jueves, 14 de mayo de 2009

Bolivia no descarta romper relaciones diplomáticas con Perú

El presidente Evo Morales abrió la posibilidad de que Bolivia rompa relaciones diplomáticas con el Perú, a raíz de la determinación del gobierno de Alan García, que otorgó refugio a tres ex ministros del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada que enfrentan un proceso penal a raíz de la masacre de octubre de 2003.

Las relaciones entre ambos países, que sufrieron varios impasses desde 2006, alcanzaron un máximo nivel de deterioro tras la determinación de brindar asilo político a los ex ministros Mirtha Quevedo, Jorge Tórrez Obleas y Javier Tórrez Gotilla.

Las ex autoridades, junto a Sánchez de Lozada y varios otros ex ministros, están acusadas del delito del genocidio por la muerte de alrededor de 60 personas durante los sucesos del denominado octubre negro.

El mandatario lanzó estas declaraciones en una conferencia de prensa que brindó en Palacio Quemado, sólo a la prensa internacional.

Morales señaló que esta opción es analizada "en debate interno" y que será oportunamente definido.

"Es parte de un debate y análisis profundo dentro del gobierno", manifestó, a tiempo de señalar que su gabinete ministerial analiza seriamente las actitudes de su colega peruano Alan García.

"Estas actitudes ponen en alto riesgo las relaciones diplomáticas con el Gobierno y con el pueblo boliviano", dijo Morales.

Asimismo, calificó el comportamiento del país vecino como de "agresión" y "abierta provocación" contra Bolivia que sólo busca juzgar a los responsables de lo ocurrido durante el gobierno de Sánchez de Lozada.

El canciller peruano, José García Belaúnde, afirmó el 10 de este mes que el gobierno de Perú responde "de manera soberana" a las solicitudes de asilo, en respuesta a las duras críticas lanzadas por el presidente de Bolivia, Evo Morales, y por otros altos funcionarios del gobierno boliviano.

Con estas palabras contestó a las declaraciones de Morales y del canciller boliviano, David Choquehuanca, que exigieron a Perú que no ofrezca asilo político a los ex ministros bolivianos acusados de genocidio.

"Hay que tener en cuenta en primer lugar que quien califica la condición de asilado es el gobierno al cual se pide el asilo, no el gobierno del cual la persona es nacional", precisó.

"Perú es un país con una tradición de apego al derecho internacional y de apego a una tradición de protección de la persona, y evaluará cada caso en sus propios méritos y tomará una decisión soberana sobre las peticiones", agregó García Belaúnde.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.