martes, 23 de diciembre de 2008

El criminal ex fiscal militar chileno Alfredo Podlech está preso en Roma: Ruth Kries enfrentó en Italia al asesino de su esposo en 1973

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

La médica chilena Ruth Kries Saavedra regresó reconfortada a su casa en “un pueblito modesto y tranquilo, en medio de la Europa congelada” tras su tercera visita a Italia en tres semanas. "La historia que me llevó hasta allí, desgraciadamente no tuvo nada que ver con turismo", explicó.

La pedíatra de Concepción concurrió a un tribunal de Roma para declarar ante un fiscal italiano y enfrentarse por fin cara a cara con el ex fiscal militar chileno Alfonso Podlech, quien en 1973 participó en Temuco –700 km al sur de Santiago– en el asesinato de su esposo, el médico Hernán Henríquez, y también en la muerte del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli.

Presumiblemente, el Dr. Henríquez fue asesinado horas antes que un bando militar consignara un pretendido “intento de fuga” el 5 de octubre de 1973.

También se sospecha que muchas otras víctimas de la región araucana fueron detenidas y desaparecidas por órdenes de Podlech, tras el golpe militar que le costó la vida a Salvador Allende ese mismo año y frustró por enésima vez las esperanzas de un pueblo.

Justicia en Italia

Podlech, de 74 años, está en la cárcel de Rebibbia, Roma, desde que fue extraditado a Italia el 13 de agosto desde España, después de su arresto el 27 de julio en el aeropuerto de Barajas, Madrid, mientras se aprestaba a abordar un vuelo a Praga.

La detención fue ordenada por el juez Baltasar Garzón, de la Audiencia Nacional de España, acogiendo un pedido de captura dispuesto para toda la Unión Europea por el fiscal italiano Giancarlo Capaldo, quien investiga su participación en el asesinato y desaparición del ex sacerdote ítalo-chileno Omar Venturelli, también en Temuco en septiembre de 1973.

La acción judicial contra Podlech fue activada en Italia por la viuda de Venturelli, la chilena Fresia Cea, con el abogado Giancarlo Maniga. La justicia italiana ahora podría formular nuevos cargos incluyendo el asesinato del Dr. Henríquez y, probablemente, por muchos otros crímenes.

El fiscal sometió a interrogatorio y a careos a Podlech en una cárcel especialmente habilitada para estos trámites judiciales, a la vez que escuchó testimonios de testigos y familiares de las víctimas. El 17 de diciembre, la agencia estadounidense The Associated Press (AP) ofreció una cobertura sobre este proceso, despachada desde Roma por el periodista chileno Jorge Piña.

Por orden del fiscal Capaldo, Ruith Kries fue careada el martes 16 de diciembre con el ex fiscal Podlech. “A 35 años y a casi 12.000 kilómetros, Ruth Kries por fin pudo enfrentarse en un tribunal con el hombre a quien acusa de haber matado a su esposo durante la dictadura de Augusto Pinochet”, escribió Piña. "Había esperado durante 35 años para decirle en su cara que es el asesino y responsable de la desaparición y la tortura de miles de chilenos en la zona de la Araucanía", dijo Kries.

La viuda del Dr. Henríquez, quien reside en Alemania, dijo que en Temuco abordó a Podlech en numerosas ocasiones para recabar información sobre su esposo detenido. En uno de esos encuentros en septiembre y octubre de 1973, el entonces fiscal le dijo que su marido seguramente se había ido a Argentina con otra mujer, pero después repitió la versión oficial castrense de muerte a tiros cuando intentaba escapar en un helicóptero.

Kries manifestó que en el careo le propuso a Podlech –en nombre suyo y de Fresia Cea– que revelara el lugar exacto en que se encuentran los restos de de su esposo, Venturelli y los desaparecidos a cambio del desistimiento de las acciones legales en su contra.

Sin embargo, el ex fiscal chileno insistió en no tener responsabilidad en las muertes de Henríquez/Venturelli y que no había participado en ningún tipo de atropello a los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), indicó Piña.

El reportero vaticina que Podlech podría ser condenado a prisión perpetua, la pena que solicitará el abogado italiano de Fresia Cea, Giancarlo Maniga, por el homicidio de su marido, Venturelli. Tanto el abogado Maniga como el fiscal Capaldo anunciaron que en la próxima audiencia –prevista para el 12 de enero de 2009– pedirán el máximo castigo que existe en Italia.

El abogado Maniga también se opondrá a que Podlech reciba arresto domiciliario, por temor a que se escape a Chile, donde disfrutaría impunidad. La justicia chilena exhibe escasa predisposición a castigar crímenes de lesa humanidad y, además, existe una red mafiosa que protege a los miliares involucrados, construida por oficiales en retiro que aún gozan de simpatías y apoyo de las fuerzas armadas chilenas.

Probablemente el 12 de enero Ruth Kries tenga que viajar de nuevo a Roma y otra vez, por motivos ajenos al turismo: está dispuesta a luchar sin tregua por la justicia.

Entrevista a Ruth Kries

Ruth Kries resumió su tragedia con estas palabras: "Todo comenzó hace más de 35 años en Temuco. Mis cuatro hijos –Hernán, Paula, Daniel y Marcelo– y su padre, mi amado compañero Hernán, vivíamos en una linda y acogedora casita cerca del cerro Ñielol de Temuco. Éramos profunda y concientemente felices”.

–¿Cómo ocurrieron los hechos?

–“Todos conocen lo que sucedió en esos mil días del gobierno del Dr. Salvador Allende. Entre 1970 y 1973 fuimos protagonistas entusiastas de un proyecto único en la historia e hicimos lo posible por lograr cumplir un programa de gobierno popular que pretendía instalar las bases de una sociedad más justa. Hernán luchó incansablemente por mejorar las condiciones de salud de los más pobres, entre ellos, los campesinos mapuches.

Lo que ocurrió después también es conocido. Fuimos castigados inhumanamente por las bestias amaestradas que obedecían las órdenes de los dueños del dinero y del poder de dentro y fuera de Chile. Al segundo día del golpe del 11 de septiembre, Hernán fue detenido por Carabineros y militares, entre ellos el ex fiscal castrense Alfonso Podlech.

Fue conducido a la cárcel y más tarde se le dejó en arresto domiciliario, pero en vísperas de una nueva comparescencia ante la fiscalía militar, fue detenido de nuevo por Carabineros, el 24 de septiembre de 1973, tras un nuevo allanamiento a nuestro hogar ordenado por Podlech. Desde entonces no volví a ver a Hernán.

Desde el 25 de septiembre hasta el 5 de octubre lo busqué día a día por todos los lugares imaginables de Temuco. Recurrí a todas las personas que me pareció que podrían ayudarme a encontrarlo. Fui al Regimiento Tucapel, a Carabineros, a la Fuerza Aérea, a la Intendencia, al Obispado, etc. Hablé con decenas de personas y aunque siempre supe que los militares mentían cuando negaban tenerlo en sus cárceles secretas, donde lo estaban torturando, les supliqué a estos ‘valientes soldados’ que me lo entregaran”.

–¿Conoció a Podlech?

–“Con Podlech me entrevisté por lo menos en 4 oportunidades. Según este fiscal y sus secuaces, Hernán podía estar en cualquier parte, menos en un recinto militar. ‘Seguramente, me dijo, está raptado por guerrilleros que él mismo ha formado’ o ‘debe haberse arrancado a Argentina con otra mujer’, etc. Éstas mismas mentiras también fueron dichas a otras mujeres que preguntaban por sus compañeros detenidos y hechos desaparecer, encontrándose ellas en las mismas condiciones en que yo estaba. Además, los militares invocaban a cada instante el mito del Plan Zeta1”.

–¿Cómo llegó a la convicción de asesinato?

–“Cuando, desesperada, me dirigía a seguir buscando ayuda, escuché por la radio el bando militar que el 5 de octubre dio cuenta del cobarde asesinato de mi marido. Según ese bando, Hernán intentó escapar en helicóptero desde un recinto militar, secundado por Alejandro Flores. Por eso les dispararon y mataron. Al querer recuperar su cuerpo para acariciarlo por última vez antes de entregárselo a la tierra, el fiscal Podlech me lo negó, aduciendo que ‘los enemigos de la patria no tienen derecho a una tumba’, con su acostumbrada prepotencia omnímoda.

Hernán sobrevivió diez días a las más horribles torturas, como recuerdan algunos sobrevivientes. Fue trasladado a diferentes lugares de la región Araucanía. Luego, al arribar a Temuco el general Sergio Arellano Stark con su fatídica ‘caravana de la muerte’, Podlech y los demás asesinos terminaron con su vida en una orgía de sangre y eliminaron su cuerpo malherido en algún rincón de la región, lugar que no nos ha sido revelado hasta el día de hoy”.

–¿Recurrió a la justicia en Chile?

–“Hace 20 años que inicié un proceso judicial en Chile. No sólo conocemos la responsabilidad de este ex-fiscal en la muerte de Hernán. También sabemos quiénes lo mataron. A pesar de todo eso, la causa nada avanza”.

–¿Por qué Podlech fue detenido en España y no en Chile?

–“En Chile tuvo impunidad total. Fresia Cea ha sido la heroína de esta historia. Venciendo las dificultades que le provoca una triste enfermedad, ha tenido éxito en su incansable lucha por encontrar a su marido Omar Venturelli, ex sacerdote ítalo-chileno detenido desaparecido a fines de septiembre de 1973 en Temuco y víctima también de este mismo criminal”.

Y es que Podlech creyó que en Europa podría moverse libremente, al igual que en Temuco, sin temer que la Justicia pudiese tocarle un solo pelo. Se equivocó. Aquí no tiene los compadres poderosos de allá en Chile. Aquí será juzgado por lo que es: un multi criminal común y corriente”.

–¿Cuál es su participación en el juicio de Italia?

–“Fui convocada por el fiscal Giancarlo Capaldo para comparecer en un careo con Podlech, en Roma, el martes 16 de diciembre de 2008. Este fiscal instructor de la causa de Omar Venturelli intenta demostrar que no es verdad lo que afirma el ex fiscal militar chileno, quien afirma que en esos días no estaba en funciones dentro del aparato represivo. Pero existimos cientos de personas que sufrimos todo su poder omnímodo desde el mismo día del golpe. ¿Cuántos fuimos interrogados por él en la fiscalía militar que funcionaba en unas oficinas del Regimiento Tucapel? ¿Cuántos fuimos testigos de que Podlech estaba incluso en condiciones de ‘regalarle’ la vida a un condenado si es que lo deseaba?”.

–¿Cómo fue su re-encuentro con Podlech en Italia?

–“En el careo yo conté lo mismo que digo ahora en este relato, pero Podlech aseguró no conocerme y negó haber hablado conmigo alguna vez antes de ese día en Roma. Sin embargo, yo tenía en mis manos una entrevista que él mismo le ofreció en 1990 a El Diario Austral de Temuco, donde reconoce conocerme, por lo que quedó en evidencia que de nuevo estaba mintiendo”.

–¿Intentó “negociar” con él?

–“Durante el careo me dirigí al fiscal, al señor Capaldo, para decirle que en nombre de Fresia Cea y mío le proponía a Podlech que nos entregara la información acerca del paradero exacto de nuestros compañeros desaparecidos y que a cambio, nosotras desistiríamos de seguir actuando legalmente en su contra. Pero Podlech replicó: ‘No sé nada, yo no tuve nada que ver con eso’.

En un momento en que no estaba presente el fiscal Capaldo, tuve la oportunidad de espetarle en su cara qué clase de individuo es él: un criminal, un cobarde que asesinó, torturó e hizo desaparecer a nuestros compañeros; que es responsable, junto a otros, de miles de crímenes cometidos en la Araucanía y que mucha gente está dispuesta a declarar en su contra”.

–¿Cuál fue la reacción de Podlech?

