jueves, 14 de agosto de 2008

Nicaragua está volviendo a nacer

TORTILLA CON SAL (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista exclusiva a Alberto Guevara, Ministro de Hacienda y Crédito Público e Nicaragua acerca la perspectiva del desarrollo económico y político del país centroamericano bajo el gobierno sandinista.

El gobierno del Presidente Daniel Ortega ha recibido muchas críticas 
en la prensa nacional por motivo de los altos precios en el país y una 
aceleración en la tasa de inflación que ha llegado a casi 12% en los 
primero seis meses de 2008. Se han hecho comparaciones con las 
experiencias de los países vecinos centroamericanos desfavorables para 
Nicaragua. También se ha sugerido que el impacto de los programas del 
ALBA ha tendido a aumentar la inflación en el país. A finales de 
julio, Tortilla con Sal conversó con Alberto Guevara (AG) el Ministro 
de Hacienda y Crédito Público e Nicaragua sobre el tema de la 
inflación en Nicaragua. 
TcS: ¿Será posible dar un panorama de los elementos principales que 
inciden en el fenómeno de la inflación en Nicaragua? 
AG: Hablar de inflación es hablar de un tema que tiene componentes 
diferentes. Hay componentes internos y aspectos que son de carácter 
internacional que impactan en una economía pequeña y abierta y que es 
altamente dependiente del sector externo. Entonces, ese es el primer 
punto que tenemos que valorar si hablamos de Nicaragua y si hablamos 
de la región centroamericana. Todos estamos sometidos a los efectos 
nocivos del alza en los precios internacionales de productos que tiene 
impacto directo sobre la producción nacional y que tienen impacto 
directo sobre los resultados de esa producción. En primer lugar a la 
crisis de los energéticos que están teniendo un impacto muy fuerte 
sobre nuestras economías. 
Es bueno hablar, cuando hablemos de la inflación, tratar de establecer 
las diferencias que existen en como es que se formen los precios en 
Nicaragua o como es que se formen, por ejemplo, en El Salvador. Porque 
existen patrones que si lo equipáramos nos van a demostrar que tenemos 
diferencias y eso nos causa diferentes impactos de hecho en lo 
petrolero. En Nicaragua, la matriz energética tiene una ponderación de 
un ochenta por ciento en consumo de petróleo. O sea tenemos una 
dependencia de un 80% del petróleo. De tal manera que el choc sobre 
nosotros es absolutamente superior que sobre El Salvador, que apenas 
tiene un 40% o 38% de dependencia petrolera. A veces la gente quiere 
hacer comparaciones, pero no están tomando en cuenta esas realidades. 
Hay otro aspecto por ejemplo que es muy importante tomar en cuenta, 
que es el tipo de cambio. El Salvador es una economía dolarizado y por 
lo tanto la trayectoria de la inflación en El Salvador va a estar más 
alineada con la trayectoria de la inflación a nivel internacional en 
los países que utilizan el dólar como moneda de referencia. Mientras 
que nosotros tenemos un deslizamiento que es a 20 por uno no es a uno 
por uno. Eso también tiene un impacto inflacionario importante. 
Y una tercera cosa que creo que es importante tomar en cuenta es lo 
que tiene que ver con la medición de los parámetros que nos llevan a 
determinar la inflación en el país. Estoy hablando de la canasta del 
IPC. Entonces, la ponderación de los alimentos en Nicaragua es casi un 
45%. La ponderación de los alimentos en Honduras anda por el 35%. En 
Costa Rica anda por debajo de los 30%. Entonces esa alza internacional 
en los precios de alimentos también tiene un impacto interno, dada la 
ponderación que tiene en nuestra formación de precios. 
Entonces esa es una causa muy importante que es tanto el boom en los 
precios del petróleo, que es una tragedia para nuestros países - para 
darle un dato que creo que puede ayudar despertar conciencia en el 
mundo sobre la tragedia que estamos viviendo, el 70% de nuestras 
exportaciones sirven para pagar la factura petrolera. Aquí no queda 
nada prácticamente para poder invertir en programas sociales, en 
desarrollo económico y social. El petróleo se nos está comiendo en 
nuestras economías. El petróleo se nos está comiendo las carreteras. 
Lo que nosotros hace tres años estábamos contratando con el Banco 
Mundial, con el BID, con quien fuera, para poder hacer una carretera 
de 300 kilómetros, para decir algo, hoy con el incremento en los 
precios del petróleo y su impacto, porque es un costo universal, ya 
podemos construir tal vez solo ciento cincuenta y eso si logras 
hacérselo ahorita y entonces eso se vuelve recurrente. Porque hay un 
ciclo en el proceso de revisión de las carreteras. Tenemos que irlas a 
licitar y cuando las vamos a licitar, vamos con montos que ya sabemos 
que están por debajo del valor real y entonces van a ser declarados 
desiertos. 
Y cada día que pasa de ese incremento del petróleo, esa tragedia que 
está ocurriendo en el mundo en este momento, a que yo creo que el 
mundo desarrollado podría dar respuestas. Yo creo que si hay un 
consenso entre todos acerca de cual es la realidad del petróleo. El 
petróleo no puede ser sometido a los vaivenes de las burbujas 
financieras. No puede ser sometida a los precios de futuro. No puede 
ser sometido a políticas particulares de países, porque el petróleo 
tiene que ver con la misma vida del planeta. 
Entonces esa es una razón poderosa que está generando inflación en el 
mundo. Realmente no se ha escapado ningún país, ni siquiera los países 
desarrollados. Yo acabo de venir de los Estado Unidos y allá el precio 
del combustible para los vehículos es más que tenemos aquí. Es una 
cosa que se está viendo efectivamente que hay un choc. 
Hay otras razones que tienen que ver con la inflación y eso tiene que 
ver con los aspectos estructurales de nuestra economía. Nosotros 
tenemos precios estructuralmente altos. Por ejemplo los precios de la 
inversión, las tasas de interés son estructuralmente altas en nuestros 
países. Porque es bien difícil recurrir al mercado a nivel 
internacional a conseguir recursos para financiar y habilitar la 
producción o las inversiones en nuestros países, porque te aplican, 
además del costo normal, el riesgo país o te aplican algún otro factor 
de tal manera que aquí estructuralmente las tasas son altas. Y tiene 
que ver también con el pobre desarrollo de nuestro sistema financiero. 
Todo eso en su conjunto también atenta contra la posibilidad de tener 
producción competitiva con un impacto global que va a minimizar el 
efecto inflacionario. 
