lunes, 9 de marzo de 2009

Puerto Rico: Medidas defensivas en base de Estados Unidos

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

La Guardia Costanera de los Estados Unidos estableció de manera permanente un perímetro náutico de seguridad en torno a su base de San Juan luego de que sus analistas concluyeran que la instalación está bajo amenaza de ataque por opositores al dominio estadounidense sobre Puerto Rico.

“La zona de seguridad es necesaria por razones de seguridad nacional para proteger al público y la base de la Guardia Costanera de potenciales actos subversivos”, dice el anuncio oficial sobre el motivo para establecer el perímetro permanente de protección efectivo desde el pasado día seis de los corrientes, pero que se basa en hechos detectados antes de finales de septiembre de 2008.

El documento, sin embargo, no identifica a qué presuntas fuerzas subversivas se refiere.

Ante el anuncio publicado en la gazeta oficial estadounidense Federal Register, el profesor Roland Blasini, un analista conocedor de temas marítimos y de seguridad de Colorado, EEUU, advirtió que “ni siquiera durante la Guerra Fría ni durante los años violentos de finales de los setenta y los ochenta con los conflictos entre agencias en la isla se puso en vigor una acción de seguridad como esta”. En ese sentido, Blasini dijo que “debemos preguntar públicamente qué puede esperarse para los próximos meses”.

El informe oficial indica que en varias ocasiones antes del 30 de septiembre de 2008 se detectaron embarcaciones merodeando la base, donde la Guardia Costanera tiene seis escampavías y naves pequeñas. “Además, se sospecha que fue vigilada en más de una ocasión por individuos desconocidos que tomaron fotografías muy cerca de la base”, dice el aviso, que agrega que “estos incidentes presentan una amenaza potencial a la seguridad nacional y pueden llevar a actos subversivos contra el personal o el equipo localizado en la base de la Guardia Costanera”.

El perímetro establecido es de cera de 30 metros -100 yardas en sistema inglés- y podría extenderse hasta el Muelle Uno del Viejo San Juan, donde la mayoría de los barcos que llegan son cruceros de turismo, aunque ocasionalmente lo hacen también barcos de las fuerzas navales de EEUU o países invitados. Se indicó que la zona restringida no afectará el tráfico regular de cruceros y trasbordadores porque no incluye los canales de la bahía y que si alguna de estas naves tuviera que pasar por el área se tomará determinación caso a caso.

La nueva regla permanente de seguridad entró en vigor a menos de dos semanas de que el jefe de la Agencia Central de Inteligencia, Leon Panetta, dijera que en los resúmenes diarios de seguridad al Presidente Barack Obama se incluyen los desarrollos económicos mundiales y de América Latina, en especial Argentina, Ecuador y Venezuela. Panetta explicó entonces que el tema económico es fuente de inestabilidad en la región y puso de ejemplo que EEUU tiene que estar alerta de cómo la economía afecta las relaciones exteriores de China o Rusia.

Para los meses en que comenzó a evaluarse la regla, los bombarderos nucleares rusos conocidos como “Cisnes Blancos” hicieron ejercicios en aguas del Caribe y una flotilla de la armada rusa se dirigió al área para maniobras conjuntas con Venezuela. Esas maniobras fueron vigiladas por naves de la Cuarta Flota de EEUU, algunas de las cuales tocaron puerto en San Juan.

El informe oficial no se refiere a ataques “terroristas” sino “subversivos”, una diferencia importante en el análisis militar. En el segundo caso se refiere de forma específica a un ataque interno en el territorio y su propósito no es aterrorizar la población sino contra el régimen establecido.

Puerto Rico, con cerca de cuatro millones de habitantes, es una nación caribeña y colonia estadounidense desde 1898. En 1952 EEUU estableció un régimen autonómico denominado Estado Libre Asociado, pero ese arreglo enfrenta oposición de parte del los anexionistas –ahora de gobierno- así como de sectores del autonomismo y, por supuesto, de los independentistas.

La única organización militar conocida en el independentismo es el Ejército Popular Boricua-Macheteros, pero esa fuerza clandestina no ha realizado acciones armadas en los últimos años.

El caso de Puerto Rico ha sido mantenido bajo observación por el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas durante décadas y últimamente ha crecido la presión latinoamericana para que sea discutido como tema separado en una próxima asamblea general del organismo mundial. De igual forma, el Presidente Obama ha prometido que el caso colonial boricua será resuelto durante este cuatrienio.

La decisión de los mandos castrenses que vigilan las costas coincidió además con el anuncio interno de que la Policía nacional está acuartelando y readiestrando sus efectivos antimotines de las unidades de Operaciones Tácticas, conocidas como Fuerza de Choque. Poco antes se había informado que la Policía nacional activará también casi 800 agentes de inteligencia de manera permanente para recoger información en todas las localidades del país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.