martes, 28 de octubre de 2008

Ecuador: Anuncian la restricción al ingreso de ciudadanos colombianos

El presidente ecuatoriano Rafael Correa informó que restringirá el ingreso de ciudadanos de Colombia en su país si continúan los secuestros de ecuatorianos por parte de bandas del país vecino.

"De continuar el Estado colombiano (siendo) incapaz de ejercer control en su territorio y de continuar las bandas colombianas secuestrando a ecuatorianos para retenerlos en Colombia, con profundo dolor nos veremos obligados a restringir la entrada y permanencia de ciudadanos colombianos en nuestro país", dijo Correa.

El mandatario participó en una ceremonia militar de conmemoración del octogésimo octavo aniversario de creación de la Aviación Militar Ecuatoriana.

En esta ceremonia castrense, el mandatario ecuatoriano aseguró que "no tenemos el menor interés en reanudar las relaciones diplomáticas", rotas desde marzo pasado, tras el ataque del Ejército colombiano a un campamento clandestino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en suelo ecuatoriano.

Correa insistió en que "el gobierno colombiano no ha perdido ocasión para manifestar su mala voluntad y su cinismo.

"En esas condiciones, no tenemos el menor interés en reanudar relaciones diplomáticas. Pese a ello, hemos mantenido nuestra política de apertura humanitaria y acogida a los refugiados del conflicto que aqueja por décadas al hermano país, por cuyo pueblo profesamos sincero cariño y simpatía", puntualizó.

"Tengan la seguridad de que no permitiremos que se repita aquel infame 1 de marzo. Angostura nunca más (...) y aquellos que esperan que por supuestas injerencias diplomáticas tengamos la menor debilidad en beneficio del presidente (Álvaro) Uribe, desperdician su tiempo. Jamás lo olvidaremos", puntualizó.

Correa reiteró que "somos un pueblo pacífico, honramos la vida, la alegría y el respeto; resaltamos la grandiosidad del ser humano, pero el que confunda aquello con debilidad y sometimiento, cometerá un gravísimo error. No somos un pueblo pusilánime ni de cobardes", comentó.

El jefe de Estado ordenó públicamente al comandante general de la Fuerza Armada Ecuatoriana (FAE), que "¡Angostura, nunca más! Ni el Gobierno Nacional, ni el pueblo ecuatoriano, ni nuestras Fuerzas Armadas, permitiremos que nadie vuelva a agredirnos, a burlarse de nuestra bondad y de nuestra paciencia, de la vocación pacifista que siempre nos ha caracterizado".

"Nunca más nos tomarán por sorpresa, y todo acto de agresión tendrá la respuesta más firme y digna en cualquier terreno", sentenció.

"Llevamos adelante un plan inteligente, racional, patriótico, de recuperación de la plena capacidad operativa de nuestras Fuerzas Armadas, de su fuerza disuasiva, de su disposición permanente para la defensa de nuestra soberanía territorial", dijo.

Agregó que no habrá radares "apagados", aviones sin volar, carencia de transportes, "peor aún infiltrados al servicio de poderes extranjeros", en alusión a la agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA).

El gobierno de Ecuador anunció el sábado que prepara una demanda internacional contra Colombia, por presuntamente negarse a ayudar en la liberación de un ecuatoriano secuestrado, y amenazó con restringir el ingreso de colombianos en su territorio para evitar ese tipo de delitos.

En su habitual cadena radiofónica de los sábados, que fue grabada el viernes, Correa reprochó la supuesta negativa de las autoridades colombianas para colaborar en la liberación del ecuatoriano Kléber Larriva.

Correa recordó que Larriva, hermano del gobernador de la provincia de Azuay (sur), Osvaldo Larriva, fue liberado la semana pasada en territorio colombiano tras el pago de un rescate exigido por sus captores.

"Buscaremos la manera legal de demandar, civilmente, al Estado colombiano, porque ellos tienen que responder por ese recate, porque ellos no pueden controlar su territorio", remarcó Correa, al explicar los pormenores del caso.

El mandatario afirmó que "se le informó a la Policía colombiana de un secuestrado ecuatoriano por bandas delincuenciales colombianas, se les dieron las coordenadas, sitio de Los Vergeles, yo sabía todo, y nos dijeron, no podemos actuar porque ese territorio es controlado por las FARC".

"¡Qué vergüenza!", recriminó el mandatario ecuatoriano a las autoridades colombianas, pues, según su criterio, "no es posible que un Estado no pueda controlar todo su territorio".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.