jueves, 15 de enero de 2009

La crisis económica no afectó a la cosmonáutica rusa

Andrei Kisliakov (RIA NOVOSTI)

La cosmonáutica rusa no fue afectada por la crisis mundial que se desencadenó en el segundo semestre de 2008.

Vale destacar que los problemas y dificultades que aún se experimentan en este campo no han empeorado su situación, lo que en estos tiempos "difíciles" se podría considerar como un éxito.

Pese a la crisis, Rusia lidera en los lanzamientos de cohetes portadores. El 25 de diciembre pasado se realizó exitosamente el lanzamiento del cohete portador Protón que puso en órbita tres satélites para el sistema ruso de navegación Glonass. Gracias a esto, Rusia nuevamente ocupa el primer lugar por la cantidad de lanzamientos de cohetes portadores cuyo número asciende a 27. Uno más que en el 2007, hecho catalogado como récord para los tiempos postsoviéticos.

El año pasado, EE.UU. quedó bastante rezagado, al realizar apenas 14 lanzamientos, entre ellos uno fallido (Falcon-1); China ejecutó 7, entre los cuales el de una nave tripulada.

En el cosmódromo Kourou (Guyana Francesa) se realizó el lanzamiento de cinco Ariane-5, cohetes portadores franceses que pertenecen al Consorcio Arianespace. Desde la plataforma flotante Odyssey en el Océano Pacífico, se llevó a cabo la misma cantidad de lanzamientos de portadores «Zenit-3SL», de fabricación ruso-ucraniana.

India lanzó tres veces más cohetes que Japón. Irán también intentó convertirse en potencia espacial, pero hasta el momento no se puede confirmar que haya podido poner en órbita algún ingenio.

En los meses de enero y octubre del 2008 se colocaron en órbita circunterrestre 85 satélites. En este caso también Rusia colocó más que otros países: 35 satélites.

Al analizar el liderazgo de Rusia, es necesario recordar que la cosmonáutica rusa emplea lanzaderas diseñadas hace medio siglo. La fiabilidad de estos aparatos es irrefutable, sin embargo todo tiene su límite, y ahora se plantea la necesidad de desarrollar nuevos modelos.

Es indiscutible la apreciación de la Agencia Espacial Rusa "Roscosmos" acerca de que el mercado mundial de lanzamiento de cohetes puede ser catalogado como tecnologías de punta al igual que las que utilizan para la creación de nanoproductos. Por esta razón Roscosmos no cederá su liderazgo a nadie incluso aún cuando el mundo atraviesa por una fuerte crisis económico-financiera. Es necesario hacer los máximos esfuerzos en donde los asuntos andan mejor, según lo dice la experiencia.

Son evidentes los resultados en el desarrollo del Sistema Global de Navegación por Satélite (GLONASS). Gracias al último lanzamiento del cohete portador Protón se agregaron tres satélites a los 17 que ya están en órbita. Se tiene fe en que pronto todo el territorio de Rusia se encuentre en la zona de acción de los satélites GLONASS. El vicepresidente del Gobierno ruso Serguei Ivanov al comentar el exitoso lanzamiento del 25 de diciembre, señaló: "Personalmente pienso que en el aspecto espacial del sistema GLONASS no hay grandes problemas". En los próximos dos años se debe concentrar la atención en lo concerniente a la infraestructura terrestre. Al respecto es necesario destacar los logros alcanzados, sin los cuales los vuelos espaciales serían imposibles.

En este caso se trata del perfeccionamiento de las infraestructuras de control espacial, lo que contribuye a utilizar con mayor eficacia los resultados de la cosmonáutica, actividad que se difunde en la esfera estudiantil.

En 2008, en las Universidades Federales del Sur y de Siberia, así como en la Universidad Estatal de Tiumén, fueron creados centros de control espaciales que aplican tecnologías de recepción y procesamiento temático de imágenes de la Tierra obtenidas desde el espacio. Estas tecnologías fueron elaboradas por el Centro de Ingeniería y Tecnología "ScanEx" (Rusia). Una de las funciones primordiales de los centros universitarios es controlar desde el espacio de la situación ecológica en las regiones.

A decir verdad, la eficacia de los centros depende de grandes constelaciones (conglomerados o grupos) de satélites de sondeo remoto de la superficie terrestre. Lamentablemente, en esta área son pocos los logros. El lanzamiento de satélites de sondeo remoto y de control meteorológico es uno de los planes espaciales que se tiene en mente. A propósito, si los planes que están en marcha son realizados exitosamente, hacia 2013 Rusia tendrá su propia constelación de satélites meteorológicos.

En ese caso el poderoso y renovado parque de cohetes de lanzamiento junto con aparatos espaciales de diferentes funciones, harán que Rusia a inicios de la siguiente década sea el un reconocido líder cósmico.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.