viernes, 27 de marzo de 2009

Argentina, Tucumán: Alerta ante el avance de la epidemia de dengue

PRIMERA FUENTE

La enfermedad infecciosa se multiplica de manera alarmante en provincias vecinas como Salta y Catamarca lo que despertó la preocupación de las autoridades sanitarias. Hasta el momento en Tucumán hay 9 casos confirmados, pero otros 24 en estudio tienen altas probabilidades de dar positivo. Se trata de personas que fueron picadas por mosquitos Aedes Aegypti fuera de la provincia.

Los casos de dengue se multiplicaron en los últimos días y dispararon el alerta a nivel nacional. Por supuesto que la provincia no está ajeno al brote epidémico por su cercanía con dos de los principales focos: Salta y Catamarca. Hasta ayer, en Tucumán estaban confirmados 32 casos de dengue y las personas se enfermaron fuera de los límites provinciales, según confirmó el ministro de Salud Pública Pablo Yedlin.

Las autoridades se encontraban especialmente preocupadas por la aparición de infectados en la zona Sur de la provincia, específicamente La Cocha y Aguilares, por su cercanía con Catamarca, donde se confirmaron cerca de 139 casos sólo entre el lunes y martes, con lo cual aumentó la preocupación. Inclusive los directores de los principales centros asistenciales pidieron públicamente al gobierno de Eduardo Brizuela del Moral que no oculte el número de enfermos y declare la emergencia. Además, la epidemia comenzó en la Capital de Catamarca, algo totalmente inusual.

”Estamos muy preocupados, por la situación en Bolivia, que declaró más de 50.000 casos de dengue, nosotros esperábamos que en algún momento la situación podría empeorar en la Argentina, como está sucediendo”, alertó Yedlin. “Son zonas endémicas de dengue, con lo cual el riesgo de que aparezcan las variantes más graves está latente”, dijo en otro momento. Agregó que en años anteriores, en Tucumán sólo se registraban 3 o 4 apariciones de dengue por año.

El ministro dijo que la única manera de combatir el dengue es atacando el mosquito Aedes Aegypti, transmisor del virus cuando pica a una persona infectada y luego a otra sana. Las autoridades sanitarias aseguran que los insectos autóctonos no se encuentran infectados, pero que en caso de comiencen a multiplicarse los contagios las posibilidades se multiplican.

Por este motivo, se recomienda evitar la presencia de recipientes con agua estancada en los cuales los mosquitos depositan las larvas. En varias zonas de la Capital y el Interior se montaron operativos de fumigación y todo el sistema sanitario se encuentra en alerta. Desde el Siprosa llamaron a la población a estar atenta a la aparición de síntomas como fiebre, dolores de hueso y articulaciones o cansancio, sobre todo si de manera reciente las personas estuvieron en las zonas en las cuales la epidemia alcanzó niveles preocupantes, como Catamarca, Salta, Chaco, Bolivia, Paraguay o Brasil.

Todos los afectados son aislados en sus propios domicilios, con telas mosquiteras y repelentes para evitar nuevas picaduras, en tanto que el tratamiento consiste en antitérmicos y analgésicos hasta tanto ceda la fiebre. La buena noticia es que no se registraron casos de dengue hemorrágico, la variante más violenta, que puede causar la muerte.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.