martes, 21 de octubre de 2008

Argentina, Tucumán: El informe clave del SIPROSA recomienda que Bussi no sea trasladado a Buenos Aires


PRIMERA FUENTE

Un informe médico del Siprosa recomendó que el represor Antonio Domingo Bussi no sea trasladado a Buenos Aires, donde lo convocan por una causa vinculada a la última dictadura. Si bien señalaron que se encuentra estable, alertaron que el viaje podría complicar sus enfermedades crónicas. Aclararon que el ex gobernador de facto sí está en condiciones de declarar, por lo que un juez federal de Buenos Aires podría venir a la provincia para interrogarlo.

El represor Antonio Domingo Bussi no viajará a Buenos Aires, donde fue citado a prestar declaración indagatoria por el juez en lo Criminal y Correccional Nº 2 de San Martín, Alberto Suares, en una causa vinculada a la última dictadura militar. El juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, recibió ayer el informe médico del Siprosa en el que se recomienda que el ex gobernador de facto no sea trasladado fuera de la provincia, a pesar de que no se encuentra en un grave estado de salud, según informaron desde la Secretaría de Derechos Humanos del Juzgado, a cargo de Virginia Duffy.

No obstante, el escrito, firmado por el director de Emergentología del Siprosa, Juan Masaguer, indica que Bussi sí puede ser interrogado en el country de Yerba Buena, donde goza del beneficio del arresto domiciliario pese a que ya fue condenado en agosto pasado a prisión perpetua por los delitos cometidos contra el ex senador provincial Guillermo Vargas Aignasse.

Por ello, ante la recomendación médica, ahora el juez bonaerense deberá decidir si él se traslada o no a la provincia para tomarle declaración al militar retirado. "Bussi está en las mismas condiciones de salud que al finalizar el juicio (en agosto pasado). Pese a que ahora no presenta ningún proceso agudo, no aconsejamos su traslado para evitar alguna complicación de sus enfermedades crónicas", señaló Masaguer en diálogo con primerafuente.

En su último informe, tras revisarlo el 4 de agosto pasado, un día antes del inicio del primer juicio oral y público que se le siguió a Bussi, el médico forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, José María David, detalló que Bussi es un paciente de 82 años portador de hipertensión arterial, dislipemia, cardiopatía isquémica crónica, fibrilación auricular crónica, estenosis aórtica severa y apnea del sueño. Pero el profesional concluyó que estas patologías no le impedían sentarse en el banquillo de los acusados, algo que demostró el mismo Bussi con la enérgica defensa que mostró durante el juicio.

Foto: Después de una recaída, Bussi se mostró lúcido y estable durante el juicio. / Autor: PRIMERA FUENTE


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.