viernes, 5 de septiembre de 2008

Argentina: París vale una misa pero no un desfalco


Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

La proliferación de medios de comunicación, así como multiplica la posibilidad de macaneos, también ofrece el resguardo de que queden en el olvido con la misma rapidez. Es lo que ocurrirá, de no mediar un accidente, con la declaración de la presidenta del Banco Nación, Marcó del Pont, una desarrollista nac. & pop., quien aseguró que la cancelación de la deuda con el Club de París, mediante la utilización de reservas del Banco Central, constituía un acto de “autonomía nacional”.

En esa línea la siguió enseguida D’Elía, que tiene el hábito de confundir la tozudez con la agudeza. Según parece, los kirchneristas acumulan reservas financieras para saquearlas luego sin el menor pudor, y encima le ponen al saqueo la etiqueta de patriótico aunque sea ejecutado al servicio del capital financiero de la ‘vieja Europa’ imperialista.

La señora de la Bolsa

La verdad es que la señora Presidenta procedió por encargo de los mandamases que el jueves precedente se habían reunido para celebrar el aniversario de la Bolsa de Comercio. Los principales discursantes profirieron una catarata de ataques a la política económica, en especial los representativos de la ‘burguesía nacional’, todos ellos kirchnerianos - como el presidente de Fiat, el del Banco Macro y el de la propia Bolsa (“Ejecutivos más o menos cercanos al rumbo oficial” para Clarín (30/8). Es que el ex Néstor siempre tuvo un cariño especial por la Bolsa como un posible mercado de capitales ‘nacional y popular’ o, en otros términos, desarrollar un mercado de deuda pública en moneda nacional con todas sus derivaciones. La preferencia le venía de Felipillo Cavallo, el mismo que le aconsejó que expatriara los fondos de Santa Cruz, quizá para protegerlo del estallido de su alquimia financiera en diciembre de 2001. En síntesis, esos mandamases reclamaron a los Kirchner la cancelación de la deuda con el Club de 
París en forma perentoria y prioritaria. Al Cronista (29/8) le llamó la atención que “el reelecto titular de la Bolsa “aborda(ra) con precisión los compromisos pendientes con el Club de París”, con exclusión de otros temas como podrían ser la situación del Indek o la de los bonistas que no entraron en la renegociación de 2004. La explicación para esta obsesión, según las propias palabras del reelecto, es que “no se trata únicamente de la deuda con el organismo multilateral, sino lo que representa para los inversores”; o sea, para los reunidos en la Bolsa. 

Y es aquí que hay que hacer las ‘precisiones’ que realmente importan y que la totalidad absoluta de los analistas omite y la misma cantidad de periodistas ignora: Argentina no tiene ninguna deuda con ningún Club, sea de París o de Karachi. La tiene en forma separada con cada uno de los países que lo integran, pero tampoco con ellos mismos sino con sus agencias estatales, que no operan como tales exactamente porque financian o aseguran operaciones comerciales de capitales privados. O sea que los banqueros que estaban sentados en la Bolsa se endeudan con sus congéneres de la ‘vieja Europa’ imperialista a través de los Estados y, por sobre todo, lo quieren seguir haciendo. Por eso están reclamando la cancelación de las deudas incurridas. La señora Presidenta ha metido la mano en la lata para pagar deudas que financiaron negocios privados que ella y su marido, menos que nadie, no tienen interés en investigar. También lo ha hecho por las mismas razones que asisten a los bolsistas, pues sin esta cancelación no 
podrían tener lugar operaciones como las del ‘tren bala’ u otras alquimias contratistas. El acto de ‘autonomía’ que enorgullece a la chavista del Banco Nación no es otra cosa, en definitiva, que un desfalco a los intereses de la Nación y de su pueblo.

La extorsión del default político

Va de suyo que un par de discursos no alcanzan para definir situaciones, pero ocurre que los de la Bolsa culminaron una crisis política que, de un lado, ha colocado a la mayoría de la burguesía en la oposición a la camarilla de palacio del oficialismo y, del otro, tiene partido al gobierno en dos; la propia UIA se encuentra dividida, y dentro de ella ocurre eso mismo con el Movimiento Nacional que pilotea Techint. Una figura tan pusilánime, por ejemplo, como el presidente del Banco Central, Martín Redrado, tuvo el atrevimiento de atacar reiteradamente el plan oficial y hasta al escudero Guillermo Moreno; en la misma onda se pusieron el nuevo jefe de Gabinete y otros funcionarios. Sergio Massa ya le había advertido a su mujer que tenía que tener preparadas las oficinas en la municipalidad de Tigre, sin que importe la contaminación. No hace falta decir que, después del adiós de Alberto Fernández, una rescisión de contrato por parte de Massa podría poner al gobierno al borde de la jubilación prematura. Redrado  
es un comisionista de los fondos de inversión norteamericanos y funciona como un chirolita de las reuniones de banqueros, sea de los del Banco de Ajustes, en Basilea, o de la FED de Estados Unidos, que acaba de reunirse en Jackson Hole. En uno y otro lado las conclusiones coinciden: los países emergentes deben financiar el rescate de la banca internacional que se encuentra en quiebra, aportando para el caso sus excedentes de comercio exterior atesorados en la forma de reservas. Pero mientras países como China, Singapur o Qatar reúnen una parte de sus reservas en Fondos de Inversiones que luego usan para ingresar como accionistas, a precios de remate, en bancos quebrados, nuestros luminosos pingüinos “han pagado por la peca” (sor Juana Inés de la Cruz) sin recibir o reclamar nada a cambio. Porque, en definitiva, Argentina acaba de aportar casi 7 mil millones de dólares a la liquidez que reclaman los bancos centrales metropolitanos para rescatar a sus bancos quebrados. Estamos ante un acto de humillación colonial. En el siglo XIX, los piratas imperialistas hacían lo mismo pero ejerciendo la fuerza; ahora les sobra con el correo electrónico (antes dependían de los flujos de fondos de las aduanas, ahora recaudan sobre el stock seguro de las reservas oficiales internacionales).

Que el kirchnerismo ha decidido la cancelación contante de esta deuda bajo la presión de la amenaza de un derrumbe político, lo prueba sin atenuantes el que lo ha hecho en circunstancias de salida de capitales y de caída de los precios internacionales de la exportación nacional, exactamente lo contrario de lo que ocurría cuando cometió el desfalco anterior de pagarle al FMI, en que había un incesante ingreso de fondos extranjeros. En los últimos doce meses han salido unos 22.000 millones de dólares, que fueron financiados en gran parte por el superávit del comercio exterior. Se trata de una fuga relativamente superior a la de 2001, cuando se fueron unos 35.000 millones de dólares, porque en aquel entonces la circulación monetaria era equivalente a casi 300.000 millones de pesos de hoy, en tanto que la circulación actual es inferior a los 150.000 millones. Lo que 2001 tiene también en común con la actualidad es que Argentina no tiene acceso al mercado financiero internacional, y que fuera de éste tiene que 
pagar hoy 1.300 puntos por encima de la tasa de interés del Tesoro norteamericano para renovar sus préstamos. Este solo hecho ya implica un crecimiento implícito (o sea potencial pero seguro) de su deuda pública, porque renovarla es aumentarla abusivamente y no existen recursos propios para cancelar la totalidad de los vencimientos a medida que se producen.

De otro lado, esta misma deuda crece entre cinco mil y diez mil millones de dólares al año como consecuencia de que se ajusta por la inflación oficial: si lo hiciera por la real habría que multiplicarla por tres (el ajuste de la deuda por una tasa ficticia constituye una declaración parcial de quiebra). Casi todos los llamados países emergentes enfrentan una fuga masiva de capitales, y el más destacado es Brasil, donde el ingreso de esos capitales, en el período 2003-07, desarrolló un gigantesco mercado de créditos al consumo, que será arrastrado al derrumbe junto con la salida de los capitales que permitieron crearlo; por eso la salida de esos capitales habrá de provocar un estallido de proporciones superiores a las que conoció Argentina en 2001. Hipotéticamente, para atraer capitales y evitar una cesación de pagos, Argentina debería aumentar la tasa de interés, revalorizar el peso, incrementar las tarifas de servicios públicos y de energía, y poner fin a la maraña de subsidios oficiales, pero esto provocaría un estallido económico y social. Un tránsito gradual está excluido, debido a la intensidad que ha adquirido este desajuste y a la de la crisis financiera internacional. El default no es un estado contable sino una resultante de contradicciones económicas, sociales y políticas insuperables. Esto es lo que no entienden los economistas oficiales, ni menos los centroizquierdistas, que confunden a la economía política con una ecuación estadística o, peor, con una encuesta.
 
