miércoles, 29 de octubre de 2008

Brasil: El ministro de Hacienda Guido Mantega augura una magnitud inédita de la crisis global

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, dijo hoy que la crisis mundial tendrá larga duración y una magnitud inédita, pero que en los países emergentes va a impactar menos que en los países desarrollados.

"La crisis impacta también en los países en desarrollo, pero menos que en los desarrollados, porque los países emergentes tienen un dinamismo mayor que las economías avanzadas no poseen", comentó Mantega este martes en Brasilia.

Durante su intervención en un seminario organizado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), el ministro señaló que el mercado (de los países emergentes) tiene un potencial mayor de crecimiento y los fundamentos económicos son mejores.

"Los países emergentes hicieron la lección de casa. Acumularon reservas y robustecieron las cuentas públicas", comentó.

"Vamos a tener un fuerte impacto en la actividad económica, en todo el mundo la economía real va a desacelerar y eso está siendo nítido ahora", agregó.

La evaluación del ministro contrasta con el tono optimista adoptado por el gobierno brasileño hasta ahora, que venía afirmando que la crisis financiera que afecta a los países desarrollados tendría pocas consecuencias sobre la economía del país.

Mantega dijo estar impresionado con la manera en que el crédito trabado puede transmitirse rápidamente para la economía real, lo que provocará una recesión que espera no se transforme en depresión.

"Ese es un desafío que tienen los países avanzados. El paquete de medidas adoptadas en los Estados Unidos y Europa apenas mitigó el problema. El problema de liquidez no está resuelto y por lo tanto va a afectar seriamente la economía real", subrayó.

El funcionario dijo que el gobierno está analizando la posibilidad de aumentar el plazo de pago de impuestos como una de las respuestas a la crisis, como forma de dar mayor liquidez a las empresas brasileñas ante la escasez de crédito.

Sobre los indicios de que los bancos locales no estarían ofreciendo préstamos a pesar de las medidas tomadas por el Banco Central para garantizar la disponibilidad de recursos en la economía, Mantega consideró natural que las instituciones financieras actúen con precaución en un momento de crisis.

"Falta capital de giro, pero (el crédito) no está trabado como en la economía norteamericana. Allá no hay crédito interbancario, aquí existe, en proporción pequeña. Y el gobierno procura usar las armas que tiene para irrigar el sistema", agregó.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva reivindica el rol del Estado para combatir la crisis

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo hoy que el Estado tendrá un papel fundamental para combatir la crisis financiera mundial, y que no se puede admitir que el sistema financiero juegue con la sociedad.

En su discurso durante la novena Reunión de Cúpula Brasil- Portugal en Salvador, capital de Bahía (noreste), al lado del primer ministro portugués, José Sócrates, Da Silva ironizó en torno a empresas que apelan al socorro del Estado que antes despreciaban.

"Fuimos electos, asumimos un compromiso con la población de nuestros países. El Estado vuelve a tener un papel extraordinario. Empresas que antes negaron el papel del Estado lo buscan en la hora de la crisis provocada por ellos mismos", subrayó.

Da Silva reafirmó la posición de su gobierno de que los mercados financieros necesitan de una mayor supervisión estatal para que no se repitan los graves problemas surgidos por las actividades no reguladas.

"Hubo un tiempo en que los políticos andaban con la cabeza baja porque el sistema financiero dictaba las reglas. Llegó la hora, no de que el Estado vuelva a entrometerse en la economía, sino de que el Estado tenga la fuerza política para regular el sistema financiero", afirmó.

Da Silva reiteró que en Brasil la crisis llegó por empresas que especularon con la moneda.

"Nuestro sistema financiero no está metido en el (mercado de crédito inmobiliario de alto riesgo) subprime. En tanto, vivimos señales de la crisis porque algunos sectores resolvieron invertir en derivativos", comentó.

"Algunos especuladores resolvieron ganar un poco más intentando construir un casino encima de la valorización y de la desvalorización del real", explicó Da Silva.

El presidente propuso de nuevo retomar las negociaciones de la ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC), pues, si llegaran a una conclusión positiva, serían una importante respuesta a la crisis.

"Un acuerdo ahora traería una señal positiva a la economía mundial", consideró, y reclamó que las economías emergentes no sean más ignoradas en las grandes decisiones mundiales para evitar el agravamiento de los problemas.

Durante el encuentro en la capital del estado de Bahía, Da Silva y Sócrates firmaron varios acuerdos de cooperación en las áreas de biocombustibles y telecomunicaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.