lunes, 9 de febrero de 2009

Febrero muerde el trabajo en Chile, pero también recompone la esperanza


Andrés Figueroa Cornejo

1. El economista del poder, Aldo Lema, jefe de Estudios de Inversiones Security, concordando con Gonzalo Sanhuesa de Zahler y Co., afirmó que “Chile ya está en una recesión técnica e incluso mayor que en EEUU.” Según la metodología usada en los países centrales, Chile ya se encontraría en recesión al computar dos trimestres consecutivos con variación negativa: -0,2 % el tercer trimestre de 2008 respecto del segundo; y -7,7 %, el cuarto. La publicidad gubernamental hace agua por arriba y por abajo. Ahora los trabajadores y el pueblo tienen la palabra.

2. Pro Chile informó que las exportaciones chilenas en diciembre de 2008 cayeron en un 24 % respecto del mismo mes de 2007. Los envíos de cátodos de cobre al exterior apenas alcanzaron los US$ 919 millones en diciembre del año pasado, prácticamente un 50 % menos que el promedio mensual del año (US$ 1.691 millones). La brutal contracción de la demanda de los principales compradores cupríferos, como Japón, China, Corea, Europa y Estados Unidos, estalla cardíacamente en la economía chilena. Otro tanto ocurre con la industria celulosa, segundo sector exportador más relevante del país. Por otra parte, la producción industrial cayó un 4,3 % en diciembre de 2008 en relación al mismo mes de 2007. La patronal Cámara de Comercio de Santiago notificó que la inversión chilena en el exterior se derrumbó en un 37 % comparada con el año previo, es decir, US$ 2.882 millones versus US$ 4.577 contados el 2007. En las regiones, el impacto de la crisis paralizó obras y proyectos por sobre US$ 9 mil millones. Las áreas más castigadas son la minería nortina (que con la no realización de las inversiones previstas, deja sin trabajo a 16 mil personas); la agroindustria (destruyendo 3 mil empleos); y en el sur del país, el congelamiento de una planta de tableros de trupán liquidó 1500 plazas laborales.

3. Cuatro entidades de la industria bancaria, extraordinariamente oligopólica y ajena a cualquier estrategia contracíclica (incluso en rebeldía contra las solicitudes del gobierno central en orden a aminorar las restricciones del crédito para las personas y las empresas, luego de una inyección multimillonaria de dólares a través de colocaciones estatales), concentran casi el 70 % del mercado total. Según la Superintendencia de Bancos, dos tercios del mercado están loteados por el Banco Santander, el de Chile, el BancoEstado y el BCI. El tercio restante se distribuye en 14 negocios de venta de dinero. Pese a aumentar sus utilidades en casi un 3 % el 2008 en relación al 2007, la empresa bursátil ya ha desempleado a más de 5 mil trabajadores. Al respecto, el Secretario General de la Confederación de Sindicatos Bancarios, Luis Mesina, señaló con claridad que la centralidad del trabajo frente a la embestida del capital debe centrarse en la defensa del empleo, el precio de los salarios, impedir las modificaciones de los Contratos Colectivos, y avanzar en la unidad y acumulación de fuerzas con el conjunto de las ramas económicas del país camino a la huelga general, “herramienta histórica de los trabajadores frente a los abusos de la patronal.” La superconcentración de la propiedad del capital financiero expresada en la administración de la bancarrota de las Administradoras de Fondos de Pensiones privada (dos AFPs controlan el 70 % del mercado); tres instituciones se reparten dos tercios de la salud privatizada (Isapres); cuatro corredoras de bolsa acumulan el 60 % del mercado; y cinco compañías de seguros se dividen un 55 % del negocio; revelan con nitidez de mediodía la ilusión propagandística de la libre competencia y ponen en vitrina el movimiento genuino del capital en medio de una crisis que remece los cimientos del orden establecido a escala planetaria. El capitalismo tardío destruye de manera incesante fuerzas productivas, empleo e industrias, y procura capear la profundidad dramática de sus fronteras históricas a costa de lo que resta de Estado, superexplotación y represión. La economía real se hunde en mitad de la pugna voraz entre las propias fracciones de la burguesía, agudizada estructuralmente por la crisis energética y alimentaria mundial. Y Chile, como una mota dependiente y ultrafragilizada debido al aperturismo transnacional y un soporte puramente primario exportador, se desploma rápidamente ante la impotencia, indolencia, cortoplacismo, ataduras ideológicas neocapitalistas de la peor madera, miopía y contenido de clase burgués del bloque en el poder, tanto de la Concertación, como de la Alianza por Chile.

