miércoles, 1 de octubre de 2008

Los niños y niñas Mbyás (Parte II)

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

La niñez y adolescencia: una inexistencia política de Estado. En el caso de las comunidades originarias aún mayor, son invisibles.

El martes 13 de noviembre del 2007, una nota se titulaba "Diez veces más alto que el de los blancos", publicada en el diario Territorio de Misiones.

En su Capital, Posadas, se afirmaba que una investigación concretada durante el año 2000, había revelado que en la región el índice de desnutrición entre los mbya es diez veces más alto que en la población blanca.

Esto lo afirmaba una profesional que atiende a los guaraníes en el puesto de salud de Ruiz de Montoya. En dicho puesto sanitario se informó que se lleva adelante la atención a los integrantes de las siete comunidades indígenas de la zona, "a quienes se los atienden de forma regular una vez a la semana".

El total de la población son 400 personas, con "un promedio de vida menor al de los blancos". Siendo el índice de mortalidad más alta en los primeros años de vida.

Asimismo, se detalló que en el marco de una nueva investigación concretada durante el 2004: "el 51,4 por ciento de los niños estaba desnutrido, aunque en la actualidad ronda el 40 por ciento en la zona de Ruiz de Montoya".

"La doctora que atiende prácticamente todos los días las 24 horas, se mostró preocupada por el hecho que "todavía la Constitución de Misiones no fue adaptada a la de la Nación, es decir, la enmienda no se hizo y eso es un hecho preocupante, porque está afectando a muchas vidas...hay que recordar que el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece la aplicación de todos los derechos pero no se cumplen, como sí en las provincias de Salta, Chaco y Jujuy", reafirmó la doctora.

El Convenio (N. 169) sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes fue Adoptado el 27 de junio de 1989 por la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo en su septuagésima sexta reunión. Entrada en vigor: 5 de septiembre de 1991, de conformidad con el artículo 38, en sus artículos 3 y 4 queda claro cuales son los derechos de los pueblos originarios.

Artículo 3
1. Los pueblos indígenas y tribales deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales, sin obstáculos ni discriminación. Las disposiciones de este Convenio se aplicarán sin discriminación a los hombres y mujeres de esos pueblos.
2. No deberá emplearse ninguna forma de fuerza o de coerción que viole los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos interesados, incluidos los derechos contenidos en el presente Convenio.

Artículo 4
1. Deberán adoptarse las medidas especiales que se precisen para salvaguardar las personas, las instituciones, los bienes, el trabajo, las culturas y el medio ambiente de los pueblos interesados.
2. Tales medidas especiales no deberán ser contrarias a los deseos expresados libremente por los pueblos interesados.
3. El goce sin discriminación de los derechos generales de ciudadanía no deberá sufrir menoscabo alguno como consecuencia de tales medidas especiales.

Además, la médica que atiende Montoya afirmaba que el reparto de bolsas de comida ayuda, tanto a adultos como niños y niñas, porque mejora la alimentación, pero la falta de comida no sólo es por la desnutrición, "sino la falta de territorio, de tierras para cazar y entonces no tienen más perspectiva de vida lo cual los lleva también al suicidio...".

Sobre el tema del suicidio desarrollamos posteriormente la información de dos jóvenes que se quitaron la vida. Sobre esto la doctora afirmaba: "Comienza en general en la adolescencia, hay apatía, desculturalización por el simple hecho de no poder continuar con su forma de vida", explicó. Y otro ejemplo más que preocupante, según la profesional, es que en la actualidad haya solamente un hombre de 80 años. "En los últimos tiempos el Gobierno se interesó, hay cosas positivas y aunque la desnutrición bajó, sigue siendo altísima y como médicos hay que formarse para atender a los aborígenes", admitió e insistió que "lo que es importante para ellos, como el monte, se lo sacamos y al ser de una cultura de no agresión, tampoco pelean para recuperarlo".

Casos desde el Paraguay

En ese momento un niño desde la hermana República de Paraguay era derivado al hospital Samic de Eldorado, el mismo presentaba un tercer grado de desnutrición. El niño mbya presentaba una patología respiratoria y otra diarreica, lo que hizo que disminuyera nuevamente el peso luego de haberse tratado en el hospital Marta T. Schwartz.

"Tenemos la problemática de pacientes que vienen del Paraguay, que supongo por la necesidad de tener una cobertura médica o una sala de primeros auxilios. Vienen niños en un estado comprometido en la parte nutricional", revelaba Sosa.

Se informó a la vez que uno de los pocos casos de desnutrición en adultos se dio con Eliana Pereira, que llegó desde Presidente Franco, Paraguay, luego la paciente fue a la aldea Fortín Mbororé realizando el tratamiento de recuperación inmediatamente de haber estado varios días internada.

Algunos aspectos relevantes:

Niveles de desnutrición superiores a la media nacional.

Niveles elevados de desnutrición como el tercer grado.

Las diferencias que hacen desde la territorialidad argentina o paraguaya corre por cuenta de las divisiones fronterizas, las comunidades guaraníes son parte de un territorio ancestral y con una cultura que no tiene estas concepciones.

Y algo que llama la atención, mientras que, a la baja de pobladores mybá, el Director de Asuntos Aborígenes dice que es porque se han ido a Paraguay y Brasil, por otro lado, desde Paraguay vienen para atenderse y con altos niveles de desnutrición…

Ver también:
- Argentina: Los niños y niñas Mbyás (Parte I)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.