miércoles, 1 de octubre de 2008

China: Apreciación del yuan y perspectivas sobre su futura evolución

Zhu Yifan (XINHUA)

A su vuelta de un breve viaje de negocios a la Región Administrativa Especial de Hong Kong, al sur de China, Clare Hu abrió su monedero y se dio cuenta de que sin quererlo había gastado la mitad de su salario del mes en las visitas a tiendas y centros comerciales hongkoneses.

"Allí hay una gran variedad de artículos, y a precios mucho más baratos", dijo Hu, trabajadora en un medio de comunicación en la ciudad oriental de Shanghai. Sus colegas incluso compraron más que ella. Sus adquisiciones incluyeron desde cámaras fotográficas de 2.000 yuanes (292,5 dólares) hasta una caja de té.

Los viajes de turistas de la parte continental a la isla para ir de compras se están convirtiendo en una tradición y se han hecho aún más frecuentes con el incremento del valor del yuan, puesto que ha aumentado su capacidad de compra.

La moneda china, el yuan o Renminbi, se ha apreciado un 20 por ciento en su cotización frente al dólar desde que dejó de estar vinculado a la paridad fija de la moneda estadounidense en julio de 2005. El dólar de Hong Kong, que mantiene su paridad fija con el dólar, se ha debilitado desde 1,06 a 0,88 yuanes por unidad.

Aumento del poder adquisitivo

"Con el rápido crecimiento de la economía china, se está expandiendo el mercado de viajes al extranjero", indicó Grace Pan, responsable de investigación sobre viajes y tiempo libre de la firma Nielsen.

Los turistas chinos gastan un promedio de entre 2.597 y 3.506 dólares en sus visitas a otros países, con ligeras variaciones de estas cifras dependiendo de las regiones de destino, indicaba el informe de Nielsen sobre Viajes al Extranjero desde China.

Los residentes de la parte continental no sólo viajan al extranjero para aprovechar el alza del valor del yuan sino que también pueden notar el cambio en el mercado doméstico.

Los precios de los vehículos importados, que se han mantenido elevados durante años, han estado cayendo de forma gradual durante los primeros cinco meses del año. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma sobre el coste de los productos de consumo en 36 ciudades de mediano y gran tamaño del país, los precios de los vehículos importados cayeron un 1,95 por ciento en mayo respecto al mes anterior.

China importó 171.000 automóviles en los primeros cinco meses del año, con una subida del 59 por ciento en comparación al mismo período del año anterior. En 2007, el volumen de las importaciones de vehículos creció un 37,9 por ciento.

Uno de los factores que explica este incremento es el hecho de que los gigantes internacionales de la automoción hicieron mayores esfuerzos en China este año para compensar la caída de las ventas en el mercado norteamericano. Los consumidores chinos, con una moneda más fuerte cada día, muestran una mayor disposición a adquirir coches del extranjero.

El mercado de los aperitivos y otros alimentos importados ha estado aumentando a una tasa anual del 15 por ciento en los últimos cinco años, según un informe publicado en la página de internet del sector y patrocinado por la Asociación Nacional de la Industria Alimenticia de China.

Problemas del sector exportador

A diferencia de los consumidores, los exportadores del país asiático se han visto afectados negativamente por la revaluación del yuan, factor que ha reducido sus beneficios hasta llevar a muchas empresas del sector a una situación de crisis.

"En sólo medio año, el coste de nuestras exportaciones se disparó un 10 por ciento y las ganancias se redujeron un 40 por ciento", afirma Shen Yaoqing, vicepresidente de la compañía Shangtex, uno de los principales fabricantes textiles con sede en Shanghai y que vende al extranjero productos por valor de cerca de 2.000 millones de dólares al año. "Nuestra compañía está al borde de la quiebra", comenta.

El problema de Shangtex refleja la difícil situación que atraviesa el comercio de procesamiento orientado a la exportación, que emplea a 40 millones de personas en toda China.

La exportación ha sido considerada como uno de los tres motores económicos que impulsan el crecimiento del país, junto al consumo y la inversión. Pero este motor se está desacelerando con la reducción de los pedidos en el extranjero. El superávit comercial mensual de China cayó hasta los 20.200 millones de dólares en mayo, monto que supone un descenso del 10 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, según la Administración General de Aduanas.

Cambios detrás de la actual situación

Las repercusiones de la rápida apreciación del yuan son profundas y complejas. El cambio no es tan simple como un aumento del poder adquisitivo o una reducción del superávit comercial.

Detrás del alza de la moneda china se encuentra un cambio en la estrategia económica global del país, impulsada por el reconocimiento de que la actual estructura de exportación no podrá apoyar el desarrollo económico como lo había hecho hasta ahora.

"La moneda china se había mantenido por debajo de su valor real desde la crisis financiera asiática de 1997, y el gobierno en efecto lo utilizó para financiar el sector de las importaciones y exportaciones a costa de las industrias que no estaban orientadas a estas actividades", comenta el catedrático Pan Yingli, de la escuela de administración de la Universidad Jiao Tong de Shanghai.

