martes, 10 de febrero de 2009

Argentina, Santa Fe: La interna suizo-alemana

REDACCIÓN ROSARIO - TMO

El gobernador Hermes Binner volvió a la carga con las acusaciones contra el actual senador nacional y ex gobernador de Santa Fe Carlos Reutemann por su responsabilidad en las muertes del diciembre trágico en 2001. A pesar de los cuestionamientos, desde el Socialismo aún no han anunciado medidas concretas para terminar con la impunidad con la que cuenta el ex piloto de Fórmula 1.

Además, Binner lo culpó por las inundaciones de 2003 que dejaron miles de personas sin hogar y una veintena de muertos. ¿El conflicto del campo los reconciliará como durante el año pasado, cuando ambos se mostraban permanentemente comunicados y defendían como uno solo el lock out de la Mesa de Enlace que desabastecía las ciudades y dejaba a miles de habitantes sin alimentos?

El gobernador Hermes Binner dijo este lunes, en declaraciones a radio Mitre, que el sanador justicialista Carlos Alberto Reutemann, por entonces mandatario provincial, fue quién dio la orden para que se reprimiera la protesta de de diciembre de 2001, que dejó como saldo 9 muertos en la provincia. "La policía, sin más, cargó contra los que protestaban y hubo siete muertos", recordó el mandatario. Además, lo culpó por las inundaciones de 2003 que dejaron miles de personas sin hogar y una veintena de muertos.

El duelo de los dos santafesinos presidenciables se instaló con fuerza. Comenzó sutilmente en las encuestas, continuó –hace algunas semanas–con declaraciones de la dama del Lole, la senadora Roxana Latorre, y terminó de explicitarse luego del convite de Carrió al ex corredor, para que cruce a la vereda de la oposición abierta y sin ambages, y se sume a la Coalición Cívica donde tiene las "puertas abiertas".

Al igual que lo hiciera durante la campaña electoral, Binner volvió a pegarle al Lole, y lo hizo nuevamente responsable directo de las muertes ocurridas en la provincia en diciembre de 2001 y de las consecuencias provocadas por la inundación en abril de 2003. Pero bien vale recordar que en los actos recordatorios, organizados por los familiares de las víctimas de la represión el último diciembre, uno de los ejes principales de los discursos fue la "decepción" que les provocó la continuidad de la impunidad del los responsables materiales y políticos de las muertes, y la falta de compromiso del gobernador para con la causa que fuera promesa de campaña.

Como si no hubiera escuchado el reclamo de los familiares, Binner dijo –ciertamente– que Reutemann fue quién dio la orden a la policía para que reprimiese, cuando se registraron protestas durante la última etapa del gobierno radical de Fernando De la Rúa y también lo acusó de no haber realizado las obras necesarias que evitasen la inundación que devastó a la capital provincial. Lo lamentable es que al mismo tiempo no haya anunciado medidas tendientes a facilitar que de una vez por todas los reclamos de justicia de los familiares sean escuchados y los culpables, entre ellos el actual senador justicialista, sean juzgados.

El gobernador santafecino declaró a radio Mitre que la represión de 2001 se originó en una orden gubernamental. "Alguien dio la orden, indudablemente fue el poder político", dijo Binner y recalcó que en ese momentos Reutemann era la máxima autoridad provincial, entonces "la policía, sin más, cargó contra los que protestaban y hubo siete muertos", recordó.

Binner también recordó que en abril de 2003 Reutemann inauguró "una obra que no se hizo, sobre el hipódromo de Santa Fe, y ése fue precisamente el lugar por donde entró el agua e inundó la ciudad".

Y recalcó que fue Reutemann quien privatizó el Banco de Santa Fe para ponerlos en manos de los hermanos Carlos y José Rohm, cuando "se sabía ya, porque tuvimos noticias desde Montevideo, del perfil que tenían los compradores", acusados de estafas en Uruguay por manejos realizados en el Banco Comercial.

El gobernador rememoró varias de las tantas cuestiones por las que el actual senador Reutemann debería ser juzgado y –de estar en un provincia distinta–, por que no condenado. El tema es que el gobernador no es un ciudadano común, tiene herramientas para condicionar la llegada de la justicia. Entre otras cosas eso fue lo que prometió. Un cambio que a todas luces, para los inundados de 2003 y los muertos del 19 y 20 y sus familiares, aún no llegó.

Por otra parte, aún está fresco su acercamiento al Lole durante el conflicto del campo. Cabe recordar que primero fue un reclamo común a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para que suspenda el aumento de las retenciones móviles al agro, pero sin exigir el despeje de los piquetes en las rutas.

Después, hubo un apoyo al mismo planteo en el Senado santafesino, donde los seguidores de Lole eran trece contra seis afines al gobernador. El voto unánime de los 19 senadores celebró el acuerdo. Después, los reutemistas, según publicaban los diarios por aquel entonces, volvieron a responder a otro llamado de Binner en la Casa Gris y uno de ellos hasta le sugirió "dar un paso más", y convocar a una cumbre de gobernadores y legisladores de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba para redoblar la presión sobre la Casa Rosada.

"Contá con mi firma, te la mando por fax o con mi palabra basta", le dijo el Lole. "Con tu palabra basta", le respondió el Binner quien habló con Reutemann desde el celular que le acercó uno de sus confidentes y jefe del bloque de diputados del Frente Progresista, Raúl Lamberto. Raúl es hermano de Oscar, el ex legislador del PJ reconocido por sus cualidades de negociador y su fidelidad a Reutemann.

Ese romance gringo con olor a campo, ahora parece lejano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.