lunes, 12 de enero de 2009

Las perspectivas que tiene el gas ruso para llegar a la Unión Europea

Oleg Mitiáyev (RIA NOVOSTI)

En la noche del domingo 11 de enero, como nos pareció a todos, ocurrió buena noticia: Ucrania firmó el protocolo sobre la creación de mecanismos de control para el tránsito de gas ruso por su territorio con destino a los países de la Unión Europea (UE).

Este suceso debió restablecer los suministros del "combustible azul" de Rusia a la UE interrumpidos totalmente el pasado 7 de enero, sin embargo, a pesar del anunció, en Moscú imperan las dudas, porque se desconoce la forma en que Ucrania firmó el mencionado documento, en Kíev se dice que hubo cambios, y si ocurrieron, vale pensar qué medidas serán convenientes a la parte rusa.

El contrato de gas para Ucrania en 2009 y el tránsito de gas ruso hacia la UE

Para empezar, es útil recordar que a pocas horas de que comenzara el Año Nuevo 2009 una delegación de la empresa estatal Naftogaz Ucrania en visita de trabajo en Moscú, suspendió las negociaciones con Gazprom sobre los suministros de gas ruso a Ucrania en el presente año y abandonó la capital rusa.

Ante la falta de contrato, Gazprom a partir del 1 de enero interrumpió los suministros de gas a su vecino, aunque el consorcio ruso continuó el trasiego de gas ruso por el territorio ucraniano para sus clientes de la UE, una ruta clave porque por Ucrania transita cerca del 80 % del gas ruso con destino a Europa.

Y aquí comenzó la crisis, porque también a partir del 1 de enero, Naftogaz Ucrania comenzó a retener ilegalmente el gas ruso de tránsito para sus necesidades internas. Según Gazprom, ya para el 7 de enero la sustracción de gas alcanzó volúmenes tales que en general, el gas ruso dejó de llegar hasta los consumidores de la UE, y en estas condiciones, el consorcio ruso se vio obligado a suspender los suministros de gas a Europa por el territorio ucraniano.

La parte rusa propuso restablecer los suministros de gas ruso a la UE por el territorio de Ucrania con la condición de que una comisión internacional integrada por representantes europeos, rusos y ucranianos supervise el funcionamiento de las estaciones medidoras de gas en Rusia y Ucrania y en los países de la UE. La labor primordial de los observadores sería vigilar que Rusia entrega el volumen de gas previsto, y que Naftogaz permite el trasiego de ese gas por su red de gasoductos hacia Europa.

En consonancia con su propuesta, el sábado 10 de enero la parte rusa y la UE firmaron el protocolo sobre la creación del mecanismo de control sobre el tránsito de gas ruso, ahora el obstáculo era la postura de Ucrania que desde un comienzo, rechazó la presencia de representantes de Gazprom en sus estaciones de medición.

En la madrugada del 11 de enero se difundió la noticia de que la parte ucraniana firmó el protocolo correspondiente con la UE. Al respecto, el presidente de la Comisión Europea Jose Manuel Barroso aplaudió el logro y en una declaración conjunta firmada también por el Comisario de la UE de Energía Andris Piebalgs resaltaron que el grupo de observadores comenzará su trabajo lo más pronto posible. La UE confía en que a partir del momento en que Gazprom reanude los suministros de gas por las tuberías rusas, se necesitarán al menos 36 horas para que ese combustible llegue hasta los consumidores europeos.

Pero el optimismo que produjo la noticia de que Ucrania había firmado el protocolo duró poco por las declaraciones hechas inmediatamente después por la primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko.

La jefa del Gobierno dijo que el documento constató que su país no suspendió el tránsito del gas ruso a Europa, que a partir del 1 de enero Ucrania no retuvo ilegalmente el gas ruso y que su Gobierno ha pagado a Gazprom por todo el gas consumido en 2008.

Las declaraciones de Timoshenko tuvieron el efecto de una bomba porque contradicen de forma rotunda la postura del Gobierno y el consorcio ruso.

Gazprom asegura que a consecuencia de la retención ilegal del gas ruso a comienzos de 2009 por Naftogaz, los consumidores europeos no recibieron más de 86 millones de metros cúbicos de gas y que la deuda de Naftotaz Ucrania a Gazprom asciende a 614 millones de dólares.

Como informó Gazprom, la parte rusa parte de que el protocolo firmado por Ucrania debe contener los mismos términos del protocolo que firmó Rusia y hasta el momento, Gazprom no ha recibido la copia del documento que firmó Kíev.

Consecuencias del conflicto de gas entre Rusia y Ucrania

De esta manera, los plazos para reanudar los suministros de gas ruso a la UE por el territorio de Ucrania todavía son una gran incógnita, y todavía queda mucha incertidumbre con respecto a la firma del contrato sobre los suministros de gas ruso para Ucrania.

En un balance de lo acontecido, estamos ante la siguiente situación: Gazprom sigue imposibilitado para transportar su gas a la UE por Ucrania, y como resultado, no puede recaudar entre 120 millones de dólares diarios.

Ucrania tampoco percibe un centavo por el tránsito del gas ruso y tampoco tiene ese combustible para alimentar su economía, los países europeos sin reservas propias de gas, la mayoría de ellos, en los Balcanes experimentan serios problemas de calefacción y responsabilizan de sus problemas a Rusia y Ucrania.

Ahora, tras lo ocurrido, los países más influyentes de Europa y la EU reflexionan cada vez más sobre rutas alternativas a los suministros de gas. A largo plazo y con diferentes grados de probabilidad esas rutas pueden ser el Gasoducto del Norte, que unirá a Rusia y Alemania por una tubería que pasa por el fondo del mar Báltico, y también el Gasoducto del Sur que comienza en la costa rusa del mar Negro y llega hasta Balcanes y de allí, a Alemania e Italia, otra alternativa supone el Gasoducto Nabucco para suministros de gas a Europa desde Turquía.

Además, existen otros proyectos que pueden realizarse antes, como el aumento de los suministros de gas licuado procedente de África y la construcción en Europa de más centrales nucleares y otros tipos de fuentes alternativas de energía que de ninguna manera dependen ni de Rusia ni de Ucrania.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.