viernes, 10 de octubre de 2008

Las 25 noticias más censuradas en 2007-2008: Las órdenes presidenciales pueden cambiarse en secreto


Sheldon Whitehouse - Marcy Wheeler
Título original: Executive Orders Can Be Changed Secretly
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)


El 7 de diciembre de 2007, el senador Sheldon Whitehouse, demócrata por Rhode Island y miembro del Comité de Inteligencia del Senado de EEUU, informó haber desclasificado tres documentos jurídicos de la Oficina de Consejos Legales (Office of Legal Counsel, OLC) del ministerio de Justicia que indican:

1. Una orden ejecutiva no puede limitar a un Presidente. No existe requisito constitucional alguno para que un Presidente emita una nueva orden ejecutiva siempre que lo desee para salir de los términos de una orden ejecutiva anterior. Más que violar una orden ejecutiva, en su lugar el Presidente ha modificado o ha renunciado a otra.

2. El Presidente, ejerciendo su autoridad constitucional bajo el Artículo II, puede determinar si una acción es un ejercicio legal de la autoridad del Presidente bajo el artículo II.

3. El ministerio de Justicia está limitado por las determinaciones legales del Presidente.

Whitehouse descubrió las opiniones legales clasificadas de la OLC mientras investigaba la legislación de la Ley de Protección de América (Protect America Act), aprobada en agosto de 2007, que el propio senador advirtió que le permitía a la administración bypassear al Congreso y a las Cortes para facilitar el espionaje desenfrenado de los estadounidenses. El senador observó que durante los años de la administración de Bush, la Office of Legal Council ha estado emitiendo opiniones legales secretas altamente clasificadas relacionadas con la vigilancia doméstica.

El senador advirtió el peligro de la pobrísima redacción de la legislación Protect America Act, que no ofrece ninguna restricción estatutaria a la intercepción gubernamental de los teléfonos de los estadounidenses y elimina chequeos y controles de las ramas legislativa y judicial. La única restricción a un gobierno que escucha detrás de las puertas de los estadounidenses es una orden ejecutiva que limita la vigilancia a quienes el Fiscal General (Attorney General) determine que son agentes de un poder extranjero. Sin embargo, a la luz de la primera proclamación desclasificada de la OLC, el Presidente puede cambiar secretamente sus decisiones a entera voluntad, en tanto nosotros, los ciudadanos, nos vemos expuestos a los caprichos de una desenfrenada agenda ejecutiva secreta.

Respecto a la segunda determinación legal de la OLC, Whitehouse recordó al Senado que en Marbury v. Madison, el Jefe de Justicia John Marshall estableció por escrito en 1803 que ante la proposición que es "enfáticamente de la provincia, el deber del departamento judicial es decir cuál es la ley". De esta manera, funcionando fuera del departamento judicial, la OLC ha declarado que ahora es el Presidente quien decide los límites legales de su propio poder.

Últimamente, Whitehouse repitió varias veces la tercera de las declaraciones legales con cierta incredulidad, pidiendo a los miembros del Senado internalizar esta aserción: "El Ministerio de Justicia está limitado por las determinaciones legales del Presidente".

Whitehouse dijo: "Estas tres proposiciones legales de la administración Busch se reducen a esto: Primero, `no tengo que seguir mis propias reglas, y no tengo que decir cuándo las estoy rompiendo'; Segundo, `sólo yo determino cuáles son mis propios poderes'; y Tercero, `el ministerio de Justicia no me va a decir cuál es la ley, soy yo quien le digo al Ministerio de Justicia cuál es la ley'".

Whitehouse cerró su mensaje al Senado con esta declaración: "Cuando el Congreso de los Estados Unidos está dispuesto a inclinarse ante un Presidente sin principios, es cuando usted debe levantarse. No deberíamos incluso tener esta discusión. Pero aquí estamos. Imploro a mis colegas: rechacen estas teorías legales febriles. Entiendo la lealtad política, créanmelo. Pero déjennos también sea leales a esta gran institución que servimos, la rama legislativa de nuestro gobierno. También seamos leales a la Constitución que juramos defender, de los enemigos extranjeros y domésticos. Y déjennos ser leales al pueblo americano que vive cada día bajo los principios y protecciones de nuestra Constitución... Los principios de la legislación del Congreso, y de la aprobación y revisión judicial, son simples y de muchos años. Los estadounidenses merecen esta protección..."

Actualización de Marcy Wheeller

La cuestionada autoridad que otorga al Presidente el poder de no hacer caso a sus propias Órdenes Ejecutivas sin revisar por sí mismo tales Órdenes –como en la historia del "Agujero del Conejo"– fue una de las varias cuestiones discutidas el 29 de abril de 2008 en la audiencia judicial del Senado sobre Leyes Secretas y Amenazas al Gobierno Democrático y Responsable.

En esa audiencia, John Elwood, comisionado asistente del Fiscal General para la Oficina de Consejos Legales, confirmó la propuesta: "Las actividades autorizadas por el Presidente no pueden violar una orden ejecutiva en ningún sentido legalmente significativo". Efectivamente, los abogados consultivos dominantes del ministerio de Justicia confirmaron creer que el Presidente puede actuar contra sus propias Órdenes Ejecutivas sin cambiar formalmente esas Órdenes Ejecutivas.

La audiencia atrajo una cierta atención de los medios informativos ante esta historia. En el informe sobre la audiencia del New York Times, Scott Shane y David Johnston se refirieron, por ejemplo, a “un método previamente no publicitado para encubrir actividades del gobierno". Además, el comentarista Hentoff nacional dedicó toda su columna a la audiencia.

La audiencia no contestó a una pregunta planteada en el "Agujero del Conejo": el Presidente ha alterado la Orden Ejecutiva sobre Clasificación (Nº 12958, enmendada por la Nº 13292) así como la Orden Ejecutiva sobre Actividades de Inteligencia (12333), citadas en su primer comentario sobre la opinión de la OLC. Pero la Cuenta Leonard, del jefe anterior de la Oficina de Vigilancia de la Seguridad de la Información que atestiguó en la audiencia, reveló que los abogados superiores de la administración aparentemente violaban esa Orden Ejecutiva respecto a la opinión dominante sobre la tortura, incluso mientras ellos mismos revisaban tal Orden.

Lo más perturbador es exactamente al mismo tiempo que estos funcionarios escribían, revisando, y resumiendo la naturaleza clasificada de este memorándum [sobre el interrogatorio realizado], también estaban reafirmando con el Presidente los estándares para la propia clasificación, que fue formalizada una semana después de que fuera publicada la nota de la OLC, cuando el Presidente firmó su versión enmendada de la clasificación que gobernaba a su Orden Ejecutiva. En otras palabras, sigue siendo confuso si la administración "ha alterado" esta Orden Ejecutiva, o– simplemente– está ignorándola cuando es conveniente.

Y eso es lo más significativo de esta historia. Por sobre todas las cuentas, el Memorándum Yoo sobre tortura debió haberse hecho público en 2003. Las políticas de EEUU sobre tortura –y las opiniones dudosas en que se basan esas políticas– debieron ser expuestas cinco años antes. Pero por una cierta razón no fue así. No tenemos ninguna manera de saber a qué atenernos, en ese mundo arbitrario donde el Presidente puede ignorar sus propias Órdenes Ejecutivas.

Foto: George W. Bush, presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. / Autor: Eric Draper / WHITE HOUSE

Más información:
Sobre el Senador Whitehouse:
http://whitehouse.senate.gov/
Sobre la audiencia del Senado (declaraciones incluyendo testigos):
http://judiciary.senate.gov/hearing.cfm?id=3305

Sobre la declaración de Leonard:
http://judiciary.senate.gov/testimony.cfm?id=3305&wit_id=7148

Sobre Nat Hentoff:
http://washingtontimes.com/news/2008/may/12/let-the-sunshine-in/

Sobre la cobertura del New York Times:
http://www.nytimes.com/2008/05/01/washington/01justice.html?_r=1&oref=slogin


Fuentes:
Senator Sheldon Whitehouse website, December 7, 2007
Título: “In FISA Speech, Whitehouse Sharply Criticizes Bush Administration's Assertion of Executive Power”
Autor: Senator Sheldon Whitehouse

The Guardian UK, December 26, 2007
Título: “The Rabbit Hole”
Autor: Marcy Wheeler

Estudiantes investigadores: Dana Vaz y Bill Gibbons
Evaluador académico: Noel Byrne, Ph.D.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia sigue siendo el país de la violencia y el crimen


Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

Los colombianos todos, yo mismo, que acabo de cumplir 87 años de edad en los que la mayor y permanente actividad ha sido la acción política contra la violencia y los crímenes que se han instaurado y consolidado en Colombia, en busca de una nueva sociedad democrática, que si bien es una aspiración profunda de la mayoría de los gobiernos y naciones suramericanas, en nuestro territorio colombiano sigue siendo una utopía lograr la transformación social y poner fin al golpe constante y creciente de la criminalidad y los asesinatos políticos y sociales.

He venido reiterando las denuncias de la criminalidad actual en Colombia, bajo el gobierno del presidente pro-norteamericano y de ultraderecha Álvaro Uribe Vélez, pero sin instrumentos y medios para registrar directamente los crímenes políticos y sociales en todas las áreas del territorio nacional. Tengo que utilizar las muy escasas informaciones al respecto de los grande periódicos de circulación nacional, como el diario español El Tiempo, que fue hasta hace poco tribuna de la democracia colombiana, y El Espectador, el más antiguo diario de Colombia fundado a fines del siglo XIX, caracterizado por una política democrática y de denuncia de crímenes y de delitos, y que además fue víctima de uno de los monstruosos atentados criminales que se han cometido en Colombia, pero que ahora ha reiniciado su publicación diaria, abriendo la esperanza a los colombianos todos de que se rescate la información diaria de los crímenes que siguen cometiéndose y dominando a este país.

Los dos periódicos de provincia, El Heraldo de Barranquilla que es de grande circulación en la Costa Caribe colombiana y El Universal de Sincelejo, son mi fuente directa de los crímenes regionales y locales que se cometen diariamente. Sin embargo, en el resto del territorio nacional la criminalidad política y social no cesa, no disminuye, pese a que los medios de comunicación regionales y locales mantienen con mucho coraje la política de denuncia diaria de los crímenes que se cometen en forma constante por los grupos paramilitares, narcotraficantes, miembros de las fuerzas armadas y sobrevivientes actividades de las viejas guerrillas.

El Heraldo de Barranquilla del 6 de octubre informa que la Fiscalía colombiana capturó en el sureste del país a 7 policías sindicados de asesinar a un oficial de esa Institución y a otro compañero, y de pertenecer a una organización de cobros de la mafia. Estos delincuentes fueron capturados por la intervención de uno de los Fiscales especializados en esos crímenes.