–“Obviamente, negó toda responsabilidad. Dijo que entonces él sólo estaba ocupado como "asesor legal", preparando los consejos de guerra. Respondí: "¿Qué guerra?, si ustedes mataron a gente desarmada y encadenada. ¿No le da vergüenza? También le mostré la foto de Hernán que siempre llevo conmigo y le dije que pensara en él en las muchas noches que le quedan por estar en prisión. Le aconsejé que al menos se arrepintiera, para que algún día quizás pueda lograr paz en su conciencia… Aunque creo que este personaje no tiene moral, ni tampoco conciencia del bien y del mal, porque si no ¿cómo? Otra cosa que me dijo fue que yo “estaba llena de odio". Respondí: "Ud. está absolutamente equivocado; lo desprecio, ¡sí!; pero ¿odio?, ¡no! Lo que me lleva a actuar es amor y lealtad, el amor por Hernán y por mis hijos, y mi sentido de la lealtad, que es lo que me ha llevado a no olvidar y a seguir indagando su historia y continuar la búsqueda de sus restos”.

En un momento quiso hacerse el olvidadizo y fingió desorientación ante mis palabras. Pero entonces le espeté de frente: ‘No se olvide que estamos en Italia. Aquí no le servirá fingirse loco, como lo hicieron sus compinches Pinochet y Arellano Stark. En Chile se puede simular locura, allá les perdonan las penas de inmediato, pero aquí ¡no! A lo mejor, apenas conseguiría que lo manden a un hospital psiquiátrico’”.

–¿Qué estado de ánimo exhibía Podlech?

–“El individuo llegó bien vestido, de pantalón claro, camisa y chaqueta oscura. Se veía bien de salud, ni gordo ni flaco. Permaneció tranquilo hasta el momento en que tuvo que desdecirse. Lo trajeron y llevaron de vuelta varios gendarmes uniformados, quienes nunca se movieron de las puertas de la oficina en que nos encontrábamos. Estaban presentes: el fiscal Capaldo, el actuario, la traductora, el abogado de Alfonso Podlech, con una joven asistente, el acusado y yo. Todos los presentes firmamos el protocolo que redactó el actuario. Todo esto acaeció en una cárcel de Roma, no en la prisión que ahora cobija al ex-fiscal, sino en otra, una especialmente destinada para estos careos e interrogatorios”.

–¿Cuál fue su reacción emocional al ser careada?

–“Pude entregar mi testimonio en forma coherente y clara. Estuve muy serena y sólo al comienzo me tembló la voz. Sólo más tarde, cuando se habían llevado ya al criminal, debo reconocer que lloré amargamente un ratito. Felizmente, estaba allí una amiga de Fresia y ahora también mía, Leonor, quien me sostuvo y me ayudó a terminar con las lágrimas”.

–¿Cuáles serán las próximas etapas del juico?

–“Primero, pienso que hay que continuar y aumentar los esfuerzos para asegurar que se haga justicia al menos en este caso. O sea, la gente que padeció a Alfonso Podlech en los primeros meses después del golpe y pudo comprobar que él sí tenía poder, lo usaba y abusaba de él, esta gente debe testimoniar ahora mismo, lo antes posible, porque todo testimonio sirve. Toda información verdadera vale. Se puede dar un testimonio allá mismo en Chile. Si hay personas que deben viajar a testimoniar a Italia, porque podría ser necesario hacerlo aquí, y no pueden pagar su pasaje y estadía, habría que organizar cómo ayudarlas a costear ambas cosas”.

–¿Sirvió para estos efectos el “Informe Valech”?

–“Si tuviéramos la información que entregaron los compañeros ex presos políticos ante la Comisión Valech2, naturalmente no tendríamos ningún problema en demostrar quiénes fueron aquellos que terminaron con las vidas de nuestros compañeros. Desgraciadamente, el señor Ricardo Lagos3 ordenó mantener esos datos en secreto durante 50 años, decisión que protege a los malhechores y prolonga nuestros sufrimientos perpetuamente, al favorecer que la verdad quizás jamás salga a la luz.

Como es muy posible que el próximo gobierno de Chile sea aún más de derecha y aún menos amigo de la verdad y de la justicia, tenemos que aprovechar los pocos meses que restan hasta las próximas elecciones para acelerar los procesos pendientes y obtener también un poco de justicia en otros casos”.

–¿Qué ayuda le pediría a los familiares, testigos y activistas de DDHH?

–“Llamó a los familiares de las víctimas y a los activistas de derechos humanos a concentranos con todas nuestras fuerzas a estos asuntos. Debemos conversar con todos los afectados y con quienes no fueron directamente perjudicados, pero sienten –como nosotros– la misma necesidad de avanzar en el conocimiento de la verdad y la aplicación de justicia.

Pienso que sólo la verdad y la justicia permitirán hacer más llevadera la ausencia de nuestros seres amados y el conocimiento que ya tenemos sobre los sufrimientos a que fueron sometidos. Sólo la verdad y la justicia pueden abrir paso al perdón y a la reconciliación de nuestra sociedad. ¡Neguémonos al olvido! El olvido es la muerte definitiva, es la negación de la historia, es la pérdida de la memoria, un atributo entre los más importantes del ser humano”.

–¿Seguirá recabando información?

“Fundamentalmente invito a la gente a que entregue información sobre la suerte de nuestros seres queridos. Desde siempre me paro en cualquier lugar y pido esto en voz alta, pero no puedo decir que hasta ahora haya tenido éxito, quizás a causa del miedo, la indiferencia, no sé… Me he encontrado siempre con una muralla de acero que sólo esta vez en Roma se empieza a trizar. Quisiera publicitar de la manera más destacada: "se ruega información". Creo que hay una canción que dice así…

–¿Qué les pediría a los ex presos políticos?

–“Mi mayor interés en este momento es obtener concretamente la información que los ex-presos políticos le entregaron a la Comisión Valech y que, probablemente, habría permitido encausar a muchos criminales, condenar a otros tantos y con ello, disminuirnos, quizás en un mínimo, esta tremenda carga de lágrimas que llevamos por el mundo. ¿Me entiende lo que quiero decir con esto?: No se trata sólo de mi dolor; somos cientos de miles. Esta es una tarea para el futuro 2009”.

Comentario del redactor:

El 13 de agosto de 2008, mi amiga Ruth Kries me comentó por correo electrónico que “la detención del facineroso ex fiscal Alfonso Podlech, el Eichmann de Cautín, me ha producido una enorme satisfacción. Ahora –dijo entonces– ¡a impedir que sus amigos de Chile, incluida la Concertación y su gobierno, lo traigan a ‘juzgar’ a su patria”.

La detención de Podlech en Madrid fue una noticia internacional ampliamente difundida, pero entonces Ruth se hallaba de vacaciones en Concepción y yo ignoraba por completo su vinculación personal con el tema y mucho menos que su marido y ella misma, habían sido víctimas directas de Podlech en Temuco, casualmente donde nací. Sólo atribuí su reacción al natural deseo de justicia de cualquier militante antifascista o de cualquier ciudadano que sufrió el golpe y éste lo aventó al exilio, situación que justifica sobradamente cualquier interés porque se juzgue a los criminales de derechos humanos y no se burle la ley, como suele ocurrir en Chile con asesinos y torturadores de todos los pelajes, pero principalmente cuando se trata de altos oficiales, como ocurrió con Pinochet, Arellano y tantos otros, y de abogados civiles que actuaron como “fiscales militares”.

El 5 de diciembre, Ruth me escribió escuetamente desde Roma, diciéndome “estoy aquí, cumpliendo con mi obligación, apoyando a la justicia en el juicio contra el ex fiscal Alfonso Podlech”. De nuevo pensé que simplemente cumplía una obligación de testigo o de “militante de DDHH”, porque ella es médica y no abogada. Jamás me imaginé que estaba involucrada como víctima. Cuando el 18 de diciembre me envió este exhaustivo informe bajo la forma de una carta personal, privada y con la advertencia de no difundirla, dirigida más bien a su familia y a algunos amigos, le sugerí que la hiciera pública porque me pareció un documento valioso para estimular la continuación de la investigación sobre el paradero de los desaparecidos y, a la vez, dejar un registro para la memoria histórica de los derechos humanos, no solo de valor en Chile, sino en América Latina y todo el mundo. En buenas cuentas, le pedí autorización para dar a conocer su testimonio. Y aceptó, me parece...

Foto: El ex fiscal militar chileno Alfredo Podlech preso en Roma. / Autor: CANAL 13 - Chile

Notas:
1) El “Plan Zeta” fue una pueril faramalla fabricada por la CIA y la inteligencia militar chilena para hacer creer a la opinión pública chilena y mundial que los partidarios de Allende tenían supuestas listas de militares y figuras derechistas a quienes se les quitaría la vida. La amenaza fue inventada para justificar asesinatos y exacerbar la criminalidad de los uniformados y del fascismo civil.
2) “Comisión Valech” se denomina la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, creada en 2003 como órgano asesor del Presidente de la República y presidida entonces por monseñor Sergio Valech Aldunate, obispo emérito Auxiliar de la Iglesia Católica de Santiago. Antes de disolverse, y tras escuchar miles de testimonios, en noviembre de 2004 la Comisión evacuó un informe con los nombres de 27.255 víctimas de la represión.
3) Ricardo Lagos fue Presidente de Chile en 2000-2006.

Ernesto Carmona Ulloa, periodista y escritor chileno, es también Consejero Nacional del Colegio de Periodistas de Chile y Coordinador del Departamento de Derechos Humanos de esa organización. Asimismo, Secretario Ejecutivo de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), miembro de las redes Voltaire, Axis for Peace y En Defensa de la Humanidad.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: El ejército del gobierno pierde la batalla; Calderón, desesperado


Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Crece aceleradamente el desempleo y la miseria entre la mitad de la población mexicana con alrededor de 107 millones de habitantes. El crecimiento del país, si se promedian los ocho años de gobiernos panistas, está alrededor del 1.5 por ciento, cuando México necesita un crecimiento de por lo menos ocho por ciento para que pudiera comenzar a recuperarse.

Basta con saber que México necesita crear millón trescientos mil empleos anuales para compensar el crecimiento de la población y sólo se crean de 300 a 600 mil. Pero a los gobiernos del PAN y del PRI, al servicio de los más grandes empresarios, les importa un bledo lo que pasa. En cada estado de la República, usando grandes mantas, se ofrecen vacantes e ingresos seguros en el ejército mexicano. No se sabe el número de miembros que pertenecen a las nóminas de ese cuerpo militar y es casi imposible saberlo por aquello de la "seguridad nacional", pero por números dispersos que aparecen en los periódicos es posible que sean unos 700 mil elementos, quizá 200 mil comisionados en las diferentes policías.

2. El actual ejército tiene una larga historia. Al parecer sus orígenes pueden ubicarse en aquel acto encabezado por Álvaro Obregón quien firmó los Tratados de Teoloyucan aquel mes de agosto de 1914 a raíz de que Carranza triunfó sobre sus oponentes. Conociendo la "traición", "debilidad" o "ignorancia" de Madero, que en mayo de 1911 licenció o desarmó a las fuerzas revolucionarias para dejar intacto al ejército de Porfirio Díaz (dictador derrotado), Obregón ordenó el desarme del viejo ejército y creó uno nuevo que puso a las órdenes de las fuerzas Constitucionalistas triunfantes. La revolución creó a su ejército, mismo que le sirvió para destruir a las corrientes populares de esa misma Revolución: primero enfrentó y derrotó a Villa para luego lanzarse contra el zapatismo. Triste labor de las fuerzas armadas por no poder adoptar una posición independiente de las corrientes en pugna. Desafortunadamente el ejército mexicano no ha tenido la independencia y capacidad para discernir entre los intereses del pueblo y los del gobierno y sólo ha actuado en función de los intereses de éste.