La extorsión del default económico

De esto se desprende que, con el pago al Club de París, el gobierno cedió a la otra extorsión de la fuga de capitales. Pero este pago no abre el retorno de éstos a Argentina, ni las puertas del financiamiento extranjero. La Presidenta desnudó toda la ingenuidad del operativo cuando dijo que el pago atraería la inversión externa. Apenas quince minutos después la desmentía el Financial Times, que sobre esto sabe más que la camarilla. El monto del rescate es mucho más alto: arreglo con los bonistas, aumento de tarifas, aumento de tasas de interés y ¡ah! seguridad jurídica; o sea, perder y pagar todos los pleitos con compañías extranjeras. Los Kirchner están en el horno.

A diferencia del pago adelantado al FMI, que suscitó las críticas de muchos capitalistas aun cuando, en ese momento, entraban fondos extranjeros a Argentina, el pago al Club de París ha suscitado la excitación del ‘establishment’, aunque vaya a reforzar la tendencia a una recesión. ¡Y, claro, si este pago lo había recomendado el propio presidente del FMI (un amigo francés socialista que todo progresista tiene en algún lugar del mundo) a poco de asumir hace cerca de un año! La reducción de la liquidez cuando se le pagó al FMI estaba compensada, potencialmente, por la posibilidad de emitir más pesos a cambio del ingreso de nuevos fondos de afuera. El pago al Club ahora, en cambio, reduce la liquidez internacional de Argentina cuando esos fondos se evaporan y apunta, por lo tanto, a un ‘enfriamiento’ de la economía, como lo prueba que Redrado exija un ‘ajuste’ fiscal. No hace falta decir que el nuevo escenario provocará una crisis en el frente agrario, porque un ‘ajuste’ mejorará la posición relativa de los fondos de inversión agropecuarios -que financian sus inversiones en los mercados internacionales- y perjudicará a los chacareros y contratistas capitalistas, que no contarán con crédito interno. Esta crisis traerá aire fresco al país, porque meterá la cuña de la lucha de clases incluso en la Mesa de Enlace.
 
El desafío, siempre el desafío

La ruina de un régimen de nacionalismo burgués plantea un desafío enorme, porque agota objetivamente un obstáculo a la revolución socialista. Pero todo depende - depende de la claridad y disposición de las fuerzas en lucha. En la superficie, la derecha pro-imperialista aparece con mayores posibilidades de capitalizar la crisis, pero esto es olvidar la crisis que la carcome a ella misma, y como telón de fondo sus gigantescos reveses internacionales - en primer lugar, el derrumbe económico y financiero en Estados Unidos. Por debajo de la superficie operan las fuerzas profundas de la rebelión popular. 

Foto: La presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto a Hugo Moyano y Hugo Yasky en la residencia de Olivos. / Autor: Presidencia de la Nación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Empresas de servicios públicos: argentinización, integración y provincialización


Diego Mansilla (MORENO)

¿Cuál fue el funcionamiento de Repsol una vez que entró en YPF S.A.? El primer análisis que hay que ver es cómo evolucionaron las reservas. Estas son las reservas probadas, oficiales, cuando digo oficiales estoy hablando de las que Repsol dice que tiene. El principal activo que tiene una petrolera son sus reservas, por lo tanto uno puede decir que la tendencia de una petrolera es aumentar sus reservas en lugar de bajarlas, aunque en Argentina por intereses particulares puede no ser así. No hay un control, así que no sabemos.

Vemos las reservas de gas y de petróleo que tenía la empresa en el 99 comparándolas con las del año 2007 –último dato disponible- y hay una gran caída, producto de la falta de exploración y de que no hay búsqueda de recursos, porque se aumentó la extracción sin reponer esas reservas. En el caso del petróleo, se observa una caída de 45%, mientras que en el caso del gas natural es del 63%. Es decir, en apenas 8 años Repsol declara aproximadamente el 50% de las reservas que tenía YPF en 1999...

Pero cuando uno ve las ganancias de YPF, se ve desde la entrada de Repsol en 1999 un rápido aumento de las utilidades, acompañando el crecimiento del precio internacional. Vale decir que, cuando se dieron las privatizaciones de YPF, desde el 94 al 98, el precio había llegado casi a un piso. El año 98, cuando se vende YPF, es el año de menores precios internacionales de petróleo de la historia desde la crisis del 73, y aún menores a los precios del 71 ó del 70. Tengo que irme a la década del 50 ó 60 para encontrar precios más bajos. Ahí, en ese momento se privatizó YPF.

Ese aumento del precio creó una crecida extraordinaria en las ganancias de YPF. Es decir, a pesar de perder reservas –que es el principal activo de una petrolera- las ganancias de Repsol en YPF están creciendo año a año, con el máximo en el año 2005 superando los 1.800 millones de dólares. La ganancia esta cayendo en los otros años a pesar de que crece el precio internacional porque, al no encontrar nuevos yacimientos, la extracción de YPF está cayendo.

Si uno cuenta las ganancias declaradas según los balances de Repsol, ganó $ 29.253 millones, lo cual me da unos u$s 11.300 millones. Estos u$s 11.300 millones son los declarados. A eso se le puede sumar u$s 239 millones, según una denuncia presentada por el MORENO por evasión, ya que en el año 2001 YPF remitió a Repsol mucho más de lo que había declarado por impuesto a las ganancias.

Además, si uno mira el balance hay créditos que YPF le da a Repsol, con lo cual se están “disfrazando” utilidades de YPF, porque ya no es ganancia, es un préstamo; queda parte del activo y eso se licúa. Según el balance 2007 de YPF, Respol le debe a su subsidiaria nada más que u$s 3.400 millones.

Es decir contando solamente las ganancias declaradas en apenas 9 ejercicios de Repsol en YPF, recuperó el 76% de invertido (U$S 15.000 millones). Si sumamos estos montos no declarados como ganancias, habrá recuperado la totalidad del monto en que se compró YPF. ¿Dónde está perdiendo plata YPF? ¿Cuáles son los problemas? ¿Por qué hay que salir a subvencionar la exploración? ¿Dónde se ve que las petroleras trabajan a pérdida?. Eso es lo que sale en el diario, ´no hay nafta o gasoil porque las petroleras trabajan a pérdida´. Actualmente, no ganan como en el 2005, pero ganan muchísimo más en dólares que años anteriores.

Entonces, ¿cuál es la lógica de la ´argentinización´?, ¿cuál es la estrategia de Repsol? Es, en Argentina, no reemplazar sus reservas. Un indicador es cuántos barriles se agregan a las reservas por cada barril extraído. Según los informes oficiales de la empresa en el año 2003 se remplazó apenas el 19% y en 2006 el 49%. Una petrolera que quiere seguir existiendo, por lo menos por cada barril que extrae tiene que dejar uno adentro, porque sino al corto plazo desaparece. En 2003 y 2006 fueron los únicos años donde esta tasa de reemplazo fue positiva, en el resto fue negativa. Siempre reponen muchísimo menos de lo que han extraído.

Ahora, ¿cuál es el plan estratégico que presenta Repsol a sus accionistas? Van a Madrid y dicen, “bueno, ¿nuestras prioridades cuáles son?, ir a los activos con crecimiento y alta rentabilidad” . No es el caso de Argentina. Argentina necesita inversiones para mantenerse en el tiempo. Justamente, la extracción está cayendo porque no hay nuevas inversiones. Argentina no es un área con alta rentabilidad y con crecimiento, hay que invertir a largo plazo.

Otro punto es “Potenciar las áreas donde hay ventajas competitivas y vender los activos poco rentables”, así es como fueron vendidos los activos de distribución en Chile, algo en Latinoamérica, y desprenderse de las cosas que no son rentables.

¿Cuáles son las áreas centrales? Golfo de México, norte de Africa y todo el negocio del gas natural licuado. Acá, Argentina no está. En esta lógica Argentina no está. Justamente porque hay que invertir, y hay que invertir con riesgo.

Ahora, haciendo un par de cuentas, lo que se firmó con este Grupo Petersen, fue pagar u$s 3.750 millones por el 25% de la empresa. Con lo cual sumado a todas las ganancias declaradas que tuvo Repsol, ya recuperó el 100% de la inversión. Por lo tanto se quedan con el 75% de la empresa, libre. Porque ya recuperaron todo lo que habían puesto al comprar YPF en el 98. Pero además van a salir a la Bolsa y se estima recuperar u$s 3.000 millones más.

