lunes, 3 de noviembre de 2008

Argentina, Córdoba: "El máximo responsable político es Menem"

Katy García (PRENSARED)

Miembros de las fuerzas vivas de la ciudad de Río Tercero, ofrecieron una conferencia de prensa en Córdoba para hacer visible la gravedad de lo ocurrido y difundir el estado de la causa. A 13 años de la voladura intencional de la Fábrica Militar, realizada para borrar pruebas de la venta ilegal de armas, los habitantes de la ciudad marcharán el lunes para exigir verdad y justicia.

La reunión con los periodistas se concretó en la oficina de la Dirección de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba. Su titular, Luis Miguel Baronetto, presentó a la delegación: "Nos hicimos eco de la lucha que la Asamblea Río III de pie, integrada por diversos sectores, viene llevando adelante y que busca instalar en la sociedad. Se trata también de violaciones a los derechos humanos, que necesitan del acompañamiento de todos", subrayó.

El próximo lunes se conmemoran 13 años del atentado que fuera presentado por el entonces presidente de la Nación, Carlos Menem, como un "accidente". Las pruebas acumuladas indican que se trataría de un hecho criminal producido para tapar el contrabando de armas hacia Ecuador y Croacia.

Ana Gritti, viuda de una de las víctimas producidas por la explosión ocurrida el 3 de noviembre de 1995, y abogada querellante en la causa aclara que "las pruebas existentes en el expediente, eran contundentes; pero, tal vez por intereses, o por otras cuestiones, no quisieron verlas, leerlas, o evaluarlas. Tanto el Juez Luis Martínez como el fiscal Massue, que actuaron en la causa los primeros ocho años, y después Diego Estévez como juez ad hoc, tenían en sus manos el expediente".

Tras los vaivenes de la causa, actualmente hay ocho procesados que deberán responder por los cargos de "estrago doloso". El juez Oscar Valentinuzzi dictó el procesamiento de los directivos de la FM: Jorge Cornejo Torino, Nicolás Quiroga, Diego Gatto, Edberto González de la Vega y Carlos Franke.

La lista se completa con el procesamiento de Carlos Menem, Jorge Baeza -viceministro de defensa en la época de la explosión- y de Norberto Emanuel, viceinterventor de la dirección de fabricaciones militares. Actualmente hay cinco con procesamiento firme. Menem, Baeza y Emanuel han apelado.

En cambio, al ex jefe del Ejército, Martín Balza, se le dictó "falta de mérito". La abogada querellante manifestó que apelará esta medida por cuanto considera que Balza tiene responsabilidad en los sucesos.

Que parezca un accidente

Tanto la abogada, como el intendente Luis Alberto Brouwer de Koning no tienen dudas en señalar que el máximo responsable político de los hechos es el ex presidente y actual senador nacional por la Rioja: Carlos Menem. "La orden partió de las más altas esferas del poder ejecutivo nacional. A tal punto esto es así que Jorge Baeza, secretario de asuntos militares del ministerio de defensa, que tenía la autoridad de un viceministro, esa misma noche da el nombre de tres operarios muertos inexistentes. También da una versión sobre el inicio del fuego, que jamás se valoró, ni siquiera como hipótesis", afirma Gritti y agrega que eso les da la pauta de que "fue un libreto escrito en Buenos Aires y leído y ejecutado en Río III".

Luego de conocer a fondo la causa Armas y tomar contacto con el fiscal Stornelli y el abogado Moner Sanz "no tuvimos ninguna duda de que los hechos se conectaban. La Fábrica Militar de Río III fue centro de acopio, almacenamiento, adulteración de números en los camiones, embalaje y envío del 95% de las armas que llegaron a Croacia y Ecuador. Era el centro desde donde se hacía la operación, entonces había que destruir esas pruebas", sostiene.

Cabe recordar, que a cinco horas de la explosión Menem dirigiéndose a los periodistas dijo textualmente: "Esto fue un accidente y ustedes tienen la obligación de informarlo así". Los años trascurridos y el acopio de información sacaron la venda de los ojos del pueblo que hoy acompaña la lucha por justicia.

Por su parte, el intendente de Konig expresa que "prácticamente está probado que el atentado fue para tapar pruebas. Atentaron contra toda la ciudad y eso no debe pasar nunca más".

Consultado sobre las responsabilidad política que les cupo a la justicia federal afirmó que "en los primeros años fue afín a los gobiernos de turno", lo cual -admite-se revirtió durante la gestión de Néstor Kirchner. En tanto, libera al gobierno de Ramón Mestre y cree que además de no tener incumbencia actuó pensando en la teoría del accidente. Respecto a la población evalúa que "fue pasando de la sorpresa a la indignación y hoy exige justicia".

Un testimonio, en vivo y en directo

Aquél día, Fabián Menichetti (LV26), se preparaba para hacer el móvil regional. Estaba en el garaje de su casa, haciendo la primera entrada, cuando de pronto se inquieta porque ve que los vidrios de la cocina se hacen trizas y su esposa sale corriendo con su hija en brazos, llorando. Pensó que era un hecho menor. Se cortó la emisión por falta de electricidad. Tomó contacto con un compañero de trabajo y salieron rumbo a la fábrica militar para ver qué pasaba.

Mientras viajaban "vemos un hongo anaranjado enorme. Ponemos a nuestras familias a resguardo y desde ese momento estuvimos días y noches siendo un puente de contacto entre la gente", recuerda. Unas 15 mil personas andaban dando vueltas por pueblos vecinos. Se improvisan centros para albergar personas y confeccionan listas de búsqueda.

Esa experiencia terrible fue narrada en su libro Noviembre, editado en 1997. Muy pronto estará en las librerías una investigación donde profundiza sobre lo ocurrido y cuenta los pormenores de la causa.

"Además de periodista soy un ciudadano y protagonista. Es difícil contarlo desde adentro. De alguna manera, es como si un corresponsal de guerra se detuviera a narrar qué fue lo que vivió. Para mí fue el hecho más bárbaro que viví. Ardió una ciudad sin importarles nada, para ocultar lo que después supimos que fue", explica.

Le preocupa que "el país no llega a dimensionar lo que pasó, el estrago que fue, y más aún cuando se conoce que no fue un hecho fortuito. Uno no llega a comprender que fue algo planificado, provocado, y eso genera impotencia. Porque no es el destino. Mi función es doble, como ciudadano y como periodista. Como ciudadano debo bregar para que haya justicia y como cronista debo investigar y llegar a la verdad", razona.

Acompañaron a la delegación tercerense, ex empleados de la fábrica militar junto a integrantes de la Asociación de Trabajadores del Estado y de la CTA. En el CPC de Arguello, permanecerá abierta, hasta el 6 de noviembre, una muestra plástica titulada "Atentado y Causa Río Tercero", con el objetivo de instalar el tema. Mientras que el próximo lunes, se realizará una marcha exigiendo justicia.

Como se sabe, la voladura del establecimiento militar causó siete muertos, cientos de heridos, daños materiales y secuelas psicológicas indelebles en la población que hasta el día de hoy se conmueve con solo recordar lo vivido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.