3. Se ha dicho con mucha demagogia que el ejército mexicano es el pueblo armado porque el 90 por ciento de sus soldados son de origen campesino e indígena y ese dato podría ser correcto. Pero lo que no se dice es que sus más altos jefes obedecen ciegamente al poder político y económico de la clase dominante. No hay poder más vertical, jerárquico, dogmático, autoritario y hasta cierto punto, despótico y dictatorial, que el que se pone en práctica en las estructuras del ejército. La ignorancia, la disciplina y la obediencia, pero también el tener un ingreso económico seguro, hace que los soldados obedezcan ciegamente las órdenes de sus jefes y éstos las instrucciones del poder político. Los conceptos patria, bandera, himno, son llevados hasta los niveles más altos de imposición autoritaria. No hay margen alguno para analizar, reflexionar o adoptar un pensamiento crítico. ¿Cómo pedir al ejército que no reprima a su pueblo si el "lavado de cerebro" que ha sufrido de sus jefes militares de México y de EEUU lo ha convertido en autómata?

4. Pero ahora lo alarmante para los más altos jefes de la institución es la enorme cantidad de soldados y oficiales medios que están desertando del ejército del gobierno para pasar a formar parte del cuerpo militar de los grupos de narcotraficantes. Estos se han convertido en verdadero azote al brazo armado del Estado y del gobierno mismo Son varios cientos de soldados y policías lo que han sido muertos y decapitados y otros centenares han desertado convirtiéndose en elementos entrenados para combatir a sus propios ex compañeros milicos. A pesar de que el presidente ilegítimo Calderón, para defender su política y no reconocer su derrota, sigue hablando de que "no dará un paso atrás", la realidad es que está buscando alguna salida "airosa" para no quedar en ridículo y debilitar más su gobierno. Parece comenzar a desesperarse por la enorme deserción y ahora exige vigilancia contra esos militares que desertan o renuncian al ejército. Aquel ejército que tanto propagaba su patriotismo y honestidad, en los últimos dos años, ha ridiculizado a esa institución.

5. La realidad es que ningún país debería gastar tanta plata en sus fuerzas armadas. Algunas naciones se las han arreglado sin ejército porque, según se ha dicho, éste debe servir sólo para defenderse de alguna agresión extranjera. México usó al ejército para defenderse de la invasión europea, en particular de la francesa entre los años 1862/67; pero sobre todo de las grandes amenazas e/o invasiones yanquis en 1836, 1847, 1914 o 1923. Pero el ejército, en la práctica, nada pudo hacer (quizá sólo el ridículo) frente a los franceses y yanquis. ¿De quien se defenderá hoy México si la tecnología de guerra está muy por encima de cualquier país medio o pequeño? ¿Se defenderá de las bombas nucleares de sus vecinos? Lo que sucede es que el ejército se ha transformado en un cuerpo armado que en lugar de estar al servicio del pueblo mexicano, se ha puesto al servicio de cada gobierno en turno. Por ese motivo cada gobierno lo ha usado a su antojo: ahora para combatir el narcotráfico, pero en otros momentos para bloquear las luchas de la población y para reprimirla.

6. Dado que en decenios anteriores el ejército se la pasaba encerrado en sus cuarteles, sólo consumiendo una gran parte del presupuesto público y haciendo algunos trabajos de auxilio a la población, se le mantuvo cierto respeto como institución; sin embargo, a partir de que se agravaron los problemas internos del país porque el pueblo comenzó a sufrir un enorme desempleo, su miseria se incrementó, su nivel de conciencia de lucha se hizo mayor y los problemas de inseguridad y narcotráfico crecieron, el ejército empezó a ser utilizado de manera abierta y miles de sus miembros fueron usados para integrarse a los órganos policiales. En ese momento aquel respetado ejército comenzó a perder su prestigio y a ser cuestionado en el país. Muchos oficiales de altas graduaciones han sido denunciados, descubiertos, incluso encarcelados porque sus acciones ligadas al narcotráfico han sido evidentes y probadas. Aún más, muchos altos miembros de las fuerzas armadas, ante la gran descomposición de la institución, han proporcionado suficientes datos al respecto.

7. El ejército ocupa hoy las calles y plazas del país. Vivir en los estados de Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Veracruz, Sinaloa, Estado de México, etcétera, significa vivir en medio de las amenazas y del terror a las confrontaciones armadas y a sufrir un cateo domiciliario sin portar orden judicial alguna. En las carreteras los camiones y camionetas llenas de soldados son una constante, así como los retenes militares que se encargan de revisar los vehículos y a las personas, pueden encontrarse donde menos se imagina el viajero. Es terriblemente molestoso bajar de los vehículos, saberse apuntado por un arma, obedecer la orden de abrir las piernas y poner los brazos en alto para resistir una revisión. Es muy preocupante que los mexicanos que producimos la riqueza de este país estemos sintiendo que estamos viviendo en un país ocupado, en guerra civil o en Estado de sitio. ¿Cuánto tiempo más tendremos que soportar esas condiciones humillantes para la inmensa mayoría de los mexicanos que queremos vivir en paz?

8. No se pueden adelantar juicios u opiniones seguras o serias acerca de lo que pasará en los próximos meses. Las presiones electorales y las negociaciones entre el PAN, el PRI, incluso el PRD chuchista, podrían hacer que Calderón retire una parte del ejército que está en las calles; pero también la puesta en práctica del Plan México (formalmente Iniciativa Mérida) con los apoyos económicos y militares que arriben de los EEUU, pueden provocar reconsideraciones. Desafortunadamente el pueblo mexicano no cuenta con organizaciones políticas, sindicales y campesinas para presionar y lograr que el gobierno actúe en beneficio del pueblo. Hay que seguir observando y reflexionando acerca de lo que sucede en México. Calderón está desesperado porque, aunque vea necesario retirar al ejército por las derrotas que sufre y por las protestas del pueblo que se incrementan, se sigue oponiendo por que eso significa una derrota para su gobierno. Mientras tanto seguirá diciendo discursos fuertes para sentir que aún es aguerrido. Pero la realidad es que pierde piso.

Foto: Felipe Calderón, presidente de México.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“No se trata de democracias formales sino de un modelo de dominación sustantivo”

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

“Ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos que el orín de los perros”, sentencia León Felipe.

Y Norberto Olivares reflexiona sobre ello. Sobre los guardianes del poder y la injusticia disciplinadora. El terrorismo de Estado 1976/83 no nos dejo ni siquiera una “democracia formal” sino una plutocracia constitucional. Y hay que decirlo con dureza: radicales, peronistas, socialistas y conservadores son las rameras predilectas para el coito del gran capital.

A casi 25 años del regreso de la “democracia” casi el 50 % de los argentinos pervive empobrecido. (Según un informe, los niveles de pobreza rondan el 50 % en gran parte del país. La Capital. 20/12/08)

“¿Es solucionable la contradicción capitalista entre democracia política y autocracia económica? No parece; al menos, no hay casos históricos que avalen respuestas optimistas”, subraya Atilio Borón.

Y León Felipe lo dice con dureza: “La justicia tiene menos, infinitamente menos categoría que el estiércol”.

Norberto Olivares es abogado e integrante de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre de Rosario. A nuestras inquietudes respondió lo siguiente. Espero que al leerlas acordemos que es indispensable que todo no continúe “siempre, siempre de la misma manera”.

• Contrapuntos: ¿Cómo viviste el retorno de la "democracia" en 1983?

• N.O: Tenía 28 años, una hija de 4 y otra en camino, había rendido la última materia de la carrera de abogado y militaba en la Federación Juvenil Comunista desde el año 1980. Eran los años del “estancamiento” en el “socialismo real” y del apogeo de Reagan y Thatcher. El Sandinismo brillaba “con luz propia”, nos abofeteaba dogmas y prejuicios, y nos enamoraba con su creadora “pedagogía de la pluralidad y la diversidad” respecto de las identidades revolucionarias. La dictadura vomitaba sangre y fracasos. El poder planificaba la continuidad del proceso acudiendo al tradicional sistema de alternancia bipartidista. El Imperio preanunciaba las “Democracias Restringidas” en Latinoamérica. El peronismo se parecía más a Isabelita y López Rega que a Ortega Peña y Rodolfo Walsh: Italo Luder, aquel que ideó y rubricó el Decreto de “aniquilamiento” a la guerrilla, era puesto en la cima de las candidaturas. Los comunistas, prolongábamos nuestro reformismo claudicante: sin una crítica al nefasto postulado de “Videla democrático” justificábamos otra cobardía: “votar junto al pueblo peronista”. En el radicalismo, el alfonsismo consolidaba su hegemonía interna comprendiendo más acabadamente la esencia de la época, y favorecido por esta circunstancia cooptaba a muchas almas rebeldes y antidictatoriales que pasaron a integrarse, sumisamente, al ancho paraguas del “progresismo posibilista”. Comenzaban los debates en el movimiento popular sobre las visiones de la “década del setenta” y de cómo encarar el JUICIO Y CASTIGO. Fue una época de modificaciones en el escenario pero no de cambios sustanciales. Allí comencé mi militancia en el movimiento de Derechos Humanos hasta el día de hoy.

• Contrapuntos: Santa Fe no es una excepción pero la impunidad genocida del Proceso de Reorganización Nacional tuvo en nuestra provincia la complicidad del bipartidismo UCR-PJ al diseñar el poder judicial. ¿Por qué pensás que nada de esto se discute actualmente?

• N.O: Para contestar a esta pregunta resulta imperativo indagar sobre el rol que le otorgan las clases dominantes, en cada etapa histórica, al denominado “Poder Judicial”. También, es oportuno revisar las doctrinas construidas por las usinas imperiales respecto de esta cuestión. Lo cierto es que el poder judicial representa un instrumento vital y estratégico para la beatificación de las tremendas desigualdades, injusticias e impunidades imperantes en nuestros sistemas políticos. Representa la “razón estatal” que otorga “legalidad” al genocidio imperante. Y esta funcionalidad no proviene de ninguna creación doctrinaria autóctona sino que obedece a la decisión de las cúpulas gobernantes de seguir al pié de la letra las teorías y discursos provenientes de las catedrales del imperio. Los famosos documentos “SANTA FE I y II”, elaborados por los consultores y escribas de Ronald Reagan, plantean con total claridad la división entre lo que consideran el “poder formal”, asignado a las diversas gestiones gubernamentales, y el “poder permanente” representado por el poder económico, el poder militar y el poder judicial. El poder “formal” puede sufrir deterioros, desgastes y alternancias. Lo que debe permanecer como incólume y sagrado es el poder “permanente”. Por ello este Poder Judicial, en coherente funcionalidad con estos enfoques, avaló una deliberada identificación de “dos demonios” respecto de la responsabilidad por los niveles de la violencia política en los ’70. Por ello ideó, promovió y ejecutó un primer capítulo de impunidad vergonzante de Punto Final y Obediencia Debida, y cacareó su espíritu indultador ante cada exigencia de justicia por parte de los familiares, sobrevivientes y organismos de DDHH. Por ello, no cuestiona la reforma constitucional basada en el Pacto de Olivos, verdadero símbolo e instrumento de galvanización del proceso de transnacionalización económica (Deuda Externa, ajustes antipopulares, privatizaciones, flexibilización laboral) y de la institucionalidad de la impunidad. Por eso, es fiel ejecutante de la judicialización de las protestas populares y de la criminalización de los pobres, asumiéndose como redentor de la gobernabilidad del sistema en instancias de crisis económicas, sociales y político-institucionales. Por ello “hace justicia” encerrando a los pobres del pequeño delito, pero no elabora una respuesta coherente sobre la desaparición de Julio López. Por eso, las pequeñas “dosis” de justicia son arrancadas cada vez que el pueblo movilizado, sin permisos ni audiencias, se transforma en sujeto real del derecho que posee y hace cesar la condición de la ley como “letra muerta”. Y creo, por último, que sí existe discurso sobre esta cuestión. En estos días escuchamos al gobernador Binner refiriendo a que hay modificaciones sustanciales en la manera de encarar gubernamentalmente la problemática judicial. Claro, lo que Binner oculta es que los “tiempos de cambio” no pueden practicarse en alianza con quienes pactaron con el PJ la “digitación” judicial y han escrito con su conducta política los peores capítulos de la impunidad reinante.