Si uno saca la cuenta, YPF se está valuando en u$s 15.000 millones. Lo mismo que cuando se compró. Ahora, ¿qué pasa? Las reservas de petróleo cayeron el 45% y las de gas el 65%, se explica por el cambio de precio, claro. Si nosotros vendemos con el precio al piso histórico y ahora está en u$120 el barril.

Pero además Repsol tiene pensado vender los activos no estratégicos de Latinoamérica, sobre todo Bolivia y Venezuela, a YPF. Por lo que YPF va a estar endeudado con Repsol. Sumado a esto el grupo Eskenazi, que va a entrar a YPF, va a estar endeudado tanto con Repsol como con bancos internacionales. Ni YPF ni Eskenazi van a tener capital disponible para hacer las grandes inversiones que se necesitan para recuperar la energía en Argentina, para que YPF vuelva a aumentar su nivel de reservas. En 8 años, repito, cayó casi la mitad de petróleo, más de la mitad cayó el gas. Se necesitan inversiones de riesgo para recuperarlas.

A pesar de todo esto Repsol va a tener el 55% de las acciones, por lo tanto mantendrá la mayoría accionaria y va a ser quien tome las decisiones principales. Por eso, en lugar de ´argentinización´, lo que estamos viendo en la entrada del Grupo Petersen a YPF justamente es la reprivatización y descapitalización de YPF. Porque se la está dejando en la peor situación para encarar estas inversiones, que son necesarias para llevar adelante un modelo de país, y de energía para este país, que sea consistente con crecimiento, con desarrollo, que no tengamos que importar más gas, que tengamos nuevamente la energía al servicio de la economía interna. Una política energética y petrolera nacional.

Si sigue cayendo la extracción, si siguen cayendo las reservas, en poco tiempo tendremos que importar petróleo, así como ya empezamos a importar gas. Ahora no solamente lo hacemos desde Bolivia sino que traemos un barco para comprar el carísimo gas licuado, porque nuestras reservas, justamente, están cayendo, nuestra extracción está cayendo porque no hay inversiones. Esta nueva YPF argentinizada no va a estar en condiciones de revertir esto. De ninguna manera es la solución a este problema, no soluciona esta crisis energética.

El otro punto clave de lo que es la política energética, y sobre todo la parte de Hidrocarburos, es lo que mencionamos sobre la ´provincialización´. Como dijimos, esta historia de la ´provincialización´ nace con la Ley de privatización de YPF, allí se empieza a mencionar que las reservas tienen que ir a las provincias. Eso se termina de plasmar en la Constitución del 94, contrariando totalmente a la del 49 y aún a todo el andamiaje jurídico nacional. Es decir, subsuelo era dominio nacional, porque el Estado nacional era quién estaba mejor capacitado para llevar una política que tenga en cuenta todos los intereses y particularidades, no solamente regionales sino nacionales y también internacionales.

Hay un punto importante, acá estamos hablando del mercado petrolero, donde están las mayores empresas del mundo, donde se da el mayor poder de lobby, donde es más fuerte la intervención de las empresas y donde -no hace falta más que abrir el diario para encontrarlas- se ocasionan guerras y conflictos por el petróleo. En América Latina se han generado guerras por el petróleo; en el mundo actualmente hay guerras por el petróleo.

Entonces, ¿quién está en mejores condiciones de negociar contra esos monstruos petroleros: la provincia de Jujuy o el Estado argentino? ¿La provincia de Tierra del Fuego? El Producto Bruto de Argentina es poco comparado con la facturación anual de los monstruos como ExxonMobil o la British Petroleum. ¿Qué podemos decir de una provincia como Jujuy, como Salta, Tierra del Fuego o Chubut? Esto fue lo que se firmó con la Constitución del 94.

Sin embargo, las constituciones necesitan ser reglamentadas, y no había entrado en vigencia esta norma de la Constitución del 94 hasta la denominada “Ley Corta” firmada en el 2007. Esta ley era pedida insistentemente, tanto por las provincias como por las petroleras porque las empresas dejan de negociar con el Estado nacional para comenzar a acordar con los gobiernos provinciales. Así como empieza a regir esta “balcanización” de la soberanía energética, cada provincia tiene el dominio de sus reservas.

Si uno va un poco a la historia uno ve que en las provincias no hay una vocación petrolera. El mejor y más actual de los ejemplos, sin ir a la década del 20 y a los problemas que tuvo YPF para entrar en las provincias, es ver qué pasó con la privatización de YPF. En la privatización de YPF las provincias obtuvieron una buena parte de las acciones. Con esas acciones, si las provincias las mantenían y obraban juntas, estaban en buenas condiciones para tratar de morigerar las grandes consecuencias sociales que iba a tener la privatización en las provincias petroleras. Es decir, que no se cerraran los pueblos petroleros, tratar de ayudar a sus propias provincias, al interés de sus habitantes.

Sin embargo ¿qué hicieron? Las vendieron enseguida. Enseguida vendieron sus acciones para tener la plata, para obtener caja, para hacer obras, etc. El caso paradigmático es el caso de la provincia de Santa Cruz, que vendió sus acciones sin siquiera necesitar los fondos, porque las mandó a un banco en Suiza, donde quedaron durmiendo y vaya a saber si volvieron (dicen que están acá). Pero ni siquiera fue un buen negocio, porque se vendió las acciones a u$s 19 -muy barato- cuando años después cotizaron a u$s 44. Las provincias tuvieron una herramienta para intentar llevar adelante una política petrolera e intentar cubrir los graves problemas que sufrieron las provincias con la privatización de YPF.

Luego de esta ley las provincias toman dos medidas. En primer lugar generaron una ola de licitaciones. Todas las áreas pasaron a las provincias y ellas salieron a licitar para entregar concesiones al sector privado de todas las áreas que encontraban. Todas las áreas que estaban en sus provincias fueron licitadas, no solamente las provincias que tenían reservas de petróleo sino provincias como Córdoba, Chaco, San Luis, San Juan que no tienen reservas, pero como había concesiones rápidamente salieron a licitar. En ningún caso se creó una empresa energética provincial seria, con intenciones de llevar adelante la investigación, la extracción. En ninguna de esas licitaciones está presente que la mayoría accionaria y las decisiones políticas las tiene que llevar adelante la provincia. Eso no existe en esta ola de licitaciones.

En segundo lugar, se multiplicaron los pedidos de las prórrogas. ¿Por qué? Porque las concesiones que se otorgaban por 25 años terminan entre el 2016 y 2018, depende de las fechas en que se hayan firmado. Las petroleras salieron a reclamar que se dé una prórroga por 10 años –que es lo que indica la ley- y entonces se están empezando a negociar estas prórrogas que ahora están en manos de las provincias. Ahora, la ley de hidrocarburos –de 1967- dice que se pueden dar esas prolongaciones por diez años “siempre que el concesionario haya dado buen cumplimiento a las obligaciones emergentes de la concesión”. Esto en un sector petrolero, en el cual las reservas caen año a año, en donde no hay inversión y son múltiples las denuncias que se están generando de contaminación de las napas en lugares desérticos como en Chubut, Santa Cruz o Neuquén. Existen casos probados de contaminación en los cuales las petroleras tienen que, por ejemplo, dar agua potable para riego y consumo humano y del ganado a las comunidades afectadas, porque se probó que contaminaban el agua. Es decir, está probado que no cumplieron con las obligaciones.

Además, la ley dice que por lo menos 6 meses antes hay que firmar estas concesiones, y se están presentando con 9 a 10 años de anticipación. ¿Cómo puedo saber si estas petroleras, en los 9 años que le quedan, van a tener un buen cumplimiento?. Ya de por sí, en estos 15 años que operaron no lo tuvieron, no hace falta más que ver las reservas, la inversión, la extracción, etc. Y sin embargo, se están empezando a firmar esas prórrogas.

Diez años de anticipo, no hay inversión, caen las reservas, no hay fondos de riesgos, hay problemas de contaminación, sin embargo se están empezando a firmar. La primera que se firmó justamente fue Repsol en Loma de La Lata, el principal yacimiento gasífero. Pero como se firmó en el 2000, lo tuvo que avalar De la Rúa. Lo firmó Sobisch y De la Rúa, porque todavía el dominio pertenecía al Gobierno Nacional.

