jueves, 11 de diciembre de 2008

México: Cinismo

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

En lugar de cumplir con su deber de investigar los cientos de atentados de que han y son víctimas de continuo los informadores y llevar ante los tribunales a los autores intelectuales y materiales de los mismos, favorece la vergonzante impunidad que prevalece en nuestro país, el fiscal especial para la atención de delitos contra periodistas de la Procuraduría General de la República, PGR, Alberto Orellana Warco, al intentar minimizar el grave y ascendente fenómeno de asesinatos, desapariciones forzadas y demás agresiones a comunicadores.

El funcionario afirmó en forma cínica y con argumentos falaces que México no es “el segundo país más peligroso para el ejercicio periodístico después de Irak”, porque en su opinión sólo 3 de los 25 asesinatos cometidos contra informadores en los últimos 2 años no tienen relación con su ejercicio profesional, y apenas el 16 de las 279 investigaciones están vinculadas con cuestiones del crimen organizado.

Orellana Warco es titular de esa entelequia llamada rimbombantemente, Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra Periodistas, FEADP, dependiente de la Subprocuraduría de Derechos Humanos y Atención a la Víctimas del Delito, que encabeza su paisano y padrino, Juan de Dios Castro Lozano, el cual vive todavía confundido en la bizantina discusión de determinar quién es periodista.

En días recientes, se difundió que México es el segundo país más peligroso para los periodistas en el mundo, al registrar siete asesinatos el año pasado, superado sólo por Irak (46), según el reporte anual difundido en Viena por el Instituto Internacional de Prensa, IPI, por sus siglas en inglés.

Desde luego el funcionario ignora el trabajo de investigación continuamente actualizado por la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP-México, Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, y el Club Primera Plana, cuyas cifras las repetimos, para haber si las confronta y las asimila y prueba que México ocupa el PRIMER lugar en el mundo, sólo por debajo de Irak, que es un caso sui géneris, por ser una nación que sufre una guerra de intervención por parte del imperio.

Son 86 periodistas asesinados desde 1983 a la fecha, de ellos 34 al 2000, 2 muertos por años. En el sexenio del supuesto cambio de Vicente Fox Quesada, la cifra se elevó a 30, es decir 5 por año; y lo más grave, en lo que va de la actual administración son 22 los informadores victimados, UNO POR MES, además de los 9 compañeros desaparecidos en estos últimos 8 años, Señor Fiscal.

Sus afirmaciones son tan falaces, que basta sólo explicarle que el gremio organizado de México siempre se ha negado a señalar culpables porque no somos policías, peritos y ni encargados de la procuración de justicia. El señor fiscal, considera que por el sólo hecho de que el delito no fue cometido por él crimen organizado deja de ser delito contra la libertad de expresión.

Es de recordarle que la Comisión de Seguimiento a Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación de la Cámara de Diputados y su Consejo Consultivo, elaboramos una iniciativa para que todo delito contra las libertades de prensa y expresión se consideren del fuero federal y se cree la Subprocuraduría especializada correspondiente. Es obvio que ésta sea su respuesta, porque desde luego, no tendrá ninguna oportunidad de seguir en el presupuesto ante su comprobada ineficacia.

Y algo más, si tiene toda esta información de quienes y por qué se cometieron todos estos asesinatos, desapariciones forzadas y demás atentados, la pregunta es obligada, ¿qué espera para detener a los culpables y enviarlos a la cárcel bien consignados para enfrentar a la justicia? Lo demás es simple cinismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.