Hay otras razones que en nuestros países creo que se ha ido 
eliminando. Por ejemplo Nicaragua lleva aproximadamente 17 años 
sometidas a programas de ajustes estructurales. Eso no nos lleva a que 
nosotros generemos inflación vía exceso de oferta de dinero. No nos 
lleva a generar inflación por desbalances fiscales. No, porque 
nosotros somos muy ajustados. Nosotros realmente en el momento en que 
estamos comenzando a tener éxito en nuestros programas macroeconómicos 
comenzamos a ser impactados por efectos externos que están dejando sin 
capacidad de respuesta fiscal a nuestros países. 
Pero no solo es ese el problema. El problema es que no existe 
realmente una respuesta organizada desde los organismos financieros 
internacionales que están trabajando con nosotros en función de 
mantener esa estabilidad macro-económica a toda costa. Porque no hay 
recursos nuevos. No hay recursos líquidos nuevos que nosotros podamos 
incorporar para aprovechar también las ventajas que se derivan de un 
incremento en los precios de alimentos en el mundo cuando nuestros 
piases son productores de alimentos. Somos productores netos de 
alimentos. Nosotros teóricamente debemos de estar aprovechando este 
tipo de situaciones y no lo podemos hacer. 
Con costo estamos apuntando a incrementar la producción para que no 
haya hambruna en nuestros países. Y en Nicaragua, como hay una 
revolución triunfante aquí, nosotros estamos hablando de como logramos 
alcanzar un máximo de producción, de granos básicos, de frijoles, de 
arroz, de productos que sirven para la canasta básica de los 
nicaragüenses, pero también estamos pensando en los centroamericanos 
porque nosotros pensamos en proyectos conjuntos, proyecto regionales. 
Proyectos que vayamos todos buscando como enfrentar el problema. Y 
allí es muy importante la calidad de las respuestas que se den. No 
hemos encontrado respuestas satisfactorias totalmente en las 
respuestas que nos han dado los organismos hasta el momento. 
Entonces todo lo que esto genera es que nuestros países van 
deteriorando sus balances fundamentales y eso nos puede llevar a 
riesgos potenciales de mayores presiones inflacionarias a pesar de que 
nosotros estamos trabajando para tratar de eliminar todos los 
elementos colaterales. Todos aquellos aspectos que desde el punto de 
vista de las políticas del gobierno, de las políticas del Estado 
pudiesen servir para aminorar el impacto. 
Gracias a Dios los impactos no son tan grandes todavía, porque nos 
hemos adelantado con las políticas. Nosotros estamos negociando 
directamente con los productores para junto con ellos hacer acuerdos 
que nos permiten mantener lo más bajo posible los costos. Y les 
estamos eliminando cargas arancelarias sobre materias primas que sean 
claves como para producir el pan, como para producir cosas que son 
vitales para sobrevivencía de la gente. Ese es el entorno que tenemos. 
Hay un entorno inflacionario muy fuerte. 
TcS: ¿Qué peso adentro de ese entorno inflacionario tendría el hecho 
de que - si me acuerdo bien fue en marzo 2006 - que la Reserva Federal 
de los Estados Unidos paró la publicación de sus cifras de M3 y desde 
aquel entonces varios analistas independientes han calculado que en la 
actualidad la producción de dinero y crédito en los Estados Unidos 
anda entre el 16 y el 20% de aumento de la oferta de dinero del dólar, 
qué peso tendría eso en el cuadro inflacionario aquí en América 
Central? 
AG: Bueno, ese es un tema que tiene un impacto directo. La realidad es 
que Centroamérica tiene como socio económico internacional Estados 
Unidos. Entonces es sencillo ya cuando sabemos cual es el socio 
económico, comercial fundamental utilizando el teorema Stopler- 
Samuelson fácilmente podemos dar cuenta que va a ver un impacto fuerte 
en nuestros economías de cualquier acción de políticas que se 
desarrolle en los Estados Unidos. Solo es que en nuestros países es el 
inverso el efecto. Es vieja la frase que dice que cuando en Estados 
Unidos se da un catarro o una gripe muy leve aquí a nosotros nos da 
pulmonía, esa es la realidad. 
Entonces, el hecho de que el dólar se vaya debilitando en el mundo es 
un reflejo que posibilita que el planteamiento que se está haciendo 
acerca de un exceso en la liquidez de dólares en el mundo se pudo 
estar manifestando efectivamente cuando usted observa la moneda dólar 
respecto a monedas de referencia que son igualmente significativas en 
el mundo financiero como el Euro, como el Yen japonés. Vamos a 
encontrarnos que la moneda norteamericana está perdiendo fuerza, está 
perdiendo respecto al valor que tiene con el Euro. Ya no está en 
aquellos dos, tres puntos más, menos, cuando iniciamos. Allí hasta un 
cuarenta, cincuenta por ciento de brecha, una brecha insalvable en 
términos monetarios y financieros que en nuestros países nos esta 
creando una situación grave. 
Por ejemplo financiar desde el presupuesto nuestras embajadas en 
Europa sencillamente, solo por un problema de precios se nos esta 
volviendo inmanejable. Hemos tenido que buscar maneras de ajustarles 
los salarios, los alquileres, los gastos que son necesarios para 
mantener funcionando nuestras embajadas y eso inmediatamente se ha 
incrementada de una manera dramática no en un dos o tres por ciento. 
Se ha incrementado en un cuarenta en un cincuenta por ciento. Y no 
estamos mejorando. Es para tratar de mantener el nivel anterior 
apenas. Por un lado. 
Por otro lado, el problema que nosotros tenemos es que todo nuestro 
comercio en promedio se da en la moneda dura norteamericana en el 
dólar y entonces ocurre que ese dólar que está perdiendo fuerza en el 
contexto internacional para nosotros se nos vuelve en una moneda 
débil. Porque yo no puedo ir con esos dólares a Europa a comprar. Esos 
dólares se me vuelven, de cada dólar se me vuelven aproximadamente 
setenta y cinco centavos Euros. Ya no puedo comprar lo que antes podía 
comprar cuando había esa situación. 
Entonces nos crea una pesada carga en nuestras cuentas externas, nos 
afecta en nuestra política cambiaria y nos afecta fundamentalmente de 
una manera inflacionaria. Porque la inflación de los Estados Unidos es 
uno de los componentes de la inflación doméstica en los países 
altamente dependientes del sector externo y fundamentalmente si somos 
socios comerciales respecto a ese país. Entonces cualquier situación 
que pasa con el dólar tiene un impacto inmediato en nuestros países. 