Ayer miércoles 8 de octubre concurría un acto en homenaje póstumo al ex- presidente Carlos Lleras Restrepo, de quien fui colaborador como Gobernador del Departamento de Sucre y Ministro de Agricultura, especialmente para impulsar y empujar la Reforma Agraria que tenía y tiene la oposición de todos los grandes terratenientes y de la derecha conservadora, liberal y de toda especie que se mantiene viva en Colombia. Lleras Restrepo impulsó con vigor y energía el Programa de Organización de los Campesinos de todo el país como el instrumento fundamental para impulsar y ejecutar la Reforma Agraria. Tuve el orgullo de ser su único gobernador de todo el territorio colombiano que tomó como bandera impulsar la Revolución Campesina y la Reforma Agraria en el Departamento de Sucre, de estructura económica y social latifundista, desde la época española de la Colonia. En Sucre tomó vigor y se puso en marcha, bajo mi propia acción como gobernador, el Programa de Organización Campesina, bajo la orientación del propio presidente Carlos Lleras Restrepo, quien declaró, que no habría reforma agraria en Colombia, mientras no la tomaran en sus manos los propios campesinos sin tierra. Por eso me dio todo el apoyo para crear y poner en acción la primera Asociación de Usuarios Campesinos de Colombia que fue creada en el Departamento de Sucre como actividad fundamental de mi propio gobierno regional. Fui el único gobernador del presidente Carlos Lleras Restrepo que tomó como su propia bandera la consigna de organizar al campesinado e impulsar a la Reforma Agraria. Esta conducta colocó contra mí a toda la oligarquía latifundista del país. Pese a todo este notable esfuerzo, la derecha liberal conservadora terrateniente ha impuesto sus objetivos acabando la reforma agraria en Colombia y recurriendo a todas la formas de violencia contra el campesinado.

Precisamente en el homenaje al Doctor Carlos Lleras Restrepo, me encontré con el historiador Jorge Orlando Melo autor de numerosas obras de la historia de Colombia y quien como director de la Biblioteca Luis Ángel Arango convirtió esta institución en una de las más grandes, poderosas y diversificadas bibliotecas del mundo. La Biblioteca Luis Ángel Arango convertida en fuente de suministros de libros y de trabajos científicos para los colombianos de todas las clases, especies y género.

Jorge Orlando me preguntó si yo había leído el estudio que acaba de publicar en internet sobre los últimos 50 años de violencia política y criminal en Colombia. Le informé que no, pero lo he hecho hoy al escribir este artículo para Argenpress.info.

La primera gran conclusión de Jorge Orlando Melo es que “en Colombia han muerto por homicidios, excluyendo los homicidios culposos en accidente de tránsito, aproximadamente 709.000 personas entre 1958 y 2007. Esta cifra puede tener alguna subestimación por omitir los homicidios en los que no fue posible recuperar los cadáveres de las víctimas. Esto puede afectar un poco más la cifra de 1998-2003, cuando hubo muchos municipios en los que las víctimas fueron descuartizados, enterrados en fosas comunes o arrojados a los ríos”.

Eso es la realidad colombiana, que hace que desde antes 1948, cuando fue asesinado Jorge Eliécer Gaitán, único candidato liberal y de izquierda a la Presidencia de la República, se desató una nueva violencia en todo el territorio nacional, ejecutada por la fuerza pública, la policía y las organizaciones político-militares de la derecha.

Esa sola violencia según la investigación de Jorge Orlando y su grupo de trabajo, logró determinar el asesinato de aproximadamente 709.000 colombianos. Y el baile sigue. En estos momentos, bajo el gobierno de Uribe Vélez hay nuevos y más constantes asesinatos. Están a la moda en varias regiones del país el asesinato de jóvenes de todos los sexos, pertenecientes a las clases medias, bajas de todas las ciudades y poblaciones. Son secuestrados y asesinados en Bogotá y en otras regiones y enterrados después a varios miles de kilómetros del lugar del crimen. Lo grave, lo alarmante es que el presidente Álvaro Uribe Vélez, por conducto de su Ministro de Guerra Juan Manuel Santos, no han podido desmentir, sino por el contrario confirmar la versión oficial para ocultar esos crímenes de decir que “fueron muertos en combates contra las Fuerzas Armadas” lo cual ha resultado una monstruosa mentira, pues no solamente fueron asesinados sino que sus cuerpos fueron despedazados. El secuestro y asesinato de jóvenes que habitan en las grandes ciudades especialmente en Bogotá, para asesinarlos y luego enterrarlos en fosas comunes a cinco, seis y siete mil kilómetros de Bogotá o del lugar del crimen, es lo que podríamos llamar con espanto la nueva modalidad de crímenes y asesinatos en Colombia bajo el gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez y de su Ministro de Defensa Juan Manuel Santos. Colombia tiembla de miedo y de ira, y todos nos estamos preparando para lo peor bajo el gobierno actual de este país.

Foto: Alvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia. / Autor: Municipio La Dorada


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Crisis del sistema financiero. Capital financiero en busca de capital político


Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Una de las críticas a los candidatos a la presidencia en EEUU, ha sido su débil participación en la resolución de la actual crisis financiera, a pesar de que el tema absorbió buena parte del tiempo en los debates. Aunque solicitarles recetas es explicable, también es irrealista que de ellos provenga una respuesta satisfactoria, tanto para líderes como para la población.

Es allí que este reclamo se extienda a la política, y se popularice la frase: “Hay falta de liderazgo político”.

A partir de esta crisis, se alude a una carencia de mando político y de gestión que no se encuentra en la estructura del sistema que está golpeado. Desde a elite del poder se reacciona a su vez, en forma desmedida – lo que es comprensible- para proteger el circuito inmediato y que el “sistema no se detenga”, como lo declaran los representantes de los banqueros.

Ahora es válido preguntar, ¿el liderazgo que se reclama es con respecto a qué? ¿A la magnitud y ubicación de la inyección de recursos en el sistema? ¿O se trata de un liderazgo respecto a un cambio en la matriz de la economía política?

El mismo sector que canceló la vía política, en el sentido de convocar una mayor participación ciudadana para la gestión del nuevo orden económico internacional proclamado con la caída la ex URSS, -un bastión del estado de bienestar- ahora demanda una urgente intervención política.

La situación es inaudita. En el primer capítulo de este proceso, inaugurado con el ajuste estructural de las economías a comienzos de los años 80, se le reduce al Estado su poder económico a través de privatizaciones y desregulaciones. En el segundo capítulo, que comienza con esta crisis 25 años más tarde, se le solicita a ese Estado debilitado que sostenga al sistema. Por los resultados, este desenfrenado proceso no ha sido rentable, y que además de movilizar determinada liquidez para no “parar las actividades”, responde a un sistema descompensado. La mayor rentabilidad provino del sector que menos bienes producía: el juego del dinero.

Cuando el espacio de la política es secuestrado por el avasallamiento de la determinante económica, y lo que es más serio, una economía adocenada en el hálito de las bolsas de valores, es esperable que la gestión del sistema pierda compactación y demande intervención política. Estas determinantes instaladas 25 años atrás, consisten precisamente en la desregulación y la privatización a ultranza que van de la mano, acompañadas por la apertura de los mercados sin límites. Por eso resulta paradójico, y hasta desmesurado que del mismo sector que cerró la vía política con la implantación del ajuste económico a través de la doctrina de la desregulación, provenga la demanda de mayor liderazgo político.

Por este tipo de reacciones, la estela de desconfianza se expande con facilidad, porque la absorbe una incertidumbre que existe en la base desde hace varias décadas. La desconfianza en las cúpulas respecto a la eficiencia y eficacia del sistema para conectar economía y política, no es que se refleje en el espacio más frontal de la caída de las bolsas, sino que se expresa en la renuencia de esas mismas cúpulas, para admitir que hubo una equivocación radical en no proponer una alternativa al estado de bienestar. Para que el sistema no se detuviera, se ganaron elecciones con el argumento de que democracia y libre mercado podían formar el sistema político correspondiente, forzando la capacidad de las sociedades para absorber el cambio de sistema.

Se ha hecho más visible una falla principal en la adaptación del estado liberal a dos pilares como el autoritarismo económico y la demagogia política, quedando al descubierto el problema central que afecta al estado liberal: no tiene un sistema político sobre el cual se sustente el molde económico propuesto en las tres últimas décadas. Guste o no, los límites del individualismo liberal frente a la cuota indispensable de colectivismo que un proyecto de bien común necesita, con esta crisis se han puesto a prueba.

También se ha llegado a un punto de letanía y desgaste en la elaboración de recetas públicas, debido a la reiterada frigidez en las ideas de los líderes, o al oportunismo desmesurado. El problema mayor es que un gran número está allí porque la gente los vota, formándose un círculo vicioso. Al mismo tiempo hay una renuencia a admitir que el Estado liberal atraviesa por una profunda crisis política cargándole los dados preferentemente a la doctrina económica neoliberal transformada en una limitante como explicación. Este problema que es de fondo, y que parece obstruir la doctrina imperante del emprendimiento, la competitividad y la innovación, estalla precisamente en una crisis financiera que reclama liderazgo político.

Como es esperar, todos los dardos se dirigen a Jefes de Estado con serios problemas de aceptación en sus países. El primero en la lista es George W. Bush, transformado en un icono causa de todos los males en el planeta. Así es la política también, un resorte para la explicación que cómoda. Como el interés colectivo es una abstracción y en el mejor de los casos una utopía, no se concibe una responsabilidad compartida, haciendo que las posibilidades del análisis sean más remotas.

Es útil recordar los comentarios de José María Aznar cuando era presidente. Dirigiéndose a las críticas de Rodríguez Zapatero por la participación de España en la invasión a Irak, decía que “El (Aznar) tenía el mandato de la población y la responsabilidad para velar por el interés de España. Que era mucho más fácil comentar desde la tribuna de un medio”. En pocos días ocurrirían los atentados del 11 de marzo en Madrid, y en escaso tiempo sería derrotado en las elecciones.

En forma parecida, el sistema financiero apoyado por una vasta legión de líderes y con copioso despliegue mediático, ha mantenido por mucho tiempo un escabroso desdén por el comentario. Ahora, al haberse descapitalizado políticamente, palpa bruscamente que la política no era “ni tan simple como creían algunos, ni tan hábil o diestra como creían otros”.

Foto: "In God we trust" / Autor: ABBEYNEWS.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La bancarrota capitalista en su apogeo, la crisis política mundial en pleno desarrollo


Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

La semana que acaba de transcurrir ha sido la más aleccionadora de la bancarrota capitalista internacional en curso. Es que, en cascada, fracasaron para contenerla todos los planes diseñados por los gobiernos y todas las formas de intervención estatal.

No sirvió el paquete de rescate de 700.000 millones de dólares que, con forceps, parió el Congreso norteamericano; no sirvieron las nacionalizaciones parciales en Europa ni la extensión de los seguros para los depósitos bancarios; finalmente, tampoco sirvió de nada la medida, francamente excepcional, de la Reserva Federal de ofrecerse para rescatar a cualquier empresa que lo reclame sin la necesidad de pasar por el sistema bancario. Las cotizaciones de las acciones de las empresas, incluidas las de los grandes grupos industriales, que son el índice que mide la solvencia del capital, no dejaron de caer hasta niveles de una década atrás. En definitiva, ocurrió algo tremendo: se quebró el mito de que el Estado es el escudo financiero final del sistema capitalista.

Ahora, ese mismo Estado enfrenta una crisis financiera colosal, porque, como lo admitió Obama frente a McCain, la deuda pública norteamericana es ya de once billones de dólares, y esto sin computar los compromisos de la Reserva Federal; el banco central de los Estados Unidos ha perdido el 70 por ciento de sus reservas, necesita recapitalización por parte del Estado y, sin embargo, sigue abriendo su ventanilla para adquirir nuevos títulos podridos de los bancos e incluso la posibilidad de endeudarse con ellos para reciclar el dinero al mercado de préstamos. En efecto, acaba de copiar a nuestro nefasto Martínez de Hoz con una resolución que le permite remunerar los depósitos que los bancos hagan en el organismo monetario central. Se crea, de este modo, el famoso déficit cuasi fiscal que liquidó financieramente a la dictadura argentina. Pero en esta misma semana ocurrió algo más: el derrumbe de las monedas de América Latina, encabezado por el desplome del real brasileño en un 40%, seguido de los pesos de Chile y
Colombia. Brasil tuvo que recurrir a medidas de salvataje del tipo de las que se aplican en Estados Unidos, destinando una partida presupuestaria de 20 mil millones de dólares para hacer frente a una caída de bancos. La más infortunada es, de todos modos, Argentina -que se encuentra al borde de una maxidevaluación. No hace falta decir que la fuga de dinero al dólar habrá de dejar a los bancos en Argentina nuevamente ante la quiebra.

