viernes, 17 de octubre de 2008

El Salvador: Mauricio Funes enfrenta la campaña sucia y sin propuestas

José Mario Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

Mientras se desarrolla una furibunda campaña negra de parte de la derecha salvadoreña, que ahora es también secundada por sus aliados internacionales en contra del FMLN, favorito a ganar las elecciones del próximo quince de marzo, su candidato Mauricio Funes continúa en su agitada actividad en lo que se ha dado en llamar la “Caravana de la Esperanza” y otra serie de actividades convocadas por la sociedad civil.

El fin de semana anterior ha visitado varios municipios del oriente del país, en los que se ha destacado la alta participación de la población y el fervor que esta expresa ante la presencia de Funes, que donde quiera que va, arrastra multitudes entusiastas y deseosas de verle, darle la mano, tomarse una foto con él, o solamente escucharle. Precisamente durante una masiva concentración en la ciudad de Chinameca, del departamento de San Miguel, calculada en más de diez mil personas – cifra considerada muy alta para la zona – ha expresado su posición con respecto a unas de las más sentidas demandas de la población; precisamente ha manifestado que en su gobierno los funcionarios corruptos que hayan robado dineros del pueblo irán a la cárcel, y que pondrá fin a la economía de privilegios instaurada por los gobiernos de Arena. Con la salvedad, de que no se dedicará a una cacería de brujas desperdiciando el tiempo y recursos mientras el país se enfrenta a una galopante crisis que requiere de la inmediata acción del nuevo gobierno.

Estas enérgicas declaraciones han sido acogidas con beneplácito de parte de la población y, curiosamente, la escasa repercusión de ellas en los grandes medios de derecha, que aunque regularmente ignoran los eventos en los que participa Funes, recurren a sus pronunciamientos para criticarle o tergiversar sus palabras; hoy guardan silencio.

Por otro lado, en un acto convocado por diferentes organizaciones sociales por iniciativa de la Concertación Democrática Nacional –CDN- y patrocinada por la Fundación Friedrich Ebert de Alemania, Mauricio Funes ha sido el único candidato a la presidencia que ha asistido a la convocatoria, ya que los candidatos de la oficialista Arena, del PCN y de la Democracia Cristiana brillaron por su ausencia. El solemne acto, que fue acompañado como testigos de honor por el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, el Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Oscar Humberto Luna, la ex Rectora de la Universidad de El Salvador, María Isabel Rodríguez, y el ex Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, René Fortín Magaña, también contó con la presencia del cuerpo diplomático e invitados especiales.

En el marco de ese representativo auditorio, Funes ha expresado que aunque asumía que todos los candidatos se habían comprometido a estar presentes, no le ha extrañado que el de Arena no lo haya hecho y no suscriba el pacto de fidelidad a la Constitución, ya que ellos tienen diecinueve años de haber desmontado la institucionalidad democrática del país y violar la misma Carta Magna. Por su lado ha rubricado públicamente los objetivos del pacto constitucionalista y de garantizar la existencia del estado de Derecho, así como otra serie de propuestas que conllevan a la institucionalidad del país.

Precisamente de esa manera el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y su candidato presidencial Mauricio Funes, han defendido su programa de gobierno que han insistido se enmarca en lo que dice la Constitución de la República, respondiendo a la propaganda desarrollada por Arena y sus organizaciones fantasmas que día a día intentan demonizar a la fuerza política que según todas las encuestas de opinión ganaría las elecciones. A pesar que hasta el momento este tipo de recursos no ha influido en el electorado, la campaña sucia es el pan de cada día que los salvadoreños están condenados a soportar ahora, y en los meses que faltan para las elecciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.