Nosotros estamos comenzando a tener dificultades para poder canalizar 
inversiones de otros lados, de Europa por ejemplo. Si yo quiero 
traerme un tractor de Europa, ya no me cuesta dólar por Euro los 
mismo, sencillamente es mas caro. 
Pero además, el problema de la debilidad de la moneda norteamericana 
es que está llevando a los Estados Unidos a tomar acciones de política 
doméstica que también atentan contra la posibilidad de nuestros 
mercados de acceder al mercado norteamericano. Se lo dio por ejemplo, 
ellos antes la crisis hipotecaria han sido capaces de sacar millardos 
de dólares para poder tratar de solventar la situación doméstica de 
ellos. Y eso es lo que se convierte en un baño de dólares hacia 
nuestros países y nos crea situaciones por nuestro tipo de cambio y 
fundamentalmente con la competitividad de nuestras exportaciones. 
Los términos de intercambio se vuelven muy complicados para nuestros 
países en una situación en la que nosotros no tenemos vela, no tenemos 
entierro. Sencillamente somos receptores de ese tipo de políticas. En 
este instante por ejemplo todavía no esta clara la solución en la 
crisis norteamericana que se ha vuelto profunda, la crisis 
inmobiliaria, la crisis financiera. Y las respuestas que está dando el 
gobierno norteamericano son correctas para el gobierno norteamericano, 
para el pueblo norteamericano en el sentido de que están expandiendo 
el gasto fiscal. Ellos están sacando recursos de donde tengan y están 
haciendo gastos en el gasto interno para intentar de mantener una 
situación más o menos estable pero no ha podido. 
Hay una situación crítica para los trabajadores norteamericanos que 
están siendo despedidos por miles. Hay una situación critica en la 
capacidad de abastecimiento de algunos productos y todo eso de 
inmediato se convierte en un problema para nuestras economías porque 
cuando están despidiendo a los mismos norteamericanos, mucho menos hay 
oportunidad para que los emigrantes de la región que representan un 
flujo de remesas importantes para nuestras economías. Sencillamente 
están disminuyendo. O están cambiando a actividades económicas menos 
remuneradas o sencillamente están desapareciendo del mercado laboral 
norteamericano. 
Igual está ocurriendo también con Europa y todo eso nos crea presiones 
a nosotros porque una parte importante de los recursos que vienen por 
remesas sirven para dar la estabilidad fundamental financiera y 
monetaria en nuestros países. Esas remesas se convierten en 
instrumentos monetarias que fortalecen las reservas y permiten 
mantener la dinámica económica interna. Pero en la medida que eso 
comienza a disminuir, se genera una escasez de reservas. Eso se 
traduce en escasez de dinero en manos de la gente e inmediatamente eso 
pega sobre el nivel de los precios. 
Efectivamente la crisis norteamericana que todavía no tiene aviso de 
solución. No hay nadie que hasta hoy me ha podido demostrar que 
efectivamente tenemos certeza cuando va a terminar, es algo así como 
una noche oscura donde uno no ve todavía el final del túnel. Una 
salida no existe. No hay posibilidades. Eso nos lleva a nosotros como 
países a tener que ajustarnos. Pero ya venimos de un profundo proceso 
de ajustes. O sea que ajustarnos, porque estamos obligados dar las 
acciones en búsqueda de soluciones en los países del primer mundo, nos 
está llevando a tener que seguir ajustándonos. Y eso significa más 
desempleo, menos producción y menos capacidad en nuestras economías de 
nuestro presupuesto para poder financiar los proyectos sociales y todo 
eso pega directamente en la inflación. 
TcS: Si uno lee o escucha los medios de comunicación en el país, hay 
varios economistas que comentan sobre la inflación. Y se nota dos 
cosas. Uno es que ellos hacen una comparación desfavorable entre la 
situación en Nicaragua y en lo demás de América Central. Y la segunda 
cosa que se nota es la falta de propuestas de parte de ellos para 
amortiguar la situación. ¿Qué comenta usted sobre los comentarios de 
los economistas en los medios? 
AG: Bueno, cuando hablemos entre colegas tenemos que hablar entre 
colegas y tendríamos que ser consistentes. No se puede hablar a la 
peso de la lengua. Cuando alguien habla de la inflación tiene que 
tener en su mano un modelo porque no se puede hablar de la inflación 
al lobo del buen cubero. Si uno va a hablar de la inflación es uno de 
los temas más estudiados. Es uno de los temas mas conocidos. Cuidado 
en nuestro país que el tema más estudiado aquí es la inflación. Y por 
lo tanto existen modelos, métodos y formas de poder hacer las 
mediciones. 
Lo que pasa es que a veces compañeros que tienen un alto grado de 
especialización se olviden de los fundamentos y no pueden venir a 
hablar de comparaciones respecto a la inflación si ellos no están 
presentando en primer lugar cuales son los supuestos que les sirven de 
referencia para llegar a los análisis que están haciendo. Si ellos nos 
están presentando cual es su modelo para ver si es valido, para ver si 
es consistente por ejemplo con el modelo que presenta por ejemplo el 
Banco Central de Nicaragua que está publicado. O sea que nosotros 
presentamos un modelo bajo el cual hacemos nuestro análisis de 
inflación, nosotros tenemos una metodología para el cálculo del IPC 
que es científicamente argumentada y que es comúnmente aceptado en 
todos los países de la región. 
No podemos nosotros estar hablando de situaciones comparativas que no 
son pertinentes precisamente porque no están tomando en cuenta lo que 
le dije al inicio. Y cual es el tipo de cambio que tienen estos países 
y cual es que tenemos nosotros. Y cual es la ponderación que tiene, el 
peso que tiene la matriz petrolera en la economía de Nicaragua 
respecto a los demás países. Y como es la ponderación que tiene el 
consumo de alimentos para la economía familiar en Nicaragua con 
respecto a los demás países. 
Nicaragua es un país que hemos heredado después de 16 años de 
políticas neoliberales en una situación de crisis dramática con un 80% 
de nicaragüenses en situaciones de una pobreza que se puede medir de US 
$2 por día por familia. Y cuando usted baja al 50% es US$1 por día por 
familia y si sigue bajando más es inhumano. De tal manera que yo lo 
que creo es que muchos de estas reacciones son menos técnicas y están 
más orientadas a mantener un estado de zozobra, en crear 
artificialmente que los especialistas saben que tienen un impacto 
directo en lo que se conocen como las expectativas. 
