viernes, 21 de noviembre de 2008

Rusia: Hacia el Fortalecimiento de una Alianza Dinámica en Pie de Igualdad en la Región de Asia y el Pacífico

RIA NOVOSTI

Artículo del Presidente de la Federación de Rusia, Dmitri Medvédev, sobre la participación de Rusia en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.

En los últimos diez años, Rusia participa activamente y con mucha iniciativa en el trabajo del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). La víspera de la Cumbre de la APEC en Lima, la capital de Perú, quisiera compartir mi visión del papel y los objetivos de esta agrupación regional de tanto prestigio y las perspectivas de nuestra participación en ella.

El mundo moderno cambia de forma precipitada. Los Estados de Asia y el Pacífico sienten más que otros esos cambios dinámicos. Es la región donde se manifiestan con más claridad todas las ventajas y desventajas de la economía global y del aumento de la interdependencia multilateral. Estos países cada vez más se enfrentan a los nuevos desafíos que no podrán superar sin la creación de una arquitectura de la seguridad óptima, como también de instituciones destinadas a promover el desarrollo sostenible.

Estoy convencido de que la APEC puede y debe jugar un papel decisivo en la búsqueda de vías para asegurar la estabilidad y la prosperidad de nuestra región común. En la próxima Cumbre discutiremos las prioridades de la cooperación económica, tecnológica y en material de inversiones así como las vías y los modelos de desarrollo ulterior de la Cooperación Económica Asia-Pacífico.

Considero prioritarios los temas relacionados con las estrategias para minimizar las consecuencias de la crisis financiera global y el afianzamiento de la seguridad energética y alimentaria.

Las causas principales de la crisis económica mundial han sido la violación de la estabilidad de los mercados financieros y los defectos y errores de la política económica de ciertos países.

Para proteger la economía nacional y garantizar el funcionamiento estable del sector real así como la recuperación rápida del sistema bancario en Rusia se toman medidas eficaces de estabilización. Ha sido elaborado y se está realizando el programa para minimizar las consecuencias de la crisis. Aplicando una política anticrisis en el interior del país concedemos gran importancia al fortalecimiento de la cooperación internacional. Consideramos que esto puede ayudar a cumplir el objetivo prioritario: construir un sistema financiero y económico multipolar.

Son los Estados miembros de la APEC los que tendrán que asumir en gran medida la responsabilidad por el arreglo de la crisis económica mundial. Hoy día la responsabilidad de las economías emergentes es grande como nunca antes. Ante la caída considerable de las economías tradicionalmente estables (y hasta la amenaza de recesión en algunos países desarrollados), la posibilidad de mantener altas tasas de crecimiento, la capacidad de los mercados para asumir la inversión y el alto potencial humano y tecnológico de los países de la APEC dan motivos para afirmar que esta región será una locomotora la que en un futuro garantizará el desarrollo sostenible de la economía mundial. Según nuestros pronósticos, muchos países de la APEC serán los líderes del "período post - crisis" y ganarán unas nuevas posiciones en los mercados clave.

En la Cumbre del G-20 en Washington presentamos una serie de propuestas para modernizar la estructura de la economía y finanzas mundiales. Considero que es importante discutirlas en el marco de la próxima Cumbre de la APEC. Considerables volúmenes de comercio entre los miembros de esta organización hacen posible la constitución de un sistema moderno del comercio internacional más flexible, que incluya el fortalecimiento del papel de las monedas de circulación regional.

La agenda de la Cumbre contiene asimismo temas de actualidad, tales como la seguridad energética, la escasez de los productos alimenticios, el cambio del clima, la seguridad del comercio y el aumento de la responsabilidad social del sector corporativo. La discusión detallada de estas cuestiones y la elaboración de soluciones acordadas responden plenamente a los objetivos de programa de la APEC.

Prestaremos gran atención a los temas de la seguridad energética. Rusia comparte la preocupación de los miembros del Foro por la oscilación de los precios de los recursos energéticos que influyen en la tasa de crecimiento de sus economías y en el avance de los proyectos sociales indispensables.

Rusia, siendo uno de los principales proveedores mundiales de hidrocarburos, contribuirá a crear un sistema de abastecimiento de energía en la región Asia-Pacífico, el que permitirá a los consumidores de los recursos energéticos diversificar la geografía de las importaciones y garantizará suministros estables e ininterrumpidos de petróleo y gas.

Sin duda, estamos interesados en mantener estables y predecibles los precios de los hidrocarburos a partir de la relación real entre la oferta y la demanda. Estamos asimismo dispuestos a participar en los proyectos conjuntos en materia de ahorro de energía y en el fomento de las fuentes de energía alternativas.

La protección del entorno adquiere un papel cada vez más importante en la solución de los problemas del desarrollo económico. Este tema empieza a ser uno de los rectores en los diversos foros internacionales, incluida la APEC. La parte rusa aborda este temario con responsabilidad, lo cual testimonia asimismo nuestro aporte al cumplimiento del Protocolo de Kyoto. Se dan pasos necesarios al nivel internacional y regional. En junio de este año firmé el Decreto sobre "Medidas para aumentar la eficacia energética y ecológica de la economía rusa" que induce a reducir para 2020 el gasto energético por unidad de Producto Interior Bruto ruso en no menos del 40% en comparación con 2007.