El otro caso, el primero después de esta ley, fue Cerro Dragón. Así como Loma de La Lata es el principal yacimiento gasífero, Cerro Dragón es el principal yacimiento petrolero. Cerro Dragón tiene el 31% de las reservas de petróleo, un 6% del gas natural y extrae el 14% de todo el petróleo que sale de Argentina. Es decir, casi 1 de cada 3 barriles de petróleo que hay en el país están en este yacimiento, que está en manos de la British Petroleum. La concesión pertenece a una empresa que se llama Pan American Energy, que es un 60% de la BP, ex British Petroleum (anglo-norteamericana, porque tiene capitales de la Amoco) y, un 40% de Bridas, de la familia Bulgheroni. Pero está controlada por la British.

Santa Cruz y Chubut firmaron un contrato de prórroga de concesión (tuvieron que firmar las dos porque este yacimiento está en ambas provincias) por 40 años, hasta el 2047. Es decir, los 10 años de prórroga que dice la ley con 10 años de anticipación y -terminados esos- 20 años más por cuenta de la propia provincia, porque esta “ley corta” dice que una vez terminadas las concesiones, las provincias pueden decidir cuánto dar, a quiénes, etc.

Esto sin ningún tipo de licitación, con un pago mínimo, sin ningún tipo de compromiso serio de inversión. Y no se avanza en la apropiación de la increíble renta petrolera que tiene este yacimiento. Un número: $ 1.400.000 por hora se extrae de este yacimiento. ¿Qué poder de negociación tienen Chubut y Santa Cruz ante un gigante como la British Petroleoum? Esto se logra gracias a esa ´provincialización´.

Concluyendo, en realidad vemos que esta ´argentinización´ no significó un aumento de inversión, no hay mayor capacidad instalada de generación eléctrica. El aumento existente de la capacidad instalada viene del Estado. En el caso del gas son los propios consumidores quienes están pagando los aumentos de las capacidades. Sin embargo eso queda en manos de las empresas que no hicieron sus inversiones y obtienen ganancias por el mayor volumen transportado o distribuido. Por su parte, la entrada de Eskenazi no es un avance en una política nacional sino lo contrario, es la reprivatización y la descapitalización de la empresa.

Y la provincialización de las reservas en realidad profundiza aún más lo que se había logrado con la desregulación petrolera de 1989, porque ahora tengo a cada una de las provincias tratando de obtener sus licitaciones, sus negocios. Todas tratando de entrar en una negociación que, si era despareja para Argentina, imagínense cómo puede ser para las provincias. Por ejemplo el caso de Neuquén, que ahora está negociando y que dice que en estos días va a firmar con Repsol la renovación de sus concesiones -las que quedan, ya que firmó Loma de La Lata- a pesar de lo que indica su propia constitución provincial. Chubut y Santa Cruz firmaron Cerro Dragón. Todas las provincias están empezando a negociar estas prorrogas, sin consultar con una política nacional.

Es decir, esto tendría que tener en cuenta todos los requerimientos energéticos de la Nación, no solamente de las provincias que tienen petróleo en su subsuelo. Nadie está diciendo que las provincias no deben recibir regalías, beneficios por la extracción de petróleo en su subsuelo, pero acá lo que está en juego es la política energética, que tiene que estar en manos de la Nación, según los intereses en la Nación.

Como conclusión, estas medidas no solucionan la crisis y, sobre todo, no recuperan una política energética propia. No recuperan una política centrada en la energía como un derecho, como un requerimiento para un proyecto de país. Seguimos manteniendo la energía como una mercancía. Estos cambios no implican un nuevo modelo energético, no es el nuevo modelo energético que necesitamos para salir de esta crisis.

Gráfico: RESERVAS PROBADAS OPERADAS POR REPSOL EN ARGENTINA / GANANCIAS DECLARADAS DE YPF

Diego Mansilla es economista, integrante del MORENO.

Disertación presentada en el ciclo “Hacia la Constituyente Social”, organizado por FeTERA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El tren de la reacción

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)
 
La provocación montada por dos ministros de gobierno, después de los incidentes que terminaron con el incendio de ocho vagones del ex-ferrocarril Sarmiento tiene que ser motivo de preocupación para toda la sociedad democrática argentina.

El kirchnerismo siente que su gobierno se incendia ante las mayorías nacionales y se vuelve peligrosamente macartista, lo que lo transforma en un serio riesgo para las libertades democráticas. 

El autotitulado “gobierno de los derechos humanos” pretende tomar en sus manos el programa de la derecha fascista, que le reclama un curso más ajustado a las viejas prácticas represivas. El kirchnerismo, en realidad no hace más que repetir la receta represiva y los argumentos que ha acompañado secularmente a la burguesía en su lucha en contra de la rebelión popular. 
 
La acusación al compañero José María Escobar, del Partido Obrero; al grupo de Solanas; al MST y a Quebracho; persigue la intención de desviar un debate popular, sobre el estado de los ferrocarriles y de la situación de las clases trabajadoras, a la vía de la caza de brujas. 

Pero, el debate público que precedió al incendio de vagones en las estaciones de Merlo y Castelar tiene una relevancia fundamental. 
 
El gobierno, por boca del incontenible y verborrágico Fernández, intenta tapar con el argumento del sabotaje un verdadero estado de deliberación popular con alcances superiores al cronograma de corrida de trenes. Bastaba escuchar los argumentos de los pasajeros del Sarmiento para darse cuenta que lo que está en debate es mucho más que meterle fuego a una formación de vagones. 
 
Con más conciencia que la de los legisladores nacionales, la informada “gente común”, que Fernández considera aliada del sacrificio y resignada al sufrimiento cotidiano, demolió los argumentos de “reestatización de las aerolíneas”, del pago al Club de Paris, de los subsidios a los empresarios fanfarrones y vaciadores de las arcas del Estado y denunció agriamente al trabajo precarizado. 
 
Los trabajadores, simples pasajeros del Sarmiento, frente a las cámaras de Crónica TV y otros medios, pusieron en cuestión en la mañana de ayer toda la estructura socio-económica y política del kirchnerismo. 
 
“Sostienen a los Marsans y los laburantes no tenemos como viajar”, “que hacen las empresas con todos los subsidios”, “mandan 6.000 millones para afuera y nosotros viajamos como sardinas”, “si llego tarde me pierdo el premio o me echan”, “yo gano 30 mangos por día ¿me querés decir con que le doy de comer a mi familia?. 

Testimonios de “la gente común, que no quema trenes”, pero que nos da un adelanto de por donde anda la conciencia del pueblo y de cómo evalúa al gobierno kirchnerista. 
 
Testimonios de una nueva situación que se abre a empujones en medio de una lucha cada vez más masiva de los trabajadores, a los cuales las empresas subsidiadas por el gobierno les impiden hasta el derecho de ser explotados. 
 
Aníbal Fernández y el ministro del interior, Randazzo, pretenden ocultar con su provocación en contra de la izquierda lo que sale del grano, pero, es poco probable que muchos les crean. 
 
El pago al Club de París estuvo presente en el debate popular, los subsidios estuvieron presentes, la re-nacionalización y la pobreza estuvieron presentes, y estos, son mucho más inflamables que el material rodante. 
 
La enérgica condena en contra de un trabajador docente, realizada a boca de jarro por un Ministro de Seguridad y Justicia, no es más que la expresión del temor al debate abierto por los trabajadores en tan inflamable evento. 
 
Fernández reivindica a la “gente común”, y toda la claque del periodismo pro-sojero de ayer hace lo mismo, demandando constricción frente a la desventura. En realidad, lo que exigen es que les dejen hacer los negocios tranquilos. Enriquecerse y enriquecer a sus amigos sin que se abra un debate popular. Sin cuestionamientos. 

La “gente común”, ayer, pareció no estar de acuerdo. Donde el gobierno intenta adormilar, la “gente” despierta; donde el gobierno acusa, “la gente” descree. 
 
No es la primera vez que una provocación de este tipo termina mal para los amantes del poder. Ahí están los cadáveres de Maximiliano y Darío para demostrar que no siempre de la mentira se puede construir una verdad. Fernández mintió frente al crimen del puente Pueyrredon; todavía no acaba de pagar esa deuda criminal; mintió ayer y seguirá mintiendo. Eso es lo único “común” de toda esta historia con la “gente”. 
 
El fuego a los vagones es una expresión desesperada de trabajadores que no han encontrado, hasta ahora, una forma superior de organización. Los debates hacen prever que no falta mucho para que la encuentren. En ese momento no habrá cortina de humo, ni caza de brujas, que frene el pensamiento y la acción. 