• Contrapuntos: Muchos intelectuales definen a nuestros gobiernos como democracias formales. ¿Son compatibles democracia y capitalismo?

• N.O: Responder a esta pregunta remite, por lo menos, a la historia de la crisis del desarrollo capitalista en nuestro país y a los modelos de representación política acorde con ese proceso, mal llamados “democráticos”. Propongo un punto de partida: reconocer que la crisis en el plano de la representación en estas denominadas “democracias”, esto es, la relación entre gobernantes y gobernados, entre dirigentes y dirigidos, expresa, por un lado, el agotamiento terminal de los parámetros tradicionales, y por el otro, la carencia de un nuevo proyecto que marque claramente una perspectiva alternativa. El modelo “tradicional” de representación política en estas “democracias” expresa cruelmente el síntoma esencial de la “alienación política”, esto es, la pasividad social ante los mecanismos de dominación: la coerción, el control social, la represión, la cooptación, el “carrerisno”, etc. Estas “democracias” presentan como inmodificable y eterna la división entre gobernantes y gobernados, entre dirigentes y dirigidos, y pretenden así naturalizar el dominio eterno de las clases dominantes. Este modelo de “democracia” en el capitalismo niega estructuralmente la amplia y activa participación popular, le niega al sujeto popular ser activo constructor de nuevos paradigmas en la gestión del gobierno y del poder, y solo ofrece elitismo, autoritarismo, demagogia, corrupción, etc. Por lo tanto, no se trata de “democracia formales” sino de un modelo de dominación sustantivo, soporte de la concentración y la tasa de ganancia de los poderosos, basado en un fraudulento sistema de consenso pasivo de tipo electoral. Habría que empezar a discutir como poner en crisis el precepto constitucional de que “El pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”.El predominio de esta filosofía, arcaica y rancia, ha cosechado traiciones, fracasos y debacles de todo tipo, y fue puesta bajo la crítica y el repudio popular en los escenarios de las desobediencias desatadas en Diciembre de 2001.

• Contrapuntos: ¿Cómo definir hoy los derechos humanos?

• N.O: Más de treinta años transcurridos desde el 24 de marzo de 1976 presentan un campo propicio para la reflexión. En primer lugar, considero que se ha consumado una fatal continuidad del proceso de carácter globalizador y regresivo instalado por el neoliberalismo, primero dictatorial y luego por los sucesivos gobiernos que la precedieron. Este proceso no tiene “patente” nacional, sino que obedece a un modelo de reconversión decidido en las entrañas del sistema capitalista mundial. En estos 25 años post-dictatoriales el continuismo se consolidó en base a tres pilares fundamentales: la impunidad de los 80’, la entrega y la exclusión de los 90’ y la actual depredación de nuestras riquezas y recursos naturales. El híper-terrorismo, el híper-endeudamiento, la híper-inflación, la híper-impunidad, la híper-exclusión, el híper-saqueo se han compatibilizado como elementos constitutivos de un nuevo sistema de opresión, y esto hace que todos los que militamos en derechos humanos tengamos que reflexionar sobre que, lejos de achicarse nuestro campo de acción, el mismo se ha ensanchado y complejizado de una manera impensada. De manera que las exigencias son hoy más abarcativas, mas complejas y mas exigentes que en otras décadas. Paradojalmente, considero que el movimiento de derechos humanos dista de estar a la altura de las exigencias que esta etapa requiere. Desde 1983 siempre hubo correlato entre los planes políticos y estrategias pro-impunidad y las recetas ajustadoras y excluyentes. Por lo tanto, siempre existieron intentos sistemáticos para consagrar la impunidad. El silencio, la manipulación, la tergiversación, la claudicación ante los genocidas ha sido la verdadera y única política oficial desde el ’83. La impunidad conquistada no solamente implica falta de castigo a los culpables, sino que contiene una profunda significación cultural, estratégica: crear la conciencia de que no existe otra alternativa que la de adecuarse o resignarse a lo que el poder nos ofrece como “posible”, como “sensato y razonable”. Y para quienes no se “amoldan” a esta teoría opera el chantaje y la amenaza que advierte que esta decisión se puede tornar en algo muy peligroso. Se trata de una estrategia muy elaborada, que intenta producir el convencimiento de que es imposible generar una superación al actual orden. Cualquier intento en este sentido es caracterizado como delirio demencial, como confrontación estéril, como giro nostálgico, como reafirmación dogmática, como algo atrapado en la celda del pasado, que no comprende la trascendencia del paso de la oscuridad dictatorial al “vergel democrático”. Es centrar el análisis en que la “democracia” es igual a la superación de la dictadura, cuando en realidad no ha habido ruptura sino continuismo y profundización del proyecto instalado por la dictadura. Creo que este intento hay que denunciarlo y repudiarlo en cualquiera instancia en la que se presente. Tratan de lavarle la cara al sistema e intentan hacernos creer que esta política de DDHH es viable con desnutrición, precarización laboral, con pobreza e indigencia, con concentración económica, con depredación de nuestros recursos. Con esto se alienta un nuevo fracaso y una nueva mentira. Creo que existe una porción del movimiento de derechos humanos anclado en el pasado, y se estimula desde allí una política a partir del tema de los desaparecidos y el de la judicialización del castigo a los genocidas como eje fundamental y excluyente. Creo que lo nuevo será gestar un movimiento de derechos humanos que, en primer lugar, parta de la definición de que la lucha por los derechos humanos esté vinculada a la lucha anticapitalista. Hoy el pensamiento que más fuerte campea en el movimiento de derechos humanos plantea como horizonte un capitalismo menos voraz, un poco más retocado, menos salvaje, más distributivo. Nosotros decimos que esto vuelve a ser un límite y la posibilidad de un nuevo fracaso. Queremos que el movimiento de derechos humanos tenga claramente una vocación anticapitalista, de superación de ese sistema, que conscientemente luche desde su especificidad en lo social dentro de la construcción de una alternativa de carácter político, lo cual no es privativo sólo de las organizaciones políticas. Porque la actividad y la razón de ser de nuestra lucha tienen un correlato inmediato con la política. Hay que abrir paso a una estrategia política desde el campo de la autonomía social, contribuir a una estrategia política del pueblo. Prepararnos para una perspectiva de trabajo que una lo diverso dentro de una estrategia anticapitalista, un movimiento de derechos humanos que exprese lo doliente de la sociedad: la represión policial, la institucional, la persecución a los luchadores, los desocupados, los “sin techo”, las nuevas formas de discriminación: por sexualidad, por ser inmigrante o extranjero, por raza, por color, por aptitud física. La violencia que se genera a partir de poblaciones enteras afectadas por la contaminación. Creo que hay que ensanchar el campo. Un movimiento de derechos humanos que desde la memoria y el rescate del tema de los desaparecidos, el repudio a la política de la impunidad, de juicio y castigo a los genocidas, se entrelace con esta nueva realidad. Porque si no tenemos éxito en esto, el movimiento de derechos humanos corre peligro de ser un dato de la historia: algo ilustre, de vocación humanitaria, de nobleza, entrega y compromiso, pero carente, castrado de una posibilidad política para los trabajadores y para los sectores populares. Y eso es lo que hay que discutir. Nosotros debemos empeñarnos en instalar este debate. ¿Puede un organismo de derechos humanos manifestar que es anticapitalista? ¿Es posible unir esa diversidad? ¿Es posible vincular al movimiento de derechos humanos con esa parte de lo doliente del pueblo que todavía no tiene una expresión unitaria y articulada, lo que permite que cada lucha siga siendo contenida por el sistema? Esos son los interrogantes. Si no resolvemos esto, el movimiento de derechos humanos no va a superar los límites que lo llevan a esta crisis.

• Contrapuntos: ¿Qué sucede con tu profesión? ¿Están los abogados formados para contribuir con la democracia o sólo aplican el marco jurídico desde la lógica positivista?

• N.O: Lo real en la práctica profesional de los abogados no escapa a los que está impuesto como la ideología general en todas las profesiones: la primacía del pensamiento liberal, individualista y mercante. Esto no ha obstaculizado la emergencia de un cúmulo, minoritario, de abogados dispuestos a ejercer su profesión en un sentido antagónico al imperante. Hablo de aquellos colegas que sienten la necesidad de comprometer su labor profesional con los padecimientos y luchas del sujeto popular. Hablo de que nuestra profesión sea puesta al servicio de que este sujeto popular se apodere del herramental jurídico de forma organizada, colectiva y transformadora. Hablo de que los abogados nos consideremos “parte” del sujeto popular y de sus utopías libertarias. Digo que nuestra acción debe convertirse en “praxis” para la superación positivista y para la ruptura de los límites de estas democracias “controladas”. En fin, planteo un modelo de profesional militante y apasionado con las rebeldías redentoras, en contra del modelo egoísta y mercantil tan defendido en nuestras universidades.

• Contrapuntos: Loic Wacquant asegura que el neoliberalismo terminó constituyendo un Estado penalista... ¿Cómo salir de esta encrucijada que primero nos encierra (cárcel y represión) y luego nos pregunta quiénes somos sin decir que por ellos estamos así (empobrecidos, vaciados y desintegrados)?

• N.O: Este “Estado Penitencia” debe considerarse como integrado al proyecto desolador del ajuste eterno e impunidad de los últimos treinta años. No resulta para nada accidental, ni mucho menos casual que en sus estructuras se mantengan experimentados ajustadores junto a expertos represores. El estado provincial ocupa el segundo lugar en materia presupuestaria para seguridad y represión, ha sofisticado y reforzado sus fuerzas y mecanismos de control social, y se “destaca” tanto como poseedor de uno de los índices mas altos en casos de “gatillo fácil” y represión policial, como por su perversidad con las minorías y trabajadoras sexuales, y por el repudio popular e internacional que ha condenado las muertes provocadas en comisarías y en los sucesos del pasado 19 y 20 de Diciembre. Paralelamente, en la provincia rige y actúa todo un sistema de seguridad de carácter privado que configura un verdadero ejército que agrupa unos cuantos miles de efectivos en 213 agencias, que apuntan a resguardar, fundamentalmente, los bienes y mercancías de los grupos empresarios monopólicos que se han erigido como los beneficiarios y “vencedores” del modelo. Estas empresas son gerenciadas por ex agentes de los cuerpos represivos con directa vinculación y participación en el genocidio perpetuado por la última dictadura. Frente a la conformación de este marco estructural de violencia e inseguridad alentada y ejecutada desde la órbita estatal, resulta un deber militante construir una contundente y articulada crítica política a los principales parámetros en los que el sistema capitalista basa toda su concepción de “seguridad”: 1) Un recurrente discurso que intenta instalar como verdad ideológica y cultural la ecuación: pobreza = delincuencia ; delincuencia = “inseguridad” ( Miedo en la población que justifica el control policial que garantiza al sistema -Criminalización de los oprimidos y no de los causantes del genocidio político y social).

