martes, 28 de octubre de 2008

Argentina, Tucumán: Bussi renegó de las denuncias pero no quiso hablar de los hechos

PRIMERA FUENTE

El juez federal Daniel Bejas volvió ayer al country donde el represor Antonio Domingo Bussi cumple arresto domiciliario para tomarle declaración indagatoria. Acompañado de su defensora oficial, el ex gobernador de facto no quiso dar explicaciones sobre los hechos concretos de varias causas vinculadas a la última dictadura militar que habían quedado pendientes. Hoy continúan las indagatorias.

Otra vez el represor Antonio Domingo Bussi no quiso dar explicaciones sobre las denuncias que pesan en su contra vinculadas a los delitos de lesa humanidad que se cometieron durante la última dictadura militar. El juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, volvió ayer a trasladarse al country Jockey Club de Yerba Buena para tomarle declaración indagatoria al ex gobernador de facto, quien debía responder por los casos de María del Carmen Toledo, Rufino Gómez, Joaquín Ariño, Ema Aguirre, Liana Aguirre y de los hermanos Antonio y Ramón Molina.

Se trata de causas que estaban pendientes debido a que Bussi no se presentó en el momento en que había sido citado a declarar por razones de salud. Esta vez, médicos del Siprosa fueron los que revisaron el estado de salud del represor y confirmaron -antes del acto de la indagatoria- que estaba en condiciones de responder a las preguntas. Después de la lectura de las imputaciones, Bussi, quien estuvo acompañado de su defensora pública oficial Amalina Silvia Assaf, sólo abrió la boca para decir que no entendía las imputaciones y descalificar las denuncias, pero no se refirió a los hechos concretos. Debido a la cantidad de causas, hoy el juez Bejas volverá a trasladarse al country para continuar con las indagatorias.

El 29 de setiembre pasado fue la última vez que Bejas se trasladó hasta el country. En esa oportunidad, Bussi tampoco quiso dar explicaciones por los hechos de detenciones ilegales, privación ilegítima de la libertad, torturas y apremios ilegales que se cometieron contra 30 víctimas que habían sido detenidas en el penal de Villa Urquiza, que funcionó como un ex Centro Clandestino de Detención durante los años sangrientos de los '70. En esta megacausa figuran sindicalistas y políticos peronistas que ocuparon cargos públicos durante la gobernación de Amado Juri..

Bussi permanece en el country a pesar de que ya fue condenado a prisión perpetua en agosto pasado por los delitos de lesa humanidad cometidos contra el ex senador provincial Guillermo Vargas Aignasse. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán pospuso decidir sobre la modalidad de la pena una vez que esté firme el fallo, algo que puede demandar más de un año.

Bejas le tomará declaración a Menéndez en el penal de Córdoba

El ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, fue citado nuevamente a declarar pero esta vez no vendrá a Tucumán. Por primera vez, el juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, se trasladará a Córdoba para cumplir con el acto procesal que se realizará el próximo lunes después de que los abogados defensores del represor pidieron que ya no sea expuesto a los maratónicos viajes de traslado en un solo día, puesto que en la provincia ya no tiene lugar para alojarse.

El escenario tampoco será el mismo. Menéndez recibirá al magistrado en el penal de Bouwer donde cumple prisión perpetua luego de que fue condenado por el Tribunal Oral Federal de Córdoba a mediados de este año en el marco del primer juicio de derechos humanos que tuvo que afrontar desde los años negros de los '70. Allí, Menéndez tendrá que responder por varias causas entre las que se encuentran los casos de Bordón y el de los hermanos Antonio y Ramón Molina. Siguiendo su silencio estratégico, se espera que el represor se abstenga de declarar y nuevamente presente su escrito en el que desconoce la competencia de la Justicia Federal y justifica su accionar en el marco de lo que él asegura fue una guerra.

Junto al represor Antonio Domingo Bussi, el militar retirado de 81 años también fue condenado el 28 de agosto de este año en Tucumán por los delitos de lesa humanidad cometidos contra el ex senador provincial Guillermo Vargas Aignasse.

El último fin de semana, desde su celda Menéndez no recibió buenas noticias. Su hijo, el coronel retirado Benjamín Menéndez, fue protagonista de un hecho violento en el barrio porteño de Palermo. Fue demorado por la comisaría de la zona, acusado de haber destrozado con un traba volante los vidrios de un interno de la línea 152. Según informaron fuentes policiales a la agencia Télam, el hecho sucedió el pasado viernes, cuando Menéndez (h), de 62 años, tuvo una pelea de tránsito con el chofer del interno 6 de la Línea 152, que cubre el recorrido entre Olivos y La Boca.

Al parecer, el colectivero encerró en una mala maniobra a un auto importado guiado por el militar retirado, quien, al llegar a la avenida Santa Fe al 4.400, enfurecido encerró con su auto al colectivo y se bajó "armado" con un traba volante. La ira del militar retirado aterrorizó a los 34 pasajeros que iban en el transporte, uno de los cuales llamó a la línea 911 para pedir auxilio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.