El camino de Islandia

En el cargador quedan apenas una o dos balas: la nacionalización consentida o impuesta del conjunto del sistema bancario. Es lo que acaba de hacer Islandia, que nacionalizó todo el sistema bancario con apoyo financiero de Rusia. El nombre de Islandia puede parecer exótico pero es una plaza ‘off shore', o sea que da cabida a todos los capitales en negro de otros países. ¿Es una salida? Hay que aclarar que nacionalizar bancos es la cosa más barata del mundo; esto es porque los capitales de los bancos apenas representan 1/60 parte de los activos y de las deudas en su poder. El asunto es lo que viene después, porque esos activos (que suman sesenta veces más que el capital) valen hoy un 70% menos del valor que tienen registrado- de modo que comprarlos a un precio nominal o preferencial representaría una pérdida que ningún país del mundo podría absorber, ya ! que el mercado financiero opera por centenares de billones de dólares. De manera que, para que la nacionalización sea efectiva, el Estado debería podar coactivamente la deuda de los bancos en la misma proporción de la caída de los activos que los bancos tienen en su poder, o sea reconocerles a los acreedores el 30% del valor que prestaron, lo cual los llevaría a la quiebra. Si es necesario llegar a confiscaciones parciales para salvar al capitalismo, el Estado lo hará -pero antes deberá enfrentar resistencias invencibles y deberá desarrollar una capacidad de acción que solamente ha llegado a tener en períodos de movilización militar de la población. Por eso no se ve cómo la propuesta de abandonar la línea de comprar bonos, títulos y otra clase de activos (como lo promete el paquete de 700.000 millones de dólares), para pasar a comprar acciones preferidas de los bancos (mucho más barato) podría dar algún resultado. Las acciones preferidas, a diferencia de las ordinarias, no dan derecho a voto, de modo que el Estado no podría influir en la política de los bancos ni, por lo tanto, en el manejo de la deuda que no pueden pagar. El rescate por medio de las acciones preferidas busca evitar la confiscación parcial del capital de los banqueros (las acciones ordinarias han caído por el suelo), o sea operar sin bisturí. Es interesante destacar que esta opción académica entre nacionalizar bancos, por un lado, para darle una seguridad de rescate a los fondos que financiaron las operaciones bancarias, o comprar directamente la deuda de los bancos, por el otro - sin de ningún modo nacionalizarlos- refleja una pelea real en el ‘establisment' capitalista entre los banqueros comerciales y de inversión y la infinidad de fondos de cobertura o de capital privado.

La alternativa, entonces, de nacionalizar, incluso integralmente, al capital bancario no reposa en la capacidad del Estado para hacer frente a las deudas bancarias, sino en la expectativa de que la nacionalización sirva para desplazar la crisis en el tiempo mediante una refinanciación más o menos automática de las deudas. Si a esta variante se suma la posibilidad de atenuar la recesión industrial, sus partidarios creen que la crisis puede quedar superada en no mucho tiempo. Pero esta posición no tiene otro sustento que las expectativas que podría generar una compra parcial o total de capital bancario. Lo más probable es lo contrario: en sí misma, una nacionalización generalizada de bancos, por añadidura a precios de remate, debe tener un efecto depresivo sobre el sistema capitalista y augura crisis políticas mayúsculas. Por eso Estados Unidos rescata bancos subsidiando a otros bancos para que los compren (JP Morgan al Bear and Stern, o Bank of America al Merril Lynch), o da créditos que pueden ser convertidos en acciones, pero no se queda de entrada con ellas (compañía de seguros AIG).
Entre diez y trece billones

Para entender el tamaño de la crisis que los gobiernos pretenden superar con medidas improvisadas, no es necesario ir lejos. Basta leer a Juan Manuel Forn, en La Nación del sábado pasado. El ex ejecutivo del Bank of America en Argentina, y actual vicepresidente de Molinos Río de la Plata, no se va con vueltas: en castellano elemental advierte que para el salvataje financiero en Estados Unidos es necesaria "una cantidad de fondos entre cinco y diez veces mayor" que los 700.000 millones de dólares "que autorizaba el plan". O sea entre tres billones y medio y siete billones de dólares. Si se le suman los seis billones ya comprometidos para las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, llegamos a un abanico de diez a trece billones de dólares. Imposible, insalvable. Mucho tendrá que caer antes de que algo se levante.

El administrador delegado de la empresa petrolera estatal ENI, Paolo Scaroni, también sabe de lo que habla (Corriere, 5/10), porque "guía una de las sociedades italianas con mayores relaciones con el extranjero". Para Scaroni simplemente no se sabe cuál es el monto de los títulos podridos o tóxicos en manos de los bancos, lo cual los convierte en "el espectro del miedo". La centroderecha italiana coincide en que el paquete de Bush no alcanza, y advierte que "el sistema americano está empantanado más allá de las previsiones más negras". El periodista que transcribe estas declaraciones agrega de su cosecha: "Incluso el escenario político deberá ser reescrito, dice, y se abriría el tema de cómo afrontar de una manera republicana una crisis sin precedentes". La pelada de Mussolini sigue planeando como una alternativa para la derecha italiana.!

"Ahora viene la parte difícil", plantea un redactor del Wall Street Journal (6/10): "conseguir la plata para pagar los planes de rescate del gobierno estadounidense". Señala que con los rescates que ya están en marcha, el déficit fiscal de 2009 pasaría de 400 mil a 900 mil millones de dólares, pero si se le agrega la deuda que vence y tiene que ser refinanciada, ese déficit treparía a 1.5 billones de dólares.

En este momento pareciera que hubiera abundancias de fondos para financiar esas monstruosidades, como lo demostraría la compra frenética de bonos del Tesoro de Estados Unidos en la última semana, al punto que llegaron a agotarse en algún momento. Pero se trata de dinero en tránsito para el pago de deudas, que están nominadas en dólares, por eso acepta un interés del 0.25% contra una inflación anual de cerca del 5%. Los intereses sobre la deuda pública a largo plazo están, en cambio, subiendo. No va a pasar mucho tiempo para que los inversores abandonen las letras del Tesoro y al propio dólar. Antes de llegar a recaudar el dinero del rescate, Estados Unidos podría enfrentarse a un desfinanciamiento público y a un derrumbe del dólar.

En definitiva, la crisis se ha agravado y ha expuesto la incapacidad financiera y política de los Estados para hacerle frente. Las Bolsas se ven obligadas a suspender las transacciones, en el caso ruso por más de tres días, un verdadero feriado a la Argentina.

Las reacciones populares han comenzado: una huelga general en Bélgica el lunes pasado, acciones defensivas en Renault-Francia frente a despidos. Lo que es cierto es que el desenvolvimiento objetivo y subjetivo de la crisis ha despejado el terreno para una consigna internacional: por la nacionalización de los bancos sin indemnización, por el control y gestión de los obreros - no de los que apadrinaron y encubrieron este derrumbe. Junto a la reivindicación contra las suspensiones y despidos, la consigna de nacionalización sin pago de la banca puede ser muy útil para comenzar a articular las fuerzas del proletariado internacional.

Autor imagen: Nick - AMATEURILLUSTRATOR.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Minería en Argentina


Nicolás Gutman (MORENO)

El tema de la minería en Argentina me parece que es interesante, por lo menos en comparación con otros países, porque la actividad es bastante reciente. En cierta forma siempre ha habido actividad minera en Argentina y en el mundo, es una actividad de muchísimos siglos, desde el Imperio Romano.

Y ha empezado a surgir desde hace no muchos años un debate muy intenso -quizás no en Buenos Aires sino en otras regiones donde empieza a haber proyectos mineros bastante grandes- entre comunidades o poblaciones cercanas a estos proyectos y los poderes políticos y las compañías y las empresas. Y es interesante el caso argentino. Porque a veces a través de los diarios, estamos viendo una discusión muy polarizada, que dice “NO A LA MINERÍA” : se está con la minería o se está en contra, y yo creo que en primer lugar hay que delimitar el campo de la realidad del que estamos hablando. Creo que el eje de la discusión no debe ser el sí o no a la minería, porque en primer lugar la polarización que estamos hablando es sobre la gran minería y específicamente la minería a cielo abierto.

Hasta la aparición de estos grandes proyectos no había una fuerte oposición de las comunidades o de la sociedad civil. Y esto es así porque cuando hablamos de esto no estamos hablando de minería, sino de un tipo específico de minería. Y es importante este recorte de la realidad, porque sino nosotros entramos en una discusión en la cual la gente que está en contra de estos proyectos mineros, tiene a veces la de perder. ¿Por qué? Porque viene la gente a charlas donde hay representantes de las empresas o de sectores académicos que están a favor de la minería, que los hay bastantes... y les dicen “bueno, ustedes están en contra de la minería y cómo creen que está construido este edificio, ¿de dónde creen que salen los lavarropas, los autos?”

Entonces se empieza a desconfigurar, porque no hay un acotamiento de la realidad; uno no está a favor o en contra de la minería, yo creo que primero se tiene que entender de qué tipo de minería, a qué tipo de procesos, qué tipo de afectaciones ambientales y sociales nos referimos, y empezar a acotar para pasar a un nivel de análisis de decir: estoy a favor o en contra de este tipo de minería, de este proyecto o de afectación ambiental. Y ahí por lo menos creo que se van dando otras herramientas a todos los actores involucrados. Sino, queda una cuestión muy de... “yo estoy en contra porque estoy en contra”, que es muy fácil después desde el otro lado deslegitimar: de decir “no a la minería legítima”, al sector minero, a decir “ustedes están sentados en mesas de metal, ¿por qué están en contra?”

Y vamos a ver cuál es la situación y por qué se está dando este proceso ahora, que es bastante reciente, y por qué no se dio hace 20 años atrás y por qué ahora, y por qué en ciertos lugares y en otros no. En primer lugar yo creo que este debate no es sí o no a la minería, sino a cierto tipo específico de minería. En segundo lugar este tipo de minería a cielo abierto, de grandes megaproyectos, es reciente no solo en Argentina sino en el mundo, es una tecnología que comenzó en el año 71 en EE.UU, el tipo de minería a cielo abierto con utilización de cianuro, los métodos de buscar metales que tienen baja ley, que están dispersos y que antes eran costosísimos de extraer sin estas nuevas tecnologías.

Y en Argentina comienza en el año 1997 con Minera Bajo La Alumbrera, en ese momento yo creo que se superponen dos cuestiones, una es que –por lo menos en Argentina pero también en muchos otros lugares del mundo- la aparición de minerales se da en lugares áridos, secos, generalmente donde hay baja cantidad de población, si se hace un estudio general las mayores zonas mineras tradicionales han sido en lugares relativamente pobres, en los Apalaches, en zonas áridas también de Latinoamérica, en Australia. Después habitualmente esas zonas fueron conquistadas o pobladas, pero en general, son zonas alejadas de los centros urbanos.

