viernes, 10 de octubre de 2008

México: Calderón, a punto de renunciar por la economía y su política

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Felipe Calderón parece estar a punto de "tirar la toalla". ¿O se salvará usando como tapadera la crisis económica mundial que empieza a aparecer con gran fuerza?.

Después de reprimir y seguir amenazando a la APPO y a los profesores de Oaxaca, de apoyar a Esther Gordillo para golpear a la sección IX desconociendo a su comité ejecutivo y de reprimir y perseguir a los compañeros profesores de Morelos por luchar abiertamente contra la llamada "Alianza por la Calidad Educativa", Calderón parece estar entrando a un callejón sin salida. Sin salida para él porque su gobierno pro empresarial es natural enemigo de los trabajadores, sin salida porque sus compromisos de campaña con los sectores más poderosos aún no los cumple del todo y sin salida porque el ejército y la policía que mandó a las calles le han causado millonarios gastos sin tener éxito, han producido miles de muertes y en vez de cumplir con sus objetivos ha fracasado

2. Pero la tremenda crisis económica internacional puede darle a Calderón un buen pretexto para cubrir y tratar de esconder su fracaso. Ese desplome (cuyo centro son los EEUU y su dólar) se ha hecho mundial. El gobierno de Bush sólo tiene una cuantas semanas de vida, pero su política de guerra en Afganistán, Iraq, árabe y América; la producción armamentistas que no ha sido suficiente y la lucha contra China y Europa por el control de mercados internacionales le han causado una amplia sangría. México, como país dependiente se la está jugando junto a los EEUU y Calderón no tiene posibilidades de manifestar algún grado de independiente. La devaluación del dólar es grande frente al Euro y la devaluación del peso mexicano es doble. Los precios del petróleo están cayendo y la economía mexicana parece que se desplomará más aún.

3. Los medios de información (prensa escrita, radio y televisión) parecen comenzar a darse cuenta del ridículo que hacen frente a su auditorio. Algunas veces, de manera vergonzosa, reconocen equivocaciones y lanzan leves críticas al gobierno. Sin embargo no debe olvidarse que durante muchas horas diarias la radio y la televisión, desde que existen, han venido lanzando enormes campañas para desprestigiar las luchas de los trabajadores por orden de empresarios y gobierno. Esos medios quedan muy mal al demostrarse la evidente falsedad y tergiversación de sus informaciones. Sin embargo, aunque parezcan darse "golpes de pecho", no debe confiarse en ellos, menos creer en quienes durante muchas décadas han logrado manipular la mente de los mexicanos. Nunca podrán ser sinceros porque nacieron para engañar, tergiversar y manipular.

4. Felipe Calderón, el presidente ilegítimo de México, debe renunciar por su evidente incapacidad para gobernar. En estos días puede culpar a la economía internacional por encontrarse con una alarmante crisis que se anuncia puede ser superior a la de 1929/32, pero durante casi dos años de su (des) gobierno el desempleo aumentó, la carestía se hizo mucho mayor y la capacidad de compra de los sectores populares se vino abajo. Al poner Calderón en primerísimo lugar el "combate contra el narcotráfico", para pasar luego a la persecución de la protesta social, al poner al ejército y a las policías en las calles para implantar el terror y así evitar el crecimiento de las protestas, Calderón hizo un mal cálculo. Éste, como el gerente empresarial Fox, se olvidó que México no es una empresa de su propiedad en la que pudiera someter a sus obreros y explotarlos.

5. Vicente Fox, que por su ideología empresarial era más tonto políticamente, gobernó su sexenio y pudo dejar como su sucesor al panista Felipe Calderón. Éste, también derechista, pero con experiencias políticas heredadas en el PAN, parece encaminado a su derrumbe porque hasta sus propios apoyadores le están dando las espaldas. Son muchos los empresarios pequeños, medianos y grandes que después de invertir su dinero en la campaña de Calderón ven ahora que éste sólo está sirviendo a los grandes tiburones de la banca, la industria y el gran comercio que, asociados con empresas internacionales, se llevan las más altas ganancias. Éstos ven que la protesta social crece porque Calderón no sabe negociar, no puede acercarse a las clases populares y cuando decide abrirse se lo tragan por los priístas, cien veces más experimentados.

6. En las últimas décadas del siglo pasado pensaron muchos que más corrupto, ladrón y represor que los gobiernos del PRI no podrían existir, que se había llegado al fondo. Ese partido durante siete décadas, de manera simulada o autoritaria, nos impuso un modelo monopólico de dominación que los resultados electorales del año 2000 (votando la población contra el PRI) demostraron el hartazgo. La realidad es que los electores votaron contra el PRI usando al PAN por tener este partido más posibilidades de ganar. Sin embargo hoy hay millones de electores arrepentidos que están votando nuevamente por el PRI porque el PRD (partido socialdemócrata) ha demostrado oportunismo, confrontaciones internas y ha sufrido un gran desprestigio por las campañas de prensa, radio y TV en su contra. Esto hace pensar también en el abstencionismo electoral.

7. Calderón, a pesar de que se han extendido las protestas, tercamente, no ha quitado su dedo del reglón: privatización del petróleo y la electricidad y represión contra los que se oponen a ella. Satisfacer a los más poderosos capitales nacionales y extranjeros llevando al fondo las privatizaciones y acabar con las protestas y luchas de la población, en particular las de los profesores, los electricistas, los mineros y las de los partidarios de López Obrador le han quitado el sueño. ¿Puede olvidarse acaso que Calderón se hizo cargo de la Presidencia después que las instituciones que tienen que ver con lo electoral, con el total apoyo del gobierno de Fox y de los empresarios tejieron un enorme fraude? Calderón al aceptar su triunfo fraudulento negándose a un nuevo conteo de los votos, pensó que en dos meses se olvidaría de todo, pero se equivocó y se convirtió en lastre.

8. La renuncia de Calderón está en la boca, el pensamiento y el deseo de millones de mexicanos. El país parece comenzar a caerse en pedazos tanto por su política económica desastrosa como por la represión que, con el pretexto del narcotráfico y la inseguridad, comienza a desatar contra las luchas de los trabajadores. Con el ascenso del panismo en el año 2000 la población creyó que las cosas en el país cambiarían en su beneficio, pero sucedió lo contrario. ¿Qué pasará si Calderón es obligado a renunciar? ¿Se permitiría que López Obrador o un personaje cercano a él obtenga el gobierno para taponar los hoyos que hoy despiden putrefacción? Lo más seguro es que priístas como Beltrones, Gamboa o Paredes pongan a los suyos para recuperar lo que perdieron en 2000. ¿Qué papel jugarían los grandes empresarios, el clero y los intereses del gobierno yanqui?

9. Para los ricos y los políticos "cobrasalarios" no es tiempo de hablar de la renuncia de Calderón porque, según ellos, todavía se pueden componer las cosas. Saben que aunque Fox y los más recientes gobiernos priístas destrozaron al país en todos los campos, ellos como altos dirigentes de partido y de gobierno, cobraron altos salarios e hicieron jugosos negocios. Por el contrario para el pueblo no solo se debe hablar de renuncias sino de la posibilidad de que "se vayan todos" los que han desgraciado y han sido cómplices de la miseria del pueblo mexicano. El pueblo mexicano parece estar "hasta la madre" por las políticas que se han aplicado en el país, sin embargo no se ha podido expresar organizadamente por falta de organismos independientes para agruparse. Le falta al pueblo una profunda conciencia de su realidad, pero su indignación es grande.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.