Todos debemos de estar trabajando en que las expectativas fueran mejor 
canalizadas. Pero cada vez que alguien sale con esos análisis que son 
escandalosos que fundamentalmente no tienen un respaldo científico, no 
tienen un respaldo técnico, no están presentados con un modelo serio, 
reconocido por alguna institución que sepa de esas cosas. Que ellos 
presentan y digan Señores este es mi modelo, estos son mis supuestos. 
Este es el IPC que estoy utilizando para calcular. No se puede de otra 
manera y eso lo saben los colegas de tal manera que a mi no me gusta 
criticarlos porque yo respeto los puntos de vista de cada quien, pero 
yo llamo la atención a la responsabilidad. Realmente el gobierno del 
compañero Daniel Ortega está desarrollando acciones que han disminuido 
la posibilidad de un mayor impacto inflacionario de esta crisis 
TcS: Una de las cosas que perpleja a mucha gente que no son 
economistas, yo no soy economista, es que la mayoría de los países de 
América Central no ocupan un deslizamiento oficial de su moneda contra 
el dólar. Nicaragua sí. Y superficialmente eso da la impresión que 
automáticamente se está impulsando una inflación de 5% al año. ¿Puede 
explicar un poco sobre eso? 
AG: Bueno, el asunto es de que Nicaragua tiene una economía que es muy 
vulnerable. Realmente no es para mi ningún orgullo decir que somos 
entre los países más pobres de América Latina. Eso es lo que nos 
heredó el modelo neoliberal. Es ahora con el gobierno del Presidente 
Daniel Ortega que nosotros estamos trabajando en función de tratar de 
disminuir el impacto del flagelo de la inflación en los pobres. Porque 
la inflación a quien más golpea es a los pobres, porque son los pobres 
que están todos los días en el día al día buscando como sobrevivir y 
buscando como comprar cada vez que pueden algo para llevar para sus 
hijos, a sus hogares. Mientras quien tiene más recursos puede comprar 
de una vez hoy y así disminuir sus costos por un buen tiempo. Pero el 
pobre no. El pobre está en el día a día sobreviviendo. 
Entonces, ¿qué es lo que ocurre? Hacer comparaciones respecto a la 
región necesariamente tiene que partir de las diferencias abismales 
que existen entre nosotros. ¿Qué es lo que ocurre? La política de 
anclar el tipo de cambio a una regla cambiaria clara es algo que es 
muy correcto desde el punto de vista que todos los agentes económicos 
tienen claridad acerca de que cual es la regla cambiaria. En Nicaragua 
sigue funcionando. Nosotros hemos hecho estudios ya para tratar de 
disminuir la tasa de deslizamiento, pero la verdad es que toda la 
situación crítica del contexto nacional no nos permite porque 
podríamos llegar a situaciones en las que no estamos hablando de 
realidades. 
Nosotros prácticamente tenemos una economía quasi-dolarizada. Pero no 
están dolarizados los salarios que son un costo fundamental de todo el 
sistema económico. Entonces tenemos ese problema de que a veces uno 
gana en córdobas pero paga las cosas en dólares. Y eso tiene que ver 
con el sistema que se ha venido desarrollando por años en los mercados 
en Nicaragua. Nosotros seguimos trabajando bajo un esquema de libre 
mercado. Solamente que estamos haciendo el énfasis que ese libre 
mercado se vaya convirtiendo en un mercado justo realmente. Que el 
libre comercio, porque tenemos relaciones con muchos países del mundo, 
pero nosotros estamos enfocándonos a que ese comercio sea un comercio 
justo. 
Entonces para la gente que quieren entender porque seguimos usando un 
sistema de deslizamiento, sencillamente ese esquema todavía es valido 
para nosotros. Sigue funcionando, nos permite y el ejemplo es que 
tenemos una estabilidad macroeconómica a toda prueba y es porque las 
principales variables que nos permiten evaluar los balances 
macroeconómicos fundamentales están en línea con el comportamiento de 
una tasa de deslizamiento de 5% en este momento. Hemos evaluado la 
posibilidad de bajarlo. Pero no hemos evaluado la posibilidad de 
eliminarlo porque eso nos podría llevar a una situación de 
sobrevaloración de la moneda nacional y eso sería más grave. Sería un 
impuesto inflacionario indirecto peor que cuando usted tiene claras 
las reglas del juego. 
TcS: Del punto de vista del Ministerio de Hacienda y Crédito Público 
¿qué han sido las medidas más claves del gobierno de Unidad y 
Reconciliación con respecto al control de la inflación? 
AG: Las medidas que se han estado desarrollando en nuestro país desde 
que llegó al gobierno del compañero Comandante y Presidente de 
Nicaragua Daniel Ortega Saavedra han sido orientadas en primer lugar 
en mantener sanidad en las finanzas públicas. Las finanzas públicas 
son sanas y eso es un logro muy importante que permite que el resto 
del sistema monetario y financiero también se mantenga adentro del 
rango de sanidad aceptable. Pero esta sanidad fiscal que se 
caracteriza fundamentalmente en que no haya excesos de gastos que no 
tengan claramente definidos las fuentes de financiamiento. O sea, 
cualquier gasto tiene que tener claramente definido su fuente de 
financiamiento para no crear presiones inflacionarias que van a 
impactar sobre los pobres y te dijimos que la inflación afecta más a 
los pobres. 
Esto también estuvo acompañado de radicales medidas le puedo decir yo 
de ahorro, radicales en el sentido que por años luchamos por eliminar 
los mega salarios en las instituciones del Estado. Aquí era lesivo. 
Había funcionarios del Estado que llevaban a ganar hasta US$30,000 al 
mes. Esa es una cosa que cada vez que me recuerdo me parece 
impensable. Me parece una cosa de esas que deberían de reflexionarse 
acerca de cuál era la conciencia de esta gente, acerca del desarrollo 
de políticas para luchar contra la pobreza. 
Aquí había gente que ganaba salarios exorbitantes que nunca en su vida 
ganaría en ningún lugar del mundo, pero lo ganaban aquí. Entonces yo 
le digo radical porque el Presidente Ortega dijo, este es mi salario y 
aquí por debajo todo el mundo. Y a mí desde el Ministerio de Hacienda 
cumpliendo las instrucciones de Daniel, pues aplicamos una normativa 
para los salarios de los funcionarios públicos y los dejamos dentro de 
rangos que fueran aceptables pero muy por debajo de lo que antes 
ganaba cualquier ministro promedio. Esa es una medida muy importante 
que permitió liberar recursos que fueron destinados de inmediato a las 
políticas sociales que empezó desarrollar el gobierno que se 
sintetizan en nuestra primera fase en lo que es garantizar gratuidad 
en la enseñanza , garantizar gratuidad de la salud, y garantizar los 
programas productivo alimentario que se llama Hambre Cero y el 
programa de financiamiento a las pequeños iniciativas empresariales de 
los más pobres en los cascos urbanos que tiene que ver con el programa 
Usura Cero. 