Los bajos costes de producción pagados con un yuan por debajo de su valor real y los elevados ingresos recaudados con la venta de esos productos a los clientes internacionales crearon un margen amplio de beneficios.

Esto trajo prosperidad al país, pero también ha tenido un alto coste por la elevada contaminación y el gran consumo energético. Una industria con un uso demasiado intensivo de la mano de obra, baja eficiencia y escaso valor añadido aumentó la oferta mediante la demanda de más materiales de producción, lo que impulsó un mayor incremento de unos precios al alza. La gran dependencia de los mercados exteriores actuó en detrimento del establecimiento en China de una estructura industrial equilibrada en su conjunto.

También creó una brecha persistente entre la desarrollada costa oriental del país, que prosperaba por su comercio con otros mercados, y las pobres regiones centrales y occidentales de China.

"El conflicto estructural ha llegado a una etapa en la que requiere una solución", subraya Pan. "Fortalecer el yuan es la elección racional, puesto que ayuda a estabilizar la inflación y conduce a la optimización de la estructura industrial".

Varios estudios en la provincia oriental china de Jiangsu hallaron que la composición de los productos exportados empezaba a cambiar con el aumento del valor de la moneda china. Los artículos de alta tecnología, maquinaria y productos electrónicos comenzaron a suponer una mayor cuota de las ventas al exterior en detrimento de los productos que requieren un uso intensivo de la mano de obra, como los textiles, la ropa y los juguetes.

En el área del delta del río de la Perla, una de las zonas más prósperas e industrializadas al sur del país, 2.331 fabricantes de zapatos han tenido que cerrar sus negocios, mientras que 2.428 permanecen activos. Las exportaciones de estos artículos descendieron un 15,5 por ciento hasta los 1.350 millones de pares de zapatos vendidos al exterior en los primeros cinco meses de este año en comparación al mismo intervalo del año anterior. Sin embargo, el valor total de los mismos aumentó un 9,4 por ciento hasta los 3.970 millones de dólares.

Dónde está el final

La tendencia alcista del yuan se ha acelerado este año al superar la marca de las siete unidades por dólar a principios de abril, antes de caer su valor ligeramente ante una moneda estadounidense más fuerte en mayo. No obstante, el yuan se recuperó con fuerza y registró un récord histórico al establecer su paridad central en las 6,8919 unidades por dólar el 17 de junio. Hasta entonces, se había revaluado casi un seis por ciento en el presente año.

A medida que la moneda china se ha ido fortaleciendo, Liu Yuhui, investigador de la Academia de Ciencias Sociales de China, señaló que ha habido una peligrosa corriente subyacente de flujo monetario en el país. Los datos estadísticos revelan que se ha acelerado la entrada en China del llamado "dinero caliente", o fondos especulativos internacionales a corto plazo, durante el primer trimestre del año, algo que está estrechamente relacionado con las previsiones acerca de una apreciación más rápida del yuan.

A pesar de que no hay cifras oficiales publicadas sobre el "dinero caliente", los analistas mantienen su cautela respecto a este extraño fenómeno que combina un gran aumento de las reservas en divisas y un descenso del superávit por cuenta corriente, además de una reducción del gasto de inversión extranjera en China.

Durante los cinco primeros meses de 2008, las reservas en divisas crecieron un 18,7 por ciento interanual, ó 268.700 millones de dólares, según revelaron los datos de la firma Safe. Jiang Zheng, especialista en macroeconomía de una firma de valores con sede en Beijing, ha descubierto que había 147.900 millones de dólares sin explicar en la cifra del aumento de las reservas en divisas, después de deducir el superávit comercial y la Inversión Directa Extranjera (IDE) de ella.

La concentración de fondos especulativos internacionales en el mercado doméstico de China puede suponer importantes riesgos para la estabilidad de la tasa de cambio del yuan, además de arrebatar al país el control efectivo de su macroeconomía, explicó Liu.

Dada la complejidad de la situación, las opiniones se dividen en torno a si el aumento del valor de la moneda china continuará o habrá una apreciación de una sola vez para poner fin a las incertidumbres. Al mismo tiempo, se multiplican las predicciones sobre el posible límite máximo para el valor del yuan.

Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China, entidad central del país, sostiene que el país asiático ampliará de manera gradual la elasticidad de la tasa de cambio para enviar la señal de que Beijing es más favorable a que el yuan fluctúe antes que dejar que la moneda nacional aumente su valor de forma unilateral.

La rápida subida del valor del yuan registrada en el primer semestre del año puede que no continúe, y las preocupaciones sobre un posible nivel mínimo del comercio exterior podrían actuar en contra de una mayor y continuada apreciación, explica Peng Xingyun, de la Academia de Ciencias Sociales de China.

"Hay muchos factores en el mercado que afectan a la oferta y la demanda, los cuales, si experimentan cambios, modificarán también los tipos de cambio", subraya Peng.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.