viernes, 21 de noviembre de 2008

México: El trabajo viola el derecho a la educación, salud y esparcimiento de la niñez

Narce Santibañez Alejandre (CIMAC)

El trabajo infantil afecta la integridad de niñas, niños y adolescentes, pues implica la privación de algún derecho como a la educación, la salud o recreación, señaló María Josefina Menéndez, directora nacional de Save the Children México, durante el Congreso Nacional por la Erradicación de la Explotación Infantil realizado hace unos días en Tuxtla Gutierrez (Chiapas).

Las prácticas que preocupan en el tema, de acuerdo con el Programa Proniño, impulsado por Fundación Telefónica y Save the Children México, son las que se caracterizan por ser nocivas para el sano desarrollo físico, psíquico y social de niñas y niños, pues en muchas ocasiones entorpece el desempeño y el acceso a la educación, violando los derechos de las y los menores de edad, pues cubren horarios prolongados de trabajo, con bajos o nulos salarios, sin protección legal, expuestos a condiciones difíciles y peligrosas.

En sus formas más extremas, existen prácticas donde la niñez y adolescencia viven en esclavitud. Y este tipo de actividades no pueden relativizarse bajo la denominación de trabajo. Se trata de formas de explotación que se generan en el marco de una cultura de dominación, que abusa de la vulnerabilidad física, afectiva, social o económica.

Según el informe presentado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), los principales motivos por los cuales trabajan niñas y niños son: por necesidades económicas del hogar, 11.4 por ciento; porque el hogar necesita de su trabajo, 27.6 por ciento; por aprender un oficio, 17.6 por ciento, y 29.4 por ciento para pagar los gastos de la escuela o los propios.

Cuatro ejes de trabajo

Durante la clausura del Primer Congreso Nacional por la erradicación de la explotación infantil, el doctor Oscar Battiston, de Fundación Telefónica, presentó como conclusiones del evento, cuatro ejes de trabajo: visibilización del problema; actores y responsabilidades; pactos éticos entre las empresas; centralidad de los derechos de la niñez, y marco normativo.

En la parte de responsabilidades, se señaló la necesidad de elaborar un programa por la erradicación del trabajo infantil, asumir el papel de ciudadanía, denunciar y promover como sociedad la rendición de cuentas

El objetivo del evento fue promover la adopción de políticas de erradicación de la explotación infantil, con la participación de diferentes actores con capacidad de incidir en la problemática y con la intención de promover más congresos para discutir el tema.

En la clausura también participaron Juan Martín Martínez, director general de desarrollo de la Gestión e Innovación Educativa, y Samuel Toledo, de la oficina de Desarrollo Económico en Chiapas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.