De tal manera que esto, más eliminar la discrecionalidad en el uso de 
tarjetas de créditos. Ni un funcionario público en Nicaragua utiliza 
tarjeta de crédito del Estado. Puede utilizar la de ellos 
personalmente si la quieren, eso no es prohibido para nadie. Pero del 
Estado no, porque los recursos que tenemos en el presupuesto son del 
pueblo y nosotros no los podemos malgastar. Tenemos acciones y 
políticas tales como la reducción de los gastos en asuntos de bienes 
suntuosos en el Estado. Licores, fuera, totalmente, de cualquier 
posibilidad. ¿Cómo van a estar gastándose toneladas de whisky del más 
caro a nombre del pueblo para celebrar cualquier cosa? Todo eso 
desapareció. 
Disminuimos la compra de vehículos solamente a los que son necesarios 
y en los casos que fueron necesarios eliminamos los vehículos de lujo 
por los vehículos de trabajo que son los que se necesitan realmente. Y 
así sucesivamente un conjunto de acciones y políticas que orientó el 
Presidente desde su primer día de gobierno y que el Ministerio de 
Hacienda y a mí personalmente siguiendo esas instrucciones del 
compañero Presidente Daniel Ortega me tocó implementar y no he 
encontrado resistencia con nadie porque los compañeros que estamos al 
frente todos somos compañeros revolucionarios Sandinistas. Todos 
venimos de ese crisol que fundó la revolución, que forjó la Revolución 
Popular Sandinista. 
Y entonces estamos comprometidos con un proyecto nuevo, diferente, en 
que usted va a encontrar que los aspectos de los valores intrínsecas a 
la naturaleza humana, a la solidaridad, a la complementariedad, con 
respecto a la soberanía, a los asuntos que tiene que ver con que 
nosotros no estamos aquí para obtener prebendas sino para servirle al 
pueblo. Todo eso se fue convirtiendo en una política del estado que 
disminuyó la carga fiscal. Hoy en día yo le puedo dar certeza en que 
los recursos llegan a los pobres y llegan a través de los programas 
que permiten ir saliendo de la pobreza productivamente. 
Porque también encontramos un montón de proyectos que generaban 
presiones inflacionarias, proyectos que supuestamente estaban 
dirigidos a proteger a los más desposeídos y eran que tenían más de un 
40% en gastos corrientes, en consultarías, en estudios, en 
subcontratación de subcontratación de servicios que eran obligación 
del Estado hacerlo pero contrataban a otros. Y todo eso lo que hacia 
era sacar enormes flujos de recursos de proyectos que se quedaban allí 
en la circulación y no llegaban realmente a los pobres. 
Todo eso desde el punto de vista fiscal hemos ido eliminando, Pero 
¿qué más hemos hecho? Hemos garantizado tener un programa fiscal de 
mediano plazo, una programación de mediano plazo que la tenemos 
bastante elaborada, bastante estructurada y que nos ha servido en las 
negociaciones con el Fondo Monetario, con el BID, con el Banco 
Mundial, para poder ir articulando un idea de un plan de desarrollo 
humano que nos permite definitivamente tener un horizonte de largo 
plazo para nuestra nación. Entonces, esto lo que estoy diciendo 
sencillamente refleja el pensamiento vivo del Comandante Presidente 
Daniel Ortega. 
El desde el primer día nos orientó a que nosotros lleváramos políticas 
prudenciales en el aspecto fiscal, que garantizáramos el 
financiamiento de las políticas sociales pero que no pusiéramos en 
riesgo la estabilidad de las finanzas y eso es lo que hemos estado 
haciendo. Y hemos ido progresivamente incorporando todas estas 
políticas de ahorro para que, apoyando también a los sectores 
productivos desde la Dirección General de Ingresos, desde la Dirección 
General de Aduana con las políticas arancelarias, tributarias, que 
disminuyen las cargos sobre las producciones de los bienes que 
impactan directamente en los pobres, nos ha permitido tener una 
incidencia en un bajo efecto de presiones inflacionarias. 
Le quiero decir que en Nicaragua cuando el huracán Mitch, la inflación 
se disparó hasta un 28% y eso cuando el precio petrolero no superó los 
US$50 el barril. Hoy nosotros, con el huracán Felix que devastó toda 
la zona norte de la costa Caribe del Norte de Nicaragua y que todavía 
es una tragedia para nosotros, pero estamos canalizando recursos de 
todos lados para tratar de incidir en estas comunidades originarias 
mískitas, mayagnas, sumos, ramas, se desplaza por toda esta zona 
caribeña que pueden tener una respuesta básica, pero fíjese que el 
planteamiento ha sido siempre el mismo. 
Vamos a desarrollar Nicaragua sobre la base de un modelo que cambia la 
estructura del poder al estructura de Poder Ciudadano para que sea la 
gente la gestora de su propio destino, a partir de una intervención 
directa en la gestión que realiza el gobierno y nosotros lo realicemos 
porque sabemos que esa es la manera más democrática de hacer que la 
gente pueda ir y nosotros seamos sus ayudantes para alcanzar un nuevo 
estado de desarrollo económico y social en Nicaragua. 
TcS: Ultimamente, Ministro, Usted y sus colegas en el gobierno han 
logrado un acuerdo importante con el FMI y parece que el FMI en 
general y las otras instituciones financieras internacionales que 
inciden en la vida económica del país parecen ser bastante satisfechos 
con el desempeño del gobierno ¿usted piensa que es acertada esa 
observación? 
AG: Lo que tengo que decirle es de que nosotros desde que le ofrecimos 
al pueblo de Nicaragua como Frente Sandinista y en la Alianza 
Nicaragua Triunfa un programa de gobierno, nosotros planteamos los 
fundamentos de que lo que sería nuestra gestión de gobierno. Y sobre 
esa base desarrollamos lo que es el programa económico y financiero de 
Nicaragua y de allí se desprende programas económicos y financieros 
con el fondo. O sea que todo lo que estamos haciendo, no es para la 
satisfacción del Fondo, ni es para satisfacción del Banco Mundial, ni 
es para satisfacción del BID, del BCIE, ni de nadie. Todo lo que 
estamos haciendo es porque nosotros entendemos lo que tenemos que 
hacer para brindarles a los pobres de Nicaragua una oportunidad de 
salir de la pobreza. 
