martes, 21 de octubre de 2008

Guatemala: El gobierno utiliza símbolos revolucionarios pero continúa las directrices capitalistas

CERIGUA

La organización HIJOS, de Guatemala ve con indignación cómo el gobierno de Álvaro Colom manipula a diario los símbolos e ideales revolucionarios, con los recursos que el cargo presidencial le facilita, aunque en realidad su agenda sigue las directrices económicas capitalistas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

La agrupación de hijos e hijas de personas secuestradas, desaparecidas o asesinadas durante el conflicto armado interno, se pronunció en ocasión del 20 de Octubre, aniversario del inicio del período revolucionario.

El mensaje de las y los jóvenes manifiesta su desacuerdo con el uso que el gobierno de Álvaro Colom ha hecho de las principales figuras de aquella época, así como del desaparecido líder estudiantil, Oliverio Castañeda de León, ante una Asociación de Estudiantes Universitarios vendida y corrupta.

Contrario a una agenda nacionalista y ejemplar de soberanía, como la de mediados del siglo pasado, en la que se impulsó una verdaderamente revolucionaria, en la actualidad el señor Colom y su partido han dado continuidad a la agenda económica neoliberal, que inició su consolidación con la firma de los Acuerdos de Paz.

Son inaceptables los actos cosméticos del gobierno, que a ocho meses del ofrecimiento de apertura de los archivos militares, el 25 de febrero, sólo se continúe entregando cheques de resarcimiento a las víctimas, sin que los miles de testimonios lleven a la cárcel a por lo menos uno de los responsables del genocidio.

HIJOS recuerda que mientras los gobiernos revolucionarios impulsaron la organización y el respeto al mandato popular, la modernización del ejército para el servicio del pueblo y el desarrollo humano, basado en la soberanía nacional y alimentaria, este gobierno irrespeta las consultas populares, criminaliza a los líderes comunitarios, despliega al ejército con pretexto del combate al narcotráfico.

Finalmente, HIJOS reafirma su compromiso de lucha contra la continuidad de este modelo, sustentado en el despojo y la mentira, por lo que proclama la resistencia, la lucha organizada y revolucionaria, como derecho milenario que llevara a los pueblos a la construcción del socialismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.