jueves, 11 de diciembre de 2008

Panorama económico de China

XINHUA

Los ingresos fiscales de China disminuyeron un 3,1 por ciento en noviembre respecto del año pasado, acelerando su paso de decrecimiento en octubre, anunció hoy jueves el Ministerio de Hacienda.

La entidad atribuyó la caída a la desaceleración del crecimiento económico y el recorte tributario para estimular la economía.

Los ingresos totalizaron en 379.200 millones de yuanes (55.400 millones de dólares) el mes pasado, cifra que supone una baja de 3,1 por ciento interanual.

En el pasado mes de octubre, el país asiático registró 532.900 millones de yuanes en los ingresos fiscales, cayendo 0,3 por ciento anualmente, primer descenso en los últimos 12 años.

Las ganancias fiscales del país aumentaron un 20,5 por ciento anualmente para situarse en 5,8 billones de yuanes durante los primeros 11 meses de este año, mientras que los gastos también subieron un 23,6 por ciento durante el mismo periodo, para alcanzar cerca de 4,6 billones de yuanes.

Sube un 2,4% el IPC en noviembre

El índice de precios al consumidor (IPC), el principal indicador de la inflación, subió a un ritmo anual más lento de 2,4 por ciento en noviembre de 2008, informó hoy jueves en Beijing el Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

Las subidas del IPC se desaceleraron por el séptimo mes consecutivo gracias a la fuerte caída de los precios de mercancías en el mercado mundial y la inactiva demanda global en medio de la crisis financiera global.

La economía de China podría recuperar su impulso en el segundo semestre de 2009

Debido a que el riesgo de deflación se perfila por las débiles exportaciones y un descenso de la inversión privada en bienes raíces, la economía de China podría continuar desacelerándose en los trimestres inmediatos, pero recuperará su impulso en el segundo semestre del próximo año, señaló un informe de Morgan Stanley publicado hoy.

En su Panorama Económico de China para 2009, Morgan Stanley Asia, con sede en Hong Kong, pronostica que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) base de China será de alrededor de 7,5 por ciento el próximo año, con escenarios positivos y negativos de nueve por ciento y cinco por ciento respectivamente.

La proyección surge después de que los indicadores económicos del país mostraron que los impactos de la crisis financiera global en la economía tangible de China se han hecho mucho más severos.

Las exportaciones totalizaron 115.000 millones de dólares el mes pasado, disminuyendo 2,2 por ciento interanualmente, en el primer descenso mensual desde junio del 2001, señaló hoy la Administración General de Aduanas. El anterior descenso, que fue mucho menor con 0,6 por ciento, reflejó la caída de la demanda de EEUU después de que se rompió la burbuja tecnológica.

El índice de precios al productor (IPP) se desaceleró considerablemente registrando un aumento anual de dos por ciento en noviembre. Esto fue también una mayor desaceleración del crecimiento para el IPP desde mayo del 2006, lo cual provocó preocupaciones acerca de los riesgos de una rápida desaceleración de la economía y creciente deflación.

A finales del mes pasado, el Banco Mundial revisó a la baja su pronóstico para el crecimiento del PIB de China para el próximo año de 9,2 por ciento a 7,5 por ciento.

El jefe economista de Morgan Stanley Asia sobre la economía de China, Wang Qing, dijo que tres factores, que son el enfriamiento de la inversión en bienes raíces, una reducción masiva de insumos de materias primas como consecuencia inmediata del colapso de los precios internacionales de artículos, y el debilitamiento de la demanda externa, han provocado que la economía de China reduzca su ritmo más profundamente.

El "impacto triple", sin embargo, difícilmente puede mantener toda su fuerza a lo largo del 2009, aunque los estragos podrían continuar sintiéndose en el primer trimestre del próximo año, dijo.

Debido a que el paquete de estímulos fiscales llegó más rápido en esta ocasión que durante la crisis financiera de Asia, Morgan Stanley espera que su efecto sea visible a mediados del 2009. Además, la lenta recuperación de las economías del G3 --Estados Unidos, la Unión Europea y Japón-- después de las acciones sin precedente en las políticas monetaria y fiscal pueden llevar al mejoramiento de la demanda externa para el segundo semestre del próximo año y con ello contribuir a una modesta recuperación de la economía de China.

Pide China a las aerolíneas nacionales cancelar o aplazar la compra de aviones el próximo año

La autoridad de aviación civil de China exhortó a las aerolíneas estatales del país a cancelar o aplazar la compra de nuevos aviones el próximo año en un esfuerzo por mantener a las aerolíneas fuera de problemas financieros en la actual crisis económica global.

La Administración de Aviación Civil de China (AACCh) también alentó a las aerolíneas a regresar a la renta de aviones de firmas extranjeras y dejar en tierra o vender algunos otros aviones de acuerdo con la debilidad de la demanda.