Y eso es lo que sucede en Argentina, nosotros vemos los grandes proyectos y están en La Rioja, en Catamarca, en la precordillera, provincias generalmente pobres y con poca población. Con lo cual, por un lado están lejos de los grandes centros urbanos y también de los centros de poder y además en general, en el caso de Argentina –para no hablar con eufemismos- hay provincias que son feudos, feudos políticos, como La Rioja, Catamarca, San Juan. Entonces, cuando aparece esta minería, cuando aparece Bajo La Alumbrera en Catamarca, la gente tenía una expectativa muy grande de que eso iba a traer progreso, de que iba a traer fuentes de trabajo, desarrollo económico, e inclusive hubo un apoyo de la población bastante contundente cuando se asentó Bajo La Alumbrera.

Al mismo tiempo Bajo La Alumbrera no solo aparece en el 97 porque encontraron minerales en ese momento, se viene preparando desde muchos años antes. Yo creo que los primeros estudios prospectivos de localización de los minerales, fueron pagados por Naciones Unidas en los años 70 -aún antes de la dictadura, durante en el último gobierno de Perón (de Isabel)- con lo cual era raro que Argentina, siendo un país que tiene riquezas minerales no las haya explotado, sobre todo durante el siglo XX; que era un tipo de explotación de riquezas de países del tercer mundo y también del primer mundo, que cuando las había se explotaba, es el caso de Chile, de Perú, de México... etc., pero Argentina como país agroindustrial, o agroexportador, en algún momento decidió desarrollarse por otras vías y dejó lo que Valentín Gómez decía “el cofre sellado de la Minería”, lo dejó ahí sin explotar. En algún momento se empezaron a confluir todos estos diferentes actores, pensando que era el momento y la forma de empezar a hacer la prospección y buscar el desarrollo de la minería en Argentina.

Inclusive en el momento que se hizo eso recién comenzaba la minería a cielo abierto, o sea que ni siquiera estaba pensado en ese sentido. Pero evidentemente fue confluyendo y ya hacia los años ´90 con esta impronta neoliberal, la legitimación del consenso de Washington, gobiernos neoliberales en todo América Latina, Collor de Melo en Brasil, Fujimori en Perú, Carlos Menem en Argentina, Carlos Salinas de Gortari en México, estaba esta idea de empezar a sobreexplotar los recursos naturales, de entregarlos, en el sentido de que era mejor entregarlos a la propiedad privada como se hacía con los activos, no solamente recursos naturales, el petróleo, la telefónica, los trenes, todo, todo.

Y lo interesante en el caso argentino, como venía diciendo, es que como no había minería cuando se empezó a plantear todo el marco jurídico, la normativa jurídica, no hubo grandes conflictos de interés ni hubo gran participación de diferentes actores. Ustedes imagínense que si hubiera sido un país minero como Chile, reestructurar normativamente y jurídicamente todo el sector minero, hubiera traído grandes tensiones dentro del sistema, hubiera involucrado a sindicatos, empresas, políticos, gobernadores, regiones, etc., de la misma forma que acá quisiéramos pensar que vamos a poner un marco jurídico que abarque a toda la industria y al campo. Si con una resolución quedamos así, imagínense.

Pero bueno, lo que sucedió en Argentina es que cuando se fue armando esta estructura jurídica, prácticamente no había funcionando ninguna empresa minera como la entendemos hoy. La minería que había hasta ese momento era de socavón, eran materiales para la construcción y la gente sabía que este nuevo reordenamiento, por lo menos este nuevo código minero, no estaba apuntando a eso, no está apuntando a las canteras, a los minerales de 2º y 3º grado, sino que estaba apuntado al oro, al cobre y a los minerales estratégicos que se venden en el mercado mundial a muy alto precio.

El oro es casi paradigmático, porque el oro es prácticamente... es líquido, lo más cercano que hay al dinero. La liquidez del oro es un refugio para cuando las cosas van mal económicamente, eso se puede ver hoy en día –hace varios años inclusive el oro viene subiendo- con lo cual si nosotros hacemos algo metafórico, decir que tenemos oro en toda la cordillera y precordillera, es casi como decir que tenemos máquinas de imprimir dólares y euros. Porque el oro es prácticamente líquido, no tiene muchos usos industriales, con lo cual estoy sacando un mineral simplemente para atesorarlo, porque sale de ahí, lo proceso, tengo las barras de oro y los guardo en el Banco Central, lo vendo pero no tiene mucha más utilidad que eso. Con lo cual casi metafóricamente digo, si está todo este oro enterrado en la cordillera bueno, es como tener petróleo, no es cualquier recurso natural, simplemente lo extraigo, ya lo tengo líquido y tengo una cantidad de dinero disponible como moneda fuerte.

Y qué se decidió en los 90; bueno, estaba diciendo que en este contexto, donde no había varios actores involucrados, por supuesto no hubo un debate, no hubo un debate social, ni siquiera hubo una puja de intereses fuertes, y en el Congreso se hizo la reforma del código minero justo después de la reforma del código constitucional; y esto no fue casualidad, porque en la Reforma Constitucional del 94 todos los recursos se provincializan o se federalizan, como uno lo quiera ver.

Ahora, imagínense cuál es el poder de negociación que tengo como una empresa minera si tengo que hacerle frente a un gobierno federal de un país relativamente mediano, o lo tengo que hacer frente a un señor feudal sentado en una provincia. Este no es un dato menor, hoy justamente estaba viendo en un mail que me envió un amigo, que una de las grandes empresas mineras que es un sector muy concentrado, HPBillinton, estaba comprando hostilmente –hostilmente quiere decir comprar compañías sin que la otra quiera vender pero obligándola a través de la compra de acciones- a Río Tinto, que es otra de las grandes empresas mineras, en 114.000 millones de dólares. Eso es... 700.000 millones es el paquete que no está pudiendo ser aprobado en EE.UU. para rescatar a todo el sistema financiero y una sola empresa tiene el tamaño para comprar otra por 120.000 millones, un sexto de lo que se necesita para rescatar a todo Wall Street.

Entonces, aún suponiendo que yo, con una empresa de este tamaño me siento y hablo con los poderes en Buenos Aires, es una relación de poder un poco difícil. Pero bueno, por lo menos Argentina tiene un Producto Bruto dos o tres veces más grande que esa sola empresa, tres a uno, digamos. Imagínense si yo me siento enfrente de Gioja o enfrente del gobernador de Catamarca. Como empresa yo facturo 500 veces más que la provincia, y como proyecto único y específico que voy a desarrollar, probablemente también facture más que todos los productos brutos de las provincias... con lo cual el gobernador que tengo sentado enfrente como empresario, no le estoy hablando de igual a igual, él es menos que yo.

Es una situación difícil, entonces en primer lugar esta nueva reforma del Código minero se hace después de que se provincializan o se federalizan los recursos, con lo cual le quita mucho poder a Argentina. Y esto ya excede un debate de si es provincias versus Buenos Aires, Buenos Aires o federal, porque somos todos la misma sociedad, más allá de los límites, y cuando provincializamos perdemos todos. Porque las provincias no tienen capacidad de poder de policía ni capacidad de negociación frente a estas megaempresas. Poco lo tiene el gobierno aunque tiene mucho más, pero igualmente tiene que estar sentado en una negociación difícil, así que imagínense ustedes.

La policía minera fue diezmada y hoy una provincia como San Juan, que es netamente minera, tiene 12 policías mineros para verificar los grandes megaproyectos mundiales, entre los más grandes del mundo, de gente... yo me animo a decir que está muy poco preparada, por no decir que prácticamente son doce flacos que suben y bajan de la mina y no hacen mucho. Es imposible, para poder tener una idea de lo que es una mina a cielo abierto hoy en día, es realmente impresionante, entra un pueblo entero en el tajo que se hace en la tierra. Y estos huecos en la tierra de donde se saca el mineral, además, consumen proporciones gigantescas de energía y de agua. Esto es un dato que podría ser un dato más si nosotros viviéramos en Australia o en Canadá donde no hay problemas energéticos -por lo menos en este momento- y donde podría ser que un consumo de energía esté aportando a la actividad industrial o a la actividad de las empresas energéticas, pero nosotros estamos pensando primero en un contexto argentino donde hay una crisis energética desde hace varios años que impide crecer a tasas más altas, que eventualmente va a ser impedimento al crecimiento del producto bruto, y estas empresas absorben cantidades de energía tremendas a precios subsidiados, porque la energía en Argentina está subsidiada, con lo cual en cierta forma o indirectamente todos los contribuyentes les pagamos a estas empresas.

La energía en general está subsidiada para todos los sectores, residenciales, industriales, las mineras además están exentas de casi todos los impuestos, con lo cual están doblemente subsidiadas en este caso. Y además no solo esto, sino que en algunos casos, por ejemplo en San Juan, la línea minera, la línea de 500 kV. que va uniendo y que es una nueva línea que va llevando energía a la precordillera y ni siquiera a los pueblos, va específicamente a los proyectos. En las boletas de luz los ciudadanos de San Juan pagan la línea de 500 kV., que es una línea minera que no pasa por ninguna población, no pasa para dar electricidad a ningún habitante sino que pasa a darle electricidad a las empresas directamente.

Esto por supuesto está muy relacionado a esta idea de que la inversión es desarrollo, que todos estos proyectos traen calidad de vida, traen desarrollo económico, y nuevamente aquí yo creo que es un debate que si no está bien analizado tiene muchas variables o muchas capas, sería como una cebolla. Podría traer desarrollo, nadie dice que no lo podría traer, pero la forma es cómo está implementado no solamente no lo trae sino que quita desarrollo, porque estamos en una crisis energética, donde hay industrias con alto valor agregado, con tecnología y con mano de obra calificada -por ejemplo las automotrices que están previendo falta de energía- y nosotros estamos dándole a Bajo La Alumbrera el 30% la energía del NOA a un solo pozo en la tierra. El 30% de toda la energía producida en el Noroeste Argentino va a un solo proyecto, imagínense cuando haya 10 ó 20 proyectos de este tamaño, van a consumir un 30 ó un 40% de la energía de toda la Argentina, que es lo que sucede en Chile.

Chile es un país minero tradicionalmente y el 38% de la energía de Chile va solamente a las mineras. En Argentina seguramente será menor, pero va a tener un impacto muy fuerte en todos los otros sectores industriales, y este es un tema que no está discutido. Además de lo que ya dijo aquí el señor, está siendo subvencionado por los ciudadanos.

Pero nuevamente: cómo fue el proceso político y cómo se llega a esta situación... cuando se hace la reforma del Código Minero no hay otros actores, entonces, ¿quiénes son los que impulsan esta reforma? Bueno, son los primeros los que estaban sentados arriba de esta riqueza, que ya sabían que estaba ahí y políticamente tenían todos los contactos y tenían el incentivo de comenzar este desarrollo, que tienen nombre y apellido: era Gioja en San Juan, su secretario de Minería que es hoy el secretario de Minería de la Nación, que además es empresario minero y tiene tres empresas mineras. Gioja a su vez, tiene tres empresas mineras él, el hermano también tiene otra empresa minera. O sea que además de ser gobernador es empresario minero, el hermano es el presidente de la Comisión de Minería de Diputados, el otro hermano fue hasta hace poco el presidente de la Comisión de Minería del Senado, con lo cual lo que estamos viendo acá es una forma política nepótica, típica de las provincias, traspolada al gobierno federal o traspolada a la esfera de las políticas públicas a nivel nacional. Tenemos toda una familia de empresarios que a su vez son políticos, gobernadores, y que es muy difícil pensar que se pueda tener una política pública minera específica que tenga en cuenta todas las fuertes contradicciones que genera la minería, cuando está dirigida por un empresario minero que tiene tres empresas mineras.

