martes, 28 de octubre de 2008

México: La crisis afectará la asistencia y rendimiento escolar de la niñez mexicana

CIMAC

Las crisis financiera y alimentaría afectarán en los próximos meses la asistencia y rendimiento escolar de las y los niños mexicanos de las áreas rurales, indígenas y urbano marginales, pues el rendimiento escolar se encuentra relacionado con la desnutrición, señaló Alejandra Mangino, asesora de educación en Visión Mundial de México AC.

Visión Mundial de México es parte de la Confraternidad Internacional de World Vision, organización fundada en 1950 y que actualmente tiene presencia en más de 100 países en tres líneas básicas: Desarrollo transformador; Promoción de la Justicia y Prevención, emergencia y rehabilitación para responder ante desastres y conflictos en las regiones que así lo requieran.

De los, 14.4 millones de habitantes que enfrentan a la pobreza alimentaría, señala Visión Mundial en un comunicado, cerca del 40 por ciento son niños y niñas, cuyas familias viven con un dólar al día, señalan cifras oficiales de La Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) quién estimó en 48.5 millones de personas en pobreza en 2005.

Mangino consideró que el desarrollo del panorama mundial en lo financiero es desalentador y de continuar con esa tendencia, las niñas y los niños serán los primeros afectados al prever efectos inmediatos en las poblaciones urbano marginales, rurales e indígenas en pobreza extrema.

Ejemplificó en un comunicado que "un menor de edad de zona rural llega a la escuela caminando desde su casa que está a más de 30 minutos de la escuela y solamente toma un café o té. Si a esto sumamos que las madres y padres, al carecer de recursos económicos consideran prioritario el trabajo sobre la educación, se presentan altos índices de deserción escolar".

"En poblaciones urbano marginales la crisis financiera empujará a una parte de las poblaciones en pobreza extrema a sacar a sus hijas e hijos de la escuela para ponerlos a trabajar jornadas completas para conseguir recursos y poder adquirir lo básico como son alimentos, y la población que puede ir a la escuela, ocuparán la otra mitad del día en trabajar". O en el peor de los casos la familia entera migrará a otro estado o país para emplearse en algún oficio lo cual agudizará la deserción escolar," prevé la asesora de educación.

Especialistas prevén que al aumentar la pobreza y, en ciertos casos, la desigualdad, se subraya la necesidad de crear redes de protección adecuadas y flexibles, idealmente antes de una crisis.

"Uno de los trabajos de Visión Mundial, comentó Mangino, es hacer conciencia en los papás y mamás de las y los niños que a la larga la educación les traerá beneficios la educación formal. Por eso trabajamos la educación con enfoque de seguridad alimentaría, que debería ser trabajada desde los programas oficiales".

"El objetivo directo de la organización son las y los niños, poniendo especial atención en que la enseñanza se encuentre dentro del contexto de ellos. Por ejemplo, hablando de alimentación, sembramos con ellas y ellos frijol, analizamos cuáles son las herramientas que necesitamos, las escribimos en una lista. Trabajamos escritura, decoramos el recipiente donde está la semilla para trabajar el área de coordinación motriz fina, y al analizar la letra con la que empieza la palabra fríjol estamos en análisis fonológico indispensable para poder leer.

"El enlazar la educación formal con la informal tiene un impacto efectivo en las y los niños, sus familias y la comunidad. Prueba de ello está en Atlahuilco, Veracruz, y Xilitla, San Luis Potosí, donde se les enseña tanto a las niñas y niños como a madres y padres a cultivar y cuidar hortalizas sin agroquímicos para autoconsumo.

Estas dos actividades aseguran los alimentos de autoconsumo y en algunos casos de venta local. Es complejo pero el impacto en mejoramiento educativo y nutricional se refleja en niñas y niños que atendemos cuando se les hace su chequeo de salud.

Estas pequeñas iniciativas de huerta y granjas de traspatio sin agroquímicos son una respuesta a la seguridad alimentaría, porque al aprender a hacer y aplicar compostas no gastan en agroquímicos que son carísimos y en corto tiempo matan la tierra, finalizó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.