martes, 28 de octubre de 2008

El Salvador: Mauricio Funes reitera que trabajará de la mano con el gobierno de Estados Unidos

COLATINO

A casi una semana de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el candidato a la presidencia de El Salvador por el FMLN, Mauricio Funes, reafirmó su determinación de trabajar "de la mano" con el gobierno que resulte electo en ese país.

"Voy a trabajar de la mano con el presidente de Estados Unidos que resulte electo, porque las relaciones entre nuestros países son de gobierno a gobierno", dijo Funes ayer ante cientos de pobladores de Nueva Esparta, en el oriental departamento de La Unión. Las elecciones norteamericanas se llevarán a cabo el próximo martes cuatro de noviembre y según la mayoría de los sondeos, el candidato demócrata Barack Obama es el favorito para alzarse con la victoria.

Congregados bajo una nutrida arboleda en el pequeño parque de la localidad, los habitantes de Nueva Esparta escucharon muy atentos al carismático candidato presidencial, quien recién cumplió los 49 años de edad. Funes habló durante 25 minutos y nadie se movió de sus puestos. Cada vez que el candidato se refería a temas como las remesas familiares, la migración hacia Estados Unidos, la crisis de la agricultura y la pobreza, los espartanos avalaban con aplausos.

"Necesitamos arreglar de manera definitiva la situación migratoria de nuestros compatriotas indocumentados en Estados Unidos", dijo Funes. Y agregó: "Tenemos que frenar la migración, queremos que nuestra gente se quede en el país, en su país, que tenga oportunidades para triunfar aquí".

Lamentó que cientos de personas tengan que abandonar diariamente El Salvador en busca de oportunidades que no encuentran aquí, por lo que insistió en la necesidad de un cambio de rumbo para el país. Luego recordó que en los últimos meses, producto de la crisis financiera que vive Estados Unidos, unas 10,000 familias salvadoreñas perdieron sus viviendas en ciudades norteamericanas, "porque ya no las pudieron pagar", y el empleo cada vez escasea más.

Funes dijo que ya visitó Washington, donde se entrevistó con congresistas y altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, con quienes conversó sobre distintos asuntos de interés para El Salvador. Al mismo tiempo, trajo a cuenta las manifestaciones de personeros del gobierno norteamericano respecto a las elecciones salvadoreñas del próximo 15 de marzo, en el sentido de que esta vez no van emitir opinión que interfiera en los resultados de los comicios.

Los funcionarios de la administración norteamericana también ya han expresado que respetarán el resultado electoral y que trabajarán de igual manera con el gobierno que triunfe en las elecciones de marzo. Según todas las encuestas, el candidato del FMLN aventaja ampliamente a su adversario del partido en el gobierno.

Funes estuvo con pobladores de la frontera con Honduras

Luego de Nueva Esparta, Funes y su Caravana de la Esperanza se trasladaron a Polorós, más al norte del departamento de La Unión, a más de 200 km. de la capital. Y después subió más, hasta llegar al cantón Monteca, casi en la frontera con Honduras. Una caravana de cerca de una decena de vehículos recorrió durante una hora una calle de tierra y en mal estado, a punto de volverse intransitable y en permanente amenaza de derrumbes.

"Aquí nunca había venido una candidato a la presidencia, casi nadie nos visita", exclamó doña Ángela, una maestra jubilada que recibió en su casa a Mauricio Funes. Otros pobladores del lugar expresaron con tristeza el abandono en que han permanecido durante mucho tiempo.

Funes les prometió volver como presidente y proporcionarles lo suficiente para que puedan cambiar su destino de pobreza y atraso. Al paso de su vehículo, mientras comienza a caer la noche, la gente sale de sus casas para saludarle y despedirle.

Funes plantea necesidad de reunificación familiar

Más tarde fue el turno de Anamorós, donde unas dos mil personas coparon el parque central. Funes fue recibido con música y algarabía. Nuevamente, el aspirante presidencial se refirió al tema de las migraciones, las remesas, la pobreza y "la necesidad de reunificar a la familia salvadoreña".

Por esa razón, el candidato les dijo que como presidente trabajará en crear las condiciones para que los compatriotas que se fueron a los Estados Unidos y sus familiares que se quedaron acá, puedan reunificarse".

El candidato del FMLN dijo tener claro que una de las causas del fenómeno de las pandillas "es la desintegración familiar que se produce cuando el padre o la madre se ven obligados a irse del país a trabajar a Estados Unidos. Los hijos que se quedan no tienen el amor y el afecto que necesitan para desarrollarse integralmente".

La gira del domingo por el departamento de La Unión concluyó por la noche en San Alejo, donde nuevamente lo esperaban una nutrida concurrencia.

Funes recibido por miles en Popotlán y en el mercado de Apopa

Unas cinco mil personas se concentraron el sábado anterior en una de las canchas de fútbol en la colonia Popotlán, en Apopa, para escuchar el mensaje de Mauricio Funes. Popotlán y Valle Verde, comunidad colindante, son dos de los puntos de la zona más afectados por las pandillas juveniles.

A pocos metros de muchas casas abandonadas y pintadas por "las maras", Funes y la alcaldesa Luz Estrella Rodríguez, pidieron a la concurrencia "rechazar la campaña del miedo y la mentira" desatada por el partido ARENA.

Antes de Popotlán, Funes y la alcaldesa recorrieron durante casi dos horas el mercado central de Apopa, donde saludaron a vendedoras y compradores. Después se reunió y compartió el almuerzo con dos de los párrocos de la localidad, directivos comunales y empresarios del transporte del lugar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.