Hoy en día la Secretaría de Minería de la Nación no es solamente el lugar que ejercita todas las políticas o que pone en marcha todas políticas públicas específicas de minería, sino que a su vez, cuando uno lo ve y simplemente entrando a Internet y viendo lo que hace, es una empresa más. Van y convencen a los empresarios en Canadá de volver y les dan incentivos y hablan de los beneficios, eso les corresponde pero bueno... como Secretaría de Minería debería tener una contraparte, debería efectivizar no solo el desarrollo sino todo lo que tiene que ver con la afectación ambiental, económica de ese tipo de desarrollo, que eso no existe.

Entonces es interesante porque la minería, esta minería específica a cielo abierto, genera grandes pasivos ambientales y grandes posibilidades de catástrofes ambientales. Al decir catástrofes puedo sonar un poco grandilocuente, pero efectivamente ha pasado, pasó en Rumania, en Baia Mare, se rompió un dique de cola y se contaminaron 60 km. del Danubio donde murió toda la vida en el río por 60 km. y dio la vuelta e hizo 400 km. hasta el Mar Negro afectando tres países más, por una mina. Pasó también en España, cerca de Sevilla.

Es decir, todas estas catástrofes diría yo -porque realmente son miles de toneladas de metales pesados, de barros con cianuro que van afectando a todo el medio ambiente, a las comunidades cercanas- suceden una y otra vez en general en países del tercer mundo y no pasan en los países del primer mundo de dónde son estas compañías. ¿Por qué sucede así? Porque es más difícil, aunque no digo que no ocurra, porque en EE.UU. también han ocurrido este tipo de catástrofes ambientales o accidentes, llamémoslos accidentes ambientales, sucedieron al comienzo del desarrollo de este tipo de tecnologías de la minería y después institucionalmente hubo contrapesos fuertes. Hoy abrir una mina en EE.UU. lleva unos 10 años, tienen que entrar varios organismos intermedios en el proceso, se aprueban, o no, con muchísimos contralores para aprobar y eventualmente este es un proceso muy largo.

En Argentina se aprueban como si nada, los estudios de impacto ambiental son para reírse, son una formalidad realmente, porque uno los lee y no tienen ni pie ni cabeza, están mal hechos. Las personas que tienen que autorizar estos proyectos son amigos, empresarios, son proveedores de las empresas y políticos al mismo tiempo los que tienen que controlar, con lo cual después entran en el negocio.

Yo tuve la suerte de leer algunos estudios de impacto ambiental, que es el paso formal previo a la aprobación de los proyectos y realmente son ridículos. Después hay una policía minera que no es federal, porque está provincializada, que no está capacitada, que es la que tiene que ver qué es lo que sucede en el terreno. Y ahí es donde uno necesitaría realmente tener hidrólogos, geólogos, ingenieros. Los diques de cola que contienen lagos enteros con ácido, con cianuro, con metales pesados arrastrados por la explotación, se van haciendo estructuralmente a medida que crece la mina, y en esto, si hay una falla, se tiene que ver con gente capacitada; y acá ponen a 12 policías mineros que suben, miran, firman algunas cosas y bajan otra vez a la ciudad, digo suben porque están puestas en la cordillera, en la precordillera en lugares (sísmicos) lugares que son realmente peligrosos y eso efectivamente en algún momento va a provocar algún accidente. Y estos accidentes no son menores, tienen capacidad de afectar cursos de agua, ríos, etc.

Y esto nuevamente, volviendo al proceso político que puso en marcha el Código de Minería en la Reforma del 94, como no tenía otros actores involucrados, lo llevan adelante Gioja, Maza, que después fue gobernador de La Rioja, cuando uno ve cómo está firmado, son efectivamente las mismas personas que después están dentro del mismo proceso político, y que después quedan en otras luchas internas atrás de la minería, por acceder al gobierno, por ejemplo en La Rioja, algunos gobernadores entran como secretarios de minería y después pasan a gobernar La Rioja; su vice lo destrona poniéndose en contra de la minería y haciendo toda una campaña contra la minería, y cuando llega al poder se vuelve minero.

Yo creo que es muy difícil -es una opinión personal- llegar al poder en La Rioja con el apoyo ciudadano para decir que uno está en contra de la minería y después sentarse con un empresario que tiene un producto bruto del tercio de la Argentina y oponerse, porque todos tienen un precio o por lo menos casi todos, sobre todo los políticos en Argentina, políticos que ya están acostumbrados a luchas de poder muy feudales en esas provincias con lo cual no es que estamos hablando de otro tipo de cuadros políticos. Porque además la institucionalidad en Argentina es baja en general, la capacidad técnica de supervisión de estos grandes proyectos es muy baja en el país, no está capacitado, y estos son grandes meganegocios.

Bueno, finalmente cuando se hace esta nueva ley hay algo, también muy particular de la Argentina. Yo creo que la letra de la ley es avanzada en cierto sentido, tiene muchísimos dispositivos que existen en los países más desarrollados y que son realmente buenos, y por lo menos jurídicamente muy avanzados en protección ambiental en varios puntos pero, qué se hace: yo los pongo en la ley y después no los efectivizo, no le doy a las agencias de control ni el dinero ni la capacidad técnica, con lo cual esto es puramente declamativo. Yo abro el Código de Minería y encuentro pasajes increíbles que me dicen a mí cómo se tienen que hacer las cosas, y en la realidad ni se hacen así ni se va a poder hacerlas así porque, por un lado, el sistema está corrompido o con muy poca institucionalidad, y tampoco se hacen así porque para aquéllas que se podrían llevar adelante de buena manera según la letra de la ley, no existe la capacidad técnica para que se haga así. Entonces tenemos una disociación entre lo que dice la ley y lo que sucede en la realidad. Esto yo creo que también estaba previsto, no son ingenuos los que hicieron el Código Minero.

Entonces uno aplaude, aprueba en el Congreso –igualmente se aprobó a las apuradas, no hubo discusión ni debate- y uno ve ya hecha la reforma del Código Minero y tenemos una situación de hecho, que es que empiezan a funcionar estas empresas. Hubo un tiempo, el Código Minero comienza a funcionar y a los tres años comienza Bajo La Alumbrera. Hasta que la gente en Catamarca se da cuenta qué es lo que está sucediendo en La Alumbrera, primero consiguen un apoyo, después la gente queda desilusionada y hoy hay realmente una confrontación fuerte entre la comunidad catamarqueña y el proyecto. El proyecto además, está llevado a cabo a instancias de una empresa suiza pero también por la Universidad de Tucumán y, en un caso muy único, por parte del gobierno de la provincia. Es único porque el Código Minero prohibe al Estado explotar sus recursos minerales. Solamente agentes privados pueden explotar los recursos, inclusive se llega a la situación donde por ley el Estado si encuentra minerales los tiene que ceder a un privado.

Esto abre otra nueva dimensión de la discusión. Por un lado está la discusión totalmente legítima que es sí o no a la industria y eso depende, en un proceso democrático, de la gente que en primera instancia va a estar más comprometida, o sea, las comunidades que están siendo realmente afectadas, tienen mucho que decir. Yo tengo que tener el derecho democrático de decir que sí: a 20 km. de donde está mi pueblo o mi ciudad se va a poner un gran emprendimiento como este, yo no quiero tenerlo porque puede ser que ese pueblo viva del turismo, de la agricultura, de la pesca y eso está comprobado, va a estar afectado por este tipo de proyectos. En segundo lugar en una visión más amplia, toda la sociedad puede debatir democráticamente si le interesa o no, porque hay varias formas de desarrollo, el minero no es el único.

En tercer lugar hay otro debate, porque está el debate por sí o por no, y si es sí, hay que debatir qué tipo de minería, quién se queda con ese dinero, o sea, cómo se lleva a cabo. Y el otro debate, yo voy a ser bastante realista -más allá del debate uno puede tener sus preferencias respecto de cuál es su posición sobre las comunidades- yo apoyo a las comunidades que están en contra, porque tienen todo el derecho democrático a no tener ganas de estar viviendo cerca de estos emprendimientos, pero la realidad es que se están haciendo, el Código Minero no lo prohíbe. No solo no lo prohíbe sino que hay una política pública de Estado más allá de los gobiernos, porque esto ya viene desde hace muchos años desde la Secretaría de Minería de la Nación, todos los países tienen algún organismo de minería porque es una industria humana desde el Imperio Romano, y en todo país moderno existe algún tipo de política de minería. En los países mineros obviamente, y en los no mineros también, porque hay varios tipos de minería.

Pero lo cierto es que en el caso argentino se está llevando a cabo y se va a llevar a cabo por más que haya una confrontación, ojalá que en algunas provincias que tienen más que perder y que hay más riquezas y que tienen una sociedad civil más desarrollada en el sentido de que tienen más institucionalidad en la provincia, probablemente puedan evitar –si es que no lo quieren- tener estos proyectos mineros; esto sucede en Mendoza, en Córdoba que acaba de aprobar un proyecto de ley en contra de la minería a cielo abierto, pero es poco probable que suceda en las provincias con más recursos mineros, porque son las provincias más atrasadas y más feudales como San Juan, Catamarca, La Rioja.

En esos casos probablemente no solo se hagan los proyectos sino que tengan poco escrutinio y poco control técnico y político efectivo. Y en ese caso la discusión es por qué este tipo de minería y quién se queda con un recurso natural no renovable. ¿Quién se queda con el oro? ¿El oro es de la provincia, es de los argentinos, es de los ciudadanos que están cerca? En la discusión actual el oro se lo quedan prácticamente las multinacionales privadas, porque lo único que queda en la Argentina de regalía es el 3% máximo. Hay provincias que adecuaron o que firmaron el Código Minero con menos del 3%. El Código Minero dice que un máximo del 3% en boca de mina es lo que tiene que pagar una empresa para llevarse el recurso natural.

Y después por toda una estructura toda la riqueza sale del país. Efectivamente, por la legislación liquidan las divisas afuera, no tienen que volverlas al país, los insumos de capital no pagan impuestos, no pagan ningún otro tipo de impuestos, con lo cual lo que queda ¿qué es? Los sueldos de la gente, el 3% en boca de mina, bueno, y el desarrollo económico alrededor de estos emprendimientos, que efectivamente lo hay. Ahora, nosotros como sociedad estamos diciendo “por un poco de desarrollo económico que sucede alrededor de estos emprendimientos que puede ser catering, hotelería, algunas empresas proveedoras, se están llevando miles de millones de dólares y nosotros nos quedamos con las migajas”. Y yo creo, perdón si suena medio feo, esa es la mentalidad Argentina, porque después nosotros en el debate decimos “nos vienen a robar” y no nos vienen a robar, ¿por qué los chilenos tienen Codelco que es estatal? ¿Y por qué los brasileros tienen sus empresas mineras controladas por el Estado? No nos vienen a robar, nosotros dejamos que nos vengan a robar y eso es diferente.

En esa situación habría que replantearse, decir ¿por qué nosotros tenemos un Código Minero que nos permite por ley prohibirnos a nosotros mismos, primero, a acceder a nuestros propios recursos naturales? En segundo lugar, ¿por qué los vamos a dar por un 3% de regalía, máximo? En tercer lugar ¿por qué nosotros hacemos complejamente todo un paquete dentro del Código Minero que le da a estas empresas beneficios que no tienen ningún otro sector en la Argentina?, ni el campo con todo lo que protestó, ni la industria automotriz, ni la industria de servicios. No pagan impuestos ni al cheque, ni a los combustibles, ni a los combustibles líquidos ni a la electricidad, tienen desgravado prácticamente todo otro tipo de imposiciones fiscales.