“..... ¿Porqué las prisiones permanecieron a pesar de esta contraproductividad? (cuanto más tiempo en prisión se pasa menos re-educado y más delincuente se es). Yo diré precisamente porque de hecho producían delincuentes y la delincuencia tiene una cierta utilidad económica-política en las sociedades que conocemos. La utilidad mencionada podemos revelarla fácilmente: cuantos más delincuentes existan más crímenes existirán, cuantos más crímenes haya más miedo tendrá la población, y cuanto más miedo en la población más aceptable y deseable se vuelve el sistema de control policial. La existencia de ese peligro interno permanente es una de las condiciones de aceptabilidad de ese sistema de control, lo que explica porqué en los periódicos, en la radio, en la televisión, en todos los países del mundo, sin ninguna excepción, se concede tanto espacio a la
criminalidad como si se tratara de una novedad en cada nuevo día. Desde 1830 en todos los países del mundo se desarrollaron campañas sobre el tema del crecimiento de la delincuencia, hecho que nunca ha sido probado, pero esta supuesta presencia, esta amenaza, ese crecimiento de la delincuencia, es un factor de aceptación de los controles....”. MICHEL FOUCAULT – Conferencia en Facultad de Filosofía de la Universidad de Brasil (Revista “Barbarie”, Nros. 4 y 5, Brasil, 1981/1982).-

Amarrados en estas concepciones la política estatal no otorga solución de la problemática matriz ( la vertiginosa y violenta concentración de la riqueza y la expansión de la pobreza), y recurre a la metástasis represiva sobre un valor agregado a la pobreza: la delincuencia.- Esta política de “tolerancia cero”, es presentada como cruzada guerrerista contra los delincuentes, mostrando sus rasgos reaccionarios al promover una verdadera limpieza de carácter clasista, racista y xenófoba. Se alienta la “buchonería”, el individualismo pragmático, la colaboración económica activa con la policía (sistema de las cooperadoras policiales), la fractura social desencadenante de la “guerra horizontal”, etc... - En este clima y contexto debe articularse un fuerte discurso de cuestionamiento y denuncia contra: a) las concepciones reaccionarias y antipopulares imperantes en el campo de la institución policial, que no son otras que las impregnadas por la doctrina criminal de los Camps, Saint Jean, Feced, Lofiego, etc. b) El accionar delictivo de la policía que la vincula con la materialización de los delitos mas graves y aberrantes (terrorismo, piratas del asfalto, venta ilegal de armas, tráfico de drogas, corrupción penitenciaria, juego clandestino, secuestros extorsivos, trata de mujeres, etc). c) El rol de complicidad y encubrimiento que realiza el Poder Judicial sobre el accionar delictivo de la policía, y su papel de “demonizador” de las víctimas: si en los ’70 el objetivo de la represión lo constituía el sujeto político de la “violencia subversiva” y la frase acuñada para la legitimación del genocidio fue la de “ en algo habrá andado” , hoy el blanco móvil de la represión ha sido puesto en el sujeto de clase discordante con las pautas estéticas y culturales impuestas por la globalización neoliberal: los jóvenes trabajadores inmersos en las nuevas condiciones de la exclusión, la flexibilización y la precarización del trabajo, y la sospecha social ( emparentamiento de la víctima con la droga, el alcohol y la delincuencia) es el argumento legitimador de la impunidad para los crímenes policiales. d) La “seguridad” también se ha transformado de un derecho humano de carácter público y de goce popular (derecho a trabajar, a alimentarse, a educarse, a no temer, etc.), en un privilegio de carácter privado: se facturan en el país millones de dólares anuales por parte de las empresas privadas de seguridad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El Estado y la lucha de las mujeres


Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando las mujeres solicitamos y/o exigimos al Estado:
• reconocimiento a decidir sobre nuestro propio cuerpo;
• igualdad de oportunidades entre varones y mujeres en el ámbito laboral.
¿A qué Estado nos estamos dirigiendo?

Una vasta experiencia de luchas del movimiento de mujeres y de la intensifica-ción en estos últimos años, para enfrentar fenómenos como la violencia doméstica, la trata, derechos sexuales y reproductivos, aborto, acoso sexual e igualdad de oportunida-des en el ámbito laboral, hacen visible que muchos de estos hechos han sido considera-dos naturales. Habiéndose logrado que distintos organismos del gobierno tomaran algu-nas iniciativas para abordar la gama de problemas enunciados, creemos necesario inter-rogar ese conjunto de prácticas e introducir una reflexión acerca de la relación de nues-tras propuestas, los logros, las dificultades y las perspectivas. Por lo tanto resulta perti-nente un debate sobre el carácter del Estado en el sistema capitalista, diferenciando el gobierno, como sistema administrativo aparentemente neutro con su base material y su andamiaje jurídico.

A través de los medios nos llegan distintas voces: algunas piensan que el pro-blema es la transparencia, los estilos de gestión, donde faltan decisiones meditadas (1). Otras critican los rimbombantes anuncios gubernamentales que no se sostienen en las prácticas y los compromisos políticos que se caen ante la falta de decisión para sostener-los (2); o se sorprenden por las declaraciones del presidente uruguayo cuando funda-menta su veto a la Ley aprobada en el Congreso sobre derechos sexuales y reproducti-vos que admite el aborto (3), así como (4) por la designación del arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, como presidente de la Comisión de Educación del Episcopado. La iglesia tiene a su fiel representante para seguir oponiéndose a la educación sexual y a toda ini-ciativa que pueda favorecer a la libertad de elección de la mujer sobre su propio cuerpo. Tampoco es novedad su interrelación con los funcionarios políticos. Sobre los antago-nismos entre los sectores progresistas y los más retrógrados, trataremos de ahondar no sólo con declaraciones, sino buceando en los métodos y vías en que éstos últimos deten-tan el poder, aunque llamen a un diálogo social.

Desde otra perspectiva Atilio Borón (5) analiza el tema del poder y del estado en la sociedad capitalista “dividida estructuralmente entre una clase apropiadora y ex-plotadora y un amplio y cada vez más heterogéneo conglomerado de oprimidos – y al-gunos que ni siquiera pueden ser explotados” (…)

¿Cómo se ejerce el poder?

Las clases dominantes instituyen por diversas vías y métodos, un orden social que consagra los privilegios de las minorías propietarias y que a través de una compleja cadena de mediaciones deposita en manos de los capitalistas el control de la economía, la política, la cultura y de prácticamente todos los sectores de la vida social. Y es precisamente esa posibilidad de instituir un orden a través de un complejo sistema de mediaciones lo que garantiza que el dominio de los capitalistas (con sus aliados y sus represen-tantes políticos e ideológicos) pueda, bajo ciertas circunstancias, asumir un ropaje exterior ‘democrático’

¿Cuál es el papel de las mediaciones?

Las mediaciones ocultan la falsa imagen de un consenso muy amplio en torno al orden social vi-gente y su desigual distribución de recursos, mismo que según sus beneficiarios, se ratifica en el irrestric-to respeto que supuestamente garantiza para el disfrute de las libertades individuales

¿Qué papel cumple la represión?

El orden en el sistema capitalista se sostiene mediante la represión, a través del “castigo y escarmiento pero también ejemplo aleccionador.

Este orden tuvo y tiene efectos en la conducta desde la más tierna infancia de-ntro y fuera de las instituciones (educacionales, familiares y laborales) Hemos internali-zado, independiente de nuestra voluntad, de este modelo, forma parte de la cultura. Su cuestionamiento siempre despierta sospecha y en períodos dictatoriales se agudizó con represión directa sobre el propio cuerpo, tratando de inhibir el pensamiento. En el sis-tema educativo; al autoritarismo habitual se agregó una consigna: EL SILENCIO ES SALUD.

Asimismo en las relaciones laborales, se puede pensar dentro de ciertos límites. En las negociaciones colectivas, se acuerda los términos en que se vende la fuerza de trabajo. Las medidas de fuerza, toma de establecimientos, corte de calles, se suelen re-primir, pues la propiedad privada es inviolable y “la libertad de uno termina donde em-pieza la libertad de otro.”

Pero qué es el Estado? Desde este marco conceptual, A. Borón analiza tres di-mensiones analíticamente separables.

“En primer lugar, el estado capitalista es un estado de clase y, en cuanto tal, “representa” la con-densación de las relaciones de dominio y supeditación que existen en un determinado momento del desa-rrollo social. Esa y no otra es “representatividad” de la vida estatal: no representa la voluntad de todos los/las ciudadanos como pretende el saber convencional de las ciencias sociales sino el provisorio equili-brio a que se llega en la lucha de clases. Equilibrio que no borra la existencia de una clase dominante, más o menos diversificada o unificada según los casos y su enfrentamiento con las clases dominadas. Y como estado capitalista su lógica de funcionamiento lo lleva a garantizar incesantemente la reproducción de las relaciones capitalistas de producción. (…)

El estado es también un aparato administrativo, político, legal, pero esta superestructura descansa sobre un conjunto de relaciones de fuerzas entre las clases fundamentales, sus aliados y sus representantes políticos (…) Cabe recordar que el estado, en tanto conjunto de aparatos administrativos, burocráticos, legales e institucionales tiene, como su fundamento final y decisivo el monopolio de la violencia.

En tercer lugar el estado también aparece como un escenario “neutro” dónde se dirimen los grandes enfrentamientos sociales. Apariencia que oculta su esencia clasista para mejor garantizar el pre-dominio de la clase dominante.

Sería oportuno abrir el debate en una fecha próxima al 8 de marzo, Día inter-nacional de la mujer trabajadora.

Es una fecha en que las mayorías de las mujeres del mundo realizamos diagnósticos y con renovadas esperanzas propuestas. En este trabajo ejemplificaremos dos situaciones, algunas de Argentina y otras de España, que dan cuenta sobre los términos en que se declama y se actúa en cuanto a los derechos de las mujeres:

Economía y demografía;

La judicialización de los derechos

En Argentina las organizaciones que convocaron a la Vigilia por los derechos en marzo de 2008, lo hicieron a partir

“A 100 años. Dice la tradición que fue en homenaje a la lucha de las obreras textiles de Nueva Cork que murieron en 1908 cuando los dueños incendiaron la fábrica que ellas ocupaban en reclamo de 10 horas de jornada laboral, descanso dominical e igual salario por igual trabajo. (…)

Pero sosteniendo que, a la histórica exclusión de la vida económica y política de las mujeres, se suma la constante pérdida de derechos conquistados. (…) y lanzaron las siguientes propuestas:

• Trabajo genuino con aportes jubilatorios y obra social, con igualdad de oportu-nidades y trato.

• Un salario igual a la canasta familiar.

• A igual trabajo, igual salario.

• Más y mejores jardines maternales en empresas y barrios.

• Leyes específicas para combatir la Violencia laboral

• Inclusión en la negociación colectiva de cláusulas con perspectiva de género, en la que se debe contar con la presencia de mujeres negociadoras.” (6)

En España encontramos declaraciones en la revista Trabajadora (CCOO) reclamos ne-gociar planes de igualdad en las empresas que contemplen medidas de acción positiva en el acceso al empleo, a la formación, a la promoción y en las condiciones laborales. (7)

Es innegable que el tema de la igualdad de oportunidades entre varones y muje-res en el campo laboral es un tema que se está imponiendo a través de distintas accio-nes. Pero es un hecho objetivo que los informes sobre este tema, tanto en Europa como en América Latina encuentran algunos denominadores comunes:

- las crisis económica y la afectación de los puestos de trabajo

- las diferencias salariales;

- la segregación ocupacional,

- la falta de infraestructura a cargo del Estado para ocuparse de la crianza de los niños y niñas;

- la flexibilidad laboral y/o flexiseguridad (8);

- la derogación en Francia de las 35 horas semanales;

- los intentos de imponer en Europa la jornada de 65 horas semanales.

Numerosos son los interrogantes que surgen frente a este panorama:

¿cuándo se descansa?

¿cómo se conjugan con las medidas de conciliación entre la vida laboral la vida familiar.

En nuestro país, en forma pública y esporádica recibimos información sobre acontecimientos problemáticos en diversas empresas:

• 1º de febrero de 2008: “la sucursal argentina de la empresa multinacional proveedora de productos y servicios de diálisis más grande del mundo acaba de dejar en la calle a 138 mujeres, diez de ellas embarazadas y más de setenta por ciento víctimas de enfermeda-des laborales. El argumento utilizado es un incendio ocurrido a fines de 2007 en uno de los depósitos que Fresenius Medical Care tiene en su planta del parque industrial de Pi-lar, pese a que los sectores afectados se están reparando y a la existencia de otro impor-tante depósito construido hace ocho meses. El caso viene a sumarse a otros hechos gra-ves de violencia laboral sobre trabajadoras ocurridos en el último año, que se tradujeron en especias de discriminación, enfermedades e incluso de muerte. (9)

• La Cámara de Apelaciones del Trabajo dio la razón a una empleada que se dio por des-pedida cuando su empleador no tomó medidas para impedir que un compañero de tareas “le faltara el respeto y la hostigara constantemente con comentarios y gestos obscenos o cargados de contenido sexual que lesionaban su dignidad, su honor, su pudor, su dere-cho a la libertad sexual” (…)(10)

• Alterini y la cesantía de embarazadas: El candidato de la Unión Cívica Radical al recto-rado de UBA, dictaminó a favor de la cesantía de mujeres embarazadas, durante su des-empeño como Director General de Asuntos jurídicos de la intervención militar en la Municipalidad de Buenos Aires, en 1982. El único requisito que puso fue que primero terminara su licencia por maternidad, sólo si ya la habían iniciado.

