jueves, 30 de octubre de 2008

Dólar al alza, petróleo a la baja


Guillermo Navarro Jiménez (especial para ARGENPRESS.info)

La revalorización del dólar en el marco de la crisis mundial, si bien determina una revalorización de nuestras reservas, simultáneamente encarece nuestras exportaciones. Si a ello se suma que la crisis ha desatado ya un proceso recesivo, calificado ya como depresión en los países hacia los cuales se destinan prioritariamente nuestras exportaciones –Estados Unidos y Europa-, es previsible que las exportaciones se reduzcan aún más que lo previsto antes de la revalorización del dólar.

Revalorización del dólar, que igualmente resta ya competitividad al sector turismo, por el encarecimiento de sus servicios por la reducción en el tipo de cambio de otras monedas respecto al dólar, como es el caso del EURO cuyo tipo de cambio oscila hoy en alrededor del 1.2, a diferencia del tipo de cambio de meses anteriores que superaba los 1.4 dólares por EURO. Si a ello se agrega que la oferta turística del Ecuador es muy similar a la de los restantes países de América Latina, con excepción del atractivo único que constituyen las Islas Galápagos, es previsible que los ingresos del sector turismo se vean afectados muy importantemente.

A lo antes mencionado se agrega que la reducción de la producción de la OPEP en 1,5 millones de barriles diarios -acordada el 24 de octubre-, ha sido claramente insuficiente para contener la acelerada caída de los precios del petróleo, tanto del precio OPEP como del WTI referencial para el crudo descendió, por lo que éstos, el día martes 29 de octubre se situaron en 55.90 el OPEP, y en 62 dólares el WTI, lo que, a su vez, determinó que el crudo ecuatoriano Oriente se cotice en 49.06 y el Napo en 43.42 dólares.

Si al descenso de los precios se añade que la decisión de la OPEP obliga a que la producción ecuatoriana de petróleo se reduzca en un 2.2 por ciento (equivalente a 12.000 barriles diarios, por lo que la producción descendería de 505.00 a 493.000 barriles diarios), y que éste porcentaje y valores podrían incrementarse si la OPEP toma la decisión de reducir aún más su producción, en un esfuerzo por situar el precio del petróleo en una banda entre los 70 y 80 dólares como lo plantean varios miembros de la OPEP, es evidente que los ingresos petroleros del Ecuador se reducirían muy importantemente, cuanto más si el proceso recesivo mundial se profundiza como es previsible.

Ante ese panorama, es imprescindible que el gobierno ecuatoriano adopte una serie de medidas que contemplen: la contención de importaciones; el otorgamiento de incentivos para lo sectores productivos más afectados o vulnerables; el impulso a la soberanía alimentaria y a la economía solidaria; reajustes en las proyecciones del Presupuesto General del Estado; una severa reprogramación de las inversiones públicas y de la progresividad en la aplicación de los derechos establecidos en el nuevo texto constitucional. Medidas que, por cierto, deberán tener como objetivo, a más de enfrentar los efectos negativos antes mencionados, imposibilitar que éstos sean convertidos en justificativos para violentar el nuevo texto constitucional o para impedir su aplicación plena.

Autor foto: ABBEYNEWS


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.