lunes, 12 de enero de 2009

Argentina: Respalda Pérez Esquivel a Jesús Olmedo. Anuncian huelga de hambre para el martes 13 de enero en la Quiaca, Jujuy

Alberto Rene Centurión (COPENOA)

La fecha para el comienzo de la huelga de hambre masiva y colectiva, que en una primera instancia había sido anunciada para el 10 de este mes, fue rectificada por el vocero de las organizaciones nucleadas en la multisectorial, Jesús Olmedo, confirmando que la protesta arrancará indefectiblemente el 13 de enero en la Quiaca provincia de Jujuy, anuncio que se efectivizó mediante una conferencia de prensa en la ciudad de Mar del Plata de la cual tomó parte además el premio Nóbel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel.

El premio Nóbel argentino además estará como veedor de la protesta en esta frontera junto a otras personalidades y máximos dirigentes de organizaciones sociales a nivel nacional, los que señalaron en la conferencia "estamos decididos a apoyar cualquier tipo de medida de fuerza que se lleve adelante en la puna, por la dignidad de los seres humanos que están quedando fuera del sistema" prosiguiendo "como lo es esta huelga de hambre colectiva y masiva con la participación de más de 500 personas, para que ahora o nunca el gobierno de la señora presidenta escuche el clamor de los pobres de esta puna" .

A todo esto, los políticos de turno de La Quiaca parecieran no haber aprendido la lección después de la represión del sistema estatal jujeño del 6 de junio de 2.008, donde toda la sociedad salió a las calles de esta ciudad fronteriza para repudiar el accionar de políticos neófitos y con intereses personales arraigados a un sillón de funcionario, el caso de los concejales quiaqueños "supuestamente oficialistas" al gobierno provincial de Walter Barrionuevo, sería un claro ejemplo de la indeferencia ya que estarían más preocupados en ver quien se queda con la presidencia del cuerpo en lugar de bregar por una solución en pos del bienestar de la comunidad a quienes representa.

El plan de lucha que presenta nuevamente la multisectorial de La Quiaca, se estaría sustentando en el estado de alerta y movilización que vienen manteniendo los asambleístas locales "hasta que se reciba una respuesta satisfactoria de las autoridades competentes" señala asimismo un comunicado emanado días atrás, además de aclarar que "la asamblea votó mayoritaria y afirmativamente la propuesta de sus delegados y decidieron que se anunciara y convocara a la huelga de hambre colectiva".

Los lugares elegidos para la ejecución de la medida de protesta, serían el frente del edificio municipal en "repudio a la presencia de un diputado provincial que maneja a su antojo la comuna desde San Salvador de Jujuy y se cree que es el dueño de La Quiaca" señalan los asambleístas además de repudiar a los "autores intelectuales de la represión del 6 de junio de 2.008", manifestación que además de la huelga de hambre tendría la instalación de carpas en la vereda del edificio comunal sobre la esquina de las calles Rivadavia y Pellegrini.

Otro de los lugares elegidos para la realización de esta medida de fuerza será el patio interno de la parroquia local, donde los manifestantes "harán sentir el clamor del hambre y la miseria de los que tienen que vivir con $150,00 mensuales, es una vergüenza" dijo Olmedo, confirmando también que otro de los lugares de lucha serán unos terrenos que se encontrarían en litigio judicial entre los actuales ocupantes y sus propietarios.

La presencia de Olmedo y el grupo de asambleístas en Mar del Plata desde donde "anunciaron al país la situación de La Quiaca", habría comenzado a repercutir en algunos estamentos internacionales, ya que desde el gobierno boliviano de Evo Morales se estarían enviando veedores internacionales para realizar un seguimiento de la huelga de hambre, presencia que se sumarán a la de dirigentes de DD HH que estaría llegando a La Quiaca en consecuencia.

Con esta medida de fuerza "iremos hasta las últimas consecuencias" afirmó Jesús Olmedo prosiguiendo "nos tienen que escuchar, no queremos que la única respuesta del gobierno sean palos, como los del 6 de junio o los que nos dieron en la casa de gobierno con la marcha del grito de los excluidos".

Varias habrían sido las promesas que no se estarían cumpliendo, dijeron los integrantes de la multisectorial, "entre la que podemos contar la burla de una concejal de La Quiaca que durante junio del año pasado nos dijo: yo tengo cupos de harina y prometo que les voy a dar el importe en harina o su valor en efectivo, y hasta ahora seguimos esperando por lo menos ½ kilo de harina, no tienen vergüenza, viven del estado y nos mienten utilizando al estado".

La semana del 12 al 17 de enero tendrá en La Quiaca un significado muy especial, ya que desde varias organizaciones sociales locales, como la CCC, la Corriente del Pueblo y otras dijeron que el "17 de enero no va a pasar desapercibido, queremos justicia" en alusión a los hechos acaecidos el 17 de enero de 2.002 cuando en el letargo de la intendencia de Miguel Tito se quemara parte del edificio municipal, con la desaparición de documentación oficial, registros de cuentas y otros papeles de interés para el correcto desenvolvimiento de las gestiones que continuaron a la fecha.

Finalmente, "descreídos del sistema político actual y artos de las promesas que se las lleva el viento" dijo Olmedo es que "estamos con la convicción de que el pueblo puede hacer tornar el escarmiento" finalizó.

Foto: El padre Jesús Olmedo durante una protesta en La Quiaca. / Autor: COPENOA.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.