martes, 13 de enero de 2009

Argentina: La belleza de los hombres honrados


Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Juan Carlos Cena es nuestro último entrevistado por los 25 años de “democracia”. El autor de El ferrocidio es preciso: “La destrucción de los ferrocarriles comienza después del golpe de 1955 con el Informe Verrier… y sigue con el proyecto del Imperio a través del Banco Mundial y el BIRF: el Plan Larkin”.

Nuestro objetivo fue y es claro: repasar en voces diversas qué Argentina tenemos. “Falta mucho”, afirmó Carlos Del Frade. Y es verdad. Todavía confundimos democracia con elecciones periódicas, pasear embelesados por los shopping’s y aplaudir sonrientes a los gobernantes prohijados por el gran capital.

A 25 años de la asunción presidencial de Raúl Alfonsin no creo ser el único que sostiene que pervivimos bajos las órdenes de una plutocracia constitucional.

Juan Carlos Cena es nuestro último entrevistado aunque miles de voces ya no quieren callar más. Escuchémoslas para dar pelea y no necesariamente apoltronados frente a la TV.

• Contrapuntos: ¿Cómo vivió Juan Carlos Cena el regreso de la "democracia?

• J.C.C: Vivía en México. Fui a vivir allí a mediados de 1980. Hasta esa fecha pude gambetear la represión. Un amigo me ayudó y partí. No quería irme pero mi situación era insostenible, no estaba adherido a ninguna estructura. Siempre milité en los gremios ferroviarios, diría, durante 44 años. El advenimiento de la democracia visto desde esas lejanías con la nostalgia a cuesta fue como una brisa que nos anunciaba que podíamos regresar. Regresé y al poco tiempo me reincorporé al Ferrocarril y continué luchando hasta el menemato.

• Contrapuntos: ¿Qué sucedió con el ferrocarril argentino durante el Proceso de Reorganización Nacional? Según tus investigaciones desde los años ´50 comenzó un largo período de enajenación del ferrocarril. ¿Cómo ocurrió lo que vos llamas Ferrocidio?

• J.C.C: Lo peor, fue la represión. Tenemos 93 compañeros desaparecidos. El primero ocurrió en tiempos de Isabel, en Tafí Viejo, el compañero había sido miembro de la Resistencia Peronista de Tafí Viejo. Señalo esto porque las desapariciones comenzaron bajo la “democracia isabelina” y no hubo distingos ideológicos. El tema de la destrucción de los ferrocarriles comienza después del golpe de 1955, con el informe Verrier aprobado por Presbich. Luego se profundiza con Frondizi y se va instalando la industria del transporte automotor. El famoso Plan Larkin, proyecto del impero a través del Banco Mundial y del BIRF. La huelga de 42 días en 1961 de los ferroviarios detiene el proyecto, no lo anula. La política de todos los gobiernos tiene la misma tonalidad. Solo el Dr. Illia tiene preocupación por los ferrocarriles. Mientras se va instalando en la sociedad que lo privado es lo ideal, camino al paraíso, que los únicos que pueden derramar la copa de la abundancia es el capital privado y así…la sociedad lo cree, lo incorpora y milita a favor del fin de las ideologías, todo un desarme cultural y así nos van ganando la batalla. Batalla donde son muy pocos los intelectuales que estuvieron al píe del cañón, los sueldos de las becas y de las fundaciones son un muy buen abrigo. En la dictadura militar la represión sobre nosotros es feroz, 93 compañeros desaparecen. Viene el Alfonsinismo con su estado democrático relativo, inicia el primer intento de descuartizar los ferrocarriles con el Plan Terragno, luego viene Menem y con la misma iconografía y simbología de la nacionalización los destruye. La enseñanza es: que el enemigo nunca descansa, trabaja sin apremios y sin tiempos en todos los frentes. Y están unidos, y su vocación fundamental es la ganancia máxima, y si para lograrlo tiene que hacernos trabajar de sol a sol de la cuna a la tumba, lo va hacer.

• Contrapuntos: ¿Un ferrocarril al servicio del pueblo en qué consistiría?

• J.C.C: En primer lugar para que el ferrocarril esté al servicio del pueblo deben ser estatales como en todos los países del mundo. Porque en esos países funcionan como un servicio público, y no como acá que son un servicio privado, donde la ecuación fundamental es la rentabilidad. El Beneficio Público, es la ecuación. No se puede pensar en rentabilidad cuando acarreas agua, trenes sanitarios, comunicas las regiones, vertebrás las economías regiones, llevas las comunicaciones, trenes solidarios en tiempos de sequías, entre otras cosas.

• Contrapuntos: Decir José Pedraza es decir corrupción y cinismo (por lo menos). Pero no todo el sindicalismo ferroviario fue ni es así... ¿Qué otros referentes nos dio la historia obrera para contraponer a considerable cipayo?

• J.C.C: Bueno, la nómina es larga. Empecemos desde la última Huelga de 1991, cuando el Ing. Navas, Interventor de los Ferrocarriles quiso coimear a la Comisión de Enlace, formada por jóvenes ferroviarios fraternales que se declararon en huelga contra el plan de Menem con la complicidad de los Pedraza. El ing. Navas les ofreció una valija llena de dinero a cada uno, eran cinco, en la confitería Opera de Buenos Aires, Corrientes y Callao. Estos cinco como un coro gregoriano lo mandaron a la puta madre que lo parió. Toda una puteada pedagógica que llena de orgullo y nos llenó de orgullo ese día. Viven, están pobres, pero son hombres dignos y libres. Uno se llama Juan Vitale, el otro Cacho Betancourt, Daniel Tronconi, Leonardo Sechi, y el gordo Peralta. Cada vez que se acuerdan sonríen y sonríen… que los parió que días esos … Hay otros como don Luis Cortadi, me honra con su amistad, tiene 85 años, fue cofundador de la CGT de los Argentinos, ex secretario general adjunto de La Fraternidad, amigo del Gringo Tosco, o Julio Marzó de Laguna Paiva, o don Américo Cattaneo, inspector de Caldera, un libertario, un maestro de la vida de Tafí Viejo, el ruso Koller, de Córdoba, don Juan Bertera de la seccional Santos Lugares, todos hombres honestos, o mi viejo, que se llamaba Porfirio, ferroviario de Control Trenes de Córdoba. Para culminar esta lista interminable recuerdo una frase de Romain Rolland de su libro Juan Cristóbal: No hay cosa más hermosa que ver a un hombre honrado.

Foto: Juan Carlos Cena / Autor: AGRUPACION OESTERHELD.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.