martes, 10 de febrero de 2009

Panamá: Elecciones y conciencia de clase

Olmedo Beluche (PANAMÁ PROFUNDO)

Carlos Marx señaló que la clase trabajadora, en el proceso de lucha por una sociedad sin explotación (socialista), pasa por dos fases de maduración.

La primera, lo que llamó conciencia en sí , es decir, cuando los trabajadores defendiendo sus empleos y salarios descubren que son una clase social contrapuesta a los intereses de los patronos, y se organizan en sindicatos para defender sus intereses;

La segunda, que Marx llamó conciencia para sí , cuando los trabajadores descubren que las victorias en sus luchas sindicales son efímeras, pues la burguesía, desde el gobierno, con diversas medidas anula las victorias conquistadas, entonces concluye que la única manera de asegurar un futuro mejor para sí y sus hijos es tomando el poder, y se organiza en partido político de clase para hacerlo.

En Panamá, los asalariados, que somos la mayoría de la población aún estamos en la primera fase, es decir, tenemos muchos gremios con los cuales peleamos por nuestros derechos económicos y sociales. Pero los gobiernos burgueses y sus partidos constantemente atentan contra esos derechos. Si logramos aumento de salarios, ellos permiten el aumento de los precios y anulan esta conquista, por ejemplo.

Cuando estas cosas suceden los trabajadores panameños avanzamos un poquito y la gente decide castigar al gobierno con su voto. Pero es una maduración equivocada porque terminamos votando por el candidato o partido burgués de “oposición”, sin darnos cuenta (hasta que es tarde) que en el fondo es lo mismo.

Los últimos 20 años de régimen “democrático” son al muestra viva de ese problema: en 1999, se votó contra Noriega por Endara; cansados de Endara el pueblo votó en 1994 con el Toro-PRD, contra el cual hubo que luchar con muchas huelgas; hartos del PRD en 1999, la gente votó con Mireya-Panameñismo; cansados de la corrupción panameñista, en 2009 votaron con Martín-PRD; y ahora la tendencia es que la gente castigue al PRD votando con Martinelli.

Pese a que lo saben, la gente no hila que el supuesto candidato del “cambio” y de “los zapatos del pueblo” es el mismo que les sube los precios en el Super 99 , con la complicidad del actual gobierno del PRD.

Los trabajadores panameños son presa fácil del engaño porque se les mantiene en la lógica de la supuesta contradicción gobierno-oposición, cuando la lógica debiera de ser burguesía-clase trabajadora. Y esto sucede porque no hemos consolidado un partido político de nuestra clase , que dirija las luchas y que participe en las elecciones educando a la mayoría asalariada que el único cambio vendrá el día que los trabajadores seamos gobierno.

Esta conciencia para sí, no se alcanza absteniéndose, sino todo lo contrario, construyendo un partido político electoral que demuestre que los trabajadores queremos y podemos ser gobierno, como han demostrados todos los procesos revolucionarios en el mundo, desde la Rusia del siglo pasado a la Venezuela de hoy.

Para alcanzar esa conciencia para sí , de la que hablaba Marx, materializada en un partido político que exprese el proyecto histórico de país de los sectores explotados, es necesario que las organizaciones de la izquierda panameña superemos dos vicios extremos: por un lado, el abstencionismo electoral, por el cual le regalamos a los partidos burgueses el espacio en el que el pueblo debate sobre quién debe gobernar; por otro lado, el “tacticismo”, que en el fondo es oportunismo, por el cual en función de mezquinos intereses grupales, se termina pactando con candidatos y partidos de la burguesía a cambio de un nombramiento o un financiamiento.

No se trata, como algunos argumentan, que vayamos a hacer la revolución mediante las elecciones burguesas; se trata de educar políticamente a la clase trabajadora para que se identifique a sí misma como proyecto político diferenciado de la burguesía, condición sine qua non para hacer la revolución.

El Partido Alternativa Popular y la campaña por la candidatura del Prof. Juan Jované son un primer paso en ese sentido, que debemos mantener, para que a más tardar en 2014 podamos postular directamente a los candidatos populares.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.