Y sabemos exactamente que si no logremos tener estabilidad económica, 
si no logremos tener un buen ambiente para traer inversión, que si no 
logramos tener un proceso de canalización de gestiones que nos llevan 
a generar empleos para nuestra gente, no vamos a poder cumplir con 
nuestro programa histórico de llevar al pueblo de Nicaragua a un 
estado de desarrollo económico y social superior. Entonces, todo lo 
que nosotros hacemos desde el punto de vista de las acciones y 
políticas económicas y fiscales y de todo tipo que desarrollamos en el 
gobierno del Presidente Daniel Ortega son que la conciencia colectiva 
y el liderazgo del compañero Daniel nos ha llevado a que nosotros 
desarrollemos esas acciones y políticas. Y él siempre ha sido bien 
claro. Con o sin el fondo lo vamos hacer. Porque no es para satisfacer 
a nadie. 
Es porque nosotros entendemos que esos son los caminos correctos que 
tenemos que seguir para darle a nuestro pueblo esa oportunidad de que 
nosotros hablamos. Y nosotros creemos que todo esto es una fase 
superior revolucionaria en Nicaragua, donde por fin en condiciones 
diferentes a las en que se hizo la Revolución Popular Sandinista 
nosotros estamos reencantado la esperanza. Usted viera si tuviera la 
oportunidad de ir a las actividades que hacen en las giras del 
Comandante Presidente Daniel Ortega. Usted va a ver al pueblo con 
esperanza. Usted va a ver a la gente de una manera espontánea expresar 
su satisfacción con la acción que ha desarrollado el Presidente, por 
decirle algo. 
Aquí nosotros teníamos racionamiento de energía de 12 horas. Eso es 
inhumano. Hoy no hay racionamiento de energía. En menos de un año y 
medio de gobierno. Y eso significa que el compañero Daniel hizo todo 
lo que tuvo que hacer para que nosotros lográramos dar al pueblo esa 
satisfacción. Imagínese lo que significa que no hay racionamiento de 
energía en términos de la producción, en términos de la economía 
doméstica, en términos del acceso a los servicios de agua, de luz, 
etcétera... 
TcS: Venimos de una reunión con los compañeros de Caruna. Y una de las 
cosas que fue impactante de la presentación que ellos nos hicieron de 
las actividades de Caruna fue la incidencia en la producción de la 
inversión que Caruna puede hacer gracias a la cooperación venezolana. 
¿Qué tal importante es la inversión que resulta de la inversión 
venezolana para el desarrollo de la economía del país? 
AG: Yo prefiero usar el término la participación venezolana porque 
cuando algunos lo ven en términos de cooperación, creen que es una 
cooperación oficial y quieren enredar las cosas en el sentido que ese 
tiene otro giro. No. La participación venezolana es estratégica en 
Nicaragua. Es estratégica y tiene el sentido revolucionario que el 
Compañero Presidente Hugo Chávez le ha dado a la Revolución 
Bolivariana. Creo yo de que para nuestros países en el contexto normal 
en que hemos estado viviendo y del que veníamos no tenemos 
alternativas. Nosotros no tenemos alternativas para que cambie esa 
correlación de términos de intercambio en el que el precio de los 
bienes manufacturados que importamos es cada vez más alto y el precio 
de los productos primarios que nosotros exportamos son cada vez más 
bajos. 
En ese contexto, en ese mercado internacional, en ese capitalismo 
salvaje nosotros no tenemos alternativa. En ese capitalismo salvaje en 
que cualquier recurso que quiere llegar a tu país de la forma que 
fuera, quiere ser canalizado con intereses ideológicos y políticos o 
con condicionalidades que a veces se vuelven incumplibles con tal de 
quitarles a los pueblos sus derechos a la auto-determinación. No hay 
opciones para nosotros en ese tipo de esquema, en ese mundo en que el 
egoísmo, en el que hay ganancias exorbitantes, en el que nadie vela 
por el equilibrio ecológico y por el salvamento del entorno en que 
vivimos, solo busca ganancias. En ese mundo no tenemos alternativas. 
Entonces en América Latina, gracias a Dios existe el ALBA. El ALBA de 
los pueblos. El ALBA es una respuesta no tradicional sustentada en 
valores como la solidaridad, la complementariedad, el respeto a la 
soberanía, el reconocimiento al desarrollo no igual en los países, en 
la necesaria búsqueda de respuestas en conjunto entre todos, para ir 
buscando alternativas viables que sean realmente favorables al 
desarrollo económico y social de nuestros países. Entonces, en el 
marco del ALBA, Nicaragua hoy forma parte de esa alternativa 
bolivariana para los pueblos de nuestra América. Nosotros estamos 
recibiendo ventajas tales como el hecho que hoy no tenemos 
racionamiento. 
A veces la gente ve como una cosa así fácil. Eso no es fácil. 
Gobiernos neoliberales que por 16 años mal gobernaron nuestro país y 
digo mal gobernaron no porque yo les quiero criticar. Mal gobernaron, 
porque el número de pobres aumentó y porque la pobreza campeó en toda 
Nicaragua. Eso nadie puede sentirse orgulloso de eso. A eso yo digo 
mal gobernaron. Ellos que tenían las relaciones más armónicas con 
Estados Unidos, con las grandes naciones que tienen incidencia en 
nuestras vidas, no pudieron resolver el problema de los apagones, no 
pudieron resolver el problema energético. ¿Quien sabe dónde estaríamos 
hoy en Nicaragua bajo ese tipo de esquemas? 
En el marco del ALBA hemos tenido las flexibilidades que solo un 
hermano te puede dar. Por ejemplo las plantas de generación eléctrica. 
Esas plantas Venezuela nunca nos dijo, te las vendo, te las alquilo, 
nos dijo, 'Hermano las necesitas, yo las traigo par acá pero tómalas 
vos, allí después arreglamos como lo arreglamos.' Es como cuando vos 
tenes sed. Y tu amigo tu hermano tiene un vaso de agua y te dice toma, 
bebe. Eso es vital. Por eso te digo que es estratégico para Nicaragua 
el aporte de la participación de las instituciones o mecanismos 
financieros venezolanos que nos han permitido, a Caruna por ejemplo, 
que es una empresa privada, es netamente privada. 
A Caruna le ha permitido habilitar a miles de campesinos que habían 
estado olvidado por el sistema neoliberal, que no podían acceder a los 
recursos financieros para cultivar sus parcelas, que no habían podido 
acceder a asistencia técnica para ir mejorando su productividad, que 
no habían podido acceder a mercados que les permitieran canalizar sus 
producciones con justicia social, con justicia de mercado, no había. 
