martes, 28 de octubre de 2008

Nicaragua: A luchar para la alimentación del Pueblo y el desarrollo del campo

Toni Solo (TORTILLA CON SAL, especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista exclusiva con Miguel Díaz, Director de la Empresa Nacional de Alimentos Básicos. ENABAS es una empresa estatal clave en el desarrollo de políticas sólidas y sostenibles de seguridad alimentaria.

En coordinación con sus colegas del gobierno el director de Enabas el Ing. Miguel Díaz trabaja para fomentar el comercio justo por medio de procesos adecuados para la producción, el acopio y la distribución de los alimentos básicos en Nicaragua. Aquí explica el programa que ENABAS está desarrollando para beneficiar al sector productivo del país a la vez que se garantice un precio justo para las y los consumidores

TcS: Es posible hacer una comparación entre el papel que tiene ENABAS ahora y su papel durante la Revolución Popular Sandinista?

MD: Realmente la Empresa Nacional de Alimentos Básicos en este momento es una empresa que está en un proceso de reactivación, buscando algunos objetivos que son el seguimiento, podríamos decir, de los objetivos que nosotros teníamos y que tenemos dentro del programa del Frente Sandinista. Que es de apoyar a la población con la mejoría en su calidad de vida, en su bienestar en su mejoría de la alimentación, en todos esos procesos sociales que nosotros impulsamos desde la plataforma política que tiene el Frente Sandinista. De tal manera que ENABAS es una empresa que se enmarca en esos procesos. Y en este momento, su reactivación obedece a una coherencia socio-económica que tiene que ver con el apoyo a la producción, que tiene que ver con el acopio de la producción y la defensa de ese grano, de la defensa y el mantenimiento de la calidad de ese grano y tiene que ver con el otro aspecto que es la distribución de esos alimentos.

Entonces esa coherencia socio-económica y productiva que tiene que ver en toda la cadena, por un lado tiene una expresión y tiene un eje fundamental que se llama precios justos. De tal manera que podamos pagar a nuestros productores de alimentos en el país precios justos, que podamos tener reservas estratégicas como gobierno responsable de defender la economía y la alimentación y el bienestar del pueblo. Y para eso, implica tener estratégicas de conservación, de almacenamiento de granos. Y por otro lado la distribución de granos que nos permite a nosotros a través de los puestos de ENABAS vender un grano también a precio justo, una alimentación a precio justo, que nada tiene que ver con el modelo del libre mercado, sino tiene que ver con una política que permita realmente poco a poco ir desarrollando las capacidades de satisfacción que necesita el pueblo de Nicaragua para cumplir su objetivo, de tener una sociedad que goce del bienestar social en general. Eso implica que en esta medida nosotros hoy estamos impulsando la producción, una producción que estuvo olvidada, una producción con que estamos volviendo nuestra mirada al campo. Estamos volviendo nuestra mirada al campesinado.

Estamos volviendo nuestra mirada hacia los productores de materias primas cuando la lógica que se nos había impuesto era de importar los alimentos y no producirlos. Gracias a Díos, nuestro campesino nunca obedeció a ese sistema y tenemos la estructura intacta. Lo que necesitamos es meter algunos factores como crédito, almacenamiento, asesoría técnica, semillas, para elevar como estamos haciendo efectivamente la producción. Pero además de esa producción necesitamos tener la motivación del productor. Y esa motivación tiene que darse en base a que sea rentable, de que sea beneficioso, de que deje rédito el hecho de producir granos, el hecho de estar en el campo, el hecho de estar en la finca, el hecho de trabajar tan arduamente como hace el campesino y que le paga su producto con justicia. Y eso significa precios justos. Eso incrementará la producción en todos los granos, en una primer etapa para satisfacer nuestras necesidades internas como hemos logrado en maíz y frijól. Y estamos peleando para lograrlo en arroz.

Ahorita no tenemos todavía la satisfacción. No producimos lo suficiente para satisfacer lo que consumimos en arroz. Pero hacia allá vamos. Y por otro lado mantener responsablemente reservas estratégicas que nos permitan responder a necesidades de crisis, a necesidades de emergencias sociales, a emergencias medio ambientales, lo que sea y que nos permita tener esas reservas y por otro lado la distribución de los elementos básicos a través de puestos de ENABAS que nos permitan que el obrero de la ciudad, que la ama de casa en la ciudad, que la población en general pueda tener acceso a estos productos también a precios justos. Entonces es una esquema distinto actualmente, que se basa en las plataformas que hemos establecido desde antes de los años ochenta, cuando se fueron definiendo los perfiles y políticas y los sueños e ideas de nuestros precursores en el Frente Sandinista de Liberación Nacional que es un gobierno que trabaja por las grandes mayorías y para las grandes mayorías y queremos crear riqueza que sea gozado por todos.