4. Wal-Mart no sólo ingresó al mercado chileno a través de la compra mayoritaria de la principal cadena de venta al detalle del país, D & S, sino que a través de ella busca expandirse hacia el Perú inmediatamente.

Si bien los principales dañados serán los trabajadores de Líder, Ekono y las empresas asociadas a D & S, tal como ha ocurrido en los Estados Unidos y otros lugares del globo, la voracidad expansionista de Wal-Mart destruirá competencia con estrategias ligadas a bajos precios a costa de explotación y genética monopólica.

Si ya existe una preocupación superlativa en las corporaciones de venta al detalle que muerden grandes fracciones del mercado, para los negocios familiares pequeños y medianos expendios de productos de boca al consumidor, el futuro inmediato se ennegrece aceleradamente. Ya estaban en aprietos antes de la llegada de Wal-Mart (de hecho, abrieron durante Navidad y Año Nuevo cuando los supermercados debieron limitar su horario y apertura por ley, para recordar fugazmente glorias antiguas y compensar pérdidas), pero con la mega corporación en Chile, caracterizada por su agresividad y virtual copamiento del mercado, el impacto en la demanda puede ser mortal. A ello es preciso agregar que las pequeñas y medianas empresas vinculadas a la producción comercializada luego por el retail, al carecer de un sistema de ventas propio, están condenadas a vender al precio que imponga el oligopolio supermercadista que reina en Chile. En este sentido, los proveedores chilenos sentirán muy pronto la mano de hierro de Wal-Mart y
sus políticas de ganancia rápida y sin condescendencias, tal como ocurre en su propio país de origen.

La venta al detalle en Chile sufrirá un terremoto de grado impredecible en muy poco tiempo.

Cuando terminó el 2008, la empresa D & S (propiedad reciente de Wal-Mart) capitaneaba el mercado del llamado retail o venta al detalle a través, principalmente, de la propiedad de los supermecados Líder, Ekono y Super Bodega A Cuenta. La sigue Cencosud del Grupo Paulmann, con un 31 %; SMU del Grupo Saieh-Rendic, con un 19 %; Southern Cross de Fondo de Inversión, con un 6 %, y San Francisco-Tuttus del Grupo Solari, con un 4,5 %.

5. Según el derechista Instituto Libertad y Desarrollo, las cifras de la corrupción durante los gobiernos civiles post dictadura bordearían los US$ 1.633 millones. De los involucrados, 180 serían militantes de la Concertación y 45 de la Alianza por Chile. Los casos más escandalosos estarían ligados al Ministerio de Obras Públicas, el Registro Civil, Chile Deportes, Policía de Investigaciones y el Poder Judicial. Sólo en el “caso Mirage” habría mano de altos oficiales de la Fuerza Aérea y del gobierno de Aylwin y Frei. Lo cierto es que la burguesía como un todo transpolítico y vinculada al Estado ha metido no sólo las patas, sino que con vileza, las manos. La imagen país en el extranjero, cada vez más, se reduce a una botella de vino tinto.

6. Por abajo, finalmente y luego de una larga temporada de encuentros furtivos y desencuentros infructuosos, un conjunto significativo de iniciativas anticapitalistas asociadas a organizaciones políticas y sociales de trabajadores, pobladores y estudiantes en lucha, realmente existentes y con presencia nacional, ha comenzado su caminata unitaria. Convencidos de que el período demanda con urgencia de parto la construcción de un continente político federativo, respetuoso de sus matices y componentes, pero nítido y sencillo en sus objetivos contra el capital, la novísima convención de una fracción relevante del movimiento real de los desheredados, apura invitando, e invita sumando, a un segundo encuentro en abril para diseñar desde el seno popular, la plataforma de lucha más justa para encarar el período y la mejor manera de organizarse, con identidad, radicalidad, vocación de mayoría, democracia a toda prueba y ética insobornable. La esperanza de las pistas iniciales de un nuevo proyecto emancipador de la clase trabajadora y la extensión del conjunto de sus relaciones sociales, a distancia sideral de la componenda en el poder hace brillar los ojos y combina la memoria con el futuro necesario. La madurez y altura en las convicciones de todos los participantes y los muchos que todavía faltan y deben estar, se ponen en juego en la hora acariciada de la unidad anticapitalista. Que tiemble la injusticia cuando se reúnen los que no tienen nada que perder y todo el futuro por conquistar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.