• “A las seis de la mañana arranca la cinta transportadora en la planta de cosméticos y perfumes de Avon. A lo largo de la línea de producción cientos de manos femeninas llenan frascos, otras los cierran y otras los empaquetan. ¿viste la película de Charles Chaplin?, Bueno así, describe una de las chicas. A partir de 2000 esa cinta comenzó a aumentar su velocidad al ritmo de la precarización de los contratos y de las condiciones de trabajo. Hoy las trabajadoras de Avon que tienen tendinitis, operaciones y licencias por enfermedades se cuentan de a decenas. A fines de mayo, esa cinta transportadora se paró durante tres horas por primera vez en la historia de la compañía. A partir de enton-ces, comenzó una literal caza de brujas con aprietes y las amenazas que apelan al peor de los miedos de este tiempo: perder el trabajo.(…) (11)

• Cifras y rubros que se repiten: en rubros como hotelería o administración la mayoría del personal está compuesto por mujeres, mientras que en la industria del software ellos son mayoría: Las mujeres ocupan cargos de menor jerarquía que los varones, aún teniendo igual o mayor calificación que ellos (12).

Economía y demografía

Por un lado, muchas mujeres ya no eligen ser “dependientes” de los hombres.

“Las medidas tradicionalmente llamadas ‘natalistas’ y de conciliación se apoyan en la creencia de que la transformación de la familia ha sido la causa de la caída de la tasa de fecundidad. En base a esa creencia, muchas personas piensan que la única forma de recuperar dichas tasas de fecundidad es la vuelta de las mujeres al hogar aunque sea temporal y/o parcialmente.” (13)

El financiamiento de la seguridad social en Europa empuja a las “mujeres al hogar y a procrear.

Es interesante la respuesta de María Pazos, en la publicación citada:

En base a esa creencia, muchas personas piensan que la única forma de recuperar dichas tasas de fecundidad es la vuelta de las mujeres al hogar, aunque sea temporal y/o parcialmente. Nada más lógico aparentemente. En base a ello, piensan que más vale sacrificar en parte el capital humano de las mujeres, aún en detrimento de la eficiencia a corto plazo, con tal de resolver el problema demográfico que es uno de los mayores lastres de la economía a medio-largo plazo. Si esto fuera posible, tendríamos un conflicto de intereses entre los derechos de las mujeres y los de la economía. Pero no lo es: en los países donde ya tienen derechos civiles, las mujeres no están dispuestas a renunciar a su autonomía personal en aras de la maternidad. Es cierto que las prestaciones para el cuidado, si son incompatibles con el trabajo asalariado, tienen el efecto de disminuir la tasa de actividad de las mujeres con hijos, pero también lo es que estas mal llamadas ‘políticas natalistas’ no frenan la caída de la tasa de fecundidad (a pesar de las elevadas partidas de gasto público que suponen). (…)

Es evidente que la práctica de las mujeres en el espacio público, permitió hacer una experiencia en la que, en la medida de sus posibilidades, la mujer decide sobre su propio cuerpo, a pesar del peso que tiene la corriente biologista en la cultura.

Varios son los interrogantes que se formula la autora citada:

- ¿a quién favorece el modelo de sustentador masculino/esposa dependiente?;

- ¿es posible un cambio de modelo? Está pendiente la discusión del cuál debe ser el enfoque de las políticas públicas

En coincidencia con esta política natalista, “un partido neofascista de Basilicata, al sur de Italia anunció una ‘operación nostalgia’ para estimular los nacimientos que escasean en este país. Cada bebé que nazca en 2009 recibirá un regalo de 1500 euros (unos 6000 pesos) si los padres los inscriben con el nombre de Benito o Rachelle (Ra-quel).” (14)

La judicialización de los derechos

En el Nº20 de la revista Trabajadora, junio de 2006, se publica una investigación realizada por la Fundación Sindical de Estudios sobre la judicialización de los derechos de las mujeres en España.

En las 28 sentencias recogidas y comentadas se abordan temas tan dispares como la Sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas sobre las medidas de acción positiva y su compati-bilidad con el Derecho Comunitario, o la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que afirma que “Constituye una práctica discriminatoria la disminución de salarios y de funciones durante la reducción de jornada por guarda legal.” (…)

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares afirma: es un despido nulo el de una trabajadora que con anterioridad al mismo había solicitado de la empresa reducción de su jornada laboral, porque condena la empresa a la readmisión de la trabajadora y al abono de los salarios de tramitación. (…)

El Tribunal superior de Justicia de Madrid declaró, en octubre de 2005, nulo el despido de una trabajadora que antes de finalizar su permiso de maternidad solicitó a la empresa una excedencia por cuidado de hijo.

Se dictaron sentencias como la emitida por el Tribunal constitucional en 2005 por discriminación por razón de sexo. En este caso , una trabajadora denunció la relegación progresiva de funciones y pérdi-da de estatuto profesional en la empresa en los sucesivos períodos de embarazo y maternidad que dio lugar, entre otras consecuencias a un peor trato profesional. Finalmente esta sentencia le dio la razón.

Curioso es también el caso en el que una trabajadora con categoría profesional de segundo piloto en una empresa de líneas áreas fue calificada como: “No apta circunstancial” por razón de embarazo. La sentencia del Tribunal constitucional afirma que la decisión de la empresa era discriminatoria.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla León estudió el siguiente caso: una trabajadora, con categoría profesional de ayudante ferroviario pasó a desempeñar de forma provisional y como consecuen-cia de su embarazo, funciones del puesto de factor; eso supuso que sus retribuciones fueran reducidas al dejar de percibir el plus de maniobras y el complemento de frenado, por lo que la trabajadora reclamó. La sentencia afirma que aún en el cambio de puesto de trabajo, en caso de embarazo, la trabajadora mantiene el derecho a conservar el conjunto de sus retribuciones y ratifica la condena a RENFE al abono de las diferentes retributivas reclamadas.

Vivimos una puja permanente entre una conquista y dos obstáculos. En el ámbi-to laboral queda cristalizada la reproducción del sistema y nuestros ejemplos serían infi-nitos.

Abrir un debate no es para cerrarlo con una conclusión pero sí repensar el siste-ma de relaciones que vivimos y repensar nuestras acciones, sin crear falsas expectativas, sino ubicándolas en una perspectiva que nos permita aunar iniciativas dentro de un pro-yecto superador.

Recuperando la historia del papel del estado, A. Borón dice que “es la instancia central donde se dirime la lucha por el poder. Sigue siendo la institución fundamental. Si estamos pensando en coyunturas de cambio o en coyunturas de transición, el estado asume una centralidad absolutamente ineludible en todos los procesos de cambio y no solamente en América Latina. El estado sigue siendo una institución decisiva. Si algo hizo el capitalismo en las últimas décadas fue acentuar las tendencias hacia la estatiliza-ción de la vida social. Hoy el capitalismo es mucho más estatalista que hace un siglo atrás.”

Esta tendencia la vivimos en nuestro país, se promueve por un lado la participa-ción de la sociedad civil y por otro es grande la expectativa en el poder legislativo.

Aquella está estimulada en los últimos decenios por las agencias de Cooperación para el Desarrollo, multilaterales y bilaterales, para la Lucha contra la Pobreza y se aprueban en los organismos internacional (15), directrices y políticas operacionales.”En general se define “desarrollo participativo” como un proceso en el cual todas interesa-das, especialmente los más pobres, forman parte del diseño, el control, la toma de deci-siones y la distribución y uso de recursos comprometidos en estas iniciativas. (la parti-cipación es también considerada un medio para realizar y mejorar la gobernanza demo-crática y para mejorar la efectividad en la entrega y administración de los servicios” (16)

Los millones de personas que están viviendo en condiciones de miseria en nues-tro país no dan cuenta de la efectividad que proclaman estos organismos internacionales por medio de sus representantes locales.

En el Congreso de la Nación existen más de una docena de proyectos sobre la reglamentación del artículo 86 del Código Penal (abortos no punibles, despenalización del aborto y aborto legal, seguro y gratuito, violencia y acoso sexual.

Me remito a algunos comentarios periodísticos que dan cuenta del estado de la cuestión:

•“Diputadas y diputados que el año pasado aprobaron por unanimidad el dictamen para prevenir y sancionar la violencia y el acoso sexual en el ámbito laboral no esperaban encontrarse con una actitud autista en el Senado, donde falleció la iniciativa. (…) La ti-tular del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), María José Libertino, auto-ra de otro proyecto de ley sobre acoso, relaciona la ausencia de legislación con “las his-tóricas deudas de 25 años de democracia, y eso genera una especie de hartazgo espiri-tual. Es uno de los temas en los cuales siempre pasa lo mismo, aunque la Argentina in-cumpla normas internacionales. Algo así como el juego de la oca: cada dos años, media sanción y vuelta atrás.” (…) la diputada Diana Conti presentó en 2005 un proyecto de ley elaborado por los juristas Gustavo Bossert y Ricardo Gil Lavedra, que incorporaba la figura del acoso sexual al Código Penal con penas de hasta cinco años para el acosa-dor. La iniciativa apoyada por Conti, que en ese momento era senadora, no cuajó entre sus pares de cámara “y ni siquiera mi bloque me acompañaba. No creía en el efecto di-suasorio de la amenaza de castigo penal”, supone. “Hubo afinidad con el proyecto de Recalde, pero visto a la distancia es evidente que no existió voluntad de avanzar en nin-gún sentido. En definitiva, sigue ganando la patronal”. (17)

Nos encontramos con distintas explicaciones del fracaso de la resolución de al-gunos problemas por la vía legislativa: el reconocimiento del poder que tienen los inter-eses de los empresarios y la complicidad de una parte importante de los legisladores, una caracterización psicológica de la conducta de los integrantes del Senado y la juven-tud de la democracia. Todos argumentos insuficientes, aquellos más convincente son los argumentos que reconocen que nuestras riquezas, el petróleo, gas y minerales están en manos de empresas multinacionales, titulando la nota: Que lo parió…25 años de demo-cracia no lograron cambiar el modelo Martínez de Hoz. (18)

Lo realmente grave, es que ni siquiera se pueden aplicar políticas, aunque tengan objetivos limitados como los programas para evitar la mortalidad materna e infantil. De este problema da cuenta Ana Suppa (19) (ex Coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación) a quien le pidieron la renuncia “justo cuando hay que dar a conocer las cifras anuales en rela-ción a mortalidad materna e infantil (…) desde nuestra concepción, hay una cuestión fundamental: achicar el nivel de pobreza y de desigualdad social, para que las y los ciu-dadanos puedan acceder a la información y los servicios que brinda este programa (PNSS y PR).”

Si la explicación de éstas es la derecha tenemos que reconocer que predominan en la mayoría de actos de este gobierno. Retomando a A. Borón, señala que el concepto de salud no existe en América Latina, “la salud es una cuestión de suerte” y más acerta-da es la explicación que el poder es una condensación de las relaciones sociales”.