TcS: Cuando usted habla de una reactivación, ¿Qué fue la situación que ustedes encontraron cuando usted y sus colegas asumieron el trabajo de ENABAS al inicio de este nuevo gobierno revolucionario?

MD: Decimos reactivar porque precisamente en estos dieciséis años de los gobiernos neoliberales ENABAS fue totalmente desmantelada. ENABAS está reviviendo, está renaciendo. Se está inyectando capital poco a poco para que ENABAS vuelva a tener los silos que tenía, vuelva a tener las capacidades que tenía, vuelva a establecer sus centros de distribución y vuelva a tener sus puestos de distribución. Entonces en estos dieciséis años fue prácticamente desmantelada esta empresa.

TcS: ¿Y qué pasó con los recursos de ENABAS que se desmantelaron en todo ese período?

MD: Bueno. Por un lado se repartieron. Por otro lado la dejaron perder porque toda la infraestructura, silos, secadoras, elevadores, manejo de grano fueron abandonados. Entonces ahora tenemos en todo el país un montón de lugares totalmente abandonados, sarrosos que son chatarra que fueron descuidados. No se le dio mantenimiento a todo esta infraestructura.

TcS: ¿Entonces, ni lo privatizaron. Solo lo dejaron en el abandono?

MD: No lo privatizaron. Se privatizaron algunas cosas que estamos peleando. Hay algunos antecesores nuestros, de directores ejecutivos que se apropiaron de algunos bienes de la empresa y que los estamos peleando como la planta de Chinandega y unas bodegas que tenemos aquí en Managua en el barrio Waspám. Hay un señor aquí que fue Director Ejecutivo que se las apropió entre paréntesis de una manera legal. Pero realmente no tiene nada de legal. Si él era Director Ejecutivo y a través de una figura buscó como comprar los mismos bienes a precio de guate mojado y la otra parte la dejaron abandonada. Por eso es que estamos reactivando.

TcS: Es posible dar una cifra del monto invertido desde enero 2007, cuando el gobierno del Frente asumió el poder, hasta la fecha?

MD: Sí, porque el gobierno a nosotros nos ha pasado a través del presupuesto una cifra de unos setenta millones de córdobas para que ENABAS opere para que se reactive para que podamos poco a poco ir creando la infraestructura nuevamente. Además de que hay una infraestructura, como esta es de una empresa nacional gigantesca, hay una infraestructura que todavía la tenemos y que está alquilada a terceros y que nos genera a nosotros rentas que nos permiten seguir trabajando hacia nuestro objetivo.

TcS: Mirando hacia el futuro, ¿usted piensa que ENABAS tiene suficiente presupuesto para poder cumplir con sus metas?

MD: No tenemos los suficientes recursos. Sí nosotros lo que tenemos es una proyección que esta empresa tiene que ser una empresa que vuelva a manejar los granos básicos a nivel nacional desde el punto de vista de garantizar la seguridad alimentaria, apoyar y promover e impulsar la seguridad alimentaria en nuestro país y eso lo vamos a ir haciendo poco a poco. Esos son los planes nuestros, de tal manera que nos permita tener un programa alimentario que signifique seguridad alimentaria para nuestro país. Porque este país, su futuro se basa en la producción de alimentos, bastante en la producción de alimentos. En la medida que nosotros vayamos satisfaciendo nuestras necesidades. En la medida que garanticemos el arroz, los frijoles, el maíz, el gallo pinto a nuestra gente, vamos a tener capacidad también para la exportación y atender mercados importantes como El Salvador, Costa Rica, Venezuela, et cetera, para que realmente el campesinado salga de la pobreza en que ha vivido y lo han sumido en tantos años.

TcS: ¿Es posible hablar de algunos de los objetivos principales de ENABAS para los próximos dos o tres años?

MD: Uno de los objetivos fundamentales es fortalecer la red de distribución de productos básicos a precios justos en el país. En este momento, en seis meses hemos instalado dos mil cuatrocientos puestos para poder tener una intervención algo importante, nosotros debemos por lo menos duplicar esas cifras en los próximos años para tener puestos y presencia en todo el país. Ese es uno de los elementos super-clave. La otra es establecer una red de acopio de nuevo en el campo que permita cumplir con dos objetivos. Acopiar producción para que nosotros podamos tener las reservas y tener la capacidad de distribuir a precios justos, pero por otro lado tener una intervención en el mercado como cualquier agente económico estabilizando los precios, de tal manera que el productor pueda tener un precio justo por su producto.