Nos esforzamos por contribuir a la solución eficaz del problema de los alimentos. Rusia posee un potencial agrícola singular y hace esfuerzos máximos para garantizar por completo sus propias necesidades y para ayudar a otros países. Y para convertirse en el futuro en un jugador importante en el mercado mundial de alimentos. A propósito, reaccionando al problema de alimentos que se hace cada vez más agudo para los consumidores y los productores Rusia lanzó la iniciativa de celebrar a comienzos de junio de 2009 en San Petersburgo la Cumbre Mundial de Cereales.

La interacción entre el Estado y el sector privado ha sido y sigue siendo un recurso palpable del crecimiento económico en la Región de Asia y el Pacífico. En el marco de la APEC se le presta una atención elevada. Por ejemplo, durante unos años funcionó con éxito el Diálogo de los Metales No Ferrosos, arrancado por la propuesta de Rusia, en que participaron los hombres de negocios de nuestros países. Y en la actualidad funciona activamente bajo presidencia rusa el Grupo Especial para la Industria Minera y Metalurgia. El trabajo del sector privado ruso en el Consejo Consultivo Empresarial del Foro fue valorado altamente por los socios. Una de sus sesiones plenarias se celebró en mayo de este año en Moscú.

Destacaré en especial la iniciativa promovida por el Perú de aumentar la responsabilidad social del sector corporativo de la APEC. Se trata de la unificación de los intereses públicos y privados para alcanzar el fin estratégico común: el desarrollo social y económico estable y progresivo en el espacio Asia-Pacífico.

Rusia comparte y respalda plenamente este enfoque. Nuestra economía desde hace mucho y con éxito va integrándose en la mundial. Nos proponemos continuar con el diálogo multifacético en el marco de la APEC sobre la liberalización del régimen del comercio y el fomento de la cooperación en materia de inversiones.

Entre los derroteros más importantes de la cooperación siguen figurando los temas de seguridad. Ante todo, se trata de la resistencia conjunta al terrorismo internacional que representa, entre otras cosas, una amenaza seria para el comercio y los lazos económicos, las comunicaciones marítimas y el transporte de energéticos. El trabajo de la APEC para realizar la iniciativa rusa de la protección antiterrorista de las instalaciones estratégicamente importantes de la infraestructura energética está llamado a apoyar los esfuerzos comunes en la solución de tales problemas.

Otro problema candente son las acciones conjuntas en las situaciones de emergencia. Incluso para prevenir y eliminar los efectos de las catástrofes naturales y tecnógenas y luchar contra las enfermedades pandémicas. Rusia ha acumulado una importante experiencia organizativa y tecnológica en estos campos, la cual, tal y como lo demuestra la práctica, es requerida en los países de la APEC. Tan sólo en los últimos años la ayuda operativa y eficaz de los especialistas rusos en labores de salvamento en trabajo conjunto con colegas de otros países salvó a miles de vidas humanas.

En el marco de la Cooperación Económica Asia-Pacífico se plantea cada vez más la lucha contra la corrupción. Rusia, al igual que otros participantes en el Foro, considera que este trabajo es importante en extremo. A mediados de este año adoptamos el Plan Nacional para Contrarrestar la Corrupción, y hace poco a la Duma de Estado (Cámara baja del parlamento ruso) fue presentado el llamado "paquete anticorrupcionista" de leyes. Contribuiremos al máximo al trabajo multifacético en este derrotero.

He enumerado tan sólo los problemas principales que hoy día se plantean ante el Foro. Estoy convencido de que su solución práctica depende del apego de los participantes de la APEC a los principios de consenso y voluntariedad. Rusia continuará ateniéndose firmemente a los mismos.

Estamos seguros de que la incorporación en los procesos de integración en la Región permite un cumplimiento más eficaz de los programas del desarrollo social y económico de nuestro país. Y, por tanto, damos gran importancia al afianzamiento de la cooperación industrial y en materia de tecnologías avanzadas, la realización de los proyectos de transporte, incluida la creación del "puente terrestre" para los cargamentos entre la Región de Asia y el Pacífico y Europa.

La ampliación de los vínculos interregionales es importante sobre todo para Siberia y el Lejano Oriente de Rusia. Justamente por eso en el contexto de la presidencia rusa en la APEC en 2012 se decidió celebrar la Cumbre de los Estados partícipes en Vladivostok. Ya ahora nos preparamos enérgicamente para ello valiéndonos tanto de los nuevos logros como de la experiencia de la organización de los encuentros de los organismos de trabajo del Foro en las regiones del Lejano Oriente.

La presidencia enérgica del Perú en la APEC en 2008 y la preparación por la dirección del Perú de una agenda saturada de la próxima Cumbre dan seguridad de que será eficaz. Estoy seguro de que año tras año el prestigio del Foro, el interés por la cooperación en bien de nuestros pueblos y el enfoque responsable, típico de la APEC, de la solución de los problemas candentes sólo van a aumentar. Y esta es la clave del éxito en la edificación de nuestro espacio común de Asia-Pacífico, seguro y próspero.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.