El kirchnerismo nacional y popular, quiere un pueblo “común”, adormecido, víctima de las estafas empresariales. El gobierno progresista se subió ayer al tren de la reacción, sin darse cuenta que ya estaba quemado. 
 
Vaya un gesto de solidaridad para los presos y perseguidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Después de los incidentes en los trenes

LA VACA

Uno de los acusados por los incidentes que culminaron con la quema de varios trenes en Castelar, el director de cine Fernando Pino Solanas, habló sobre la situación generada el día del estreno de su película La próxima estación, una denuncia sobre el saqueo estatal y privado sobre el sistema ferroviario, todo un símbolo del modelo económico vigente.

“¿Por qué apuntan contra mi? Porque la película les duele muchísimo, ya que es una denuncia fundada no solo en mis opiniones, sino en los informes de la Auditoría General de la Nación y del Defensor del Pueblo de la Nación. Por eso el gobierno sale a ensuciar y a disminuir el impacto de esa denuncia”. Pino Solanas vivió su anochecer de un día agitado tras los incidentes y quema de 7 formaciones de trenes de la línea Sarmiento en Castelar, la misma fecha del estreno formal de su película La próxima estación en la que desenmascara justamente el saqueo estatal y privado sobre un bien público, el ferrocarril, y la sucesión de humillaciones y violencias cotidianas contra millones de pasajeros a los que sería injusto calificar como ganado. el ganado viaja bien, los trabajadores que abordan el tren sufren una violación diaria a un derecho elemental: el de viajar para trabajar y sobrevivir. 

Solanas habló sobre estas cuestiones, tras el estreno de la película que denuncia cómo desde los tiempos de Alvaro Alsogaray como ministro para pasar el invierno, pasando obviamente por la dictadura, la inolvidable gestión de Carlos Menem, y llegando al actual gobierno, todas las políticas confluyeron en la destrucción de ese patrimonio público, y se mantienen concesionarios privados como Cirigliano, Romero, Roggio, Urquía, Macri, Techint, Unión Ferroviaria y las brasileras Camargo Correa y A.L.L. La película cuenta que el gobierno paga hasta el último salario ferroviario, y todas las roturas y reposiciones de material. Por cuenta del Estado, los concesionarios reparan vagones, locomotoras y estaciones, con un extra creativo: lo que vale un peso es facturado varias veces más, para incrementar el negocio de cobrar el subsidio estatal. 

¿En qué viajan los ministros? 

Frente a los incidentes del jueves a las 7 de la mañana, cuando un tren que iba a Once quedó detenido y logró enfurecer a los pasajeros, el gobierno hizo lo habitual: culpar a la izquierda, el Partido Obrero, a Quebracho y esta vez, de paso, a Pino Solanas. 

“Pero lo que yo me pregunto es dónde estaban en estos años el ministro de Justicia (Aníbal Fernández), el Procurador General (Esteban Righi)y tantos que tendrían que haber investigado las denuncias presentadas por la Auditoría General de la Nación y el Defensor del Pueblo” dice Solanas. “Lo que pasa es que estos funcionarios no viajan en tren. Pero todas las semanas pasa algo así, los trenes se recalientan, hay comienzos de incendio, y los pasajeros tienen que caminar por las vías que están electrificadas. Todo este disparate lo sabe cualquiera menos estos funcionarios”. 

La rebelión de los hartos 

Para Solanas, el drama se duplica: “El ciudadano confundido , como nadie lo atiende, vuelca su bronca contra el vagón de un tren como si fuera el enemigo, el concesionario, y lo termina pagando él mismo porque el Estado es el que se hace cargo de esas roturas”. 

Mientras sus abogados preparaban pedidos para que el gobierno ratifique o no la denuncia, Solanas, en el hall del cine donde se estrenó su película, cuenta: “El ciudadano más modesto, el trabajador, pierde el presentismo, está harto, harto, humillado, maltratado. Es todo un tema de arrastre. Lo que hicimos es colocar la lupa y decirle a todos estos sordos que no se hagan los tontos. Hay jueces federales, legisladores a los que les paga el pueblo para que defiendan al trabajador y al ciudadano que quiere volver a horario y con seguridad”. 

¿A qué atribuye la teoría del sabotaje y el complot, lanzada por el gobierno? “Hicieron lo mismo cuando se incendió la formación en Haedo. Inventan, y los apoyan algunos medios que no son nada ingenuos, y hablan de ‘las hordas infiltradas’. Yo no te puedo reconstruir los hechos de esta mañana, pero esta es una historia repetida”. 

El disparate bala 

Mientras tanto, el gobierno sigue como en éxtasis hablando del tren bala. Solanas: “Cuando el tren bala llega a Europa es luego de que les funcionan como un reloj los trenes tradicionales que van a 130 kilómetros por hora. Pero ese es un tren para elite, los pasajes van a costar como un avión, y van a generar un endeudamiento externo por 30 años a una tasa usuraria del 12 por ciento. No tiene transferencia tecnológica: quedás atado a tecnología francesa por 30 años. La verdad es que es un disparate: con la mitad de esa inversión se reconstruyen todos los trenes inter rurales de la República y se ponen en funcionamiento todas las industrias ferroviarais con miles de empleos”. 

Eso, puede suponerse, aportaría más a la idea de una genuina redistribución de la riqueza. 

“Por supuesto” contesta Solanas, “el peor golpe a las provincias fue quitarles el tren, que facilitaba el comercio de las pequeñas cargas entre pueblos vecinos. Todo eso terminó con el cierre de ramales, además del éxodo que provocó y el empobrecimiento general. Hay que rediseñar la Argentina, pensar en grande, pensar con futuro. Hay que reconstruir el sistema ferroviario repensando en la integración de las regiones con un nuevo diseño. No el de las multinacionales, sino el del beneficio del país”. 

La realeza contratista 

A esa altura Solanas señala: “Y fijate que con todo lo que hay en juego, no se ha dado un solo debate sobre cómo gestionar las empresas de servicios públicos. Debates donde hay que convocar universidades, organizaciones sociales, técnicos, para ir a un modelo público donde la sociedad participe del control y el cuidado de los bienes públicos”. 

Cree que le pusieron el ojo “porque la película desenmascara la complicidad de los funcionarios, los jueces, la asociación con la burocracia sindical. Pero oime, el señor Cirigliano (uno de los concesionarios del ferrocarril) está desde Menem hasta hoy. ¿Cómo hizo?” 

¿Será acaso una forma de realeza indemne a los cambios? “No, lo que pasa es que en lugar del reparto de la riqueza que vos mencionabas, es el reparto de la mordida. Los trenes nos cuestan dos veces más que lo que costaban antes, pero tenemos el 20 por ciento de los que teníamos cuando eran estatales. ¿Donde está el resto? Es la mordida, la caja negra. Y que la sociedad se de cuenta es lo que más les duele a los empresarios y a los funcionarios cómplices de todo esto”. 

Tren Cromañón 

Recibimos este aporte de la periodista y reportera gráfica Daniela Reynoso Sánchez, que estuvo en el lugar. Otra mirada sobre lo ocurrido: 

“Hoy en el ferrocarril Sarmiento, a las 07:30 de la mañana, pudo haber ocurrido un desastre. Luego de haber subido al vagón en condiciones infrahumanas, la formación ubicada en la zona de la localidad de Merlo, sufrió un cortocircuito y los vagones comenzaron a incendiarse intempestivamente. Al ser una de las formaciones más nuevas, donde no hay matafuegos y es prácticamente imposible romper los grandes paneles de vidrios que se encuentran recubiertos con láminas polarizadas, la gente entró en pánico apenas comenzó a ver el humo que invadía los furgones. De forma absolutamente rápida, ya que estos no cuentan con material ignifugo, comenzaron a respirar toda esa humareda tóxica. Finalmente, lograron abrir las puertas y a tirarse a las vías. Los furgones se encontraban superados en su tercera parte, lo mismo que Cromañón. De ninguna forma se observó “comandos de inadaptados”, como el gobierno nacional dejó entrever en la tarde de hoy haciendo alusión a Quebracho, Polo Obrero, o el Frente Sur, a los que acusó de desplegar una acción premeditada. Esta humilde periodista viajó en ese tren, y lo que vio fue gente de trabajo indignada”. 

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Nueva jornada de furia de los usuarios del tren

PRENSA DE FRENTE

Se reanuda el servicio de la máquina de humo kirchnerista. Complementando las declaraciones del comisario a cargo del operativo y en su rol de vocero del gobierno, el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos Aníbal Fernández, rememorando sus mejores apariciones macartistas y serviciales, encontró entre algunos militantes del Partido Obrero, Quebracho, Proyecto Sur y el MST las principales causas de los destrozos e incendios de vagones producidos tras la detención de un tren en Castelar, que luego se repitieron en Merlo.

