lunes, 6 de octubre de 2008

Chile: La corrida financiera a nivel nacional, ya empezó

Ricardo Salcedo

La publicación el día sábado en primera página del diario “La Tercera” sobre la inyección de 1000 millones de dólares por parte del Ministerio de Hacienda al sector privado bancario, donde además se agregan los dichos por el presidente del Banco Central en que expresa que : “si hay problemas de liquidez, podemos proveerla”, reflejan un anticipo a lo que el mercado financiero nacional ya anuncia.

Los datos macroeconómicos publicados por la superintendencia de Bancos, acerca de los depósitos bancarios globales del mes de agosto indican una baja de 1.7 % en dichos dineros, algo que no ocurría en sesenta meses. Y se produce semanas antes que la caída mundial de las Bolsas.

En apariencia se están tomando las medidas acertadas para evitar un colapso de la Banca Nacional una vez que le cierran la llave de recursos externos al sector privado.

Las autoridades se anticipan a lo que viene, lo cual sería un acierto, si no fuera por la justicia de dichas medidas, mirado desde el concepto político-social.

Volvemos al cantar de siempre, la Banca nunca puede quebrar (como sector de la economía) siempre será salvada por intervención del Estado, cuando mucho, se puede dejar caer un Banco chico, por malos manejos y en tiempos de estabilidad.

Pero cuando la hecatombe se nos viene encima en términos globales, los banqueros serán salvados por “papito Estado”, el cual les facilita recursos de todos nosotros, los contribuyentes, sean cuales sean sus orígenes ( platas del cobre o de recaudación normal), con la vieja cantaleta de que si no se toman dichas medidas se cae toda la economía y sufriremos un colapso total.

Bajo este concepto podremos definir que el sector Bancario privado no cumple con los requisitos de poder responder con sus recursos en momentos de crisis e indefinidamente deberá de ser salvado por el Estado en cada crisis que se provoca en el sistema, cada cierto número de años, pues esta forma cíclica del sistema es normal.

En definitiva, volvemos a la historia de que las ganancias son privadas y las pérdidas se socializan.. Lindo cuento.

Ahora que en USA los contribuyentes han captado con horror como el Estado sale a salvar a Wall Street, y los hunde a ellos en sus deudas hipotecarias, recién se toma conciencia de las limitaciones del sistema y de los injusto que las cosas sean así. Definitivamente no les gusta lo amargo de su propio chocolate.

En Chile esta situación clásica se da por segunda vez en menos de 25 años y volverá a suceder por que forma parte de la esencia del sistema.

El termino de justicia es lo central ahora, pues volviendo a situaciones muy domésticas, tenemos que la autoridad ha hecho sufrir a mas de 4 millones de santiaguinos con el mentado proyecto del Transantiago, durante año y medio y se seguirá haciendo porque no hay una solución técnicamente viable de superficie.

Lo único que nos encamina a una solución estable es un desembolso gigantesco de recursos, unos 7000 millones de dólares, para lanzar un proyecto de construir unos 100 kilómetros más de Metro, en el corto plazo.

Esos recursos seguramente se evaporaran salvando a la Banca Privada en los próximos meses, pero los chilenos de la capital seguirán sufriendo apreturas y desvelos cada día en sus traslados cotidianos.

Definitivamente no hay justicia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.