martes, 23 de diciembre de 2008

2008, Un año caliente

AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR

El año que concluye ha sido uno de los diez más cálidos desde 1850. Se caracterizó por fenómenos climáticos extremos y durante el verano del hemisferio norte tuvo lugar la segunda extensión más reducida del hielo del Ártico. Un especialista argentino subraya la necesidad de incrementar la investigación multidisciplinaria para la correcta toma de decisiones.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), es probable que 2008 se clasifique como el décimo año más cálido de los registros climáticos desde que éstos empezaran a efectuarse con instrumentos en 1850.

“El hecho de que sigan acumulando años cálidos en los últimos registros es preocupante porque esta indicando una tendencia”, indica el doctor Pablo Canziani, director del Programa de Estudios de Procesos Atmosféricos en el Cambio Global de la Universidad Católica Argentina. Y agrega: “Estas mediciones pueden ser un indicador de un proceso de calentamiento global que de acuerdo con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático ya se está registrando.”

La OMM informa que la temperatura media combinada de la superficie del mar y del aire en la superficie terrestre registrada en 2008 supera en 0,31 °C la media anual de 14 °C correspondiente al período de 1961 a 1990.

“La temperatura media es un promedio que tiene en cuenta las mediciones de temperatura efectuadas en estaciones meteorológicas terrestres y en zonas marítimas, en islotes o boyas flotantes”, explica Canziani quien también se desempeña como investigador de Conicet. Y continua: “Medir la temperatura de la superficie del mar es importante dado que las masas oceánicas son reguladores clave del clima a nivel global. No hay que olvidar que el mar ha retenido prácticamente el 80 por ciento de la acumulación de energía debido al incremento del efecto invernadero.”

Por otra parte, la extensión del hielo marino del Ártico se redujo durante el verano del hemisferio norte hasta alcanzar el segundo nivel más bajo jamás registrado desde que comenzaran las mediciones por satélite en 1979. Asimismo el organismo internacional revela que en muchas partes del mundo se registraron fenómenos climáticos extremos, entre ellos inundaciones devastadoras, sequías graves y persistentes, tormentas de nieve, olas de calor y olas de frío.

“Desde el punto de vista social, y económico, esto nos indica que tenemos que trabajar para, por un lado, reducir las causas de este calentamiento, y por otro lado, proceder a implementar todas las estrategias necesarias para ir adaptándonos en la producción y en otros ámbitos de la sociedad a los cambios que se puedan dar”, afirma Canziani.

Para hacer frente al calentamiento global, el experto advierte que es necesario fomentar la investigación multidisciplinaria. “Los procesos meteorológicos son complejos y las relación que se dan entre la temperatura de los mares, de los suelos y de los hielos no es lineal. Para poder tomar las decisiones en el ámbito político y económico, la única forma de hacerlo adecuadamente es contar con un respaldo científico y tecnológico
.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.