jueves, 19 de marzo de 2009

Nueva oposición a declaraciones de Benedicto XVI


ECUPRES

A la reciente polémica sobre la restauración de los obispos lefrebvistas y la anterior sobre los musulmanes, ahora surge la fuerte oposición de las declaraciones de Benedicto XVI sobre la negación al uso de los preservativos a lo que agregó que el condón agrava el problema del SIDA.

Tres gobiernos reaccionaron rápidamente a lo manifestado por el Papa. Francia, Bélgica y Alemania no disimularon su sorpresa y preocupación por la posición papal y España decidió enviar un millón de preservativos hacia el continente africano.

Por cierto que también se oponen personalidades científicas, especialmente las relacionadas con la medicina, y los organismos de lucha contra la epidemia del SIDA En todas esas declaraciones de oposición y hasta de estupor por las palabras de B XVI se enrolan muchas católicos y católicas.

El Papa dio a conocer su posición al hablar con los obispos de Camerún que formaba parte de la agenda de su viaje a Africa. La declaración de B XVI fue la de afirmar que el Sida no se supera con la distribución de condones y que la única solución es la "humanización de la sexualidad"

En un despacho de Efe del miércoles 18 se menciona que el Gobierno francés expresó su "gran inquietud" -por el mensaje del Papa Benedicto XVI- y r las consecuencias que pueda tener en la lucha contra el SIDA, pues mensajes de este tipo "ponen en peligro las políticas de salud pública", según declaraciones un portavoz del ministerio francés de Exteriores y que Francia considera que "el preservativo es un elemento fundamental de las acciones de prevención de la transmisión del virus del sida", junto con la información, la educación y el diagnóstico precoz.

El mencionado despacho de Efe menciona que la Asociación Alemana de Ayuda contra el Sida (DAH) acusó al Papa de "pecar contra toda la Humanidad" por sus palabras contra el condón. "En vista del dolor multitudinario que causa el SIDA en África, el rechazo categórico a los condones por parte del Vaticano es un acto de cinismo y de desprecio a la Humanidad" señala un comunicado de la DAH.

Otra organización, Actionaid, calificó de "ciegas y desafortunadas" las palabras de B XVI y menciona investigaciones científicas y sociales que dan pruebas de que “los preservativos pueden proteger a los más vulnerables y, por tanto, salvar vidas”. Por su parte la Izquierda Unida de España acusó a la Iglesia Católica Romana de "convertirse en una colaboradora (de la transmisión) del sida y de su terrible impacto en el tercer mundo".

Otras declaraciones fueron las del Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, quienes dicen que las palabras del Papa son "inaceptables".

Un comunicado del Ministerio de Salud de Bélgica, dice que la ministra del área, Laurette Onkelinx "quedó estupefacta al enterarse de las declaraciones" del Papa y que el comentario del Papa “podrían destruir años de prevención y concientización, y poner en peligro muchas vidas humanas

The New York Times comentó el tema en un editorial donde dice que el Papa esta "penosamente equivocado". "¨¿El Papa vive en el siglo XXI?", fue la pregunta de Alain Fogue, de Camerún, integrante de MOCPAT, una organización trabaja con infectados de Sida.

Desde Hamburgo, el obispo Hans Jochen Jaschke no tuvo a menos declarar públicamente su oposición al Papa diciendo que "Quién está enfermo de sida y es sexualmente activo debe proteger a los otros y a sí mismo. ÑA sorpresa también lelgó a la Unión Europea cuya Comisión Ejecutiva dijo que "el preservativo es uno de los elementos esenciales en la lucha contra el sida” cuya acción preventiva está confirmada por pruebas científicas.

Foto: Tomás de Torquemada, Primer Gran Inquisidor de España - Benedicto XVI.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.