La administración indicó que será muy precavida para aprobar nuevos pedidos de aviones el próximo año.

En su website, indicó que no se aprobará ninguna nueva aerolínea para operar antes del año 2012 y las aerolíneas han recibido instrucciones para retirar un gran número de aviones viejos.

Esas acciones pueden representar un duro golpe para fabricantes de aviones como Airbus y Boeing, que consideran a China como un importante mercado para el futuro crecimiento.

El fabricante estadounidense Boeing, que tiene 60 por ciento del mercado chino, aseguró pedidos por 101 aviones de China el año pasado. Por su parte, el fabricante de aviones francés Airbus logró vender 160 aviones a China también el año pasado, y su mercado ha crecido a 39 por ciento.

Un analista de la industria calcula que se espera que alrededor de 180 nuevos aviones sean entregados a aerolíneas chinas el próximo año.

Las aerolíneas aún no señalan si cancelarán o aplazarán los pedidos como lo recomendó la AACCh.

Bolsas chinas cierran a la baja por temor a desaceleración económica

Las bolsas chinas cerraron la jornada de hoy jueves a la baja tras la reciente publicación de varios informes sobre la situación económica del país asiático, los cuales, según analistas, desataron temores por un empeoramiento del rendimiento económico.

El Índice Compuesto de la Bolsa de Shanghai perdió 47,44 puntos, o un 2,28 por ciento, para situarse en 2.031,68 enteros, mientras que el de la Bolsa de Shenzhen bajó un 1,72 por ciento, ó 128,80 puntos, para terminar la jornada en 7.361,49 unidades.

El volumen combinado de negocios en las dos bolsas de valores se situó en 127.783 millones de yuanes (18.650 millones de dólares), cifra que supone una caída respecto a los 134.045 millones de yuanes registrados en la anterior jornada.

Según informó esta semana el Buró Nacional de Estadísticas (BNE), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de China, principal indicador de la inflación, subió en noviembre de 2008 a un ritmo anual más lento, del 2,4 por ciento.

La cifra, comparada con el 4 por ciento en octubre, el 4,6 por ciento en septiembre, el 4,9 por ciento en agosto y el 8,7 por ciento en febrero, el aumento mensual más alto de los últimos 12 años, se ajusta, en general, a los pronósticos.

Asimismo, el Índice de Precios al Productor (IPP) continuó desacelerándose para situarse en noviembre en el 2 por ciento.

Diario del Pueblo subraya la demanda interna para impulsar un rápido crecimiento de China en el 2009

China debe esforzarse por lograr un crecimiento económico estable y relativamente rápido en 2009 estimulando la demanda interna, acelerando la reestructuración industrial y profundizando la reforma y la política de apertura, señaló un artículo del Diario del Pueblo que se publica el jueves hora local sobre una conferencia económica central anual de alto nivel.

En la reunión de tres días, que concluyó hoy, las autoridades del país subrayaron que debe mantenerse un rápido crecimiento económico el próximo año.

"La meta última del desarrollo económico es mejorar la vida de la población", señala el periódico, conocido como portavoz del Partido Comunista de China.

Al elogiar el logro económico que ha alcanzado el país a pesar de una desacelerada economía al interior y exterior este año, el periódico exhortó a la nación a prepararse completamente para futuros retos.

El PIB de China se desaceleró a nueve por ciento en los primeros tres trimestres de este año a partir del 11,4 por ciento alcanzado en el 2007, reflejando aún un crecimiento relativamente rápido.

El crecimiento de la demanda interna fue alistado como una forma fundamental de impulsar la economía, y se espera que la urbanización e industrialización en el país genere un enorme potencial de demanda en el mercado.

Al mismo tiempo, el país debe dar igual importancia a la calidad y velocidad de su desarrollo, indicó.

El artículo aconseja al país buscar un nuevo potencial de crecimiento y habilidades más competitivas a través de la reestructuración industrial y el equilibrado desarrollo urbano y rural, entre otras cosas.

"Debemos dar más importancia al desarrollo rural en medio de las actuales dificultades en el sector económico", dijo el periódico. Señaló que el impulso a la industria agrícola y un incremento en los ingresos de agricultores es clave para promover el mercado rural, cuyo desarrollo se ha rezagado en comparación con su contraparte urbana.

Con los esfuerzos para impulsar la demanda interna, el artículo subraya la importancia de mantener el estable crecimiento de las exportaciones para el desarrollo económico.

El artículo alistó múltiples medidas que el gobierno ha preparado para mejorar el sustento de la población, incluyendo el mejoramiento del empleo, el establecimiento de un sólido sistema de seguro social para residentes rurales y urbanos y el otorgamiento de más ayuda económica a las familias de bajos ingresos.

Mejorar la calidad de alimentos y medicinas así como de la seguridad en el trabajo también son temas de la agenda gubernamental china para el próximo año.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.