El gobierno, que en su segundo período hizo de la instalación del tren bala uno de sus principales ejes, lo único que mejoró en este aspecto fueron los montos de los negociados con los empresarios amigos gerenciadores de los trenes, en este caso los hermanos Cirigliano, tarifas incluidas. Este año los subsidios a los trenes aumentaron un 71 por ciento.

Como si fuera la primera vez que los usuarios estallan ante el indigno servicio que prestan casi todas la líneas ferroviarias urbanas –a excepción de la que lleva pasajeros a las zonas acomodadas del Norte – el ministro salió apurado a poner blanco sobre negro respecto de los incidentes. Durante el discurso – con un fuerte tono judicial y de inteligencia, en el que le ministro se explayó fotos en mano sobre tecnicismos en torno a los incidentes, que calificó de sabotaje - el oficialismo nacional y popular apuntó esta vez sus dardos sobre un conjunto de fuerzas políticas de izquierda. 

De la calidad de los servicios ferroviarios el gobierno no parece tener mucho que decir, de la ausencia de controles que son su responsabilidad primaria, tampoco. Vuelvan los humos estatistas, los retos a los que “no invierten”, queden los mismos gerenciadores de siempre o vengan otros, se reformule el destinatario de los "generosos" subsidios de la Secretaria de Transporte, el kirchnerismo ya ha dado muestras de su falta de interés en mejorar el servicio de transportes masivo. 

"Lo que sucedió fue una cuestión armada, no puede ser una reacción espontánea de la gente. Los pasajeros fueron víctimas inocentes de algo armado", expresó en una de la estaciones el jefe de la bonaerense Daniel Salcedo. En suma, trenes que no llegan a destino; servicios que se interrumpen y se suspenden muchas veces sin mediar siquiera explicación, hacinamiento a horas pico; bajas condiciones de operatividad; entre otros aspectos, resultaron razones insuficientes para el funcionario policial a la hora de explicar lo ocurrido esta mañana. 

Como corresponde, el discurso del ministro Fernández puso nombres a las sospechas policiales. La hipótesis oficial de sabotaje es a todas luces incompleta. ¿Qué otra razón explicaría el repentino y rotundo éxito de un puñado de “activistas” que el inconmensurable hartazgo generalizado de los que diariamente utilizan los trenes para ir a trabajar? Las tarifas de la línea Sarmiento subieron a fines de 2007 en un 17 por ciento. 12 millones de pesos es el monto del último subsidio a TBA otorgado por el gobierno en junio. Fernández dijo que este gobierno abrió líneas en el interior del país, y se negó a juzgar la calidad del servicio prestado por los trenes de la concesionaria TBA. 

En los últimos años, casi una decena de estos episodios, fijaron en la agenda pública el paupérrimo servicio ferroviario, cuando la cámaras y los discursos oficiales se retiran, las condiciones de los trenes de pasajeros jamás mejoran y las voces de las agrupaciones de usuarios aparecen solitarias. El centenar de organizaciones políticas y sociales que participan del “Movimiento tren para todos”, ya han recolectado más de un millón de firmas. Sin embargo, para el gobierno del tren bala elitista y los capitalistas amigos, el humo, los destrozos, los incendios, las piedras y las puteadas se deben únicamente al accionar de un puñado de activistas con buzos prendidos fuego.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Endeudamiento hasta el infinito

José Castillo (LA ARENA)

La Presidenta anunció que pagará toda la deuda pendiente con el Club de París. Lo hará de contado y apelando a las reservas de libre disponibilidad del Banco Central. Se trata de una medida similar a la que implementó Néstor Kirchner para cancelar la deuda con el FMI.

Este pago de contado que se realiza en el mismo momento en que se sostiene, desde distintas instancias del gobierno, que no hay dinero para dar respuesta a reclamos de docentes, estatales y profesionales de la salud que en muchos lugares del país reclaman por sus haberes.

Cristina Fernández de Kirchner utilizó el Día de la Industria para anunciar el pago de 6.706 millones de dólares a los gobiernos que componen el Club de París. La jefa de Estado, rodeada de gobernadores y sindicalistas afines, señaló que se trata de "una de las deudas más genuinas". El empresario Enrique Pescarmona, después de aplaudir rabiosamente, asintió que "es el mejor uso que se le puede hacer a las reservas". El gobierno alega que pagando de esta manera no pasará por el "filtro del FMI" y que el país ganará "confianza internacional". Curiosamente similar a los dichos de Néstor Kirchner al abonar de contado a ese organismo a fines del 2005, con el argumento del "desendeudamiento". El balance es sencillo: hoy, a apenas tres años, la Argentina tiene una deuda sideral (parecida a la de 2001), que se sigue renegociando hasta el infinito, y se encuentra frente a peligrosos vencimientos en los años inmediatos.

Es importante dimensionar el monto del pago en juego. Comparemos. Con los 6.700 millones de dólares (o lo que es lo mismo, 20.800 millones de pesos), se podrían construir 700.000 viviendas populares, o 700 escuelas, o 210 hospitales o se podrían otorgar $ 1.000 pesos de emergencia a cinco millones de docentes y estatales hasta fin de año. Estamos hablando de una cantidad que ensombrece cualquier cantidad pensable asignada para redistribución de la riqueza o políticas sociales en general.

¿A quién le pagamos?

El Club de París es un organismo financiero integrado por 19 naciones, entre ellas, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón, Italia, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Noruega, Países Bajos, Suecia y Suiza, países acreedores permanentes. Un miembro acreedor nuevo es Rusia que canceló su deuda en 2005 y pasó a tener ese carácter. Los socios económicos que patrocinan al Club de París son principalmente, el FMI y el Banco Mundial. Casi un centenar de países del mundo son o han sido deudores de este "club", que nació en 1956. Argentina integró el triste privilegio de ser uno de los "deudores inaugurales", bajo la dictadura militar de la llamada "Revolución Libertadora" de Aramburu y Rojas. Junto al ingreso al FMI, la subordinación al flamante Club de París, fueron hechos definitorios de la semicolonización de nuestro país después del derrocamiento de Perón.

La presidente en su discurso tuvo una contradicción importante. Por un lado dijo que la deuda con el Club de París es "de las más legítimas". Pero a la vez reconoció que "viene de larga data. El 45 por ciento de esa deuda es anterior a la recuperación de la democracia". Es decir, que su origen está en la monumental estafa que organizó la dictadura, y que hasta tiene un fallo de ilegitimidad en su contra. Incluso la parte más "moderna" de esa deuda merece ser puesta en duda: se trata de los fondos de lo que se llamó en su momento el "blindaje" de fines del año 2000, armado por varios países centrales para "garantizar" el pago de los vencimientos de deuda del primer trimestre del 2001, meses antes de que el país cayera en default.

¿Cómo se tomó la decisión?

Se podrá discutir hasta el infinito si fue una decisión tomada por Cristina Kirchner "en soledad" o si hubo una consulta en la que participó un selecto grupo de funcionarios. Pero lo que resulta sumamente sugestivo es que esta decisión de pago se haya tomado una semana después de la reunión de la presidente con el representante del Departamento de Estado norteamericano para América Latina. Thomas Shannon, quien visitó al país días atrás y se reunió con Cristina hizo una serie de sugerencias: que Argentina pague 20.000 millones de dólares a grandes empresas y multinacionales (esencialmente privatizadas), quienes iniciaron juicios contra nuestro país en el CIADI (tribunal que depende del Banco Mundial); que se reabran las negociaciones con los "holdouts" (bonistas que quedaron fuera del canje del 2005); y, casualmente, dar una señal a los mercados avanzando un pago con el Club de París. Todo esto para "recrear un clima de inversión" y cumplir con el tratado bilateral de inversiones que tiene firmado Argentina con los Estados Unidos.

