martes, 21 de octubre de 2008

Estados Unidos: Considera el jefe de la Reserva Federal otro paquete adicional de rescate

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijo al Congreso estadounidense que sería "apropiado" considerar un estímulo gubernamental adicional porque la perspectiva económica es "excepcionalmente incierta".

"Como es probable que la economía sea débil durante varios trimestres y con cierto riesgo de una desaceleración prolongada, la consideración de un paquete fiscal del Congreso en esta coyuntura parece apropiada", dijo Bernanke en su comparecencia ante el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes.

El jefe del banco central sugirió que el Congreso diseñe el segundo paquete fiscal para que sea oportuno y esté bien dirigido y limite los efectos de más largo plazo en el déficit presupuestario del gobierno.

El déficit presupuestario federal alcanzó una altura récord en el año fiscal 2008, que terminó el 30 de septiembre.

El también dijo que el paquete fiscal debe estar estructurado para que sus efectos máximos en el gasto agregado y en la actividad económica se sientan cuando sean más necesarios, es decir, durante el periodo en el cual de otra forma se esperaría que la actividad económica fuera débil.

Por otra parte, el paquete debe incluir disposiciones que ayuden a superar el fuerte obstáculo crediticio que tiene una gran responsabilidad en la desaceleración económica.

"Si el Congreso sigue adelante con un paquete fiscal, debe considerar incluir medidas que ayuden a mejorar el acceso al crédito por parte de consumidores, compradores de casas, negocios y otros prestatarios al crédito", dijo Bernanke. "Esas acciones podrían ser particularmente efectivas para promover el crecimiento económico y la creación de empleos".

A principios de este mes, el Congreso aprobó un plan de rescate económico de 700.000 millones de dólares, autorizando a la administración Bush la mayor intervención financiera desde la Gran Depresión.

Bajo el plan, el gobierno federal tiene el poder de comprar valores relacionados con hipotecas sin pagar y otros activos devaluados de instituciones financieras en problemas para ayudarles a reanudar los préstamos a las empresas y consumidores, lo que impedirá que una creciente crisis de créditos envíe a la economía a una recesión.

Sin embargo, muchos analistas pronostican que la economía se hundirá en lo que resta del año y a principios del próximo, lo cual se ajustaría a la definición clásica de recesión. Algunos creen que la economía ya entró en recesión durante el trimestre de julio a septiembre.

"Es posible que el ritmo de la actividad económica sea menor a su potencial de plazo más largo durante varios trimestres", dijo el jefe de la Reserva Federal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.