TcS: ¿Usted ve ENABAS jugar un papel decisivo en mantener un equilibrio entre las necesidades del productor para recibir un buen precio para su producto y la necesidad del consumidor de pagar un precio a su alcance?

MD: De acuerdo a las políticas socio-económicas y la voluntad política de este gobierno revolucionario, de repente esta empresa es una empresa estratégica para cumplir sus objetivos y juega un rol sumamente fundamental en esta lógica que yo menciono del acopio y la producción y del acopio y la distribución. Sí tiene que ver. Es muy importante para esta empresa cumplir con esos objetivos.

TcS: ¿Puede hacer un estimado del porcentaje de granos que ENABAS está comprando en el mercado nacional en este momento?

MD: Realmente la incidencia nuestra depende del tipo de grano. En el caso de maíz es un porcentaje. En el caso del frijól es otro porcentaje. En el caso del arroz es otro porcentaje. Son distintos, porque son distintas demandas, son distintos comportamientos. Nuestra incidencia es tímida. La presencia nuestra en el acopio de la cosecha y el manejo de la cosecha, no puede ir más allá del 15% en el caso del frijól, en el doce por ciento en el caso del maíz. Es una presencia pequeña en relación a las grandes cosechas, a las cosechas que se manejan. Lo que hay que recordar es que también nuestro papel es de regulador, como estabilizador de precios y no necesariamente de buscar como acopiar toda la cosecha, sino que más bien intervenir de tal manera que podamos ir protegiendo nuestros productores y que en el comercio realmente fluye el grano a un precio justo. Ya han habido impactos positivos e importantes alrededor de estos con la intervención nuestra y los granos que hemos distribuidos.

TcS: ¿Cómo ve usted y sus colegas el papel que jugaba ENABAS en la primera parte de este año cuando los precios se dispararon y dieron un susto a los gobiernos de todo el mundo? ¿Cómo manejaba ENABAS aquella situación aquí en Nicaragua?

MD: Allí fue dónde nace la necesidad de establecer los puestos de distribución. Porque en ese momento si no hubiéramos intervenido aquí los precios habrían seguido una espiral inflacionaria increíble. De tal manera que cuando se comienza a trabajar en los puestos de distribución, se comienza a distribuir el grano que se tenía acopiado a un precio menor es que se comienza sentir el impacto de mantener los precios en el mercado y una incidencia muy importante. Y eso es lo que nos ha permitido a nosotros realmente tener una cierta estabilización de los precios que no hemos logrado hacer satisfactoriamente. Pero como aquí estas cosechas que estamos previendo van a ser importantes, lógicamente vamos a tener un nivel de precios más bajo por lo menos en lo que es granos básicos en el país.

TcS: Por supuesto es muy importante para ENABAS coordinar estrechamente con los distintos actores en el mercado nacional y también con sus colegas en el gobierno. ¿Quienes son los actores más importantes desde el punto de vista de ENABAS?

MD: Para nosotros fundamentalmente los actores claves son el campesinado organizado. Nosotros creemos que a través de las cooperativas, a través de los productores asociados, a través de los gremios de productores nosotros tenemos que jugar un papel importante apoyándonos en ellos y nosotros dándoles servicios a ellos. De tal manera que es con ellos que podemos lograr que el precio llegue directamente, ese precio que nosotros estimamos de los productos con un precio justo llegue directamente al productor en el campo. Por eso es que ellos se vuelven los actores principales como apoyo y como recibidores de servicios de parte de ENABAS, el campesinado en general, los productores organizados, las cooperativas, las asociaciones y los gremios.

TcS: ¿Y como están recibiendo ellos el mensaje de ENABAS?

MD: Hasta donde yo entiendo, lo reciben de una manera muy positiva, muy esperanzadora y de mucha protección y fortaleza. Se sienten que no están abandonados. Se sienten motivados a producir. Creemos que solo el hecho de haber intervenido en este año ha aumentado la expectativa de siembra y creemos que vamos a esperar una buena cosecha este año porque mucha gente se ha dedicado a sembrar granos básicos en este país.

TcS: ¿Y hasta que punto ha sido clave su coordinación con, por ejemplo, el compañero Ariel Bucardo de MAGFOR, con los compañeros del Ministerio de Hacienda, o con los compañeros que podrían incidir en las políticas del crédito rural?