Foto: La presidenta Cristina Fernández de Kirchner saluda al cardenal Bergoglio en la Basílica de Luján. / Autor: Presidencia de la Nación

Notas:
1) Romero, Luis Alberto. Primero pensar, luego gestionar, Clarín, 25 de noviembre de 2008.
2) Barcaglioni Gabriela (ARTEMISA) 19 de noviembre de 2008.
3) Rima- Cosa de no creer. Los argumentos de Vásquez para vetar el aborto – COM-COSUR AL DIA, Nº 1621.
4) Puiggrós Adriana. Lamentables coincidencias. Página 12, 18 de noviembre de 2008.
5) Borón, Atilio. Reflexiones sobre el poder, el estado y la revolución. Editado por Cen-tro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, La Habana, 2006.
6) Organizaciones que convocaron a la VIGILIA POR LOS DERECHOS DE LAS MUJERES EN PLAZA DE MAYO. Marzo de 2008.
7) Trabajadora, (CCOO) nº 19, marzo de 2006.
8) Primero se habló, desde la Unión Europea, de la flexiseguridad (capacidad de las empresas para contra-tar y despedir), ahora se habla de una jornada laboral intermina-ble. Trabajadora, julio de 2008.
9) Sandá, Roxana, Las reglas del mercado, Página 12, 1º de febrero de 2008. En la nota se explicitan ante-cedentes de esta empresa en Turquía, donde sus 80 trabajadoras y 3 trabajadores, realizaron una huelga histórica durante 456 días en protesta por las inso-portables condiciones de trabajo y frente a la negativa de Novamed –la sucursal de Fre-senius Medical Care en ese país- a negociar un convenio colectivo con el sindicato PE-TROL-Is, que finalmente se acordó el 18 de diciembre pasado, con la reincorporación de trabajadoras y trabajadores. Además de percibir salarios de miseria, las mujeres eran obligadas a acordar con la empresa el momento en que podían quedar embarazadas; estaban obligadas a pedir permiso para casarse, se les prohibía hablar en el trabajo y en el vehículo de Novamed que las llevaba y traía a sus casas y, al cabo de los dos períodos de descanso diarios, de 15 y 25 minutos, eran sometidas a pruebas de aliento para com-probar si habían fumado. (…)
10) “La señora A.B.D., nacida en 1978, trabajó como camarera en una confitería de la demandada (la em-presa El Parlamento S. A.) desde el 20 de marzo de 2004 hasta el 17 de mayo de 2006, cuando se consi-deró despedida –precisa el voto de la camarista Vás-quez (…) Página 12, Una indemnización por acoso sexual por Pedro Lipcovich, 11/07/08.
11) Fuertes, Gimena. El costo de la belleza. Página 12, 12/06/07.
12) Artemisa Noticias, 12/10/08; Clarín 29/08/05.
13) Trabajadora, publicación de de CCOO, nº 29, julio de 2008.
14) Clarín, miércoles 26 de noviembre de 2008.
15) Banco Mundial.
16) Análisis del Estado del Arte sobre Gestión de Proyectos. (Internet).
17) Sandá Roxana. Una violencia invisible. Página 12, 22 de noviembre de 2008.
18) FETERA – CTA, 21 de noviembre de 2008.
19) Espíndola Marcela. (ARTEMISA) ARGENPRESS. info, 27 de noviembre de 2008.

Ester Kandel es autora de División sexual del Trabajo (Dunken, 2006) y Ley de Traba-jo de mujeres y menores –Un siglo de su sanción – la doble opresión: reconocimiento tácito. (Dunken, 2008).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La salida no es ni la baja de la imputabilidad, ni condenarlos a sobrevivir en los institutos de menores: Habeas corpus para los chicos

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

El habeas Corpus es una figura legal que fue solicitada por los defensores de "menores" de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ante la justicia, para que hiciera lugar y se impida que la Policía Federal retenga en las comisarías porteñas a los chicos menores que son sorprendidos cometiendo alguna contravención o delito donde debe intervenir la justicia de la ciudad.

Este habeas corpus colectivo fue interpuesto por Laura Musa y Carlos Bigalli, que son magistrados del Ministerio Público Tutelar porteño. Por otro lado, este habeas corpus fue interpuesto para beneficiar a los chicos no imputados de delitos del Instituto San Martín de la Ciudad de Buenos Aires.

Pero la Corte Suprema de Justicia frenó este pedido y no permitió que los 60 chicos salgan del instituto. Asimismo, es importante remarcar que las leyes de la dictadura son la base utilizada por parte de la Corte Suprema de Justicia, convalidando el decreto ley 22.278 de 1980, o sea, plena dictadura militar, y que rechazó de cuajo la presentación a favor de un habeas corpus presentado para los chicos no punibles alojados en el Instituto San Martín.

Esta resolución esperó más de un año, y la Corte Suprema revocó una resolución de la Cámara de Casación Penal.

Es así que el diputado nacional del Espacio SI, Emilio García Méndez sostuvo que: "Significa el más duro golpe que un tribunal haya dado a los derechos humanos de las personas menores de edad, dado que viene a convalidar expresamente que en nuestro país se puede detener y encerrar en institutos de privación de libertad, sin imputación penal, sin juicio, sin debido proceso, a menores de 16 años, no punibles, bajo la justificación de protegerlos por su pobreza, falta de educación o familia".

Por su lado, rige desde el 2005, la ley de Protección Integral de la Infancia y Adolescencia que toma como ilegal cualquier pretensión de los organismos administrativos o judiciales de diseñar políticas de protección asistencial por vía de la privación de libertad.

"Es peligroso para las garantías constitucionales del conjunto de la sociedad que haya una parte de la misma, cuya libertad no tenga protección jurisdiccional", afirma el diputado del SI.

Y continúa: "Estos adolescentes por quienes se presentó un habeas corpus -remedio urgentísimo- son menores de 16 años, no punibles, pero presos en una cárcel en la Ciudad de Buenos Aires".

Por su lado, la jueza Carmen Argibay sostuvo, defendiendo lo resuelto por la Corte Suprema, que la liberación de estos 60 chicos implicaba que serían blancos móviles, que se conoce que en nuestro país hay gatillo fácil.

Estos chicos que tienen menos de 16 años están acusados de diferentes delitos penales.

Igualmente, la doctora Argibay afirmó que: "No digo que los institutos estén bien ni que la ley de menores actual sea la más maravillosa del mundo. Este es un tema que debe ser solucionado por el Poder Ejecutivo y por el Poder Legislativo, todo a través de las leyes".

Esto se da de bruces con lo que pasa con la sociedad adulta, que padecen esta situación si hay una imputación penal, mediante las reglas del debido proceso, se deberá dictar la resolución que ordene la privación de libertad.

No se cumple la Convención sobre los Derechos del Niño, tampoco se cumple la Declaración Internacional de los Derechos Humanos, podemos mencionar el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana, y para rematar los artículos referidos a este tema en nuestra Constitución Nacional, todos estos pactos, acuerdos, convenciones y por supuesto la Constitución fueron firmados, refrendados y con grandes actos por parte de nuestro país. Pero eso sí, en la Argentina hoy se viola todos los derechos cuando se deja encerrados a chicos menores de 16 años, simplemente porque son pobres.

En la Argentina hay relevados, por el informe de Derechos Humanos de la Nación en conjunto con la UNICEF, hasta el 2006, 757 institutos, establecimientos penales o no penales donde han ido a parar con sus huesos, más de 23.000 chicos y chicas menores de 18 años, según las fuentes extraoficiales, y donde se ha comprobado que el 82 por ciento es por pobreza.

No hay privilegiados, ni privilegios, para los niños, niñas y adolescentes pobres, lo que hay son las instituciones, las cárceles, la represión y pagar una larga condena por ser pobres.

Hay que preguntarse también como es posible que haya 14 chicos menores de 18 años condenados a cadena y/o represión perpetua.

Además, es cierto, los poderes del estado debieran articular políticas para solucionar el grave problema de la niñez y adolescencia argentina, pero cada uno está mirando su quintita. No hay exigencias hacia el Poder Ejecutivo Nacional, en este fallo de la Corte Suprema tampoco, exigiéndoles que tome cartas en el asunto y arbitre políticas que den aunque más no sea, una contención social y humana para los chicos empobrecidos de nuestro país. Las verdaderas víctimas de toda esta realidad social, política y económica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Nacidos en el 93

Miguel A. Semán (APE)

Una encuesta realizada por el Ministerio de Educación en diciembre de 2008 revela un resultado sorprendente, o no tanto. Para el 25% de los jóvenes nacidos a partir de 1993 es lo mismo vivir en un estado de derecho que en una dictadura. Pero hay algo peor todavía, un 10% más se declara en contra de la democracia como forma de gobierno.

Decía Rodolfo Kusch, en "Indios, porteños y dioses" que todo lo humano tiene sentido. Hasta el grito destemplado del integrante de una patota en medio de la calma de la noche. Ese alarido que sus compañeros festejan y a nosotros nos suena amenazante y salvaje, quiere poblar la tierra de nadie de las calles con su brutal humanidad, aunque sea en forma de grito.

Es también un grito, destemplado y torpe, el que se oculta detrás de la máscara de indiferencia con la que los adolescentes cubren su desesperanza. Quienes hoy tienen, cuando mucho, quince o dieciséis años vinieron a instalarse en una historia donde los héroes ni siquiera estaban en sus tumbas. Los discursos habían devaluado la esperanza, cuando no la habían traicionado directamente. Y los hechos erosionaban hasta la sombra de los ideales.

La democracia, que había prometido cuidarlos y darles de comer, los abandonaba en medio de la nada y dejaba a sus padres sin pan y sin trabajo. De alguna forma la línea económica iniciada a mediados de los 70 había atravesado los tiempos como un cable subterráneo y nos mostraba de vez en cuando una punta conductora para hacernos saber que estaba viva.

Las autoridades del Ministerio de Educación explican la decepción juvenil diciendo que los jóvenes no vivieron la falta de democracia y por lo tanto no estarían en condiciones de evaluar su presencia. Es como decir que quienes nacimos después de la independencia no podemos comprender los beneficios de la libertad.

Lo que hoy evalúan los jóvenes es justamente el presente en estado puro, casi salvaje y como lo han recibido. Y ese juicio debería por lo menos preocuparnos, no para descalificarlo, sino porque parte de una visión para nosotros ya inaccesible, un punto de vista no contaminado por la sombra de la dictadura.

Nacidos en el 93, para ellos la ESMA es tan lejana como el fusilamiento de Dorrego o las invasiones inglesas. Ni el recuerdo de los desaparecidos ni las huellas del genocidio forman parte de sus memorias ni de sus dolores. A ellos los maltratan otros vientos, eso sí, quizás hijos y nietos de los que nos maltrataron a nosotros.

En realidad no es que no crean en la democracia. No les gusta lo que nosotros hemos hecho con ella. No creen en un sistema que legitima la llegada al poder de gobernadores e intendentes que levantan fronteras de gendarmes para excluir a los que no se les parecen.

No creen en los licenciados en totalitarismo que insultan y denigran a los jueces del estado de derecho porque no les gustan sus sentencias.

No creen en una democracia donde la injusticia se defiende con balas y se juzga a los menores con las leyes del Proceso.

No creen en funcionarios que cuando los pibes opinan les dicen que les faltan años de gobiernos militares para poder hablar.

En definitiva, no creen en la democracia cuando es una desgastada fórmula de complicidad política y social para sostener los privilegios.

Tal vez sea sólo eso lo que ese grito disfrazado de indiferencia intenta mostrarnos en medio de la noche. Un saber que nosotros, los pre-democráticos, no comprendemos y descalificamos porque sus portadores, pibes y pibas que andan en las calles, no vivieron jamás en una dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Soberanía energética - La importancia estratégica del petróleo


Ariel Alvariz (ACTA)

En el mundo no se observa ningún insumo que pueda reemplazar a los hidrocarburos en sus múltiples funciones en el mediano plazo, por lo que todo indicaría que las matrices energéticas del futuro se basarán en un "mix" de energías primarias entre las que estarán los hidrocarburos.

Esta situación, sumada a la ausencia de nuevos descubrimientos importantes de petróleo, al incremento constante del consumo, a la ubicación de las reservas restantes (mayoritariamente en el Golfo Pérsico y Venezuela) y la imperiosa necesidad de las grandes potencias de satisfacer sus necesidades socioeconómicas, hacen prever conflictos a nivel mundial.

