lunes, 12 de enero de 2009

Argentina, Mendoza: La inflación del 2008, según los índices no oficiales

MDZOL

En Mendoza, según la Universidad Nacional de Cuyo, subieron un 24 por ciento los precios en supermercados. La consultora Ecolatina estima en 23,5 por ciento la inflación de 2008 en el país. Ambos cálculos representan el triple del que comunicaría mañana el INDEC para el mismo período. La diferencia entre la inflación real y la oficial acumula 36,6 puntos porcentuales en dos años.

La inflación de 2008, según estimaciones y análisis estadísticos de las consultoras económicas privadas, alcanzó el 23,5 por ciento en el país, casi tres veces más que el número que el Gobierno reconocería mañana.

En Mendoza, el Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional de Cuyo calculó en 24 por ciento la inflación del año pasado en supermercados, liderada por el aumento de la carne, lácteos y productos de limpieza, principalmente.

Según un informe de la consultora Ecolatina, si bien el año comenzó con fuertes incrementos, en el segundo semestre la crisis internacional y la desaceleración de la demanda local moderaron el ritmo de las subas.

Por ello, en la segunda mitad del año pasado la inflación acumuló 4 puntos porcentuales menos que entre enero y junio.

A nivel de capítulos la cambiante dinámica de alimentos fue complementada por ciertos rubros que a diferencia de 2007 presentaron una marcada aceleración: vivienda, equipamiento y mantenimiento del hogar, transporte y educación.

Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) confeccionado por la Consultora, la inflación acumulada en los últimos dos años alcanzó el 53,1% mientras que la suba oficial, calculada por el INDEC, cerraría en 16,5%.

La diferencia entre la inflación real y la oficial acumula 36,6 puntos porcentuales en dos años.

Mañana el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos daría a conocer que la inflación oficial de 2008 rondaría el 7,5%, según informa Infobae en su edición de hoy.

La subestimación del IPC ha implicado un ahorro directo al Estado por menores intereses de la deuda pública indexada pero principalmente ha evitado un fuerte incremento del stock de pasivos atados a la inflación.

Lógicamente, tamaña picardía ha generado un gran perjuicio de reputación para el país que se traduce en varios aspectos, desde incertidumbre de precios relativos hasta el virtual cierre de los mercados de crédito para el Estado nacional, según la consultora.

Ecolatina sostiene que, además, la distorsión de la inflación minorista no fue homogénea entre capítulos ya que el "maquillaje" fue superior en los rubros que sufrieron mayores aumentos.

El problema es que indicadores centrales como la línea de pobreza e indigencia y, en términos más generales, todas las cuentas nacionales que utilizan los relevamiento de precios oficiales como insumo, se ven fuertemente "distorsionados".

La mayor subestimación -entre los relevamientos privados y oficiales- se encuentra en "Alimentos y bebidas" (brecha de más de 50 puntos) y la menor en el capítulo "Transporte y comunicaciones" (poco más de 10 puntos).

En ese marco, la consultora económica pronostica que la dinámica descendente de la inflación continuará en 2009 por el freno de la actividad, los problemas de empleo y la menor demanda externa.

"A pesar de que aún existen elementos que dinamizan la suba de precios –como ajustes de tarifas públicas y presión sobre el tipo de cambio- esperamos que la tasa de inflación se ubique 10 puntos por debajo de la de 2008", indicó la consultora en un informe.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.