viernes, 30 de enero de 2009

Confiesa ex paramilitar colombiano asesinatos de sindicalistas

El ex jefe paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Rodrigo Pérez, confesó los asesinatos de 14 sindicalistas, la persecución de defensores y el hurto de combustible a la estatal Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol).

Fuentes judiciales informaron hoy que el ex líder de la organización ultraderechista, alias "Julián Bolívar", dijo que sus hombres asesinaron a los sindicalistas luego de que el ex dirigente de la Unión Sindical Obrera (USO), Freddy de Jesús Rueda, entregó una lista de sus compañeros con presuntos vínculos rebeldes.

"Sin mi autorización, mis hombres ejecutaron en marzo de 2002 a Rafael Jaime Torra y Manuel Salvador Guerrero, dos de los integrantes de la lista suministrada por Rueda", indicó el ex comandante del Bloque Central Bolívar de las AUC.

Rodrigo Pérez dijo que de 2001 a 2005 fueron asesinados por su bloque otros 12 sindicalistas de diversas empresas públicas y privadas en las ciudades Barrancabermeja y Bucaramanga, regiones petroleras ubicadas en el noreste de Colombia.

Las AUC se desmovilizaron en 2006 como parte de un acuerdo con el gobierno de Colombia, en el cual confiesan sus crímenes y delatan a quienes cohonestaron con sus actividades para recibir beneficios jurídicos de la ley Justicia y Paz.

El ex jefe del grupo ultraderechista dijo que declaró objetivo militar a los defensores de esa región, Yolanda Becerra, Régulo Madero y David Rabelo, además del robo de combustible en varias ocasiones a la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol).

"Varios empleados de la empresa suministraban información sobre la hora y el tipo de combustible que sería bombeado por el poliducto, algunos de los funcionarios inflaban las cifras sobre el robo de hidrocarburos y se quedaban con el remanente", admitió el ex jefe paramilitar.

La Unidad Nacional de Justicia y Paz investigará los hechos denunciados por Rodrigo Pérez para judicializar a los funcionarios que corresponda.

Las declaraciones de los ex combatientes de las AUC generaron en 2006 el escándalo de la la denominada "parapolítica", que se refiere a los vínculos de políticos, funcionarios y uniformados con los grupos armados de ultraderecha.

Cientos de servidores públicos son investigados por actuar en conjunto con las AUC y al menos una treintena de legisladores fueron encarcelados al comprobarse su relación.

Como parte de los acuerdos entre las AUC y el gobierno colombiano, la Unidad Nacional de Justicia y Paz da penas máximas de ocho años a los responsables de miles de crímenes de lesa humanidad, además de exigirles la indemnización a sus víctimas e integralos a programas de resocialización.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.