Entonces yo creo que bueno, a qué responde esto, esto responde a un tipo de ejercicio político nepótico en la Argentina, de transpolar -por lo menos en los años 90- todos estos intereses específicos que venían de las provincias ricas en minería, llevarlas al Congreso de la Nación, armar este tipo de Código Minero, que tampoco –no voy a ser ingenuo- por un lado tenía los socios argentinos con nombre y apellido, y por otro lado toda una ayuda material en dinero e intelectual en el conocimiento para crear esta legislación, que vino del Banco Mundial.

Nicolás Gutman es Master Economía y políticas públicas.

Foto: Tajo de mina La Alumbrera, diámetro aproximado 2500 metros, profundidad: 800 metros. / Autor: NO A LA MINA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

"Después de la fiesta, la resaca"

Alexis Oliva (PRENSARED)

El economista y docente universitario José María Rinaldi desnuda mitologías y realidades en torno a la crisis de un sistema financiero consagrado al "mercado talibán", fundamentalista de la desregulación, el monetarismo y la especulación. El desafío de entender lo inentendible de la economía capitalista en clave de cine, rock and roll y drogas pesadas.

Economista y docente en las facultades de Ciencias Económicas y Comunicación de la Universidad Nacional de Córdoba, José María Rinaldi es también amante del cine y el rock and roll. Desde ese cruce de lenguajes, compara a las fiebres especulativas con Creamfield, la fiesta de la música electrónica y el éxtasis, y afirma que los republicanos son los punks de la economía, porque "arrasan con todo lo anterior".

Por estos días, Rinaldi coordina en el Cine Club Municipal "Hugo del Carril" un curso de cine y economía, que justamente lleva como título la frase con que el candidato demócrata Bill Clinton desafiaba al presidente republicano George Bush (padre) durante la campaña por la presidencia norteamericana en 1992: "¡Es la economía, estúpido!".

Desde la hipótesis de que los procesos culturales acompañan a los económicos, Rinaldi señala que en su política de autocensura la industria cinematográfica de Hollywood se parece a la Iglesia Católica, que "recién ahora está haciendo el mea culpa de su apoyo a los nazis". Ejemplo local, el conflicto del "campo" es "la más clara expresión de lo que significa confundir a la gente, distraer, aislar, y hacerle tomar partido".

-¿Qué mitos y verdades hay en torno a colapsos bursátiles como el de estos días?

-El gran mito y la gran paradoja es el mercado. Es incomprensible que después de la Primera Guerra Mundial y la Crisis del 30, que fueron evidencias empíricas marcadísimas, siga un sistema de asignación que no funciona. Que funcionó y mientras duró fue hermoso, como dicen los románticos. O como dice Ismael Serrano, mientras duró fue eterno. Pero ahí se terminó y tuvo que venir (John Maynard) Keynes a reformar y reestructurar el capitalismo, y esa fue la base de las tres décadas doradas.

-¿Desde 1940 hasta el 70?

-Desde la segunda mitad de los 40, los 50 y 60, hasta mediados de los 70.

-Hasta el 73 con la crisis del petróleo...

-Hasta la crisis del petróleo, que fue un nuevo cambio paradigmático. "Está bien, lo emparchaste, pero ya no funciona más". El mundo no puede funcionar eternamente con energía barata, como en 1850. Tiene que haber un nuevo vector de producción. Fue tan fuerte el chubasco que el mundo trata de reconvertise en los 80 y pierde toda la década. Retroceden casi dos puntos los productos brutos. No hay más producción para cubrir el crecimiento vegetativo, sino que retrocede. Y los 80 tienen una particularidad, la impronta de las nuevas tecnologías. A mediados de los 70, ya estaban el microchip y la primera PC. La necesidad de reconvertir la industria hizo un cambio vertiginoso en lo tecnológico. A la vez, los 80 son el inicio de la era republicana. Y para mí, los republicanos son los punks de la economía...

-¿Por qué?

-Tengo el recuerdo de una entrevista de los 80 a Rick Wakeman (tecladista del grupo Yes), donde le preguntan si escuchó a los punks. Y el tipo se queda pensando y dice: "Nosotros hacíamos buena música, construíamos buen rock, rock sinfónico... Y vinieron estos y lo arruinaron todo". Es como que vos vas acopiando y haciendo y viene alguien y te destruye todo. Eso son los republicanos (risas). Los demócratas siempre hacen las reformas tributarias progresivas, solucionan los déficits y todo... Vienen los republicanos y arrasan con todo lo anterior. Bueno, Ronald Reagan hizo eso. Fuertemente monetarista, con los Reaganomics (1) y un cambio en el vector industrial, de la costa este, de Detroit, a la costa oeste, a la iniciativa de defensa estratégica... Guerra de las galaxias (2). Sumado esto a las nuevas tecnologías... bum, fue una explosión tecnológica. Cuando se dieron cuenta que a los satélites les podían poner una aletita y que ahí iban a estar los transporters, comenzaron a transmitir datos a una velocidad increíble. Entonces, ya a mediados de los 80 era una gran fiesta. Ahí aparece la figura del yuppie, o sea un diminutivo del young urban professional (joven profesional urbano). Qué eran: chicos de 21, 22 ó 23 años, profesionales en ciencias económicas, rescatados de las mejores universidades del mundo para meterlos en el mundo de Wall Street. Y se generó una cultura punk, porque la posición de los tipos era no future (No hay futuro). Por qué: descreían en la familia, se hacían la vasectomía, eran grandes consumidores de cocaína -mucho más que los rockeros-, tenían códigos sectarios muy rígidos, y usaban lofts, esa cosa abierta, sin intimidad, sin divisiones, sin determinar si dormir es dormir, comer es comer y cagar es cagar... No, era todo junto...

-Y que imita una fábrica que ya no existe...

-Emula a una fábrica. Era una construcción imaginaria de la producción, pero no se produce nada, porque ahora es servicio. Ahí está el germen de la burbuja y está muy bien puesto lo de la burbuja. ¿Te acordás una propaganda -creo que era de Patrichs- de un tipo que entra en un loft, se saca la camisa, la tira, tiene unas pesas, abre la heladera y se tira agua mineral encima, prende la tele, mira la revista... ¡El tipo no sabe lo que quiere! Está en un estado de insatisfacción y no cree en nada. Yo estoy muy copado con Peter Capussotto. Y el emo actual era el yuppie ese. Un tipo que no sabía lo que quería, que le dicen "¿azúcar o edulcorante?". "Aaaaayyyyy.... azúcar o edulcorante... aaayyy no sé, no sé...". Y es cierto, es una exacerbación de esa cultura. Eso fueron los 80 y vino un gran chubasco. Cuando se sale de ese chubasco, el símbolo es Creamfield. Cuando lo dije en la Facultad de Ciencias Económicas se cagaron de risa uno me preguntó qué es eso. Creamfield es una fiesta electrónica, que nació en Liverpool en 1998 y es a los 90 lo que fue Woodstock a las décadas doradas. Una fiesta de alienación: poner el cerebro en alfa, éxtasis y agua mineral. Es tan inconsistente Creamfield como el agua mineral. Todo el mundo dice "a mí me encanta el agua mineral, es riquísima el agua mineral". No he visto nada más aburrido que el agua. A mí me encanta el vino tinto, donde confluyen un montón de sentidos y colores. Bueno... los 90 fueron la gran fiesta de Creamfield, la desregulación total y nuevamente el mercado talibán. En el 76, Milton Friedman premio Nobel de Economía. Y Pierre Bourdieu dice: "Lo que hoy es símbolo, mañana es materia". Y el símbolo de los 80 fue el monetarismo. En los 90 fue una remasterización del monetarismo, pero en una versión más depurada, porque los monetaristas son como monjes negros y manejan códigos muy fuertes. Nosotros tuvimos uno, Roque Fernández, un monje negro de los Chicago boys de Friedman. ¿Te acordás cuando dijo que "la economía argentina funciona en piloto automático"? Fue en el 98... y ya estaban drogados con éxtasis. Ya se habían preparado con la agüita mineral para ir a Creamfield. A Carlos Menem, para que diera un discurso en el Fondo Monetario Internacional, lo presentaban como el mejor alumno del Consenso de Washington. La Argentina se puso los hábitos del Consenso de Washington, un neoliberalismo más depurado, porque no solamente planteaba el control de las variables monetarias, como dicen los monetaristas, sino que planteaba un rol microeconómico para el Estado, es decir, como un agente más. Hace una involución a antes de Adam Smith, que es el primero que reconoce el rol institucional del Estado en la economía; le otorgaba un rol gendarme, pero reconocía que ahí estaba y tenía que hacer lo que el sector privado no quiere hacer. Los neoliberales no hablan de economía política, sino de economía a secas, son una versión más fanática, más papista que el Papa.

-¿Y por qué explotan las burbujas?

-Una versión es la de Joseph Stiglitz, que dice que no se pudo frenar, porque tuvo un impulso muy fuerte. El sistema financiero tiene lo que se llama "efecto especificidad". Domésticamente, sería: yo soy banco y vos cliente. Te llamo, te hago cliente, te doy una caja de ahorro, después una cuenta corriente, después una tarjeta de crédito, después de débito, bla bla bla… Te matan a ofertas y tienen una gran capacidad de generar cosas espurias que no sirven para nada, que se exacerbó a tal punto que armó esta bola de nieve. Si vas hoy a Estados Unidos… No, hoy no (aclara entre risas), pero si ibas hace un mes a Estados Unidos, veías a las viejas en el súper desplegar 15 ó 20 tarjetas para ver con qué iban a pagar. O sea, comprar mucho más allá de tu ingreso implica que después te tengas que endeudar hipotecariamente para pagar ese crédito.

-Más allá de lo específico de esta crisis, también se puede decir que a esta película ya la vimos…

-Es que es la misma. La primera gran burbuja fue en octubre de 1989, en que colapsó esto que se empezó a diseñar en el 84 y 85. El mercado le dice no. Incluso había una deuda muy grande con los agropecuarios, guerra verde, subsidios, Reagan gastaba más de 350 mil millones de dólares en la Guerra de las Galaxias, los déficits eran de 240 mil millones de dólares… (Bueno, ahora son superiores a 500 mil millones). Ese fue el primer ajuste. Se recuperan y todos dicen que sabían, que lo veían venir, que estaba previsto que pasara… ¿Y por qué no hicieron nada? Porque ganaron plata. Viene el rescate, esto que le dicen "paraguas dorado", viene el salvataje, a los seis meses ya no se acuerda nadie y de nuevo vamos a Creamfield. O sea, para la resaca vos te tomás un Falgos. El blindaje es el Falgos de esta fiesta. En los 90 de nuevo: México en el 94, Asia en el 97, porque se exportó el modelo a Japón. El desplome hipotecario que tiene Estados Unidos ahora, lo tuvo antes Japón, los Tigres (Hong Kong, Singapur, Corea del sur y Taiwán) y los Dragones (Indonesia, Tailandia, Filipinas, Singapur y Malasia). Se reventaron, y salieron rápido porque hicieron lo que Estados Unidos está haciendo ahora: recuperar el rol del Estado intervencionista y nacionalizar empresas. El "mal administrador" resulta que ahora es el encargado de recuperarlas, sanearlas y devolverlas al mercado. En el 98 Rusia, 99 Brasil, 2000 Turquía y 2001… el único al que no le pusieron el paracaídas dorado: Argentina. Y también en el 2001, el impacto de las Torres Gemelas.