Entonces, a través de la participación venezolana han estado 
canalizando esos recursos y yo le puedo decir con certeza hoy yo me 
siento feliz. Porque en mis recorridos por Nicaragua he visto los 
campos reverdecer otra vez. Y eso es señal que aquí va a ver 
producción, va a ver comida, No va a haber hambruna en Nicaragua. 
TcS: ¿Y también debe impactar sobre el problema de la inflación? 
AG: Allí es dónde es muy importante tocar el tema. Porque ese es un 
tema que ha querido ser manipulado por algunos analistas. Yo lo que he 
dicho es lo siguiente sobre el particular. Mientras no me demuestre en 
un modelo serio, científico que la participación venezolana tiene un 
impacto en la inflación como no está demostrado, porque las 
determinantes de la inflación en Nicaragua están claramente 
establecidas. Los determinantes de la inflación en Nicaragua no 
indican para nada que ya sea venezolana o ya sea la Cuenta Reto del 
Milenio o ya sea de donde vengan recursos que vayan directamente a la 
producción vayan a tener un impacto inflacionario. Imposible. 
Es imposible porque no son recursos que están llegando al mercado a 
llenar de billetes de dólares la economía. No. Está llenando los 
anaqueles de producción. Está permitiéndole a los campesinos recuperar 
la vida, la esencia de la vida, porque la esencia de la vida del 
campesino es su apego a la tierra y ellos están pudiendo cultivar 
ahora y ellos están pudiendo comer ahora y dar a comer a sus hijos 
algunos nutrientes para que no sean desnutridos y pueden llevar al 
mercado los excedentes. Entonces eso de ninguna manera puede generar 
inflación. 
Al contrario. Lo que yo sé de la participación venezolana es que nos 
ha bajado las presiones inflacionarias sobre los costos de los 
combustibles para los servicios del transporte público, por ejemplo. 
Eso es anti-inflacionario totalmente. Lo que yo sé de la participación 
venezolana es que todos los recursos que se han canalizado a través de 
Caruna o cualquier otro mecanismo financiero, todo han ido 
directamente a la producción, a la construcción de escuelas, de 
refugios, de iglesias. Fíjese bien, la construcción de iglesias, la 
construcción de centros de salud, la construcción de escuelas, en la 
zona norte devastada del Caribe Norte de Nicaragua y no debajo del 
concepto de una escuela tradicional sino escuelas que son refugios 
para las comunidades. ¿De qué punto de vista eso va a generar 
inflación? 
Yo dije lo siguiente no hace mucho cuando me preguntaron eso. Porque a 
mi me parece irresponsable hablar de eso en esos términos mientras no 
tengas un elemento que te indique que la participación venezolana o 
más bien digámoslo para ser justo, que la cooperación internacional 
tiene implicaciones inflacionarias en Nicaragua no está demostrado. 
Pero en cualquier modelo, los recursos que son canalizados a las 
actividades productivas no conozco en mi experiencia, y he estudiado 
muchos modelos de inflación en el mundo. 
No conozco uno solo que me indica que ese tipo de participaciones que 
son benignas para la producción nacional, que son benignas para la 
dinámica económica y de ninguna manera se convierten en gastos 
superfluos sino están claramente canalizadas a producir escuelas, a 
construir escuelas o casas, a construir granjas, granjas para que la 
gente pueda volver a nacer digo yo. Eso es volver a nacer. No se si 
usted ha dado una vuelta por el campo nicaragüense y usted sabrá lo 
que era y lo está haciendo ahora. Y eso es la esperanza que se ve en 
el pueblo. Eso es lo que yo llamo reencantar la esperanza. 
No existe la menor posibilidad de que alguien serio demuestre y si lo 
tiene en su mano yo le pido que por favor lo publique que lo presente 
al pueblo que lo presente al mundo porque creo que en una situación 
como esa hasta se podría valorar para un premio Nóbel quien puede 
descubrir una cosa como esa, espero, sería que todos los economistas 
racionales digo yo estamos equivocados. 
TcS: ¿Podría hablar un poco sobre las perspectivas que usted ve para 
el desarrollo económico del país entre aquí y 2011 y sobre sus 
esperanzas sobre el tema de la inflación? 
AG: Yo creo que el modelo que estamos desarrollando en Nicaragua que 
es un modelo que se sustenta en la base económica natural de nuestro 
país que es la agricultura y la ganadería, que por años fue relegada, 
porque nos dijeron los especialistas que dicen que saben de esto, nos 
dijeron que para qué vamos a producir alimentos y que mejor que los 
importáramos porque era más barato. Y aquí eso nos llevó a que miles 
de nicaragüenses tuvieron que emigrar porque se acabó la producción en 
el campo de pronto. Fue un concepto ideológico más que pragmático. 
Entonces, el modelo que estamos desarrollando nosotros, que está 
orientado a reactivar las bases de la producción micro, pequeña y 
mediana que es lo que sustenta la economía, la dinámica de la 
actividad económica en Nicaragua. Este modelo que estamos 
desarrollando que está permitiendo una masiva participación del pueblo 
en regenerar los procesos productivos, los procesos sociales, los 
procesos de transformación cultural de la identidad nacional. Es un 
modelo integral en el que la perspectiva del desarrollo económico va 
generando ya una esperanza seria. Le dije yo que en los recorridos que 
yo he hecho en el campo nicaragüense se ve reverdecer los prados que 
estuvieron muertos por años por falta de inversión por falta de 
siembras. 
Usted se va de aquí a Rivas y en los caminos a los lados que allí no 
había nada por años ahora va a ver sembrado plátanos, arroz, maíz, va 
a ver ganadería dondequiera, va a ver frutales, va a ver existe ya una 
dinámica productiva que a partir del modelo del programa Bono 
Productivo Alimentario por ejemplo que nosotros diseñamos para 75,000 
familias en cinco años pero que con la participación venezolana lo 
vamos a duplicar o cuidado lo vamos a triplicar eso nos va a llevar a 
regenerar todo lo que tiene que ver con la apicultura, todo lo que 
tiene que ver con la ganadería, con la silvicultura con todas las 
actividades ganaderas, con todas las actividades agropecuarias, con 
todas las actividades agrícolas. 