Las "formas institucionales"

Hay que destacar que, tal como lo anunció en el mismo discurso la propia Cristina Kirchner, ella "instruyó para el pago a su Ministro de Economía". Encontramos aquí una doble violación a la institucionalidad. La primera es que el gobierno hace uso, como si fueran propias, de las reservas del Banco Central, sin detenerse en la figura de autonomía del organismo. Es importante remarcarlo: las reservas del Central no pertenecen al gobierno; no deben confundirse con los superávit de Tesorería. Las reservas acumuladas (47.000 millones al momento de la decisión de pagar) son el respaldo del país frente a su base monetaria, y su administración y gestión exige que sus decisiones se tomen con autonomía a las necesidades coyunturales del gobierno. Cabe mencionar que esta violación flagrante del propio estatuto del Banco Central no es la primera vez que se comete: ya había sucedido lo mismo a finales del 2005, cuando en una operación idéntica se "canceló" por adelantado la deuda argentina con el FMI (en ese caso se trató de 9.000 millones de dólares). Pero existe además una segunda violación jurídica, en este caso más grave, aunque como la vienen cometiendo todos los gobiernos desde 1983 a esta parte, ya parecemos estar acostumbrados. La Constitución Nacional dice tajantemente que es el Congreso de la Nación el que está encargado de decidir sobre las decisiones relativas a endeudamiento. Blanco sobre negro: la deuda debe discutirse en el Parlamento, que a partir de ahí "instruye" al Ejecutivo (para utilizar el mismo eufemismo que utilizó el martes la Presidenta). Que esto no se haga tiene consecuencias notables: desde hace años duerme en los cajones de nuestro Poder Legislativo la sentencia del juez Ballesteros, que declara ilegal el endeudamiento externo argentino realizado en la época de la dictadura militar (y del cual descienden, refinanciaciones mediante, todos los posteriores hasta el actual). Un debate parlamentario sobre la deuda externa y sus formas de refinanciación nos llevaría inmediatamente a la discusión imprescindible: su ilegitimidad de origen.

¿Y la deuda interna?

Se ha consumado un nuevo capítulo del saqueo comenzado a mediados de la década del 70. No por repetido deja de ser cierta la afirmación: la mayor hipoteca que pesa sobre la sociedad argentina es la ilegal, inmoral e impagable deuda externa. Por eso aparece una vez más la pregunta lacerante, obsesiva, incómoda para muchos: ¿y la deuda que tiene este gobierno y tuvieron los anteriores con los docentes, estatales y profesionales de la salud? ¿Y la deuda con los jubilados, los cuales tienen la mayoría de sus ingresos bajo la línea de pobreza? ¿O con los desocupados, muchos de ellos jefes de hogar que cobran 150 pesos al mes y aún no consiguieron trabajo digno? ¿Y la deuda con millones que viven en la pobreza?

Es evidente que para algunos en nuestro país, y se expresó en los grandes empresarios, funcionarios y lamentablemente también sindicalistas que aplaudieron de pie tras el anuncio, las prioridades son otras. Se levantarán de hombros ante los interrogantes del párrafo anterior y señalarán que "primero hay que recrear la confianza y la inversión". Los que tenemos una visión distinta de lo que debe ser la economía, y la entendemos íntimamente vinculada a las problemáticas políticas y sociales, no podemos dejar de señalar, desde la ética más elemental, que lo que estamos viendo es dinero destinado a usureros internacionales que nos vienen saqueando desde hace décadas, para generar "climas de negocios" que pueden en el futuro beneficiar a algunos sectores empresariales, pero muy difícilmente al conjunto del pueblo.

José Castillo es economista. Profesor de Economía Política y Sociología Política en la UBA. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Deuda externa, jubilaciones y precariedad

(ACTA)

El gobierno dispuso por decreto el pago en efectivo de 6.706 millones de dólares acudiendo a nuestras reservas y se posterga una vez más la anunciada distribución del ingreso. 

Se nos dijo hasta el cansancio que la discusión por las retenciones era para avanzar en una mejor distribución y para ello se pensaba en una recaudación de 1.500 millones de dólares para hacer efectiva la distribución progresiva del ingreso. Entonces se sospechaba que el destino era el pago de la deuda (así lo manifestó Néstor Kirchner) y el decreto del 2/9/08 confirma las sospechas del uso de recursos públicos para atender primero la deuda externa y no la interna, la que registra a 93% de trabajadores jubilados por debajo de la línea de la pobreza; 75% que perciben el ingreso jubilatorio mínimo; un cuarto de los argentinos en situación de pobreza, y más de un 15% de trabajadores desocupados y subocupados, agravado con más del 30% de trabajadores en situación laboral irregular sin seguridad social alguna. 

Diputados ha aprobado la ley de movilidad previsional que desconoce lo resuelto por la Corte de Justicia nacional en sentencias firmes y consentidas, alejando definitivamente la posibilidad de acceder al 82% para jubilaciones y pensiones y el pago de las deudas a miles de trabajadores pasivos, alentando, con estas iniciativas legislativas a qué Gobernadores cómo Schiaretti y Scioli, modifiquen los sistemas de previsión locales, vaciados por sucesivas administraciones con la complicidad de dirigentes sindicales claudicantes. 

Esa es la deuda interna que hay que pagar y ahora vuelve a ratificarse que existen recursos disponibles suficientes. Si existen fondos para los acreedores externos, también se puede luchar para un destino que satisfaga la demanda de los de abajo. Desde la CTA sostenemos la necesidad de establecer políticas universales para los menores, desocupados y mayores sin asistencia previsional. Los recursos existen y son los 9.500 millones de dólares con que se pagó al FMI en enero del 2006 y los 6.706 millones de dólares destinados ahora al Club de los poderosos con asiento en París. Desde el 2003 hasta ahora suman más de 30.000 millones de dólares esterilizados en pagos al exterior que empobrecen la posibilidad de resolver los problemas de los trabajadores.

Una vez más se privilegió al poder económico mundial cumpliendo con los acreedores externos. El poder económico local saludó la medida. Lo mismo hicieron en el exterior. El poder sostiene que esta medida contribuirá a reducir la tasa de interés para los créditos que ellos puedan obtener en el mercado mundial. Difícilmente eso se traslade a los sectores pequeños y medianos de la economía y mucho menos a los trabajadores y sectores de menores ingresos. La deuda que hay que pagar es con los más necesitados. Esa es la asignatura pendiente para asegurar la distribución del ingreso. Se acaba de legitimar una vez más una porción de la ilegitima deuda externa y se traslada como costo al conjunto de la sociedad y nuevamente se soslaya que la constitución demanda que para asuntos de la deuda el que debe intervenir es el Congreso.

La Justicia argentina se pronunció en su momento con la sentencia del Juez Ballesteros en el juicio iniciado por Alejandro Olmos contra la dictadura militar y el equipo de Martínez de Hoz, verdaderos artífices de la hipoteca que hoy subordinan la economía y la política en aras de pagar la deuda. El Juez Ballesteros derivó la sentencia al Parlamento, pero queremos insistir que la propia Constitución Nacional otorga un lugar irrenunciable al Parlamento.

La CTA ha mantenido una posición activa y por unanimidad el NO PAGO DE LA DEUDA EXTERNA a través de sus congresos nacionales y por eso reafirmo esas banderas para denunciar que con el pago al Club de París, el gobierno vuelve a privilegiar los intereses de los poderosos y que la deuda se paga con el hambre del pueblo. Es imperioso investigar el origen de la deuda y afirmar la tradición histórica asumida contra las deudas ilegítimas calificando a la deuda asumida por la dictadura como deuda odiosa, al tiempo que debe estudiarse y juzgarse a todos los funcionarios involucrados en negociaciones que taparon la posibilidad de investigar a fondo el origen de la deuda. Todos los turnos de gobierno constitucional hicieron su renegociación a espaldas al Congreso y al Pueblo.

Desde la CTA debemos movilizarnos contra el vaciamiento del sistema previsional solidario con sustento constitucional, al cual hemos aportado durante toda nuestra vida laboral. 

Desde la CTA, recuperando el mandato histórico debemos movilizarnos contra el pago de la deuda espuria, ilegal e ilegitima, por una investigación a fondo de la misma y por asociar a la Argentina a la estrategia de No pago que siguen otros países y especialmente el movimiento de resistencia mundial que reclama nuestro carácter de acreedores. La deuda ya la pagamos en repetidas ocasiones. Los acreedores somos nosotros, los trabajadores y el pueblo

Víctor I. Mendibil es Secretario de Interior de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La 31 y sus Guardianes

Néstor Sappietro (APE)

María y Ramón llegaron a “la 31” en agosto de 2001. Encontraron un lugar donde tender algunas de sus carencias, justo en el límite norte de la villa. Frente a ellos el paisaje era todo descampado. Hoy, siete años después, el paisaje cambió. El horizonte se pobló de casitas bajas, y otras de dos y hasta tres plantas.