MD: Nosotros somos parte de un sistema. El país y el gobierno tiene un sistema que nosotros llamamos el Sistema Productiva Rural, un sistema en donde participamos y coordinamos acciones y se definen las políticas y se implementan las políticas agropecuarias del país. En ese Sistema Productivo Rural coordinamos permanentemente todas las relaciones que tienen que ver con la problemática del agro. Y nosotros como ENABAS como parte de ese sistema productivo que dirige, que preside y que coordina el Ministerio de la Agricultura en la presencia del Ministro Ariel Bucardo de tal manera que allí participa el INTA, el MAGFOR, el IDR, ENABAS, el Fondo de Crédito Rural, el Fondo Nicaragüense de Inversiones. Allí se definen las políticas de financiamiento, las políticas de acopio, las políticas de asistencia técnica, las políticas tecnológicas, todo lo que implica el apoyo al campo. Estamos trabajando en ese sentido y coordinamos el impacto en el campo.

TcS: ¿Ustedes han compartido experiencias con sus homólogos en otros países de América del Sur, con Venezuela sobre su sistema de Mercal por ejemplo?

MD: No hemos tenido ninguna experiencia más que alguna conversación informal sobre esos aspectos. Con quien nos están ofreciendo su experiencia y posiblemente recibamos una visita de algunos funcionarios es del gobierno de Brasil. Brasil tiene una experiencia parecida a la nuestra donde ellos también tienen puestos de distribución, tienen almacenes completos de distribución con precios justos. Ya tuvimos una reunión y posiblemente nosotros conozcamos más esa experiencia brasileña de como ellos manejan este sistema de distribución de apoyo a las grandes mayorías de la población.

TcS: ¿Es importante algún nivel de coordinación a nivel regional aquí en América Central con sus homólogos en los países vecinos?

MD: No, no conozco ninguna experiencia de ninguno de los países centroamericanos alrededor de este tipo de distribución de productos como hacemos nosotros.

TcS: "Cómo ve usted el desarrollo de ENABAS y sus programas actualmente? ¿Lo ve en un sentido optimista hacia el futuro? ¿O está preocupado por la situación a nivel internacional?

MD: Yo lo veo con un nivel muy alto de optimismo. Porque me parece que es el camino correcto. Me parece a mí realmente que nosotros podemos salir adelante como país apoyando el campo y que estamos acertados en la medida en que es en el campo donde se descansa el desarrollo en nuestro país. Es en el campo en donde realmente puede surgir la posibilidad que este país tenga riqueza que distribuir.

Y en la medida en que nosotros podamos ir mejorando la infraestructura pública en el campo, la infraestructura vial, la infraestructura educativa, la infraestructura de salud. En la medida en que vayamos posibilitando en que se vaya capitalizando nuestros campesinos, en la medida que nosotros vayamos desarrollando la finca ganadera, la finca agrícola. En la medida que vayamos desarrollando toda la infraestructura de acopio, la infraestructura que es de almacenamiento, de comercialización. En la medida que vayamos produciendo la satisfacción alimentaria de nuestro pueblo, en la medida en que podamos ir exportando productos, en que incrementemos nuestra capacidad en áreas y nuestra productividad - en esa medida es que este país va a salir adelante.

De tal manera que yo lo veo con mucho optimismo. Son políticas de gobierno que está fundado en las mayorías que tienen que ver con la participación ciudadana, que tienen que ver con el quehacer de los ciudadanos, que tienen que ver con la toma de decisiones en las localidades, que no son medidas impuestas, sino que son medidas reales que surgen de las necesidades de la gente y por eso yo tengo gran optimismo de que podemos seguir adelante en este país implementando estas políticas.

TcS: ¿Usted piensa que con la experiencia de la espiral de precios antes en este año y con la solidez que se está desarrollando en ENABAS, que serán capaces de enfrentar adecuadamente algún choc externo muy fuerte en el futuro?

MD: Hay muchos factores que inciden en nuestra economía que lamentablemente nosotros no podemos manejar. Pero si pienso que la política de incrementar nuestras áreas productivas, la política de establecer nuestras propias semillas, la política de diseñar nuestras propias formas de acopio y de distribución son ejes fundamentales que debemos implementar y que debemos consolidar al margen de que puedan ser afectadas por algunos factores que no manejamos. Por ejemplo, el alza del petroleo, un incremento en las tasas de interés o una baja en las exportaciones o con un incremento o un giro que puedan dar los precios de los granos básicos a nivel mundial. Pero que realmente nosotros debemos primero consolidar nuestra base y seguridad alimentaria que es muy importante. Para eso debemos prepararnos. Y después pensar en el crecimiento y capitalización de nuestros sectores empobrecidos. Entonces yo creo que sí es siempre válido el hecho de seguir trabajando en este sentido porque siempre vamos a estar enfrentando esos factores. Lo importante es que debemos crear la infraestructura y los mecanismos y establecer nuestros programas de tal manera para poder manejar los precios a un nivel que garantice la seguridad alimentaria a nuestro pueblo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.