O sea que esa restauración de las bases productivas a partir de este 
tipo de programa que son programas estelares porque esa es la forma de 
salir de la pobreza productivamente, sostenible en el largo plazo pero 
que también las políticas agropecuarias que se están diseñando desde 
el MAGFOR donde mi hermano Ariel, que es un conocedor del campo 
nicaragüense, que es un campesino que viene del campo y quien es un 
líder del campo que conoce el campo, a él no le van a contar cuentos 
fácilmente, un hombre humilde y sencillo pero nadie le va a meter 
cuentos porque es un verdadero conocedor del campo. Yo le he escuchado 
como el ha presentado los programas de desarrollo agropecuario al 
Presidente el compañero Daniel y como en conjunto se van desarrollando 
acciones y políticas que van reactivando el campo. 
De aquí a 2012 nuestro modelo de desarrollo que tiene la producción 
alimentaria como un enfoque importante va a permitirnos realmente 
reducir la pobreza. Esa es la primera esperanza que yo tengo porque lo 
estoy viendo porque a mi me toca financiar desde el presupuesto muchas 
de las acciones que se van desarrollando en ese campo. Pero también 
desde el Ministerio de la Economía usted va a ver que estamos 
desarrollando importantes acciones para reactivar las actividades 
productivas en la manufactura, en las actividades de desarrollo 
industrial de las actividades agropecuarias. O sea, estamos hablando 
de ir fundiendo la inversión industrial con el productor agropecuario 
para agregarle valor a nuestra economía. Estamos trabajando y mi 
hermana Juanita desde MARENA ha estado trabajando para que las cuencas 
no se sigan destruyendo para que podamos tener ecosistemas más 
sostenibles, más armónicos con la naturaleza y para que la producción 
que se desarrolle en nuestro país y no siga destruyendo el medio 
ambiente. 
Eso tiene que darnos una esperanza que en el futuro nosotros vamos a 
tener producción sostenible, abundante que nos permita a nuestra gente 
tener comida en primer lugar, pero también tener trabajo y que vayamos 
legándole a nuestros hijos la verdad que sería un mejor Nicaragua, más 
productiva, más profunda, más humana, más social. Desde el punto de 
vista económico yo le puedo augurar que todos los programas y 
proyectos que estamos desarrollando que ya están comenzando a tener 
éxito y que a partir del próximo año nosotros vamos a estar observando 
producciones sustantivas en rubros que en Nicaragua ya casi no se 
producían. Nosotros estamos importando maíz cuando tenemos tierra 
donde usted tira el maíz y nace solo, estamos importando frijoles en 
tierras donde usted tira los frijoles y nacen solos, estamos 
importando arroz cuando tenemos grandes extensiones para producir 
arroz, estamos perdiendo la ganadería porque las estaban llevando por 
otros lados, porque habían grandes inversiones que venían de deudas 
que tenemos todavía y las vacas y las vaquillas nunca llegaron a sus 
destinos finales. 
Entonces, lo que yo le puedo decir al respecto de 2012 es que la 
economía tiene un arranque en este año y medio muy sólido, muy 
consistente, a toda prueba porque hemos superado el impacto del 
huracán Feliz, hemos absorbido los chocs externos de alguna manera, 
petrolero, de los alimentos. Porque si bien es cierto tiene presiones 
inflacionarias que no es de la dimensión que deberíamos tener porque 
estamos cambiando la matriz energética y eso es estratégico para 
nuestro país, para la producción y para la vida de la gente, porque 
estamos cuidando el medio ambiente. Porque estamos teniendo una 
participación masiva de la gente a través de los Consejos del Poder 
Ciudadano o más bien del Poder Ciudadano como nuevo estructura de 
poder que permite que la gente observe, vea, auditoríe socialmente los 
programas y proyectos del gobierno. Todo eso nos tiene que dar 
esperanza. Ya no es posible que a mí se me ocurra hacer algo de esas 
cosas que se puede ocurrir a hacer algo alguien, sin que el pueblo 
esté allí mismo indicando que me estoy equivocando. Y nosotros aquí no 
estamos para hacer ese tipo de locura. 
Entonces, yo creo que hay que reconocer el liderazgo del compañero 
Daniel. El liderazgo del compañero Daniel es lo que ha permitido 
articular a todas las fuerzas revolucionarias de Nicaragua, que son 
las fuerzas más democráticas además, porque son las que en la 
Revolución Sandinista permitieron eliminar la dictadura de Somoza, 
crear las bases de una Constitución que es lo que hoy nos gobierna. Y 
es la que nos permite tener las reglas del juego en este país y que en 
el momento que perdió las elecciones en 1990 las entregó y luchó junto 
al pueblo para volver otra vez a reencantar esperanzas y a volver a 
llevar adelante esta revolución victoriosa. Esta revolución, yo creo 
que no tiene retroceso ya. 
Esa es la mayor esperanza que tengo porque sé que esta sustentada en 
la fuerza motriz de toda revolución que es el pueblo. Y que cuenta con 
un liderazgo sólido, maduro, un liderazgo a toda prueba que ha 
demostrado responsabilidad, tanto en las decisiones económicas como en 
las decisiones políticas, como en las decisiones sociales e incluso en 
su momento en las decisiones militares. Porque no le voy a ocultar que 
los Sandinistas sí sabemos luchar en todos los campos. Pero hoy 
estamos luchando de otra manera. Hoy nuestro enemigo es el flagelo de 
la pobreza. Y tenga la certeza que lo vamos a derrotar. 
Para largo plazo lo que yo entiendo en mi visión, teniendo la 
perspectiva del modelo que estamos desarrollando, que creo va a ser 
exitoso y que eso se va a ver muy pronto, muy pronto se va a tener que 
ver en todos los campos. Creo que Nicaragua está volviendo a nacer. 
Creo que Nicaragua está volviendo a tener una oportunidad única en su 
historia de recomponer las relaciones sociales, de recomponer sus 
relaciones productivas, de recomponer las bases que sustentan una 
sociedad más justa. Pero fundamentalmente creo yo el auge 
revolucionario que está teniendo el relanzamiento del Presidente 
Daniel al frente de este pueblo, al frente de este país es la garantía 
del éxito de nuestro modelo, de nuestro programa y yo le puedo 
asegurar que seguiremos teniendo una economía estable, seguiremos 
teniendo finanzas públicas muy sanas, que seguirán habiendo 
oportunidades para que los inversionistas extranjeros vengan a nuestro 
país a invertir, que tengan la certeza que van a poder llevarse sus 
utilidades, sus retornos siempre y cuando cumplan con las leyes de 
nuestro país, siempre y cuando no sufoquen a nuestros trabajadores. En 
Nicaragua hay oportunidades para todos.

Ver texto completo...