Por esto, en la política de los países, cada vez más el concepto "precio" es reemplazado por el de "seguridad", por más que en los discursos se continúe sosteniendo al "mercado". Pero, nosotros seguimos siendo el único país del mundo al que tal situación le es ajena: los hidrocarburos son un simple commodity. Argentina, por sus dimensiones, es un país con petróleo y no un país petrolero. Sus reservas apenas le pueden garantizar su propio consumo en el mediano plazo.

En Argentina, lejos de reconocer la importancia estratégica de los hidrocarburos, cada vez se ahonda más en el camino de la "commoditización" del petróleo., desandando el camino iniciado en 1907, momento en que se lo descubre. Desde 1989, Argentina es uno de los pocos países en mantener la desregulación, dejando en manos de las empresas petroleras extranjeras el control de la extracción, reservas y de cada punto de la política energética.

De 14 años de reservas de petróleo en 1988, hemos pasado a tener solamente 8 años en el 2006. Durante estos años de grandes ganancias no se hicieron inversiones de riesgo en exploración y se aumentó la explotación a niveles insospechados. En 1998 se llegó a exportar el 40% del petróleo nacional.

En cuanto a la refinación, actualmente se mantiene la capacidad instalada que existía en 1989. Luego de la privatización de YPF no existieron inversiones en aumentar la capacidad operacional ni se construyeron nuevas refinerías. Esto lleva a que, luego de la reactivación económica que generó un crecimiento de la demanda de combustibles las empresas distribuidoras no estén en condiciones de responder. Al crónico faltante de gasoil y fueloil, se le suman la incapacidad de responder al consumo de naftas por lo que el mercado sufre constantes desabastecimientos.

La crisis de producción ha afectado lógicamente el ritmo de consumo de la provincia generando situaciones conflictivas. Por un lado, el desabastecimiento ha llegado a las bocas de expendio obligando a los dueños a denunciar en la justicia el incumplimiento de sus proveedoras. Los faltantes de combustibles comenzaron a acentuarse de la mano del crecimiento económico. De acuerdo con lo indicado por pequeños y medianos propietarios de estaciones de servicio, entre un 30 y 40 % de las estaciones tienen problemas cotidianos para asegurarse el producto.

Los problemas de abastecimiento se deben a que la demanda aumenta y la producción se incrementó muy por debajo de ese nivel. Las refinerías se encuentran trabajando al máximo de su capacidad instalada (que es prácticamente la misma desde el 89') ya que no se realizaron inversiones.

Por otro lado, los precios del mercado interno son menores que sus referencias internacionales e incluso regionales, por lo que no estimulan a las petroleras a importar el faltante.

Esta situación lleva a que las petroleras apliquen cupos de venta mensuales por lo que muchos establecimientos deben elegir entre agotar stock antes de fin de mes o racionar el despacho. En los últimos dos años cerraron cerca de 2000 bocas y otras 1500 están por hacer lo propio.

Además, existe una diferenciación entre las estaciones de servicio independientes y aquellas de bandera, ya que estas últimas tienen la posibilidad de denunciar el incumplimiento de sus proveedoras. Esta situación genera también una distorsión en los precios que pagan las estaciones independientes por el mismo combustible. Esto se da porque la desregulación de 1991 permitió la aparición de un último actor, el distribuidor. Cuyo negocio está en venderle tanto al sector agropecuario, a la industria y por último a las estaciones de servicio independientes. Es decir, su participación en el mercado generó que los sectores productivos dejaran de comprar combustibles en las estaciones.

Rigane: "Este gobierno y el anterior solidificaron las políticas de los 90' en el plano energético"

¿Qué significó vender nuestros recursos?

La entrega que más duele es la pérdida de YPF. Argentina es el único país en el mundo que entrega el petróleo de la manera en que lo entregó. Pero lo peor del caso es que en la actualidad es el único país que mantiene el proceso de concesiones, cuando ya no se utiliza más en ningún lugar. El 95 % de las reservas mundiales de petróleo están en manos de empresas estatales.

Hoy las empresas extraen petróleo, se lo apropian y hacen con él lo que quieren. La riqueza de los argentinos está en el subsuelo, es patrimonio. El petróleo no se siembra, está ahí, como el agua, le pertenece a los argentinos. Un barril en la Argentina tiene un costo de entre 6 y 8 dólares, según la cuenca. El precio internacional está en 140 dólares.

La libre disponibilidad que tienen las empresas es que de cada 100 dólares solo 30 pasan por el Banco Central, el resto no rinde cuenta. No existen controles.

¿Quedan reservas?

Estamos al límite de los 8 años de petróleo con posibilidades ciertas de que empiece una importación mucho más seria. Hasta 1998 Argentina exportaba el 40% del petróleo crudo. Un país que se debatía entre la indigencia, la pobreza y la desocupación, exportaba esa cantidad enrome de materia prima sin valor agregado. En ese sentido Argentina es el peor ejemplo, respecto de lo que no deben hacer los pueblos.

¿Qué puede decir en cuanto a las inversiones y al rol del Estado en materia energética?

No hubo capital de riesgo ni inversiones, se aprovecharon de todos los recursos descubiertos por YPF, se asentaron sobre la infraestructura creada por el pueblo argentino a través de YPF. REPSOL hizo un gran negocio hundiendo valores a la hora de comprarla, desconociendo reservas y luego de vender la empresa comienza el proceso de recuperación de valores y de suba de las acciones mediante una operatoria.

Por otro lado, el estado argentino perdió la capacidad de planificación, de conocimiento de los datos técnicos y dejó de tener un proyecto energético. El estado se convirtió en un estado bobo, socio de las empresas privatizadoras.

Este gobierno y el anterior solidificcaron las políticas de los 90' en el plano energético. El gobierno de Kirchner entregó en concesión Cerro Dragón diez años antes que se venciera la anterior concesión. La principal cuenca petrolífera, alrededor del 25% del petróleo argentino, se la entregó a los ingleses y a los yankis, con un contrato que no tiene política de exigencia, de control. Y la entregó hasta su agotamiento.

Guanciarosa:"El proceso de privatización de YPF fue fraudulento"

¿Cuál es la causa que les inicia REPSOL?

En el 2004, estuvimos 4 días bloqueándole la destilería, no dejamos pasar ningún camión, había más de 350 camiones varados en la zona. Fue un hecho histórico. Pero, cambiaron al fiscal, que había dicho que no era un delito lo que nosotros estábamos haciendo y pusieron al fiscal Urriza, que mandó a reprimir bajo la figura de coacción agravada. Por esta situación 8 compañeros fuimos a juicio oral y público del cual salimos absueltos.

A raíz de esta causa empezamos a investigar y a tener conocimiento de que las ventas de las acciones, especialmente las que pertenecían a los trabajadores, se habían hecho en forma fraudulenta. Al interiorizarnos vimos que todo el proceso de privatización fue fraudulento. Primero, las acciones clase C de los trabajadores eran nominativas y fueron vendidas sin el mandato de los trabajadores. Esas acciones tienen el nombre y apellido de los trabajadores. Esta venta fue observada por la bolsa de valores e YPF S.A. se hizo responsable, tanto por las consecuencias penales como por las consecuencias económicas. REPSOL compra estas acciones sabiendo que es ilícito. Por esto, también es responsable.

¿Ante esta situación empiezan una demanda?

Iniciamos una causa penal contra los funcionarios menemistas: domingo Cavallo, Roque Fernández, Mera Figueroa, Rodolfo Díaz y otros. También, contra los responsables de YPF S.A., cuya figura emblemática es Juan Carlos Crespi, gerente general del SUPE Capital y Alejandra Minichelli, quien es la mujer de De Vido. Además, la figura del presidente de REPSOL, Cortina Alcázar. Todos estos tipos están imputados.

¿Cómo avanzó?

En el 2005 el Juez Bonadio decretó que no aceptaba el pedido de prescripción de la causa y que a pedido del fiscal llamaba a indagatoria a los imputados para el 13 de febrero de 2006. Empiezan las indagatorias pero a la vez empiezan las presiones políticas contra Bonadio. Se lo presiona por la causa AMIA. Fue tanta la presión que se toma dos meses de licencia y el 28 de diciembre dicta una sentencia donde sobresee a todos los imputados. Fue todo tan burdo que, los considerandos dicen una cosa y el fallo todo lo contrario.

El 7 de julio de 2007, la Cámara Nº1 lo anuló, ordenando al juez que haga un nuevo fallo en concordancia con los considerandos. A un año de esto, el juez no solo no hizo ningún fallo sino que trató de embarrar la cancha.

Callejas: "Todos los caminos nacionales y provinciales fueron obra de YPF"

¿Cuál es la importancia de Mosconi en la historia del petróleo argentino?

Hace cosas fantásticas. Cuando Mosconi va conociendo el tema petrolero, en el gobierno de Alvear, empieza a pedir la nulidad de todas las concesiones en todos los territorios. Pide la nacionalización de todas las áreas que las petroleras tenían tapadas. Hace sacar dos decretos y se quedan con todo el petróleo argentino. Irigoyen no había podido sacar en su primer gobierno esta propuesta porque tenía minoría en las Cámaras.

Por otro lado, existía una inmensidad de territorio sin poblar. Entonces qué hicieron, generaron riqueza y fueron ocupando lugares. Porque en aquellos lugares donde se fue encontrando petróleo iba YPF con su ejército civil y se instalaba en el lugar. Fue a generar riqueza y preservar el petróleo.

Mosconi hace una obra impresionante porque desarrolla YPF. Una empresa que fue modelo en el mundo. Por ejemplo, en tres años creo la Destilería de La Plata.

Luego, comenzó a construir surtidores con dos empresas nacionales, una de ellas era Di Tella. El 1 de agosto de 1929, con Irigoyen, "toma el mercado". Es una fecha patria, porque bajan los precios y a partir de ese momento los precios los fija YPF. El saca una carta donde dice que los millones de dólares ahora los tiene la republica Argentina, no se van para el mar, ahora se quedan acá, los precios los fija Argentina. Para mí, se produce el 9 de julio económico. Hoy el precio todavía lo maneja YPF, lo que pasa que está en manos de España.

¿Qué significa YPF para los argentinos?

En la década del 30', Argentina estaba despoblada y sin infraestructura, lo único que existían eran los ferrocarriles para sacar los granos. Es así que se plantea la necesidad de crear impuestos y que mejor que sacarle al petróleo. Allí se crea la renta petrolera. YPF descubre el petróleo, lo captura, lo vende y se queda con la renta a través de los impuestos sobre el petróleo.

Esos impuestos fueron ampliados por Perón, por Illia y por Frondizi. Hasta el año 89' toda la red de caminos, que es la que existe hoy sin las autopistas, fue pagada por YPF. Todos los caminos nacionales y provinciales fueron obra de YPF.

Una de las cosas fundamentales de YPF es la creación de técnicos argentinos. La gente de YPF era fuera de serie, eran soldados. Los "ypefianos" tienen toda una identidad.

Gas del estado se crea capturando más renta petrolera, las represas también fueron creadas con renta petrolera. Perón crea los fondos energéticos que fueron derogados por Menem. Hoy la renta petrolera es capturada por las empresas privadas.

En un momento se plantea que la empresa da pérdidas.

YPF descubría y entregaba, era la madre de todo el desarrollo. Una parte iba a los fondos y otra para cubrir distintas áreas, por ejemplo pagar salarios. El 90% de la renta quedaba para el estado. Cuando asume Alfonsín con lo único que recaudaba era con la empresa. Las pérdidas se generan porque el dueño se queda con la plata antes de repartirla. Cuando Menem entrega el capital social de YPF los fondos petroleros desaparecen y también otros impuestos como aquel que se aplicaba al crudo procesado, que hoy recaudaría millones de dólares.

De Alcorta hasta Alfonsín existe una continuidad en la política petrolera, con altibajos. Existen heroes y traidores. Ahora bien, también a partir de Menem existe una continuidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...