martes, 4 de noviembre de 2008

México: El gobierno incumple ante la Explotación Sexual Comercial Infantil

Narce Santibañez Alejandre (CIMAC)

En 2007 hubo reformas y adiciones al Código Penal federal, al Código de Procedimientos Penales y a la Ley de Delincuencia Organizada, pero la falta de voluntad política del Gobierno mexicano, traducida en raquítica asignación de recursos, hacen que estos avances legislativos sean letra muerta contra la Explotación Sexual Comercial (ESC) de niñas, niños y adolescentes.

Norma Negrete Aguayo, coordinadora de la Red Internacional de Organizaciones contra la Explotación Sexual Comercial Infantil (ECPAT, por su siglas en inglés) México, con estatus consultivo ante las Naciones Unidas, recalcó que estos avances tampoco se han homologado en los códigos penales del país.

Y se desconocen instrumentos internacionales, como la Convención de los Derechos del Niño y los compromisos derivados de esta Convención, como el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, relativo a la Venta de Niños, la Prostitución y la Pornografía Infantil.

Advirtió que el Estado mexicano tiene cuatro años de retraso en la entrega del Informe del Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, tal como lo recomendó en 2006 el Comité de los Derechos del Niño, para determinar las causas, naturaleza y magnitud de la trata de niñas y niños practicada con diversas finalidades, en particular la ESC.

Se recomendó también aplicar programas apropiados para la asistencia y reintegración de la niñez víctima de ESC y/o de trata, como lo dispone la Declaración y Programa de Acción y el Compromiso Mundial, aprobados en los Congresos Mundiales contra la ESCI en 1996 y 2001.

Así como velar porque la niñez víctima de trata y de explotación sexual sea tratada como víctima y se enjuicie a los autores; colaborar con las OSC y solicitar la asistencia técnica del Instituto Interamericano del Niño, entre otros organismos.

El experto Sérgio Pinheiro recomienda asimismo abordar la dimensión de género para que los Estados aseguren que las políticas y los programas contra la violencia se elaboren y apliquen con esa perspectiva.

La realidad, sin embargo, hace insoslayable pensar que el compromiso del Gobierno mexicano con la prevención, atención y combate a esta problemática es solo aparente, señala Norma Negrete. Y ante ello, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y actores involucrados deben seguir buscando mecanismos para que México cumpla con los compromisos hacia la niñez y la adolescencia.

Por eso, señaló la también presidenta de Espacios de Desarrollo Integral AC (EDIAC), para el Tercer Congreso Mundial contra la Explotación de Niñas, Niños y Adolescentes, que se llevará a cabo este mes en Río de Janeiro, Brasil, el Estado Mexicano no puede tener un papel protagónico, cuando carece de políticas públicas para atender el problema.

Niñas, más afectadas por la ESC

Según el Diagnóstico que elaboró este año la Comisión de los Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), en esta entidad son las niñas las más afectadas por la ESC. Sólo en la capital puede haber 250 mil niñas y mujeres en prostitución, y 9 de cada 10 empezaron a sufrir estas prácticas entre los 12 y 13 años.

Para el año 2000, de acuerdo con cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), estimadas a través de los casos denunciados en la prensa escrita, había en el país 16 mil niñas, niños y adolescentes explotados sexualmente

Sin embargo, ECPAT México considera que muchas de las cifras que manejan especialistas y legisladores no tienen sustento.

"Es difícil pensar que podríamos contar con estadísticas confiables con todo lo que implica la denuncia, donde según expertos sólo el 20 por ciento de los delitos de orden sexual se denuncian", advirtió la especialista.

El relator especial de la ONU contra la Venta de Niños, la Explotación Sexual y la Pornografía Infantil, Miguel Petit, aseveró durante su más reciente visita a nuestro país que cerca de 80 mil niñas, niños y adolescentes son víctimas del abuso con fines de pornografía y prostitución forzosa.

Explotación modernizada

Las redes de ESC están modernizando sus estrategias para incorporar a víctimas menores de edad, a través del uso de la tecnología de Internet y celulares, alertó ECPAT Internacional. Denunció que en Asia había juegos donde trasladaban a adolescentes a vivir una vida virtual, llevándolos a un contexto de deuda que finalmente los orillaba a prácticas de comercialización de sexo en la vida real para pagar y seguir jugando.

Ante ello, Sérgio Pinheiro recomienda, en el estudio de Naciones Unidas sobre Violencia del 2006, reforzar las iniciativas destinadas a combatir el uso de tecnologías de información, como Internet, teléfonos móviles y juegos electrónicos, en la ESC de la niñez y adolescencia, y en otros tipos de violencia.

La organización Espacios de Desarrollo Integral AC (EDIAC) señala la falta de informes y estudios sobre la situación de género asociada a la ESC de la niñez, pero advierten que existe mayor acercamiento a casos donde son las niñas y las adolescentes las víctimas de la ESC, aunque existe también la explotación de niños.

Efectos psicológicos de la ESC

Los efectos psicológicos de las niñas y niños víctimas de ESC son devastadores. "Tanto a niñas como niños se les puede observar aislados, depresivos, con intentos suicidas, con bajo rendimiento escolar, comportamientos adictivos y dificultad para obedecer reglas", comentó el psicólogo Alejandro Negi, durante una mesa de trabajo realizada recientemente sobre el tema.

En las niñas hay una destrucción interna, llegan a pensar que no son capaces de tener descendencia, sienten que nadie las va a querer. Además, al saberse objeto de deseo, ven afectada su función femenina, continúan sabiéndose mujeres y reconocen más fácilmente que han sido abusadas y… a veces creen que así debe ser.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.