-¿Qué significó eso?

-Que el siglo se inaugura diciendo: "Esto no va". Fue tremendo. Pero no hubo ninguna gran crisis bursátil hasta febrero de 2007, que es el primer síntoma en Wall Street y aparecen Bird y Lehman diciendo: "Estamos mal". Y es la primera vez que aparece la crisis subprime (crisis de liquidez y de confianza). Subprime significa: "No te lo van a pagar". Porque empezó a aparecer gente que quemaba sus casas para cobrar el seguro, porque no podían pagar. O sea, se empieza a derrumbar otra vez el "Gran Sueño Americano". Y la crisis ya no tenía vuelta. Decirlo ahora no tiene ninguna gracia, pero en agosto del 2007 estaba escrito como un graffiti. Lehman decía: "En 2007 vamos a perder 1.700 millones de dólares". Si te dicen eso, estás liquidado. Chau, no va más. Sin embargo, creían que el rescate iba a venir antes. En febrero de este año, el Banco Central Europeo llegó a poner en un día 120 mil millones de dólares. Sólo con lo que el Congreso votó -700,000 millones de dólares sacás de la pobreza por un año a los mil millones de hambrientos qeu hay en el mundo, porque le da dos dólares por día por persona. Solucionás el problema de la pobreza por un año, esto que estaba en la Cumbre del Milenio. No me refiero a los pobres que se visten mal, sino a los que no tienen qué comer. Los cuales en la Argentina son el 10 u 11 por ciento de la población y en el norte el 15 ó 16; y exportamos alimentos para 350 millones de personas. Y nadie le pide una plataforma a nadie, porque al primer candidato que diga: "Mi primer obra de gobierno va a ser erradicar el hambre en la Argentina", inclusive van a decir: "Es un hijo de puta, porque hace asistencialismo". O sea, para la pequeña burguesía argentina lo que está mal es el asistencialismo y no está mal que tengamos un ejército de gente desnutrida con problemas intelectuales. Y todavía tiene el mito de que "ese negro no trabaja porque es vago", y no porque no hay trabajo. La economía es suma cero: si alguien se enriquece, es porque alguien se empobrece.

-¿Cómo se sale de una historia como ésta? Hablan de un "New New Deal"…

-No. Los prefijos a mí nunca me gustaron. Lo que tiene que hacer Estados Unidos es una gran reforma interna y una gran redistribución del ingreso para solucionar el problema de los déficits, porque los republicanos son muy del diez por ciento más rico. Bill Clinton los dejó con Creamfield, pero con superhábit, con la balanza externa y la balanza pública acomodaditas… Y vinieron estos y lo reventaron.

-¿Y el resto del mundo?

-Lo inédito y paradójico, es que los países emergentes no van a dejar de crecer. No es que van a seguir manteniendo las tasas de crecimiento actuales -el 11,5 por ciento de China, el 9 de India, el 8 de Pakistán, el 9 de Rusia o el 8,5 de Argentina-, pero como están motorizados por un proceso de urbanización fabuloso que se produce en este ciclo y son sociedades de pobres, porque tienen bajos salarios -o sea que son muy productivos- y alto nivel de consumo, y la mejora en el crecimiento del producto, por pequeña que sea, va a ir a motorizar el consumo. Va a retroalimentar al sistema. Esta es la base del estímulo a las economías emergentes y los países en vías de desarrollo, y esto los llevó a grandes superhábits, porque los sistemas tributarios están basados en el consumo y en monedas devaluadas, como la China y la Argentina, y entonces tienen superhábits gemelos. Entonces le hacen así a los mercados internacionales (hace una seña peor que un corte de manga). A nosotros no nos toca. Es cierto que Estados Unidos va a disminuir fuertemente el consumo y Europa también. Pero va a impactar más en Europa que en Asia, en el lejano Oriente o en Latinoamérica. Obviamente que va a impactar, pero es la primera vez que no sómos volátiles a la crisis.

-No tan vulnerables...

-Exacto. Y pensando en una solución de fondo, hay que hacer una reestructuración del sistema capitalista, por varios motivos. Porque Rusia se viene con todo, porque ya le mostró las tiras en Osetia. Se acabó el new age ruso. "Yo soy potencia nuevamente", le dijo. Mijaíl Gorbachov aparece ahora con un nuevo partido y con ideas, no digamos de la economía política de la Unión Soviética o del Manifiesto Comunista, pero… Cumplió un siglo y medio el Manifiesto y recién ahora aparecen los analistas diciendo: "Ah la puta, tenía razón el Groucho..." (risas). Eric Hobsbawm ha dado varias entrevistas y está re gozando, porque cuánto hace que estaba diciendo esto. Hobsbawm es de convicción marxista, pero no se centra sólo en sus categorías sino que incorpora una visión realista de la actualidad. Van a tener que poner en la balanza eso y todo este maquillaje del neoliberalismo.

-A propósito, frente a una crisis como ésta, ¿por las dudas hay que ponerse el casco?

-Sí. Paul Kennedy (historiador británico) tiene un tratado en el que demuestra cómo los procesos económicos y las guerras tienen un paradigmático paralelismo. Y ya inventaron una guerra: Irak es la representación de la burbuja en el presente siglo. Lo de las Torres Gemelas fue en lo simbólico y lo material, de una significación fabulosa. El 11-S es un ataque al corazón financiero. Y fijate, le meten un parche, se genera una guerra y siguen. Ya estaban con el casco puesto, sabían lo que significaba eso, el final de la fiesta. Insisto, es Creamfield. Vos podés estar unos días saltando con el éxtasis y el agua mineral, pero después la desilusión, la depresión y la resaca son desaforadas.

-Una consecuencia es bélica, y la otra el disciplinamiento cultural, como ocurrió en Hollywood después de la crisis del 30.

-Hollywood es como la Iglesia Católica, que recién ahora está haciendo el mea culpa del apoyo a los nazis y todavía le quedan los treinta mil desaparecidos en la Argentina y pedofilia, de la que se habla pero no hay ningún documento. Bueno, el cine norteamericano recién ahora está haciendo la crítica de la Segunda Guerra Mundial. La película de Clint Eastwood, Cartas de Iwo Jima, es la reivindicación de la valentía y el coraje japonés. Vamos a ver qué mea culpa hacen de esto, porque hasta ahora el cine muestra lo mismo que muestran ellos. Incluso la película Wall Street (de Oliver Stone) muestra que "vivimos bien así". Algunas muestran cosas alternativas, pero muy específicas. Como El jardinero fiel (Fernando Meirelles), que muestra la mafia de los laboratorios, una gota en el océano en relación a lo que es la mafia financiera. El cine muestra muchas veces la hipocresía, pero nada más.

-¿Con qué eje vas a trabajar en el taller sobre cine y economía?

-La hipótesis intenta dilucidar cómo los procesos y las teorías económicas van funcionando en paralelo con los procesos socioculturales. ¿Por qué funcionan así? Porque nunca fue que el proceso cultural mostraba una cosa y el económico otra. Los responsables de esto son todos los medios de comunicación, y uno de ellos es el cine.

-En un texto de 1936, Walter Benjamín alerta que el cine puede ser utilizado como herramienta de manipulación ideológica en gran escala.

-Claro, porque la distracción y el aislamiento son herramientas muy fuertes de control doctrinario. Ya hasta se pierde la cultura de ir al cine, porque tenés en tu casa el plasma, el home teather y la máquina de hacer pururú. Y esos son valores norteamericanos. Y el american dream (sueño americano) es un verso. Lo único que importa es que el mercado esté muy concentrado y que se gane mucha plata. Un símbolo muy importante es la miniserie Lost (Perdidos). Lost es la imagen del estado de confusión. Las cosas, por complicadas que parezcan, tienen explicación. Hasta la burbuja tiene una explicación. Pero en Lost no se sabe qué pasa, si estamos en el limbo, muertos, resucitados, si es real, si no lo es… el misterio. Y hay foros donde opina cualquier boludo: "Para mí están en el limbo…". "Para mí están todos muertos…". "Para mí están en un experimento de la CIA", dicen algunos. Bueno, no, dejémonos de foros y que los expertos nos expliquen. Escuchemos a Joseph Stiglitz, a Paul Samuelson, a Salvador Treber… Porque con los mercados pasa como cuando tu novia te dice: "Estoy confundida, no sé lo que me pasa". Típico. Te está por meter una patada en el culo y ya tiene otro tipo.

-¿Qué lección dejó el conflicto del campo en la cultura económica argentina?

-El conflicto rural es la más clara expresión de lo que es confundir a la gente, distraer, aislar y hacerle tomar partido. ¿Qué se logró? Que todo el mundo vaya con una cacerola a apoyar al campo, porque (Alfredo) De Angeli era el bueno y (Luis) D'Elía y (Guillermo) Moreno los diablos. Otra vez la teoría de los dos demonios, ¿no? Y lo lograron. Y la puja no era gobierno-campo; la puja era del campo contra el resto de la sociedad. Porque si no hay retención, el precio interno se incrementa. Entonces, el tipo para venderlo internamente va a querer el mismo precio que el que exporta. Entonces, es el enriquecimiento de este sector, que no es el campo sino el complejo oleaginoso -Dreifuss, Morgan, Cargill, Continental y General Deheza-, o nosotros. El gobierno nada que ver. Pero se convirtió en una puja política y sin politizar, porque nadie plantea cambiar el modelo. Eso no está politizado, porque nadie plantea un cambio del esquema. Entonces, para qué se hace: para politizar más. Esto fue una lucha por la apropiación de la renta dentro de ese uno por ciento más rico de la población. Entonces, te distraen. Y ahora tienen que volver a parar, porque quisieran hoy tener la Resolución 125, y pagarían mucho menos por las retenciones.

-¿Quién tendría que filmar la película de la crisis financiera en Estados Unidos?

-La crisis global… Martin Scorsese.

-O sea que es de mafia…

-Sí, sin lugar a dudas.

-Pandillas de Nueva York…

-Sí, pero traída a hoy.

-¿Y la del conflicto del campo?

-Si es para distraer, Marcelo Tinelli. Tinelli es el no pensés. Te muestro pornografía, culos, tetas… y no pensés. Y si es para esclarecer, Alex de la Iglesia, el de La Comunidad. Me gusta mucho como muestra estas cosas.

Notas:
1) Acrónimo inglés de las palabras Reagan y economics, con que se describe la política económica de libre mercado, durante la presidencia de Ronald Reagan, basada en las teorías del Nobel de Economía, Milton Friedman, y orientada a reducir el gasto público y la regulación estatal de la actividad económica, controlar la oferta monetaria y reducir la inflación.
2) Ex actor de Hollywood, Ronald Reagan lanzó con gran histrionismo, en marzo de 1983, la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE), un sistema aéreo de defensa antimisiles, que fue bautizado por los periodistas como "Guerra de las galaxias". La IDE significó un desafío que incitó a la URSS a acelerar la carrera armamentista y comprometer su economía, pero también significó enormes gastos y una reorientación del presupuesto norteamericano desde el gasto social hacia el militar.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Una monja que sigue sin callarse

LA ARENA

El ajetreo informativo que viven en la actualidad la región, el país y el mundo se ve multiplicado casi hasta el infinito por la enorme, fantástica maquinaria de los medios de difusión. El constante derrame de noticias sobre el ser humano se produce de distintos modos y a toda hora, sin distinción de lugares en esta era de globalización planetaria y a menudo con intenciones tendenciosas de sobreabundar en determinadas informaciones y escamotear otras.

