martes, 19 de mayo de 2009

Argentina: Los policías implicados en el crimen de Eduardo 'Chasqui' Córdoba siguen libres

Pablo Badano (INDYMEDIA)

El joven aymara fue asesinado el 22 de abril de 2007 por el subinspector Javier Cesar Pereyra en la puerta de la comisaría 36 de Villa Soldati, en el sudoeste de la ciudad de Buenos Aires. Mientras la defensa del policía traba la elevación de la causa a juicio oral, los familiares de Chasqui buscan un nuevo abogado que los patrocine. Al cumplirse 2 años del crimen fue recordado en el Cementerio de la Chacarita por amigos y el grupo de sikuris Sartañani.

De 31 años, morocho y de pelo largo, Chasqui fue músico, artesano, vendedor de la revista Hecho en Buenos Aires y mucho más. Llevaba con orgulloso su identidad, por eso participaba de un grupo de sikuris -formado por personas tanto de origen indígena como de ascendencia mestiza y europea- que reivindica a las culturas de los pueblos originarios. Un policía lo mató y otros efectivos intentaron encubrirlo, todos ellos están libres.

José María Córdoba, su hermano, contó a Indymedia que el fiscal requirió la elevación a juicio oral de la causa principal por homicidio simple. Antes la familia tuvo que solicitar la remoción del anterior fiscal, quien apoyaba la versión policial acerca de que Chasqui estaba cometiendo un robo a mano armada. Luego la defensa del subinspector Pereyra planteó una nulidad en la Cámara de Apelaciones. Ahora cada parte debe presentar sus escritos, pero -según explicó Córdoba- el caso se dilató un poco debido a que se quedaron sin abogado, porque la anterior letrada fue nombrada fiscal en la provincia de Santa Fe.

"La jueza (Guillermina Martínez) comprende que no sólo mataron a mi hermano sino que después se hizo un encubrimiento", explicó Córdoba. De la causa principal contra el subinspector Pereyra se abrieron otras por falso testimonio, contra testigos que puso la policía, y por encubrimiento, contra el subcomisario de la seccional 36 y otros efectivos. "Se armó toda una escena para incriminar a mi hermano. Las pruebas están a la vista", dijo José.

El autor material fue exonerado de la Policía Federal pero está libre a la espera del juicio, mientras que los efectivos acusados de montar la escena del encubrimiento siguen desempeñándose en la fuerza. "Estas prácticas siguen sucediendo, han habido casos recientes y la verdad que esto tiene que terminar", pidió el hermano de Chasqui. "Cuesta porque estas prácticas están muy arraigadas en la institución", advirtió.

Eduardo 'Chasqui' Córdoba fue asesinado en la madrugada del domingo 22 de abril de 2007 dentro de un colectivo de la línea 76, cuando volvía a su casa del humilde barrio Zabaleta, después de un ensayo con el grupo de música originaria Sartañani en Plaza Tupac Amaru (ex Plaza de los Virreyes), en Flores Sur. El joven subió acompañado de un amigo y su aspecto no fue del agrado del chofer César Aníbal Díaz, descripto como rubio y de pelo corto. Primero hubo un cruce de miradas; más tarde palabras discriminatorias, forcejeos y golpes. El conductor cerró las puertas del vehículo y se dirigió a toda velocidad a la comisaría 36 de Villa Soldati. El amigo de Chasqui saltó por la ventanilla con las manos en alto y fue detenido. En tanto el joven sikuri fue muerto de un tiro por la espalda.

LO RECORDARON CON ALEGRIA. En el segundo aniversario de la muerte del sikuri, familiares junto a amigos e integrantes del grupo Sartañani fueron al cementerio de Chacarita y realizaron una ceremonia al "estilo de los pueblos originarios", explicó José Córdoba. "Con música, alegría, con cosas para llevarle, para acompañarlo y sentirnos que hay una unión entre él y los que lo vamos a saludar. Fue una ceremonia linda. No es algo que te deja acongojado, es algo que te hace bien. Se celebra la vida, no olvidando a los que se van", describió.

A Chasqui la discriminación y el gatillo fácil le quitaron la vida, pero no le quitaron su recuerdo ni sus mensajes. "¡Vamos, Che! Así retrocederán, llenos de vergüenza los que confían en los ídolos. ¡Jallalla!", alienta desde el texto que escribió alguna vez.





Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.