relacionan con crímenes pasionales o policiales". (María Cristina Cabreras, Programa Nacional Juana Azurduy).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.