Esa realidad, que más de una vez hemos destacado desde estas columnas – tanto en su aspecto positivo como negativo– contribuye también a que ciertos sucesos y personas relacionados con ellos se desvanezcan rápidamente en el tiempo y entren en un cono de sombra y olvido más o menos rápido y no siempre justificado. La observación le podría caber perfectamente a la monja Marta Pelloni, aquella que se atrevió a desafiar con la verdad el poder establecido en Catamarca en tiempos de los Saadi cuando el sonado caso de María Soledad. Su valiente actitud de compromiso fue retribuida por la jerarquía eclesiástica con el traslado a una alejada diócesis correntina, maniobra que la monja trató de resistir aunque finalmente terminó imponiéndose la orden de la superioridad que tuvo la inocultable intención de procurar acallar su voz.

Pero si esa fue la idea resultó mucho peor el remedio que la enfermedad, como suele decirse, porque en el pobrísimo entorno correntino Marta Pelloni detectó y denunció de inmediato otro aspecto de la infamia y miseria humana: el tráfico personas, niños especialmente, nunca claramente aceptado ni debidamente combatido por las autoridades, más allá del signo político que tuvieran. La religiosa, que años atrás fue entrevistada telefónicamente por este diario y reiteró sus denuncias, suministrando sobrados ejemplos y nombres de víctimas y culpables, ha seguido trabajando silenciosamente en los temas que la preocupan, olvidada o postergada por los grandes medios.

Un par de semanas atrás su voz volvió a escucharse, tan clara y firme como siempre, cuando opinó duramente en una nota publicada por una publicación porteña acerca de la sospechosa demora en la reglamentación de la ley contra la explotación y el tráfico de personas. La religiosa enfatizó que las políticas públicas en la materia "pareciera que se reduce a hacer allanamientos y rescates" pero sin extenderse ni profundizar en la imprescindible atención física y psicológica de las personas que han quedado severamente dañadas y virtualmente inhabilitadas para su reinserción social, laboral y familiar. Ese serio déficit de los gobiernos nacional y provinciales es advertido por otras voces que acuerdan con la apreciación de Pelloni y que hablan desde el conocimiento de tan delicado tema.

Con su habitual estilo frontal y directo –que se diría propio de quien con la verdad ni ofende ni teme– Pelloni acusa "porque ni desde el Ministerio de Justicia ni del Ministerio de Derechos Humanos (sic) vemos una decisión real de dar respuesta a las víctimas". Y remata: "el negocio de la trata es tan grande que hay un sistema de corrupción institucionalizado, que lleva a que no desarrollen políticas públicas específicas".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Misiones: El consumo de combustible cayó 30% en el último mes

MISIONESONLINE

La disminución se registra en toda la provincia. Respondería principalmente a la merma en la demanda por parte de las industrias, como consecuencia del paro del campo y la crisis internacional. Bajó el ingreso de compradores brasileños.

El consumo de combustible en Misiones cayó un 30 por ciento en el último mes, según indicaron desde la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (Cesane). La merma se registra en todos los hidrocarburos y respondería principalmente a una disminución en la demanda por parte de las industrias, como consecuencia de la crisis económica internacional que repercute en la región.

"Ahora no hay desabastecimiento como en los meses anteriores, pero el coletazo por el paro del campo sumado a la actual crisis internacional, lo estamos sintiendo. Las industrias están quietas por lo que no hay mucha demanda. Los consumidores de las ciudades también se están cuidando más y utilizan solo lo necesario", explicó el titular de la Cesane, Faruk Jalaf.

En ese sentido, por el constante cambio en la cotización del real, disminuyó el ingreso de compradores brasileños a las ciudades de Misiones, debido a que ya no encuentran en esta zona el combustible más barato.

"Hasta hace algunos meses, los compradores de Brasil siempre se acercaban a los pueblos limítrofes de la provincia a comprar porque no les costaba tanto, pero ahora ya no les resulta tan ventajoso", señaló el dirigente.

Estado de Alerta

Desde la Cesane manifestaron su preocupación ante la caída en el consumo, debido a que "la poca rentabilidad que tenían las estaciones, la conseguían con un nivel importante de demanda, y ahora se frenó todo".

En ese sentido, el problema está ocurriendo en una etapa del año, en la que generalmente se registran los índices más altos en la venta de combustibles.

Ante la situación, Jalaf advirtió que "realmente no podemos saber si habrá una solución a corto plazo. Pero si el panorama continúa así, es muy probable que varias estaciones de servicio tendrán que cerrar o reducir su personal".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Denuncian la muerte de 10 integrantes de las comunidades originarias en Villa Río Bermejito

COPENOA

Lo hizo el Centro de Estudios Nelson Mandela, luego de realizar un relevamiento en la zona.

Explicaron que los fallecimientos se produjeron por enfermedades endémicas y desnutrición.

El presidente de la entidad, Rolando Núñez, se refirió al empeoramiento de la situación en la que se encuentran los lugareños y a la insuficiencia de las políticas públicas orientadas a mejorarla.

Además, Núñez, durante una entrevista brindada a la red FARCO, explicó los motivos de los escasos resultados positivos conseguidos a partir de de la aplicación de estos programas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, SALTA: Canillitas salteños escrachan al Ministro Tomada en Congreso Laboral

COPENOA

Los canillitas de esta provincia mudaron sus habituales escraches a los diarios El Tribuno y Nuevo Diario para trasladarse al majestuoso hotel de calle Balcarce, en el cual se desarrollaba un Congreso Labora donde uno de los disertantes era el Ministro Tomada.

Cuando quisieron ingresar al mismo como participantes policías de civil les negaron el acceso bajo amenaza de llevarlos, "según por ordenes de arriba y que ellos tenían que obedecer sin cuestionar la legalidad", Manifestaron los canillitas a Copenoa.

Los dirigentes canillitas optaron por realizar un escrache en calle frente al hotel, esperando que el Ministro Tomada, los recibiera, al grito de:"Ministro salga, no tenga miedo, los canillitas no mordemos, solo queremos explicaciones por las denuncias contra el Clarín, Tribuno, diario Chiquito, que están cajoneadas, en su ministerio desde el 2006!" Así los vendedores de diarios y revistas esperaban lo que nunca se concreto.

Del congreso sobre derecho laboral participaban el Gobernador, Juan Manuel Urtubey, el vicegobernador Andrés Zottos, y el Ministro de trabajo de la Nación Carlos Tomada.

Los canillitas expresaron su reclamo a viva voz: "fuera la federación trucha que esta usurpando nuestra sede social!" ...Basta de esclavitud y persecución a periodistas y canillitas que luchan por trabajo en blanco"

"El Ministro no salio a la calle" Manifestó el dirigente de los canillitas Cesar Daza, a la Agencia de Noticias Copenoa, único medio que cubrió la protesta de los vendedores de diarios.

Daza agrego: "Toda la concurrencia fue testigo del doble discurso de los políticos y funcionarios que pregonan el trabajo en blanco y un supuesto enfrentamiento con el grupo Clarín pero siguen manteniendo sus ilegalidades y dándoles millones en publicidad oficial, un circo que ya no les cree nadie. Los Canillitas seguiremos recordándole a Tomada y al gobernador Urtubey que cumpla con sus funciones y la ley, pues ellos son los débiles si tienen preferencia por los diarios y sus ilegalidades antes que por las 1200 familias de trabajadores canillitas de la provincia de Salta..."los fuertes somos los que nos ganamos la vida con el sudor de nuestra frente y no explotando al otro" dijo finalmente Cesar Augusto Daza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Perú: El gobierno invoca a la serenidad y responsabilidad frente a la denuncia de corrupción

El presidente del Consejo de Ministros (PCM) de Perú, Jorge Del Castillo, invocó anoche a los peruanos a tener la mayor serenidad y, a la clase política, la más alta responsabilidad frente a la crisis iniciada tras la difusión de audios que revelan un presunto caso de corrupción gubernamental en la concesión de lotes petroleros.

"Invocamos al país la mayor serenidad; a la clase política la más alta responsabilidad. No se debe caer en el juego político electorero que ponga en riesgo la estabilidad jurídica del país, y el favorable clima de inversiones que tanto puestos de trabajo ha creado y que tanto ha impulsado el desarrollo económico y social del país", dice uno de los puntos del corto mensaje (tres minutos) leído en la sede de la PCM, en el distrito limeño de Miraflores.

Del Castillo, acompañado del gabinete en pleno, salvo el ministro de la Producción (Mirpo), Rafael Rey, confirmó que los miembros del gabinete han puesto su cargo a disposición del presidente, Alan García.

Asimismo, indicó que al presentarse esta mañana (finalmente frustrada) ante el Congreso peruano, la intención del gabinete fue informar sobre los hechos de su responsabilidad "y dar la cara a la Nación para establecer que el gabinete no sólo no rehuye a las responsabilidades, sino que tiene la entereza de salir al frente de cualquier acción que intente afectar el honor y la decencia de los ministros de Estado".

En ese sentido, señaló que el Gabinete rechaza tajantemente "cualquier insinuación y no aceptamos imputaciones sin sustento ni pruebas y basadas únicamente en las especulaciones de personas que se han colocado al margen de la ley".

Asimismo, denunció una red mafiosa que intercepta las telecomunicaciones, aunque sin identificar a nadie, para beneficios subalternos.

Tras ratificar que la decisión del Parlamento de no recibirlos la mañana de hoy representa una violación a la Constitución y al Reglamento del Congreso, el mensaje denuncia la existencia de una "red mafiosa que ha hecho de la interceptación de comunicaciones una industria organizada y orientada a la persecución política, lo cual es inadmisible en una democracia".

"Así como para combatir la subversión y el terrorismo se ha proclamado que no es necesaria la violencia desde el Estado, igualmente para combatir la corrupción no es preciso hacerlo de manera clandestina, violando los derechos y creando un clima de zozobra que se agudiza con la provisión de audios editados, manipulados y soltados a cierta prensa de manera interesada", enfatizó Del Castillo.

En el mensaje se señaló que "el país tener la seguridad de que los integrantes del Consejo de Ministros no se aferran a cargo alguno, por lo que tomaron la decisión de entregar sus despachos al presidente de la República".

"En ningún caso seremos obstáculo para que continúe el crecimiento y el bien de la patria", concluyó.

Un programa periodístico-político difundió el pasado domingo 5 del mes una conversación entre el ex ministro de pesquería en el primer régimen de Alan García (1985-1990), Rómulo León Alegría, el ex directivo de Perupetro, Alberto Químper, y el abogado de la empresa supuestamente beneficiada la noruega Discovery Petroleoum Intertinal, Ernesto Arias Schereiber.

El programa reveló ilegales negociados para favorecer a la empresa europea con la concesión de cinco lotes petroleros (en la amazonia y litoral peruanos) a cambio de dinero, para "superar" irregularidades en cuestiones técnicas y contar con la aprobación del caso.

Hasta el momento, el escándalo político ha causado la renuncia del ministro de Energía y Minas (MEM), Juan Valdivia, y del presidente de Petroperú, César Gutiérrez, el pasado lunes 6.

Asimismo, ha complicado la estabilidad del gabinete en pleno cuyos integrantes han debido presentar su cargo a disposición por las fuertes presiones políticas surgidas a raíz de este caso.

La oposición ha presentado una moción de censura contra el gabinete en el Parlamento, a pesar que ha fijado el próximo martes 14 de este mes para interpelarlo, y se especula que tendrían los votos suficientes para obligar al presidente, Alan García, a formar un nuevo Consejo de Ministros en las próximas horas o cambiarlo parcialmente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...