jueves, 11 de diciembre de 2008

El Salvador: Dos cántaros con agua para sobrevivir

Beatriz Castillo (COLATINO)

Edith Xiomara Saldaña ríe mientras observa que dos jóvenes se toman de la mano, en una escena de la serie televisiva "Somos tú y yo". Trata de acortar el tiempo de espera, en casa de una vecina frente a la cantarera que aún no empieza a funcionar, a donde llegó desde las siete de la mañana. Estamos en la entrada principal del asentamiento Los Pinos, del cantón San Rafael, en el municipio de Tacuba, departamento de Ahuachapán, donde el agua, además de escasa, es causa de conflictos entre los vecinos.

"Me vengo temprano para poner los cántaros en la fila, tengo que ayudarle a mi mamá a jalar el agua en la casa", dice Edith.

El lugar está concurrido por mujeres cargando niños y niñas. Todas las mañana son iguales: largas filas y esperas para obtener el vital líquido.

Saldaña asegura que hoy que terminó de estudiar tiene que ayudar más en su casa. En días de escuela se turnan con su hermano para asistir a clases, y poder recoger el agua.

Las 60 familias que conforman el asentamiento Los Pinos se abastecen de agua a través del sistema ofrecido por la Asociación Comunal "Bendición de Dios". Desde hace algunos años, la empresa proporciona el vital líquido, sin embargo, ahora lo hace de forma más escalonada por problemas legales que existieron entre la directiva y otro grupo de personas que también se denominaban como los directivos.

El problema se resolvió en un tribunal, pero con ello un precio que pagar: el racionamiento del agua. La Asociación Comunal "Bendición de Dios" otorga el vital líquido para las 60 familias de Los Pinos, dos horas diarias, cuando hay suerte son tres.

"Mire, a veces tengo que dejar al niño más chiquito solo para venir y llevar el agua", comenta Francisca García. Los Pinos se estableció como asentamiento en 2001, después de los terremotos.

Varios afectados por el fenómeno natural se trasladaron a la zona donde no existió luz, sistema de drenajes ni agua. Poco a poco la comunidad ha logrado introducir los servicios. Solo el proyecto de agua no ha logrado concretarse.

"Lo ideal fuera que el gobierno, a través de la alcaldía nos proporcionara el agua…. y no estaríamos así", agregó Ana Gladys García.

García resiente que durante los nueve meses que se registró el problema de que a la directiva le correspondía el manejo de la Asociación Comunal "Bendición de Dios", se dejó sin agua a la población.

"Una señora, por ir a buscar agua al río, cuando no había, se cayó y perdió a su bebé… por andar eso de los pleitos le pasó esa gran tragedia….pero gracias a Dios se llegó a un acuerdo", comenta la mujer.

Si la cantarera no funciona, la gente tiene que caminar tres kilómetros para ir al río, sino, acudir a un pozo que también queda en una zona "quebrada".

El municipio de Tacuba no cuenta con el servicio del sistema de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), y está ubicado dentro de los 50 municipios más pobres del país. El 74.3% de la población del municipio de Tacuba viven en pobreza. El 28.1 vive en la zona urbana, y el 47.2% en lo rural. El común denominador de ambos sectores sociales es que enfrentan problemas de acceso al agua.

Wenceslao Jiménez, presidente de la Asociación de Desarrollo Comunal del asentamiento Los Pinos, aseguró que para que las familias tengan acceso al agua potable es mayor inversión del Estado salvadoreño.

"La idea de nosotros es tener un proyecto de agua domiciliar, donde el gobierno, a través de la municipalidad, vean la necesidad que tenemos los seres humanos y le apuesten a la inversión de proyectos de agua, porque al Estado es la entidad que le compete que la ciudadanía tenga sus servicio básico y el agua es un servicio básico", agregó Jiménez.

Pocos fondos

El agua es un derechos humano. El Centro para la Defensa del Consumidor, desde hace algunos meses, impulsa ese lema con el fin de crear conciencia a la población y las instituciones de gobierno, sobre la grave problemática que enfrenta la población salvadoreña, independientemente si vive en la zona rural o urbana.

Danilo Pérez, del Centro de la Defensa del Consumidor (CDC), explicó que como organización les preocupa el tema de la calidad, disponibilidad y el acceso al agua.

En una de las declaratorias de las Naciones Unidas, se hace énfasis en estos temas y estos son el mayor problema que enfrentan los salvadoreños.

"Son tres aspectos que no se cumplen… y nos preocupa porque cuando uno analiza la realidad del país, empezamos a darnos cuenta que somos el últimos país en el tema de acceso y cobertura", indica.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), refleja, en sus datos, hasta el 2004, que en la cobertura El Salvador solo ofrece el 91% de agua potable. Mientras que en cobertura de agua en la zona rural solo cumple con un 68%, siendo el segundo país de Centroamérica con esta problemática , el primero es Nicaragua con un 65%.

En ese mismo año la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), realizó una investigación que reflejó que la cobertura en la zona rural era de 48%.

En la actualidad, los porcentajes no tienen variación, lo que indica que no se ha estado trabajando en el problema.

A criterio de Pérez, el Estado salvadoreño tiene que hacer una investigación completa del tema de acceso, saneamiento y disponibilidad de agua para con ello destinar inversiones que concuerden con la realidad.

"No se puede decir que se tiene acceso porque se tienen fuentes mejoradas de agua cuando son pozos y no se conoce la sanidad", explicó.

El representante del CDC considera que la inversión para el tema de agua ha disminuido. En 2001 invirtió 39 millones de dólares , fue lo más alto; en 2006 la inversión fue de 16.5 millones de dólares. "Estos datos son llamativos y preocupantes porque la población ha ido creciendo y la inversión disminuyendo", acotó.

Los cálculos del CDC indican que el Estado invierte 1.8 millones de dólares anuales y "lo que se necesita en el país para que haya mayor acceso de agua es de 100 millones de dólares".

Cobertura para 4 millones

Se estima, que el programa hídrico de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), cuando termine el período del presidente Elías Antonio Saca, alcance una cobertura en infraestructura física del orden del 95% de la demanda urbana y el 35% de la rural.

También se espera construir más de 50 sistemas urbanos y rurales de suministros de agua potable. En el área de saneamiento se provee alcanzar un 90% en el área urbana y 55% en el área rural.

La institución de gobierno indica que ANDA invirtió en agua y saneamiento, en los últimos 10 años, 236.7 millones de dólares; con un promedio de 23.7 millones de dólares por año. Los cálculos de la autónoma reflejan que ofrece el servicio a 4.3 millones de habitantes en todo el territorio. Sin embargo estos datos dejan fuera a más de un millón de personas, ya que según el último Censo, la población es de más de 5 millones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.