Allí, al costado de Retiro y de los hoteles lujosos; allí donde habita el “Cristo obrero”, en ese preciso lugar desde donde el padre Mujica empeñó su vida en crear conciencia y predicar sobre el derecho de todo hombre a tener una vivienda digna. Allí, en ese lugar imposible de disimular para la ciudad burguesa preocupada por la estética urbana, la 31 sigue creciendo al mismo ritmo que crece la pobreza, el fantasma del desalojo y los inalcanzables alquileres...

La información dice que en el último año ha crecido en un 20% la cantidad de gente que habita la Villa 31. La demanda de vivienda empuja de manera inexorable la construcción en la altura sin reparar en ningún riesgo, porque nada es más riesgoso que no tener adonde vivir. “No tener casa es parecido a no tener identidad”, nos dijo alguna vez el psicólogo social Alfredo Moffatt, y todo aquel que anduvo por algún tiempo a la intemperie, sabe que es cierto.

María y Ramón tienen diez hijos. Tienen una casa con piso de cemento y planean seguir la construcción hacia arriba: "Para que los chicos estén más cómodos”, subrayan esperanzados. Ellos cuentan que dos años atrás, cuando el lugar todavía tenía un espacio descampado alisaron el terreno con los vecinos y pidieron al Gobierno porteño la instalación de canchas de fútbol y de voley para los pibes... “pero no pasó nada”, dice Ramón. Lo que terminó sucediendo fue que otras familias, con las mismas urgencias que tenía Ramón cuando llegó, se instalaron en el lugar.

La crónica describe una postal metálica y asfixiante que se multiplica en los seis barrios que componen las villas de Retiro: “A lo largo del playón, como se conoce a la calle principal de las villas 31 y 31 bis, cientos de escaleras caracol suben por el frente de las precarias casas de tres, cuatro y hasta cinco plantas. Están apoyadas unas con otras como buscando el sostén que quizá no tengan desde sus estructuras. Hay casas tan finitas que las escaleras casi se tocan con sus vecinas. La mayoría de las puertas son de chapa y en todas las ventanas hay rejas.”

La gente no vive hacinada por elección. Suena tan obvio que uno duda en escribirlo. Sin embargo, ante tanto prejuicio que existe en el imaginario social, no está de más señalarlo. La causa del crecimiento de las villas tiene que ver con la falta de trabajo, con la vida que se ha hecho imposible en el lugar de origen de los habitantes, con la exclusión, con la ausencia de todo. Con los Planes de Vivienda electorales que mueren en el olvido y con la asistencia sanitaria ausente en extensas zonas de nuestra geografía. La causa del crecimiento de las villas tiene que ver con las políticas que propiciaron décadas de saqueo y exterminio, políticas productoras de pobres que resisten desde los asentamientos que no dejan de poblarse.

María y Ramón, deben haberse cruzado con “Los guardianes de Mujica”, la primer murga del barrio de Retiro formada a mediados de octubre de 1999, con un grupo de jóvenes que, conmovidos por el traslado de los restos mortales del padre Carlos Mujica a su hogar: la capilla “Cristo Obrero”, donde viviera y trabajara defendiendo el derecho de los villeros a una vivienda digna, quisieron homenajear al “cura de los pobres” con la creación de un cuerpo de murga. Ellos entonan cantos de resistencia como este que les sirve de presentación: “Un bombo con platillo una vez sonó y desde entonces nunca más se calló. Por momentos jodidos este pasó, pero a pesar de todo no se rindió. Pero un tal Mauricio quiere callar, quiere desalojar y con la 31 quiere acabar. Los guardianes a su barrio van a cuidar, van a cuidar...” Ellos quieren quedarse en “la 31” a luchar por una vida más digna y por mejores condiciones para todas y todos. Ellos pelean por la urbanización sin desalojos, por un futuro de dignidad, la misma dignidad por la que peleó Carlos Mujica junto a muchos otros compañeros en el pasado... La lucha como resistencia y homenaje. La lucha por un lugar donde vivir.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: Tensión en el Ingenio Tabacal, empresa norteamericana desalojaría a obreros utilizando la violencia

COPENOA

Así lo informaron obreros que se encuentran tomando el Ingenio San Martín del Tabalcal, administrado por la norteamericana Seabord Corporation.

Los trabajadores están solicitando mejoras salariales y que los delegados elegidos en Asamblea sean reconocidos por la administración del Ingenio, que avalan a dirigentes sindicales que actúan contra los obreros en protesta, según afirmaron a Copenoa los obreros que tiene la intención se resistir el posible desalojo.

También denunciaron que durante la jornada de ayer un avión fumigador arrojo supuestas sustancias toxicas sobre los manifestantes que se encuentran tomando el Ingenio. Y que el ex funcionario del ex gobernador Juan Carlos Romero actual gerente de Relaciones Institucionales de la multinacional, Guillermo Jakúlica, provoco a un grupo de mujeres que estaban en apoyo a la protesta cuando intento ingresar por la fuerza abriendo los portones del Ingenio.

Historias negras de multinacional azucarera norteamericana en Salta.

Comunidad Avá Guaraní reclama sus tierras, expropiadas por la transnacional norteamericana Seabord Corporation

Una comunidad avá guaraní de Argentina está realizando una campaña de reclamo de sus territorios, usurpados el pasado 16 de setiembre de 2003 por parte del Ingenio Azucarero San Martín del Tabacal, filial de la transnacional norteamericana Seabord Corporation, luego de un intento de realojo por parte de la comunidad desplazada de su lugar ancestral desde ya hace décadas.

La Comunidad Avá Guaraní El Tabacal volvió este sábado a su territorio ancestral de La Loma, en la localidad Salteña de Hipólito Irigoyen con el apoyo de organizaciones como –entre otras– Amigos de la Tierra Argentina.

La empresa se comunicó este 15 de diciembre con Amigos de la Tierra Argentina para expresar su preocupación por la gran cantidad de correos electrónicos que llegan a sus casillas.

Esta es una de las secciones de la campaña, mediante la cual la comunidad y diferentes organizaciones piden que se reconozca la tierra de los avá guaraní y que se haga justicia con los que actuaron en la represión.

De la voz del representante de la compañía, Guillermo Yakúlica, surge la brutalidad con la que actúa la empresa, propiedad de la transnacional norteamericana Seabord Corporation.

"¿Acaso porque son negritos, de ojos oscuros, tienen más derecho a la tierra que la empresa? Tanto ancianos, mujeres y niños, no son ningunos santitos, se pusieron duros, se hacían los locos y unos bastonazos de goma no les vinieron mal" manifestó.

Los representantes de la comunidad indígena volvieron a sus territorios luego de siete días intensos en los cuales se entrevistaron con numerosos funcionarios.

La Ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner encabezó una de las reuniones más importantes, de donde surgió el compromiso de enviar una delegación a la provincia, que incluye a representantes del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y la Secretaría de Derechos Humanos.

En estos días se viene desarrollando una investigación del violento desalojo del pasado 16 de septiembre, las causas judiciales iniciadas y el conflicto territorial con el Ingenio San Martín del Tabacal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: Arrestan al general Rito del Río por nexos con los paramilitares


La Fiscalía colombiana reportó hoy el arresto del general en retiro Rito del Río, luego de que paramilitares lo señalaran de actuar en conjunto con ellos en el noroeste del país, donde era conocido como "El Pacificador".

El ente investigador dijo haber ordenado la captura en Bogotá del militar después de las declaraciones ante jueces de paz de ex jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), tales como Salvatore Mancuso y alias "HH". 

La captura se produjo luego de que la procuraduría pidiera a la Corte Suprema de Justicia reabrir el proceso contra el oficial, archivado hace cuatro años por la Fiscalía, tras nuevos testimonios jefes paramilitares desmovilizados en su contra. 

Las AUC se desmovilizaron hace dos años y revelan sus delitos de lesa humanidad, así como las relaciones que tuvieron con la fuerza pública y los políticos durante su operación en todas las regiones colombianas. 

Del Río, ex jefe de la Brigada 17 del Ejército en la región de Urabá (noroeste), donde las AUC cometieron miles de masacres y generaron desplazamientos masivos, deberá rendir indagatoria por el delito de homicidio agravado en persona protegida. 

"Fue capturado en el club militar, en el norte de Bogotá, el conocido como 'El Pacificador de Urabá', salpicado por ex dirigentes paramilitares que lo señalaron ante la Fiscalía como colaborador en sus actividades ilícitas", dijeron fuentes judiciales.

Foto: Colombia - Paramilitares en Medellín.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...