miércoles, 29 de octubre de 2008

China: La demanda aumenta el rechazo contra la campaña antipiratería de Microsoft

XINHUA

Ha aumentado en China la presión pública por la controvertida campaña antipiratería de la firma estadounidense Microsoft con las noticias acerca de que un residente de Beijing ha llevado a los tribunales al gigante del software para defender el principio de integridad de su ordenador.

El hombre, de apellido Liu, afirmó que no buscaba provocar daños sino que sólo quería que Microsoft retirara un aviso que aparece en el escritorio de su ordenador en el que afirma que Liu ha sido víctima de la piratería informática.

El tribunal no ha anunciado todavía si estudiará el caso, que podría establecer un precedente importante para otros millares de propietarios chinos de computadoras que exigen que se les restablezca su software.

"Microsoft no tiene ningún derecho de juzgar si el software instalado está pirateado o no, ni de penalizar a los usuarios al entrometerse en sus ordenadores", dijo Liu, quien presentó la denuncia en el Tribunal Popular del Distrito de Haidian, al noroeste de Beijing.

Al mismo tiempo, la Federación de Ordenadores de China ha difundido una declaración pública en la que condena las medidas de la multinacional estadounidense, que incluyen un programa que deja en negro el escritorio de las computadoras cuando detecta software falsificado, además de la aparición de avisos permanentes en las pantallas.

En el comunicado, la mencionada federación señaló que la compañía no ha respetado la ética básica de los creadores de software con la aplicación del control remoto de ordenadores sin la aceptación de sus propietarios.

"Si una empresa considera que otros han infringido sus derechos de propiedad intelectual, puede recoger pruebas de ello y emprender acciones legales para resolver el asunto de acuerdo a las leyes chinas", añadía la nota.

"Resulta impropio tomar medidas ilegales para luchar contra la piratería, y el público no aceptará la iniciativa de las pantallas en negro".

La institución sugirió que el gobierno ordenara a Microsoft suspender la aplicación del programa que hace que las pantallas aparezcan con el fondo negro e investigara los monopolios extranjeros en el mercado del software de China. Además, advirtió que la seguridad nacional se ve amenazada si el país carece de sus propios sistemas operativos de ordenadores y aplicaciones de software.

Por otra parte, Dong Zhengwei, un abogado de Beijing de 35 años, ha presentado una propuesta a la Administración Estatal de Industria y Comercio en la que sugería imponer una multa de 1.000 millones de dólares a Microsoft.

También presentó una queja al Ministerio de Seguridad Pública en la que indicaba que algunas medidas aplicadas por Microsoft constituían, de hecho, "la mayor actividad de piratería informática (o 'hacking' en inglés) en China al infringir la privacidad de los usuarios y dañar la seguridad de la información".

Un portavoz de Microsoft afirmó que la compañía, de acuerdo a sus prácticas habituales, no comentaría las demandas presentadas.

La semana pasada la firma lanzó el paquete de medidas citado para examinar la autenticidad del software en los ordenadores chinos. Aquellos usuarios que no lo superan ven después cómo sus pantallas se quedan en negro o aparecen en ellas mensajes permanentes en los que se avisa de que el software es pirata.

Si bien la compañía ha repetido que no recogerá información personal con estas herramientas, la iniciativa ha generado un rotundo rechazo por parte de los ciudadanos chinos.

No obstante, el subdirector de la Administración Nacional de Derechos de Autor, Yan Xiaohong, declaró el lunes a Xinhua que "la administración entiende y apoya las medidas para proteger sus derechos que han tomado varias entidades, incluida Microsoft".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.